Presentación

442px-Emblem_of_the_Papacy_SE_svg.png

Bienvenido a este blog de actualidad religiosa,de filosofía, de combate de la Verdad contra la secta modernista del "Concilio Vaticano II", de honor, amor y fidelidad al Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica, y de discusión sobre la actualidad de Méjico.
   Este blog pretende también reunir las direcciones de los centros de Misa y de sacerdotes NON UNA CUM, celebrando el Santo Sacrificio en total desunión a "Benedicto XVI" en México.

   No reconocemos, pues, la legitimidad de la autoridad de los "Papas del Concilio" Vaticano II. Estamos ciertos de que solamente esta posición, también llamada sedevacantismo, es la posición teológica que responde perfectamente a la situación actual de la Autoridad en la Iglesia, en particular detallada por la Tesis de Cassiciacum.

   Le invitamos a leer nuestro blog detalladamente. Permítanos presertarle nuestra postura teológica.

   Sea a la mayor gloria de Dios: 


El Equipo de México y Tradición

--------------------------------------------------------------

 

Nos complace presentarles una lista o directorio de los centros en los que se ofrece la Oblatio Munda a través del mundo, el mismo se encuentra en varias lenguas.  

 

Para descargar el documento, haga click aquí.

 


----------------------------------------------

 

Cómo celebrar la Misa Tradicional

Santo Sacrificio de la Misa

Ponemos los siguientes videos a disposición de sacerdotes, seminaristas, religiosos, acólitos y fieles que deseen aprender o conocer la Misa de San Pío V.

Buena difusión y buen apostolado.

                                                                            El Equipo de México y Tradición.

 


 

Sitios de amigos de la Tradición

Estimados amigos:

 

en este espacio, los fieles de la Tradición,

podrán difundir su publicidad.

Esperamos que sea de mayor interés

y para la Gloria de Dios.

 

http://vivadxnchiapas.over-blog.com/

 

  Viva DXN Chiapas Facebook

 

http://img.over-blog-kiwi.com/960x350-ct/0/93/47/73/20140223/ob_1b899b_pg06.jpg

OverBlog

LA TRADICIÓN CATÓLICA EN EL MUNDO

 

Pio-IX.jpg

 

PAPA PÍO IX

"DOGMA DE

LA INFALIBIDAD PONTIFICIA"

 

san-pio-x

PAPA SAN PÍO X

"PASCENDI DOMINE"

 

pioxi

PAPA PÍO XI

"MORTALIUM ANIMOS"

 

PiusPPXII.jpg

SU SANTIDAD PAPA PÍO XII

"ANNI SACRI"

 

200px-Padre Saenz jovencito

PADRE JOAQUÍN SÁNCHEZ ARRIAGA

 

M.carmona.jpg

S.E. REV. MONS. MOISÉS CARMONA

 

MONS.-GUERARD.jpg

S.E. REV. MONS. GUÉRARD DES LAURIERS

 

sanborn

S.E. REV. MONS. DANIEL J. SANBORN

 

MDOLAN 2010 2701

S.E. REV. MONS.DANIEL L. DOLAN

 

Mons.-Mark-Pivarunas.jpg

S.E. REV. MONS. MARK PIVARUNAS

 

Mgr.-Geert-Stuyver.jpg

S.E. REV. MONS.GEERT STUYVER

 

DEO GRATIAS!!!

Sindicación

  • Flujo RSS de los artículos
Friday 2 may 5 02 /05 /May 16:39

Estimados lectores y amigos:

 

adjuntamos un post de nuestro amigo Cuaderno de Bitácora sobre los mensajes "doctrinales" de Bergoglio. No cabe duda que es el hombre que los medias quieren para desacralizar a la Iglesia. 

 

El Equipo de México y Tradición. 

442px-Emblem of the Papacy SE svg

He aquí la última salida de Francisco: «La desigualdad es la raíz de los males sociales.» (Papa Francisco @Pontifex_es), «tuiteó» esta mañana muy suelto de cuerpo. El «magisterio tuitero» toma el relevo del «magisterio telefónico» (¿Esto es todo, padre Lombardi?). No el pecado, sino la «desigualdad». ¿Habrá todavía alguien en el Vaticano capaz de explicarle a este hombre que la desigualdad forma parte de la creación, de la naturaleza y de la sociedad? Y que no es ella la que provoca los males sociales, sino el igualitarismo revolucionario, como lo demuestra palmariamente la historia de las revoluciones jacobinas y bolcheviques, con su proyecto utópico y criminal de construcción del «hombre nuevo» abstracto, «emancipado» de sus raíces históricas, familiares, sociales, religiosas y ahora también biológicas? Individuo deshumanizado e «igualado» a sus coetáneos, ya que transformado en un simple número anónimo, el que corresponde a su número de elector al servicio del mágico ritual del sufragio universal y de los mitos de la soberanía popular y de la voluntad general…

Es la ideología igualitarista, esgrimida por los partidarios del feminismo y del homosexualismo, la que crea en nuestra sociedad todo tipo de males sociales de consecuencias inconmensurables, es esa misma ideología subversiva, promovida por la Francmasonería, por las Naciones Unidas (El sexo salvaje y el género quieren destruir la familia y crear un nuevo orden mundial) y, en nuestro suelo, tanto por el perverso régimen kretinista como por la depravada oposición macrista (Chau Tabú: polémico sitio de orientación sexual de la Ciudad) la que corrompe desvergonzadamente la juventud, destruye el matrimonio, desintegra la familia, socava la autoridad y disuelve el vínculo social.

No, decididamente, la desigualdad no es la raíz de los males sociales. El pecado lo es. Es la desobediencia a la ley de Dios la que origina todos los males que padece la humanidad, ya sea personales, domésticos, sociales o políticos. En lugar de «tuitear» falsedades políticamente correctas, que le valen la adulación instantánea y unánime del mundo secularizado apóstata, bien haría Francisco en pedir enérgicamente, por ejemplo, que se implemente la prohibición inmediata de la pornografía, del aborto y del sodomonio, comportamientos abominables que claman al Cielo y que, ellos sí, acarrean incontables males a la sociedad.

«Buscad el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás os será dado por añadidura» (Mt. 6, 33) Pero el hombre moderno rechaza a Dios y la búsqueda de su reinado le importa muy poco. Lo único que lo desvela es la obtención de la «añadidura», la consecución de los bienes temporales, y de preferencia puramente materiales, que le permitan disfrutar de una existencia rastrera y mediocre, chapuceando en el lodazal del hedonismo vuelto valor supremo. Que le haga posible seguir llevando una existencia pecaminosa vivida en un contexto sereno y tranquilo, propicio al pleno disfrute de sus multiformes deseos y caprichos (Francisco, el papa de la inclusión). Vivir como cerdos, pero eso sí, de manera confortable. Y con la conciencia bien tranquila…Para lo cual, naturalmente, hay que evitar a toda costa «tuitear» cosas que le desagraden o que lo contraríen…¿Se entiende ?

«Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo » (1 Jn. 4, 1).

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: Crisis de la Iglesia
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Sunday 27 april 7 27 /04 /Abr 21:50

Estimados lectores y amigos:

 

En este domingo fatídico en que nuestros enemigos se han apoderado de Roma y acaban de "canonizar" a los líderes de la secta conciliar, posteamos un sermón del Padre Hector Lázaro Romero.

 

Esperamos que aquellos que todavían creen que las autoridades romanas actuales sean legítimas, después de haber visto estos actos blasfemos, se den cuenta del error del opinionismo.

 

Sacerdotes y fieles de comunidades Ecclesia Dei: Fraternidad San Pedro, Du Christ Roi, Comunauté de Jésus Pretre, de misas de indulto, de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, el Magisterio de la Iglesia no se puede equivocar. Amad a Cristo y a la Iglesia. La iglesia conciliar NO ES la IGLESIA DE CRISTO.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

 

Como reflexión para este domingo “In Albis”, profanado por las falsas canonizaciones de Wojtyla y Roncalli por Bergoglio, publico el sermón que pronunciara tiempo atrás en ocasión de la “beatificación” de Wojtyla. Que Dios asista a su Iglesia y a las almas escandalizadas.

“LA BEATIFICACIÓN DEL MUNDO”

De tanto en tanto es bueno volver a los fundamentos de nuestra actitud y replantearse el porqué de nuestra elección por la Tradición de la Iglesia.
En el orden espiritual, San Bernardo, para rechazar las tentaciones contra la vocación, se planteaba a sí mismo la siguiente pregunta: “Bernarde, ¿ad quid venisti monasterium?” [Bernardo, ¿qué es lo que has venido a hacer al convento?].
¿Por qué estamos a menudo en garajes o en lugares arreglados como capillas? ¿Por qué no vamos a la parroquia más cercana, por qué a menudo nos vemos obligados a hacer kilómetros y viajar para asistir a la Misa, mientras que quizá tenemos una iglesia junto a nuestra casa?
Estamos a favor de la Misa tradicional, pero eso no es suficiente, debemos oponernos también a la “Nueva Misa”; esta “Nueva Misa” que, según el “Breve Examen crítico del Novus Ordo Missæ”, redactado por el Padre Guérard des Lauriers O.P. y firmado por los Cardenales Ottaviani y Bacci, “representa un alejamiento impresionante de la doctrina sobre el Santo Sacrificio de la Misa tal como ha sido definida por el Concilio de Trento”.
Esta “Nueva Misa” fue elaborada con la colaboración de seis pastores protestantes convocados por Pablo VI. Estamos pues en contra de la “Nueva Misa”.
Del mismo modo que estamos en contra del Concilio Vaticano II, particularmente en lo que se refiere a sus doctrinas sobre la libertad religiosa, la colegialidad, el ecumenismo, y el cambio de la doctrina de la Iglesia acerca del judaísmo.
Precisamente, en lo que tiene que ver con la libertad religiosa, Juan Pablo II, en aplicación del Vaticano II, pidió a varias naciones antes católicas (entre otras, Italia, España, Portugal y Colombia) retirar de sus constituciones el artículo que hacía de estos países Estados católicos. Juan Pablo II ha entonces obrado en favor de la laicización de los Estados. Y al hacerlo, al decir de Mons. Lefebvre, “le destronaron”, destronaron a Nuestro Señor Jesucristo como Rey de los Estados y de las sociedades.
Y es exactamente eso que se quiere beatificar hoy; pretender beatificar a Juan Pablo II, es pretender beatificar al Vaticano II, es querer beatificar el espíritu del mundo. No es posible aprobar una cosa semejante.
Para fundamentar mejor nuestro rechazo de dicha beatificación, vamos a recordar aquí algunos hechos y declaraciones realizadas por el personaje en cuestión durante la década del ‘80, lo cual va a recordarnos quien es esta persona realmente (todas las citas siguientes pertenecen al artículo “Itinerario ecuménico de Juan Pablo II”, Roma nº 106, Buenos Aires, 1988).
El 14/4/82, en la plaza de San Pedro, dijo: “En las palabras de Cristo no hemos de ver una valoración superior de la virginidad o del celibato respecto al matrimonio”. Esto, en oposición a la enseñanza del Evangelio, del Concilio de Trento y de Pío XII, y siguiendo la herejía de Joviniano (cfr. Joviniano 82, G. Corbi, Buenos Aires, ed. Iction).
El 25/5/82 asiste a un culto religioso anglicano en Canterbury, Inglaterra.
El 25/5/83 “promulga” un nuevo “Código de Derecho Canónico”, el cual, entre otras cosas, permite a los católicos recibir los sacramentos de la Penitencia, Eucaristía y Extremaunción de manos de ministros no-católicos y, a su vez, permite a ministros católicos administrar dichos sacramentos a los no-católicos (can. 844). Además, dicho código suprimió la excomunión de los masones.
El 11/12/83 predica en un templo luterano en Roma y recita una oración compuesta por Lutero.
El 22/3/84 afirma ante la logia masónica judía B’nai Brith, que el diálogo entre católicos y judíos es un diálogo “entre la primera y la segunda parte de la Biblia” (Juan Pablo II y el judaísmo, ed. Paulinas, Buenos Aires, 1988, pág. 98).
El 6/5/84, en Seúl, Corea, dirige “un saludo especial a los miembros de la tradición budista que se están preparando a celebrar la festividad de la venida del señor Buda” (L’Osservatore Romano, 20/5/84).
El 7/5/84, en Nueva Guinea, “una mujer con los senos descubiertos leyó hoy párrafos de la Biblia durante una misa celebrada por Juan Pablo II” (La Nación, Buenos Aires, 9/5/84).
El 11/12/84 envió un representante a la colocación de la primera piedra de la mayor mezquita de Europa.
El 9/5/85: “Es una alegría particular poder recibiros a vosotros... que seguís la fe del Islam, venidos a Roma para el coloquio sobre ‘la santidad en el Cristianismo y en el Islam’... Como lo he dicho a menudo en otros encuentros con mahometanos, tenemos un solo y mismo Dios y somos hermanos y hermanas en la fe de Abraham... Vuestro Santo Corán llama a Dios ‘Al-Quddus’”...
En mayo de 1985, un documento oficial del Vaticano [que luego Juan Pablo II cita en la Sinagoga] afirma que “el pueblo de Dios de la Antigua y de la Nueva Alianza, tiende hacia metas análogas, la venida o el retorno del Mesías”. E invita a los cristianos a unirse a los judíos para “preparar el mundo a la venida del Mesías” (L’Osservatore Romano, 26/5/85).
El 8/8/85, en Togo, África, asiste a rituales vudú.
El 2/2/86, “en viaje por la India recibió primero en la frente, de una sacerdotisa hindú, ‘el signo de reconocimiento de los adoradores de Shiva’ y el 5 de febrero, en Madrás, de manos de otra, ‘se dejó aplicar en la frente el tilak, o tika, la pastilla de polvo rojizo de los adeptos al hinduismo’” (La Nación, 21/2/86).
Al “Centro Hope de Jerusalén para la comprensión y la reconciliación interreligiosa”: “Venís de una ciudad que significa mucho para todos nosotros: judíos, cristianos y musulmanes. Jerusalén, la ciudad de David, el lugar de la muerte y resurrección de Jesús, el escenario del viaje nocturno de Mahoma hacia Dios” (L’Osservatore Romano, 9/3/86).
El 13/4/86 visita la sinagoga de Roma, participa en la recitación de salmos, reconoce que la Iglesia persiguió a los judíos, y dijo dirigiéndose a ellos: “Sois nuestros hermanos predilectos y en cierto modo se podría decir, nuestros hermanos mayores” (L’Osservatore Romano, 20/4/86).
El 27/10/86, Juan Pablo II convocó a “los representantes de las religiones del mundo” para “un encuentro de oración por la paz”, en la ciudad de Asís. Entre otros sacrilegios realizados en ese lugar, unos bonzos incensaron una estatua de Buda en la Iglesia de San Pedro (L’Osservatore Romano, 2/11/86).
El 30/12/87 en la “encíclica” Sollicitudo Rei Socialis, dijo: “Quiero dirigirme especialmente a quienes por el sacramento del bautismo y la profesión de un mismo credo, comparten con nosotros una verdadera comunión, aunque imperfecta [refiriéndose a herejes y cismáticos]”.
En esta enumeración, no se puede olvidar el beso al Corán y los numerosos “mea culpa”, o declaraciones de arrepentimiento por los “pecados de la Iglesia”, perdón, “de los hijos de la Iglesia”…
Todos estos actos se repitieron a lo largo de todo su “pontificado” y hasta el fin de su vida.
La única conclusión posible es afirmar que similares actos no pueden venir de la Autoridad legítima de la Iglesia, del mismo modo que la “Nueva Misa” y el Concilio Vaticano II no pueden ser obra de la Autoridad legítima de la Iglesia. La Iglesia es Santa, y en su seno no hay el lugar para la herejía, el cisma y el sacrilegio.
En el mismo sentido, la “beatificación” de un tal personaje no podría nunca ser considerada como un acto procedente de la legítima Autoridad de la Iglesia, así como tampoco la “beatificación” de Juan XXIII o la “canonización” de Mons. Escrivá de Balaguer.
No se puede callar ante un tal acontecimiento, y no se puede aceptar un tal acto. Decimos “non possumus”, como los mártires, cuando el emperador romano quería forzarles a renegar de Nuestro Señor, o a ponerlo en el mismo plano que las divinidades paganas, sobre un altar más entre los otros. Los mártires se negaron a ello y prefirieron morir.
Renovamos entonces nuestra adhesión firme a la Fe católica y solamente a la Fe católica.
No se trata de adherir a revelaciones privadas, a mensajes o a sucesos extraordinarios. Se trata pura y simplemente de adherir a la Fe.
No se trata tampoco de adherir a una persona, a un obispo, incluso muy virtuoso, a su palabra o a su acción. Se trata pura y simplemente de adherir a la Fe.
Todo cuanto acabamos de relatar, esta beatificación, son acontecimientos muy tristes para la Iglesia, a pesar de lo que muchos piensan, y es siempre doloroso y desagradable tener que referirse a estas cosas y ser tan crítico. Pero no debemos perder la esperanza ni la confianza, a pesar de todo.
La Iglesia, aunque pueda parecer a veces en muerte aparente, no puede morir, ya que tiene la promesa de Su Maestro. Un día el modernismo será derrotado y tendrá que callarse para siempre jamás, el día del triunfo de la Iglesia ciertamente llegará.
En este tiempo pascual renovemos nuestro amor, nuestra confianza, nuestra devoción, nuestra adhesión a la Iglesia y a la Santa Sede, a su Magisterio y a su doctrina. Tengamos confianza y calma, cuando todo parecía perdido, Nuestro Señor salió resucitado de la tumba.
Conservemos la fe en la Santa Iglesia Católica, la única institución divina que existe sobre la tierra, a pesar de lo que digan sobre las falsas religiones los seguidores de este ecumenismo delirante. Recemos por las almas confundidas, perdidas, escandalizadas.
Dice San Juan en la Epístola de hoy: “hæc est victoria, quæ vincit mundum, fides nostra” (“la victoria, que ha vencido al mundo, es nuestra fe”, I Juan 5, 4).

Padre Héctor L. ROMERO
[Sermón pronunciado el Domingo In Albis, 1ro. de mayo de 2011].

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: El Concilio Vaticano II y sus herejías - Comunidad: TRADICION CATÓLICA FSSPX
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Wednesday 23 april 3 23 /04 /Abr 21:33

Estimados lectores y amigos:

Como algunos de ustedes nos lo pidieron, les anexamos un pequeño estudio

publicado por nuestros amigos de Ecce Christianus sobre las diferencias entre el Concilio de Trento y el llamado Concilio Vaticano II. 

Esperemos que sea de su interés. 

El Equipo de México y Tradición. 

 

EL CONCILIO DE TRENTO COMPARADO CON EL CONCILIO VATICANO II

http://eccechristianus.files.wordpress.com/2010/05/concilio_di_trento.jpg?w=600

CONCILIO DE TRENTO

 

De un concilio (junta del Papa con todos los obispos del mundo) los católicos esperan directivas claras y una mejoría en la Iglesia. En el siglo XVI, durante la revolución protestante, que hizo la Iglesia en el Concilio de Trento? Que medidas tomó y cómo venció la agresión protestante?

 

Reformó su clero y las costumbres católicas y fortaleció el catolicismo, a tal punto que pudo evangelizar a muchos pueblos paganos. En el siglo XX, el Concilio Vaticano II abrió las puertas de la Iglesia al mundo neopagano actual y practicó el aggiornamiento, es decir, la puesta al día de la Iglesia para hacer suyos los valores de la revolución anticristiana. Las consecuencias de estos dos concilios fueron muy diferentes para la Iglesia y para los pueblos católicos.

 

http://eccechristianus.files.wordpress.com/2010/05/vaticanii.jpg?w=600

Concilio Vaticano II

 

La Iglesia, en el Concilio de Trento reafirmó claramente su doctrina y su tradición, y condenó los errores de los herejes protestantes, como Lutero y Calvino. Lo contrario sucedió en el Concilio Vaticano II: el partido modernista pro protestante introdujo ambigüedades tales en los documentos del Concilio, que hoy los católicos viven en la confusión, en el relativismo. Es decir, cada quien cree en lo que quiere y rechaza lo que no le gusta. En algunos lugares, como Europa y los Estados Unidos, los católicos de hecho ya son protestantes.

 

En el Concilio de Trento, los obispos de doctrina segura fueron apoyados, mientras que los innovadores fueron rechazados. En el Concilio Vaticano II, los innovadores y sus teólogos ya condenados fueron apoyados, mientras que los obispos católicos fueron silenciados.

 

En el Concilio de Trento, que duró unos 18 años, los obispos se tomaron el tiempo necesario para madurar sus desiciones mediante la reflexión y así evitar las desiciones precipitadas; en el Concilio Vaticano II, que duró tres años, todo se hizo con precipitación y manipulación.

 

El Concilio de Trento creó los seminarios, disciplinó a los sacerdotes y reformó todo en el sentido más católico que pueda existir. El Concilio Vaticano II bajo la influencia liberal-masónicay protestante desarmó a los sacerdotes, sometiendolos a un lavado de cerebro, quitandoles a muchos la verdadera definición del sacerdocio y convirtiendolos en asistentes sociales; quitándoles la sotana confundiendolos entre la masa anónima, debilitó la disciplina eclesiástica, favoreció el desorden espiritual y moral, cambió todo en la Iglesia a tal punto que sacerdotes y católicos fueran mal formados por no decir envenenados.

 

Hay sacerdotes formados en la llamda ¨Teología de la liberación¨, que no es otra cosa sino el comunismo marxista revolucionario, disfrazado de católico.

¨Sin el Concilio Vaticano II no habría Teología de la liberación¨ Dijo Gustavo Gutierrez.

 

El Vaticano mismo tuvo que cerrar seminarios y poner alto a estas locuras, que causaron tantas guerras civiles en Colombia, Argentina, Chile, Guatemala, y Chiapas en México, por ejemplo. Todo esto fue el fruto de la apertura al mundo pagano de hoy, tan admirado por los soñadores que manipularon al Concilio Vaticano II y engañaron a los Obispos, incluso al mismo Papa Paulo VI.

 

Cuando los cardenales tradicionalistas dieron al Papa pruebas escritas de que los modernistas dirigentes del Concilio lo estaban engañando, entonces el papa Pablo comprendiendo finalmente que había sido engañado, se derrumbó y lloró

 

 El Concilio de Trento dio a la Iglesia generaciones de santos sacerdotes, celosos del honor de Nuestro Señor Jesucristo, de la salvación de las almas, orgullosos de la fe católica y propagadores de la misma, porque estaban convencidos de que la única verdadera Iglesia es la Católica y de que todas las demás, que usurpan el titulo de Iglesia de Cristo están bajo el influjo del demonio, según el Catecismo romano del Concilio de Trento.

 

El Concilio Vaticano II provocó una crisis aguda del sacerdocio y de la identidad sacerdotal. Miles de sacerdotes, quizá unos 80,000 abandonaron el sacerdocio. Miles de seminaristas perdieron su vocación. Esta catástrofe fué propiciada por la revolución desencadenada por el mismo Concilio en la Iglesia y contra ella.

 

El Concilio de Trento realmente reformó la Iglesia, comunicó a los católicos la doctina católica pura, eliminó los abusos, los desórdenes y la decadencia que afectaba a la Iglesia, comunicó al clero y alos fieles un ideal de santidad y de conquista católica.

 

El Concilio Vaticano II no reformó sino que introdujo la crisis y la decadencia por doquiera, favorecio el desorden y hasta la inmoralidad en algunos seminarios estadounidenses,por ejemplo; aceleró la decadencia y la paganización de la mente y las costumbres de los pueblos católicos,ridiculizó a la Iglesia y la puso al nivel de cualquier secta, aceptando el derecho común, renunciando a todos sus derechos adquiridos y naturales, laicizando la sociedad y entregando a los católicos a la propaganda libre de todas las sectas.

 

Frente a los herejes protestantes, el Concilio de Trento reformó la santa Misa romana de los Papas San León Magno y San Gregorio Magno reafirmando la Fe Católica en la Misa como sacrificio propiciatorio de la cruz renovado sobre el altar con la misma eficacia en nuestro provecho.

 

El Concilio Vaticano II, aunque no haya dicho que se hiciera una nueva Misa, favoreció el espantoso desorden litúrgico actual, permitió la fabricación de la nueva misa, que es copia de la cena protestante.

 

 El Concilio de Trento reformó la Santa Misa Romana de los Papas San León Magno y San Gregorio Magno, es decir hizo buscar los manuscritos más antiguos, para que la Misa fuera lo más antigua posible y prohibió los ritos que no tenían al menos 200 años de historia.

 

El Concilio Vaticano II, aunque no haya dicho que se hiciera una nueva misa, favoreció el espantoso desorden litúrgico actual, permitió la fabricación artificial de la nueva misa, que es copia de la cena protestante; vació los templos, hizo perder la fe en la Misa como sacrificio a muchos sacerdotes; los católicos masivamente dejaron de frecuentar los templos y muchos de ellos se hicieron indiferentes, otros para buscar algo serio se hicieron protestantes, otros pensando ser catolicos, aun sin saberlos y sin quererlo adquirieron una mentalidad protestante.

 

El Concilio de Trento dio a la Iglesia un catecismo católico auténtico, integral y claro, mediante el cual los católicos sacerdote y fieles fueron armados espiritual y moralmente.

 

El Concilio Vaticano II, despues de un vacío alrededor de veintisiete años, hizo publicar el Catecismo de la Iglesia Católica en 1992. Por desgracia, los errores deliberados del mismo fueron introducidos en el catecismo.

 

 Lo que debería de ser un alimento sano causa enfermedad en los fieles, bajo etiqueta católica. Prácticamente desde el Vaticano II hasta hoy, salvo algunas excepciones fueron mal formados, con errores e incluso herejías.

 

El Concilio Vaticano II, es reponsable de todo este desorden que deshonra hoy al catolicismo y favorece a las sectas. Necesitamos un Concilio de Trento II para solucionar la crisis actual y reafirmar la fe.

 

La Mayor desgracia que puede caer sobre un pueblo es perder la Fe católica, esta desgracia fue favorecida por el Concilio Vaticano II.

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: El Concilio de Trento - Comunidad: TRADICION CATÓLICA FSSPX
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Tuesday 22 april 2 22 /04 /Abr 18:58

Estimados lectores y amigos:

El próximo domingo tendrán lugar las supuestas canonizaciones de dos personajes con una gran responsabilidad en la pérdida de la fe católica: Juan XXIII y Juan Pablo II. Nuestro deber es comprender el por qué estas figuras del Concilio Vaticano II no pueden per se ser santas ni ser consideradas miembros de la Iglesia Católica. 

Quiera Dios que estos actos blasfemos ayuden a "aquellos" que todavía creen que la iglesia conciliar es "todavía" la Iglesia de Cristo a abrir los ojos y a unirse a la lucha de la Verdadera Tradición. 

La verdadera resistencia es la que clamaba San Pío X, la resistencia al modernismo, conservando íntegramente la fe católica, el magisterio bimilenario de la Iglesia, depositaria de la fe. 

 

El Equipo de México y Tradición. 

 

image

El cardenal Angelo Roncalli, futuro papa Juan XXIII, recibiendo de rodillas el capelo cardenalicio de manos de Vincent Auriol, presidente francés, socialista y francmasón, anticlerical declarado y laicista acérrimo, el 15 de enero de 1953. Nuncio apostólico en París, Roncalli prefirió recibirlo de manos de ese enemigo mortal de la Iglesia, lo que permitía el protocolo, en vez de desplazarse a Roma para recibirlo de manos de Su Santidad, el papa Pío XII, que acababa de proclamarlo cardenal en el Consistorio celebrado el 12 de enero. Un gesto revelador de la « santidad »  y de la manera de pensar del padre de Vaticano II...
 
  image
 
 

« ¡No os unáis en yunta desigual con los infieles!  ¿Qué relación hay entre la justicia y la iniquidad? ¿Qué unión puede haber entre la luz y las tinieblas?  ¿Qué armonía entre Cristo y Belial? ¿Qué participación del fiel con el infiel? ¿Qué conformidad entre el santuario de Dios y el de los ídolos? Porque nosotros somos santuario de Dios vivo, como dijo Dios: ‘‘Habitaré en medio de ellos y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.’’ » (San Pablo, II Corintios 6, 14-16)

 
                              
  
 

Juan Pablo II invitó a todas las falsas religiones a « rezarle a Dios » para obtener la « paz en el mundo » en la ciudad de Asís, el 27 de octubre de 1986. Hecho espeluznante : ¡ Nada menos que el « Vicario de Cristo » promoviendo los cultos idolátricos y heréticos, aprobando implícitamente sus creencias y reconociéndolos por consiguiente como opciones religiosas legítimas para dirigirse a Dios ! Esto se opone diametralmente tanto a la doctrina como a la práctica constantes de la Iglesia, desde sus orígenes apostólicos hasta Vaticano II y constituye una violación manifiesta del primer mandamiento. He aquí lo que decía Pío XI al respecto : « (…) invitan a todos los hombres indistintamente, a los infieles de todo género como a los fieles de Cristo (…) Tales empresas no pueden ser aprobadas por los católicos de ninguna manera, ya que se basan sobra la teoría errónea según la cual todas las religiones son todas más o menos buenas, en el sentido de que todas, aunque de maneras diferentes, manifiestan y significan el sentimiento natural e innato que nos conduce a Dios  y nos lleva a reconocer con respeto su poder. La verdad es que los partidarios de esa teoría se extravían en pleno error, pero además, pervirtiendo la noción de la verdadera religión, la repudian (…) La conclusión es clara : solidarizarse con los partidarios y los propagadores de tales doctrinas es alejarse completamente de la religión divinamente revelada. » (Encíclica Mortalium Animos, 1928)

  

 
 

Oración solemne del Viernes Santo por la conversión de los cismáticos y heréticos  : « Oremus pro haereticis et schismaticis ut Deus et Dominus noster eruat eos ab erroribus universis et ad Sanctam Matrem Ecclesiam catholicam atque Apostolicam revocare dignetur. »

 

Juan Pablo II en ciudad de México en 2002-2

 

Oración solemne del Viernes Santo por la conversión de los infieles : « Oremus et pro paganis ut Deus omnipotens auferat iniquitatem a cordibus eorum ut, relictis idolis suis, convertantur ad Deum vivum et verum et unicum Filium ejus, Jesum Christum Deum et Dominum nostrum. »

 

 

« En el Budismo, según sus varias formas, se reconoce la insuficiencia radical de este mundo mudable y se enseña el camino por el que los hombres, con espíritu devoto y confiado, pueden adquirir ya el estado de perfecta liberación, yala suprema iluminación, por sus propios esfuerzos, o bien apoyados en el auxilio que viene de lo alto. » (Nostra Aetaten°2) 

 
La apostasía de Juan Pablo II con los musulmanes
 

« La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra, que habló a los hombres, a cuyos ocultos designios procuran someterse con toda el alma como se sometió a Dios Abraham. (…) Aprecian el día del juicio, cuando Dios remunerará a todos los hombres resucitados. Por lo tanto, valoran la vida moral y honran a Dios sobre todo con la oración, las limosnas y el ayuno. Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que olviden el pasado, y procuren y promuevan unidos la justicia social y los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres. » (Nostra Aetate n° 3)

 
 

Oración solemne del Viernes Santo por la conversión de los judíos : « Oremus et pro perfidis Judaeis ut Deus et Dominus noster auferat velamen de cordibus eorum ut et ipsi agnoscant  Jesum Christum Dominum nostrum. » Es particularmente instructivo cotejar la enseñanza católica que expresa sobriamente esta oración litúrgica con la novedosa doctrina conciliar de Nostra Aetate, perfectamente expuesta por el cardenal Willebrands en el siguiente texto oficial del Vaticano: http://www.es.catholic.net/ecumenismoydialogointerreligioso/790/2609/articulo.php?id=25919 (cf. también este excelente artículo : http://www.traditioninaction.org/HotTopics/a028htJPII_VisitToSynagogue1986.htm )

 

Juan Pablo II llegando a la sinagoga de Roma
 

Esas oraciones solemnes del Viernes Santo expresan perfectamente la fe católica. Y condenan sin atenuantes tanto la empresa ecuménica de Vaticano II como las múltiples jornadas interreligiosas de Asís que de ella se inspiran. Es por ese motivo que fueron modificadas durante el concilio, como lo explica Annibale Bugnini en el Osservatore Romano del 19 de marzo de 1965 : « En el clima ecuménico del segundo Concilio del Vaticano varios nos han hecho notar que algunas expresiones de las Orationes Sollemnes del Viernes Santo suenan bastante mal a los oídos de hoy (…) Por ese motivo se nos ha pedido insistentemente si no era posible cuando menos atenuar ciertas frases (…) Hemos considerado necesario llevar a cabo ese trabajo, a los efectos que la oración de la Iglesia no constituya una razón de malestar espiritual para nadie. »  (http://www.sacrosanctum-concilium.org/textes/dc/1965/603/603.php) Ahora bien, esto es extremadamente problemático, ya que, según reza el adagio del siglo quinto atribuido al papa San Celestino I : lex orandi, lex credendi, la ley de la oración determina la del creer…

 
  

« En el Hinduismo los hombres escrutan el misterio divino y lo expresan mediante la inagotable fecundidad de los mitos y con los penetrantes esfuerzos de la filosofía, y buscan la liberación de las angustias de nuestra condición mediante las modalidades de la vida ascética, a través de la meditación profunda, o bien buscando refugio en Dioscon amor y confianza. » (Nostra Aetate n° 2)

 
« Así también las demás religiones que se encuentran en el mundo se esfuerzan por responder de varias maneras a la inquietud del corazón humano, proponiendo caminos, es decir, doctrinas, normas de vida y ritos sagrados. La Iglesia católica no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto sus modos de obrar y de vivir, sus preceptos y sus doctrinas (…) Por consiguiente, exhorta a sus hijos a que, con prudencia y caridad, mediante el diálogo y la colaboración con los adeptos de otras religiones, dando testimonio de fe y vida cristiana, reconozcan, preserven y promuevan aquellos bienes espirituales, morales y los valores socio-culturales que en ellos existen. » (Nostra Aetate n° 2)

 

« Hay algunos que os perturban y que pretenden pervertir el Evangelio de Cristo. Pero si nosotros o un ángel del cielo os anunciase un evangelio distinto del que habéis recibido, que sea anatema. »(San Pablo, Epístola a los Gálatas 1, 7-8)

 

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: El Concilio Vaticano II y sus herejías - Comunidad: TRADICION CATÓLICA FSSPX
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Thursday 20 march 4 20 /03 /Mar 04:08

Estimados lectores:

 

les presentamos un artículo muy bien estructurado del Padre Héctor Lázaro Romero, sacerdote argentino, quien tiene su apostolado en Francia. En él, nos explica brevemente el paradigma actual de deja perplejos a muchos católicos del mundo de la Tradición. Esperamos que ls sea de gran ayuda para comprender más sobre la situación de la crisis de la Iglesia.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

 

Alguien se quejaba por las divisiones hoy existentes entre los católicos que desean ser fieles a la Tradición de la Iglesia, las diferentes posiciones, las discusiones, las polémicas, los ataques, etc. Quisiera recordar algunos puntos en orden a esto: En primer lugar, dicha desgraciada situación es consecuencia de la grave crisis de autoridad en la Iglesia, y es prueba precisamente de la vacancia de la Sede Apostólica y de la ausencia de Papa, el cual es garante de la unidad en la Iglesia. Dicha actual vacancia es realmente una catástrofe para los católicos.


En todo momento, y mucho más hoy en día, hay que volver a los principios, los principios de la fe, para ver claro: ellos nos guían y permiten mensurar la situación tal cual es, sin caer ni en excesos ni en defectos. Para la mayoría de los católicos que se aferran a la Tradición, es claro que el Vaticano II (con su ecumenismo, libertad religiosa y colegialidad), la nueva misa, la enseñanza general de los “papas conciliares”, el nuevo derecho, las nuevas canonizaciones, etc., deben ser rechazadas por fidelidad a la enseñanza tradicional de la Iglesia. Y es un punto muy importante sobre el que muchos católicos fieles estamos de acuerdo. Ligada a esta cuestión está la cuestión de la autoridad, algunos desde hace décadas, otros a lo largo de los años, han comprendido que, en virtud de la infalibilidad y de la indefectibilidad de la Iglesia, y de la infalibilidad del Papa, no es posible la presencia de tales errores, los cuales prueban la ausencia de dichas prerrogativas propias de la legítima autoridad de la Iglesia y entonces prueban la ausencia de dicha autoridad. Es lo que se llama “sedevacantismo”. Estos puntos tan importantes son los que han separado históricamente a los “sedevacantistas” de Mons. Lefebvre y su Fraternidad, y es lógico que así sea.

 

No es posible sostener las falsas ideas que hasta hoy sostienen los medios relacionados con la Fraternidad de Mons. Lefebvre acerca de la Iglesia, de su autoridad, de la infalibilidad, las cuales son posiciones públicas de la congregación declaradas por su fundador y nunca retractadas, y aquí me refiero obviamente al plano exclusivamente doctrinal. Es por eso que el combate del católico de hoy no debiera ser “por la Fraternidad”, o para que vuelva a ser lo que era… El combate del católico es por la Fe de la Iglesia, y nada más, es por eso que siendo tan importante la enseñanza de la Iglesia acerca del Papa, regla próxima de la fe, la obediencia y sumisión que le es debida, y no siendo este un punto “secundario”, la cuestión del Papa es una cuestión de Fe, no puede entonces ser opinable. No puede ser correcto al mismo tiempo afirmar que hay Papa y que no lo hay, decir la Misa “una cum” o no. La conclusión teológica, que no opinión teológica, acerca de la vacancia de la Sede, está preñada de sentido, y de importantes sentidos, para el católico. La vacancia actual de la Sede no es dogma, pero se basa sobre el dogma de la infalibilidad, de modo que si se negara aquella se niega u oscurece más o menos directamente éste.

 

Nuestro combate permanece entonces un combate de fe, de adhesión y respeto por la enseñanza, Tradición y disciplina de la Iglesia, y es por eso que tampoco pueden ser igualmente válidos sin distinción todos los grupos que se proclaman “sedevacantistas”, por ejemplo no es posible avalar, en este sentido, la posición de aquellos que insensatamente eligen su propio “papa”, llamados “conclavistas”. Tampoco se puede avalar, por ejemplo, aquellos grupos ligados a quienes fueron condenados por la Iglesia, como los “católicos viejos”, los “ortodoxos” o los feeneytas. Entonces, las dos grandes posiciones que, desde la profesión íntegra de la fe católica, sostienen la vacancia de la Sede, son el “sedevacantismo” “clásico” o “estricto” y la Tesis de Mons. Guérard des Lauriers. Ambas posiciones son ortodoxas y concluyen esencialmente de la misma manera. Tanto una como otra permiten la conservación íntegra de la fe, aunque una u otra puedan no responder exhaustivamente a todos y cada uno de los problemas e interrogantes que plantea la actual situación. Yo considero como correcta la Tesis llamada de “Cassiciacum”, tengo objeciones respecto del simple “sedevacantismo” más o menos grandes que podría presentar, pero no lo hago, por cuanto acabo de señalar acerca de la ortodoxia de ambas posiciones, y porque no considero prudente entonces polemizar (respecto de lo cual mucho se ha abusado, con muy malos frutos) con aquellos que considero formar parte conmigo de un mismo frente. Deploro vivamente la actitud contraria.

 

Gracias a Dios, un número no insignificante de Obispos, sacerdotes y laicos en el mundo comprendemos esto, y así el clero “sedevacantista estricto” trabaja en la ortodoxia y la caridad con el clero que sostiene la Tesis, para bien de las almas y de la Iglesia. Así, a pesar de las dificultades de la actual situación, diferentes grupos de clérigos y laicos conservan una cierta unidad, celebrando todos el Santo Sacrificio sin ninguna comunión con los modernistas. No hay que perder de vista este importante aspecto. Tampoco hay que dejarse llevar por las impresiones que pueden dar las discusiones, un tanto “democráticas”... de diferentes grupos en “Facebook” o en Internet. Ni hay que olvidar que el hombre conserva siempre las heridas del pecado original, y no faltan así quienes pretenden tener conocimientos que no tienen, o que carecen de la correcta comprensión de lo que quizás conocen, o quienes muestran falta de seriedad con los ataques personales que realizan frecuentemente, acusando a otros de orgullo, etc., juzgando a los demás por faltas de las que evidentemente ellos carecen… Así, estas personas, mientras exaltan a quienes se hallan en diferentes errores, condenarán sin apelación las faltas que creen ver en quienes supuestamente sostienen la misma posición doctrinal que ellas, en particular si son sacerdotes.

 

Cuando se hable de división o de conflicto, no debe olvidarse el accionar de estos particulares personajes en nuestros medios. En fin, nuestro combate es de Fe, basado en el Magisterio de la Iglesia Romana, “Madre y Maestra de las iglesias”, cuya teología, liturgia y espiritualidad son además modelos del verdadero espíritu católico. La Fe y el Magisterio, esas son nuestras bases y no la sobreabundancia de las opiniones hoy existentes, por autorizadas que sean, en tanto y en cuanto nuestras posiciones se basen en aquellas serán verdaderas. Las dos grandes posiciones que sostienen la vacancia de la Sede salvaguardan Fe y Magisterio, clero y laicado de ambas trabajan juntos mostrando unidad, las, a veces necesarias, divisiones y disensiones obedecen a los otros factores señalados.

 

Padre Hector Lázaro Romero.

19 de Marzo de 2014.

En la fiesta de San José.

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: Crisis de la Iglesia - Comunidad: TRADICION CATÓLICA FSSPX
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Tuesday 11 march 2 11 /03 /Mar 22:26

EL PROBLEMA UCRANIANO :

POR EL PADRE DON CURZIO NITOGLIA

Traducción de Cristina Pallero.

ukraine-crono-map

 

En los artículos aparecidos en este sito sobre el Cercano y Medio Oriente, a partir de la Palestina (1948) del Irak (1999/2003), de las “Revoluciones anaranjadas” en Chechenia (1990), de las “Primaveras Árabes” en Egipto, Libia y Túnez (2011) y especialmente en Siria (marzo 2011-marzo 2014) hemos podido constatar que  el “Nuevo Orden Mundial” judío-americano ya está lanzando el último asalto a aquella porción del mundo que no fue aún absorbida en la órbita atlántico/sionista y no ha conocido la revolución iluminista (siglo XVIII) y nihilista (siglo XX) en su máximo o “68º” grado, como en occidente y en la Vieja Europa americanizada en 1968.


iraq-libya-syria-ukraina-venezuela

 

 No al azar en enero del 2014 hubo un ataque “ideológico” del occidente, durante las olimpíadas en Rusia, contra Putin porque, siendo éste contrario a las uniones homosexuales públicas legalizadas y a la pedofilia que provee un curso de “educación sexual/occidental” para los niños de 4 años, los cuales deben frecuentar obligatoriamente las guarderías de Estado y en los cuales se los inicia también en la práctica de la masturbación solitaria y en compañía, incluso con niños apenas de cuatro años del mismo sexo, curso de “depravación” que desde el 2010 a partir de Mónaco (en Alemania) está llegando a 53 Países  europeos y también en Italia. Putin no ha cedido. Por tanto, se ha pasado a la segunda fase: el ataque físico y bélico del interior, financiado por los Estados Unidos.


(la base navale russa nel Mediterraneo di Tartus, in Siria, dipende da quella di Sebastopoli in Crimea)

(la base naval rusa en el Mediterráneo de Tartus, en Siria, depende de la de Sebastopoli en Crimea).

international-navy-in-mediterranean-sea

 

Antes de la “Revolución ucraniana” era claro a todos los anti-mundialistas el plan de los neoconservadores estadounidenses e israelitas de atacar a Siria como trampolín de lanzamiento para invadir el Líbano e Irán y por ende, rodear la Rusia y contener a China.  Pero la Rusia de Putin por motivos de supervivencia geopolítica no podía permitir que los Estados Unidos extendieran su poder hasta sus confines (Iran, Afghanistan y Pakistan), además China por motivos económicos no aceptaba tal expansión atlántica en el Medio Oriente asiático y por tanto los dos colosos, rusos y chinos se han desplegado al lado de Siria y del Irán y han impedido hasta ahora las invasiones.


gaga

 

Ahora en febrero del 2014, ha sucedido “algo de nuevo, al contrario de lo antiguo…”: una nueva “Revolución espontánea” en Ucrania, que pide entrar en Europa (cuando los Países europeos, si pudieran, la dejarían) y salir de Rusia. Revolución financiada y apoyada explícitamente por los Estados Unidos y la Unión Europea. Revolución bien tramada, bien preparada, no solo “ideológica” sino también bien armada, en la cual hemos  visto un guión ya conocido tal cual se desarrolló en Egipto, Túnez, Libia y Siria: chechenios armados sobre los techos que disparaban sobre la multitud, los medios de comunicación masivos que los acusaban de ser militares rusos,  mientras se ha averiguado que son Qaidistas/jihaidistas chechenios y mercenarios a sueldo del “Tío Sam”, que vuelven al asalto en Ucrania y Crimea después de la derrota en Chechenia de 1990.

http://www.youtube.com/watch?v=XtxbGjkpkF8


(Video: Aeksandr Muzychko, alias Sashko Bilyi, terrorista filo-chechenio, superviviente de la guerra en Chechenia, durante el cual se jacta de haber matado numerosos soldados rusos y destruido diversos carros armados de Moscú, durante una reunión del Consejo de la Región de Rovno, donde amenaza a los consejeros con metralleta y otras armas, en 1990).


kiev-rebel-terrorists-4

Manifestantes Euro-Maiden armados que hacen obras de francotiradores y disparan ya sea sobre las fuerzas del orden o sobre los manifestantes.



  Para confundir más aún las ideas de los europeos, la inteligencia atlántica ha usado la protesta de “nacionalistas” ucranianos de “extrema derecha”, los cuales (¿de buena fe?) han caído en la trampa que nuestros Servicios secretos tendían a jóvenes italianos de derecha en los “años de plomo” (1970-1980) o como a los “nazi-skin” de los años noventa, mandados al matadero por sus cabecillas los cuales actuaban “detrás de la escena”.

http://www.youtube.com/watch?v=ZEgJ0oo3OA8#t=11
http://www.youtube.com/watch?v=Xh_YkdGbWqk
http://www.youtube.com/watch?v=d-Y_v7wRWGo

No pienso que el encuentro titánico y global entre el coloso atlántico USA y la Unión Europea (como base aérea americana para proveer los suministros necesarios, dada la distancia entre el occidente y el oriente) y el coloso euro/asiático (Rusia y China), la “derecha” ucraniana no puede gran cosa más allá que confundir las ideas a los opositores del Nuevo Orden Mundial “demo/Pluto/judío/masónico.

Los hechos hablan bastante claro, al lado de la Ucrania se alinean: Israel con Benjamín Netanyahu, Barak Obama, Hollande, Cameron, Angela Merkel; mientras que del lado de Rusia están Siria, Irán, Palestina y el Líbano.

En breve estaremos asistiendo al último acto del drama “Terror infinito” de la mundialización globalista de la cual saldrá, o el “Nuevo Orden Mundial” sionista/estadounidense o su desaparición de la primacía hegemónica, que ha jugado – especialmente a partir de la primera guerra mundial hasta ahora- sobre la escena de este mundo.

bhl-sul

Bernard Henry Levy (en la foto vigilante durante sus visitas en Libia, Siria y Ucrania) ultraizquierdista francés, siempre presente sobre las escenas de las “guerras humanitarias”, de la Libia a la Siria y hoy Urania, donde en Kiev (foto de abajo) incitaba la multitud durante los días de la Euro-revuelta…

John McCain, Chris Murphy, Oleh Tyahnybok


http://www.youtube.com/watch?v=1R9CiuGxTVM

Mientras George Soros (a izquierda en la foto de abajo en compañía de John McCain) millonario judío, en Ucrania, en estos últimos años ha invertido millones para el financiamiento, la creación y la formación de activistas de organizaciones no gubernamentales.

soros-mccain-600

 

¿Cómo acabará esto? Solo Dios lo sabe en los mínimos detalles, nosotros podemos preveer solamente un probabilísimo conflicto universal y nuclear hacia el cual el mundo post-moderno y nihilista se ha acercado a pasos de gigante, sobre todo, a partir de 1968.

Los componentes principales de la Revolución, in interiore homine, del 1968 es la Escuela de Fráncfort y el Estructuralismo francés.

1º) El estructuralismo ha sido bien definido por su fundador, Claude Lévi-Strauss, como Pensamiento salvaje. En efecto, -según él -la lógica, la razón misma del hombre es una invención fundada sobre la filosofía realística y la metafísica del ser, según las cuales existe una realidad objetiva, un sujeto consciente y los términos,  mientras para el estructuralismo existen solo las estructuras o las relaciones, que se manifiestan psicoanalíticamente (Freud) en el subconsciente humano (Myers/Fogazzaro/James) o sociológicamente (Marx) en las relaciones de los pueblos salvajes que no han sido desviados del pensamiento lógico y de la metafísica clásica. El estructuralismo traspone el marxismo de la lucha de clase a lo irracional y al delirio, destruyendo la cultura europea mejor que como lo hubiera hecho la dictadura del proletariado. El deber del estructuralismo es cancelar también en Europa el recuerdo de la lógica y de la metafísica,  para volverse el “viejo continente” igual a los salvajes aborígenes de las tribus primitivas. Por ello Lévi-Strauss propone una contra-evangelización,  que haga salvaje también a la Europa,  la cual antes evangelizaba y civilizaba a los salvajes,  mientras ahora está por ser embrutecida por la invasión en masa de los nuevos “salvajes internos”, o sea los estudiantes en ruinas de las escuelas de 1968 y externos, que vienen del otro océano a embrutecer la vieja Europa.

La conclusión teórica por la cual se llega al estructuralismo es el nihilismo metafísico, cuya consecuencia práctica es el nihilismo moral. En efecto, si por la filosofía moderna más impulsada, o sea el hegelianismo, existe un Espíritu o Yo absoluto, el estructuralismo decreta la muerte de cada realidad no solo objetiva, sino también del sujeto o Yo absoluto. No hay objeto ni sujeto, materia o espíritu, solo hay estructuras o relaciones basadas sobre la nada. Ora ex nixilo nihil fit. Por ende, la misma estructura es imposible. Si el estructuralismo decreta teóricamente la muerte de lo objetivo real o subjetivo del hombre, del conocimiento, prácticamente seguirá la muerte o el vuelco de la moral reemplazada por el psicoanálisis del inconsciente,  que hace lícitas todas las acciones más inmorales y perversas, en cuanto a estructuras o relaciones del subconsciente más oscuro, al cual debe ser dejada toda libertad.

2º) La Escuela de Fráncfort, trasladada a América en 1933 permanece con Teodoro Adorno hasta 1950 y con Herbert Marcuse hasta 1979. Tal escuela política, se caracterizaba por la sustitución del odio de clase del proletariado (en la revolución comunista) que fue reemplazado por el sexualismo freudiano, hasta el desencadenamiento de los instintos y la pérdida del dominio de sí mismo; la mayor parte de sus miembros eran de origen judío (G. Lukàcs, E. Fromm, T. Adorono, W. Reich, W. Benjamín, H. Marcuse, M. Hokheimer, F. Pollock).

El trotskismo es el comunismo más radical y peligroso; es una secta secreta o esotérica,  respecto al comunismo público o exotérico de Stalin. El subjetivismo relativista es la naturaleza del trotskismo, según el cual la teoría está al servicio de la práctica o del movimentismo que debe llevar al caos “infinito y perpetuo”, sirviéndose de cada medio (también de un politiquero “conservador-cristiano”).  Hace falta para el trotskismo, previamente, destruir los valores greco-romano-cristianos. Corromper el mundo de los valores y de los principios, pervertir a la juventud desencadenando los instintos y las pasiones desordenadas como instrumento de subversión (nihilismo filosófico individual y anarquía social) luego se podrá exportar el  comunismo libertario-movimentista en todo el mundo y será así, una sociedad perfecta ( de molde milenario/juaquinista) sobre esta tierra.

La revolución estudiantil de mayo de 1968, fue la victoria del trotskismo según el cual “un cerebro vacío (de los pretendidos estudiantes) es más sensible al comunismo que un estómago de un operario hambriento”. El trotskismo ha hecho la revolución no gracias al proletariado; sino a través de la corrupción de la juventud estudiantil, gracias al freudismo de masas y al desenfreno de las costumbres.

El sindicalismo representa otro caballo de batalla del trotskismo exacerbando los contrastes (y no resolviéndolos): entre emprendedor y laborador, maestro y estudiante, padre e hijo, marido y mujer, sacerdote y fieles. Infiltrando la magistratura;  corrompiendo la escuela,  la enseñanza, la cultura; neutralizando las fuerzas del orden.

La moda y el vestuario han ejercitado un influjo notable en el cambio de mentalidad de los hombres, la música pop, la droga dicha “ligera”, las canciones   llegan a donde el libro, ni siquiera el volante o folleto no llegan; el tipo de vida frenético, inestable,  vagabundo, han revolucionado o cambiado la cara del mundo.  Los llamados periódicos rosas, bajo apariencia de “inocentes” han fabricado una “cultura” de masa psicoanalítica y freudiana.

Freud se ha hecho así, una fuerza política popular que ha sacudido el universo. Moda + música pop + psicoanálisis de masa han cambiado el rostro del mundo y lo han vuelto una fosa infernal, el reino social de satanás, pronto ya, a recibir al anticristo.

No hay que asombrarse si aquéllos se han servido de una potencia militar aparentemente conservadora (USA), para llevar la revolución permanente al mundo entero.

Don Curzio Nitoglia
6 de marzo 2014

http://doncurzionitoglia.net/2014/03/06/la-questione-ucraina/
http://doncurzionitoglia.wordpress.com/2014/03/06/la-questione-ucraina/

https://www.facebook.com/d.curzionitoglia

ukraine-syria-libya1

 

Artículo original en italiano. Traducción tomada del sitio Non Possumus.

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: Noticias en General
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Monday 9 december 1 09 /12 /Dic 22:22

Estimados lectores:

 

El día de hoy les presentamos la sinopsis y el teaser de la película BAJO UN MANTO DE ESTRELLAS en la cual podrán observar, para aquellos incautos o dudosos, el modus operandi del terror comunista. Este sistema es contradictorio con la fe católica ya las encíclicas la han condenado bastante, pero hoy en día es menester recordarnos el odio con el que persiguen a Cristo. Afortunadamente, ustedes conocen la historia, Dios no abandonó al pueblo español. Gracias a la figura del Generalísimo Franco, la Falange y a la España entera, el comunismo fue derrotado. Que la Virgen del Pilar nos proteja contra tal terrible sistema político. 

 

El Equipo de México y Tradición.

 

 

SINOPSIS

En el vetusto convento de Calatrava estaban instalados en 1936 la casa de estudios mayores, el noviciado y la escuela apostólica de humanidades para los niños que daban sus primeros pasos en la vocación dominicana. Un total de cien personas habitaba el lugar durante los meses del curso escolar. Pero la circunstancia estival de las vacaciones había reducido a la mitad los moradores de Calatrava hacia mediados de julio de 1936.
Sólo éstos participaron en las vicisitudes dolorosas o trágicas que tuvieron comienzo a raíz del levantamiento.
En el nerviosismo expectante de los primeros días, la cosa no pasó de visitas molestas e indagaciones suspicaces. Pero cuando los religiosos presenciaron el incendio de la cercana parroquia de la Madre de Dios, ya no les cupo duda de la tormenta que se cernía sobre ellos.

 


 

Del sitio oficial de la película: http://bajounmantodeestrellas.com/

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: Historia - Comunidad: TRADICION CATÓLICA FSSPX
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Sunday 10 november 7 10 /11 /Nov 17:46

 Estimados lectores:

 

Les presentamos este artículo de Acción Familia. Esperemos que les guste.Todavía hay gente que defiende los valores cristianos.

 

El Equipo de México y Tradición

 

María Luce Gamboni es la hermosa cantante de dieciocho años de edad que tuvo la suerte de ser elegida para el papel de Julieta en la obra musical “Romeo y Julieta. Ama y cambia el mundo”, producida por David Zard (tal vez el mayor productor musical italiano). El debut en la Arena de Verona y después en los mayores teatros.


 


Aparte del Factor X. Una carrera garantizada, una visibilidad panorámica, dinero, tal vez el festival de San Remo y quién sabe qué más. Sin embargo, pocos días después de su debut, la joven se despidió de todos y está de vuelta en casa en Pesaro, donde cursó el último año de la escuela secundaria y el conservatorio. ¿Cómo ocurrió este gran rechazo en el último momento?

Entrevistada por Solidea Vitali Rosati para “Resto del Carlino” del 23 de octubre, ha explicado que el canto es una cosa, despojarse de la ropa, es otra. De hecho, en la escena de amor con Romeo tendría que usar sólo un camisón transparente. La protagonista principal no pidió al director poder usar por lo menos alguna ropa interior. Pero la respuesta fue categórica: llamen a otra, “porque al dinero y a mi sueño yo prefiero mi pudor”.

Maria Luce es voluntaria en el hospital de Pesaro y frecuenta la parroquia. Declaró rotundamente que “aceptar ese traje sería negar los principios en los que creo, firmemente arraigados en mi conciencia de católica y de mujer. En general, no estoy de acuerdo con la práctica ya común de que la mujer es tratada como un cuerpo desnudo”.

Esta es la gran lección que a los dieciocho años de edad, María Luce da a sus compañeras: “Creo que es importante haber comprobado que no aceptar compromisos es posible y que da una gran satisfacción. No tengamos miedo de imponer nuestras propias ideas, pensar siempre con la propia cabeza y no se dejar llevar. En suma, ser capaz saber renunciar a la oportunidad, si se entiende que la experiencia no es adecuada, justa en sí misma”.

Lo cierto es que la renuncia de María Luz no es de poca importancia. Hace pensar en lo que hay de grotesco en el mundo del llamado espectáculo: te contratan para cantar y te encuentras sin ropa frente a la platea.

María Luz Gamboni es un testimonio muy hermoso, pero también triste, porque es aislado. Piense: ha hablado de pudor. ¿Alguna vez has oído predicar sobre él en alguna homilía?

 

Por Por amor a la Verdad
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Sunday 10 november 7 10 /11 /Nov 17:06

Estimados lectores:

 

Les presentamos el más reciente número de la Revista Integrismo del Padre Héctor Lázaro Romero. Le agradecemos sus publicaciones así como sus oraciones.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

revista-integrismo21.jpg

 

REVISTA INTEGRISMO N° 21 (PDF): PULSE AQUÍ

SITIO DE "REVISTA INTEGRISMO"

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: Religión Católica
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Tuesday 27 august 2 27 /08 /Ago 05:40

Estimados lectores:

 

Nuestro combate siempre ha sido y seguirá siendo por la difusión de la Verdad. Numerosas han sido las calumnias que se han hecho en contra de hombres de Iglesia provenientes de fuentes poco confiables y que han tenido por objeto mancillar la Tradición. Esta vez les hemos preparado un artículo que el Padre Herctor Lázaro Romero muy gentilmente nos ha proporcionado concerniente a la validez de la ordenación sacerdotal y consagración episcopal de Mons. Lefebvre.Esperamos que sea de su interés.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

 

 

Ediciones Revista Integrismopresenta la traducción del siguiente artículo tomado de la edición francesa deSodalitiumn° 19, de agosto 1989, que complementa la anterior publicación de nuestra página acerca de la validez de las consagraciones de Mons. Ngo-dinh-Thuc: http://integrismo.over-blog.com/article-documentos-50950108.html 

 

Posición del Instituto Mater Boni Consilii sobre la validez de la ordenación sacerdotal y de la consagración episcopal

de Mons. Marcel Lefebvre 

        

Recientemente ciertas publicaciones “tradicionalistas”, que se oponen con razón a la acción y al pensamiento contradictorios de Mons. Lefebvre y de su Fraternidad Sacerdotal San Pío X, han dado nueva resonancia a una cuestión que había agitado a los católicos fieles desde 1979: la presunta invalidez de la ordenación sacerdotal (1929) y de la consagración episcopal (1947) de Mons. Lefebvre, invalidez debida al hecho de que éste fue ordenado sacerdote y consagrado obispo por el Cardenal Liénart, el cual habría pertenecido a los más altos niveles de la Masonería. Si esta tesis fuera exacta, todas las ordenaciones sacerdotales y consagraciones episcopales realizadas por Mons. Lefebvre serían, por el hecho mismo, nulas.

Enunciamos por adelantado nuestra conclusión, que luego probaremos: la ordenación sacerdotal y la consagración episcopal de Mons. Lefebvre fueron válidas. En consecuencia, las ordenaciones sacerdotales y las consagraciones episcopales realizadas por Mons. Lefebvre son también válidas, aunque haya que considerar ilícitas aquellas realizadas en comunión con (“una cum”) Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.

 

I. Historia de la cuestión

 

1970: André Le Sage, conocido como el Marqués de la Franquerie, publica un libro titulado “L’infaillibilité pontificale” (ed. Jean Auguy, D.P.F.), donde afirma que el Card. Liénart era masón desde 1920, e incluso luciferino (págs. 80-81).

Marzo de 1976: El n° 51 de la revista “Chiesa viva” (ed. Civiltà, Brescia, dir. Don Luigi Villa) vuelve a lanzar la afirmación.

27/5/1976: Mons. Lefebvre cita el artículo de “Chiesa viva” durante una conferencia en Montréal (Canadá), al denunciar la existencia de infiltración masónica en la Iglesia. Señala que los masones están ipso facto excomulgados, pero eso no vuelve inválidas las ordenaciones sacerdotales realizadas por ellos: “Malheuresement je dois vous dire, ce cardinal Liénart, c’est mon évêque, c’est lui qui m’a ordonné prêtre, c’est lui qui m’a sacré évêque… je n’y puis rien… heuresement que les ordres sont valides… mais c’est tout de même avec beaucoup de peine que j’ai appris cela” [“Desgraciadamente tengo que decirles ahora que este Cardenal Liénart es mi obispo, que es él quien me ordenó sacerdote, que es él quien me consagró obispo… No es culpa mía... Afortunadamente las ordenaciones son válidas... Pero pese a todo fue muy doloroso para mí enterarme de esto”].

Junio de 1976: La revista bimensual “Sí sí, no no” (entonces dirigida por Don Putti, Grottaferrata, Roma) retoma la noticia de la pertenencia de Liénart a la masonería.

1979: El Dr. Hugues Kellner, norteamericano, es el primero en afirmar que Mons. Lefebvre, habiendo sido ordenado por el masón Liénart, no es ni obispo ni sacerdote. Esto explicaría, en su opinión, las desviaciones de Mons. Lefebvre (cartas nros. 72 y 75).

Mayo de 1979: Desde América del Norte la tesis llega a Francia, publicada por el boletín del Abbé Eugène Robin: “La légion Thébaine et ses cahiers non conformistes”.

16 de junio de 1979: El Padre Guérard des Lauriers responde a la tesis del Dr. Kellner, refutando sus puntos principales, en una carta publicada por el Abbé Robin en el número de agosto-septiembre de 1979.

Noviembre-diciembre de 1979: El Dr. Kellner repite su tesis en el mismo boletín (nros. 23-24).

Desde entonces, algunos se han manifestado por la invalidez (como algunos obispos del linaje de Mons. Thuc) y otros por la duda (como el Sr. Heller en “Einsicht”), mientras que Mons. Guérard des Lauriers afirmó claramente que la ordenación era válida, de conformidad con el Código de Derecho Canónico (“Sous la bannière”, suplem. del n° 3 de enero-febrero de 1986, pág. 8; ver también “Sodalitium” n° 16, abril de 1988, pág. 30). lefebvre.jpg

 

II. Pruebas de nuestra posición

 

La tesis opuesta se funda en dos presupuestos, ambos necesarios para llegar a la conclusión de la invalidez de las ordenaciones de Mons. Lefebvre: Mons. Liénart era ciertamente masón, y un masón no puede conferir válidamente las sagradas órdenes. Nuestra respuesta examinará entonces los dos presupuestos:

1) ¿Mons. Liénart era masón?

2) Si era masón, ¿podía conferir válidamente las sagradas órdenes?

Terminaremos con

3) Respuestas a las objeciones.

 

1) ¿Mons. Liénart era masón?

 

Hagamos primero algunas consideraciones generales:

- La masonería es, por definición, una sociedad secreta, de la cual normalmente se ignora la mayoría de sus miembros.

- Es un método común en la masonería el filtrar falsas afirmaciones sobre la pertenencia de eclesiásticos (u otros) a su secta, sea para difamar a sus enemigos (como fue el caso de Benedicto XIV y Pío IX) (1), sea para confundir.

- También ha sucedido que católicos de buena voluntad se dejaran engañar por presuntas revelaciones de “masones convertidos”, inventadas intencionalmente por los mismos masones para desacreditar a los católicos. Recuérdese el caso de Léo Taxil.

Por eso es necesario proceder con la mayor prudencia al hablar de estos argumentos y verificar bien las fuentes.

Habiendo dicho esto, abordemos nuestro tema, preguntándonos precisamente: ¿cuáles son las fuentes? Aquel que sostiene con toda seguridad: “Liénart era masón”, afirma que hay varias fuentes para probarlo: el Marqués de la Franquerie, las revistas “Chiesa viva” y “Sí sí, no no”, y por último el mismo Mons. Lefebvre admite el hecho. ¿Qué puede haber más cierto?

Pero si verificamos las fuentes, descubrimos:

- que Mons. Lefebvre cita como fuente a “Chiesa viva”;

- que “Chiesa viva”, a su vez, cita como fuente al Marqués de la Franquerie;

- que éstas son también las fuentes de “Sí sí, no no”.

Luego, el único testimonio es el del Marqués de la Franquerie (en el libro arriba citado, págs. 76, 80 y 81 de la 2da. edición). Sin embargo, en los lugares citados no aparecen las fuentes en las cuales el autor funda su afirmación (salvo una confidencia recibida en Lourdes de un cierto Sr. B, que se presentaba como luciferino… convertido).

Esta carencia de documentación está agravada por informaciones similares inverosímiles (incluso el Card. Antonelli, Secretario de Estado de Pío IX, habría sido masón; cuando por el contrario Mons. Antonelli fue fidelísimo a la Iglesia y al Papa, cf. op. cit., pág. 76) y por un crédito acrítico concedido a apariciones ciertamente falsas (cf. pág. 104, 106, más la errata corregida en la misma pág. 106, Pablo VI, verdadero Papa pero prisionero y… ¡futuro mártir!).

Esto bastaría para decir: “Testis unus, testis nullus”, y “quod gratis affirmatur, gratis negatur” (lo que es afirmado sin pruebas, puede también ser negado sin pruebas). Con mayor razón, habiendo un testimonio opuesto, según el cual Liénart no era masón:

“Con respecto al Cardenal Liénart, aquellos que pretenden saber no son avaros en precisiones. Ellos afirman que fue iniciado en 1928 en un taller de la Gran Logia de Francia y que, en vísperas de la guerra de 1939-1940, había accedido al grado 30.

Ahora bien, no solamente dicho prelado no figuró nunca en los registros de la calle Puteaux, sino que hoy se sabe que él debió a ciertos dignatarios de la Gran Logia de Francia el no convertirse en arzobispo de París a la muerte del Cardenal Verdier.

Los hechos acaban de ser revelados por el Barón Yves Marsaudon, en su libro de memorias. El Barón Marsaudon sabía muchas cosas sobre las relaciones del Vaticano con la masonería, ya que fue a la vez ministro plenipotenciario de la Orden soberana de Malta y ministro de Estado del Consejo Supremo de Francia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

El Gran Maestre Charles Riandey pidió un día al Barón establecer relaciones discretas entre el Consejo Supremo y el Padre Berteloot. Este jesuita, amigo de masones, intentaba en aquella época sugerir a la Iglesia una nueva política respecto de la Masonería de tradición. Numerosos encuentros tuvieron lugar, sea en la calle Monsieur, domicilio del religioso, sea en la calle de Vanves, sede de la Acción Católica.

“El Padre Berteloot –relata el Barón Marsaudon– me pidió una mañana una cita urgente. Fue poco tiempo antes del fallecimiento del Cardenal Verdier. Los jesuitas estaban bastante preocupados por lo que pasaría después de la muerte del arzobispo de París. Ellos no querían escuchar hablar del Cardenal Liénart, juzgado demasiado “rojo”; y todavía menos del Cardenal Grente, arzobispo de Mans, miembro de la Academia francesa, notorio maurrasiano, que planteaba su candidatura sin demasiada modestia”.

Muy discretamente, el Padre Berteloot pidió al dignatario masón si podía hacer algo para evitar el nombramiento de alguno de estos príncipes de la Iglesia en la sede devenida vacante. El Barón Marsaudon prometió ocuparse del asunto. Él era entonces venerable de la logia escocesa “La République”, a la cual pertenecía el vicepresidente del Consejo, Camille Chautemps. Al día siguiente, el Secretario de Estado del Vaticano era alertado por el gobierno francés.

Fue así que, gracias a la intervención concertada de la Gran Logia de Francia y de los jesuitas, el arzobispado de París fue concedido al Cardenal Suhard, arzobispo de Reims, el cual era el candidato de la Compañía de Jesús.

Algún tiempo después, el Padre Berteloot no pudo evitar observar ante el Barón Marsaudon: ‘¡Realmente los masones son poderosos, incluso en el Vaticano!

Sin embargo, conviene observar que, en este caso preciso, su influencia no fue ejercida por intermedio de prelados romanos, sino por la acción del gobierno francés y de la Embajada de Francia ante la Santa Sede”.

Este texto no es de fe, como no lo es tampoco el testimonio del Marqués de la Franquerie.

 

2) Admitiendo que Liénart fuera masón, ¿las ordenaciones conferidas por él serían inválidas?

 

Hemos probado que no hay indicios serios para afirmar que Mons. Liénart fuera masón. Esta prueba bastaría para eliminar toda duda seria (o “positiva”, como se dice en teología) sobre la validez de las ordenaciones por él conferidas.

Sin embargo, queremos completar nuestra argumentación demostrando que, aunque Mons. Liénart fuera masón, no hay ninguna prueba para negar o tan solo dudar seriamente de la validez de las órdenes por él conferidas.

Todo el mundo sabe que para la validez (2) de un sacramento es necesario y suficiente que un ministro aplique la forma y la materia, teniendo la intención de hacer lo que hace la Iglesia (“cum intentione faciendi quod facit Ecclesia”, Concilio de Florencia, Dz. 695).

En el caso que nos interesa, no puede haber duda: Mons. Liénart ordenó sacerdote a Mons. Lefebvre en 1929 y lo consagró obispo en 1947; utilizó entonces el Pontifical Romano tradicional, aplicando inevitablemente la forma debida a la materia prescripta. Luego, toda eventual duda se planteará sobre la intención. ¿Cómo un masón, que se opone a la Iglesia, puede hacer lo que hace la Iglesia? He aquí el problema que resta examinar: ¿Mons. Liénart tuvo la intención de hacer lo que hace la Iglesia, al ordenar sacerdote a Marcel Lefebvre en 1929? (3)

  lienart.jpg

a) La intención del ministro: diversas posibilidades

 

Es de fe que el ministro de un sacramento debe tener la intención “saltem faciendi quod facit Ecclesia”: al menos de hacer lo que hace la Iglesia (Concilio de Trento, ses. 7, c. 11, Dz. 854). ¿Pero qué significa esta expresión del magisterio?

Puede haber varias interpretaciones al respecto, las cuales esquematizamos aquí para comodidad del lector (4):

 

Hay entonces tres interpretaciones posibles de la intención necesaria:

A. “Intención solamente externa”: Es suficiente aplicar el rito. En este caso, Mons. Liénart habría ordenado a Lefebvre, ya que efectivamente realizó el rito.

B. “Intención también interna” sobre la confección del sacramento: Es suficiente aplicar el rito y querer utilizar este rito, es decir, confeccionar este sacramento, aunque no se crea en el mismo. Es suficiente pensar: “Yo quiero hacer una ordenación sacerdotal”.

C. “Intención también interna” sobre la finalidad del sacramento: Es necesario no solamente aplicar exteriormente el rito y querer interiormente aplicarlo, sino también creer que es un verdadero sacramento y querer en consecuencia sus efectos sobrenaturales, es decir, la infusión de la gracia y del carácter. Es necesario pensar: “Quiero dar a estos candidatos la gracia del sacerdocio, el carácter de sacerdotes de Cristo”.

 

b) La intención del ministro: ¿cuál de las tres posibilidades es requerida por la Iglesia?

 

La pregunta es importante:

-si basta la intención A, Mons. Lefebvre es sacerdote y obispo;

-si es necesaria la intención B, deberemos explicarlo más adelante;

-si es necesaria la intención C, Mons. Lefebvre no era sacerdote en 1929, y entonces probablemente tampoco obispo en 1947 (3).

 

La tesis A (intención externa)

 

Ella ha sido sostenida por algunos teólogos, entre los cuales los Papas Alejandro III e Inocencio IV (Prümmer O.P., tomo III, n° 67, Manuale Theologiæ Moralis, ed. Herder) en la Edad Media, Ambrogio Catarino O.P. durante el Concilio de Trento, Contenson, Noël Alexandre y otros en los siglos siguientes. Pero esta opinión estuvo un tiempo en suspenso bajo Alejandro VIII, el cual condenó la siguiente proposición: “Es válido el bautismo conferido por un ministro que guarda todo el rito externo y la forma de bautizar, pero resuelve interiormente consigo mismo en su corazón: ‘No intento hacer lo que hace la Iglesia’” (Dz. 1318). A pesar de esta condena, que perjudicó gravemente a la opinión A, no se puede decir que ella esté condenada por la Iglesia (Benedicto XIV, De syn. diœc., 1, 7, c. 4, n° 8; Prümmer, III, 67, pág. 56).

 

La tesis C (intención de la finalidad    del sacramento)

 

Descartada la tesis A, que exige muy poco, ¿habría que abrazar la tesis C, que exige todo, y particularmente la fe en el ministro? En absoluto: “Una cosa es: la intención de hacer lo que hace (facit) la Iglesia, y otra cosa: hacer lo que quiere (intendit) la Iglesia. La Iglesia hace (facit) un rito externo sagrado instituido por Cristo; ella además quiere (intendit) que por este medio sea conferida la gracia. Ahora bien, para la validez del sacramento no se requiere de ninguna manera que el ministro quiera conferir la gracia. Todos lo afirman.

Por otra parte, “una cosa es querer seriamente el rito que la Iglesia cristiana considera sagrado, y otra diferente es creer uno mismo que este rito es realmente sagrado” (Prümmer O.P., Manuale Theologiæ Moralis, tomo III, n° 69).

En efecto, la tesis C presupone prácticamente que el ministro tenga fe para poder administrar válidamente un sacramento. Ahora bien, esta tesis es una herejía, ya que es de fe para el bautismo y próximo a la fe para los otros sacramentos, que su validez no depende de la fe del celebrante o de su estado de gracia (S. Esteban I, Dz. 46-47; Conc. de Nicea, Dz. 55-56; Conc. de Constanza, Dz. 584; Conc. de Trento, Dz. 860 y 855). Un horrible pecador, un “Judas”, un traidor a la fe (como son los masones), ¡puede entonces administrar válida, aunque ilícitamente, los sacramentos de la Iglesia! Este era ya el pensamiento de San Agustín: “Tened presente que a los sacramentos de Dios nada les dañan las malas costumbres, de tal manera que por ellas vinieran a ser nulos o menos santos” (Suma Teológica, III pars, q. 64, a. 9, sed contra). Santo Tomás lo afirma igualmente, precisando que esto vale aunque el celebrante no tenga fe: “infidelis potest verum sacramentum prœbere” (un infiel puede administrar un verdadero sacramento) (III, q. 64, a. 9, corpus) (5).

Nos avergonzamos de tener que repetir cosas tan evidentes, ¡pero la ignorancia de quien sostiene la tesis contraria es tal, que también tenemos que recordar el catecismo!

Algunos, aún más ignorantes, han argumentado más o menos así: Un masón está excomulgado; ahora bien, un excomulgado no puede dar sacramentos válidos. Luego, un masón no puede dar sacramentos válidos.

La respuesta es evidente: si se puede confeccionar y administrar sacramentos válidos sin tener fe, lo cual es posible; con mayor razón, si se está solamente ligado por una censura eclesiástica. En sí mismo, aunque cometa un sacrilegio, un hereje, un cismático, un excomulgado, irregular, suspendido o degradado, puede celebrar un sacramento válidamente (Conc. de Florencia, Dz. 701; Conc. de Trento, Dz. 967). También en este caso, la enseñanza de Santo Tomás es terminante:

Por el hecho de que alguien esté suspendido, excomulgado o degradado por la Iglesia, no pierde el poder de conferir los sacramentos, sino la licencia de usar este poder. Por eso confiere ciertamente el sacramento, pero peca confiriéndolo” (id. 64, 9 ad 3).

Para concluir: no es entonces necesario que Mons. Liénart, al ordenar a Marcel Lefebvre, haya querido realmente darle la gracia y el carácter sacerdotal, que creyera en el sacerdocio católico, tuviera fe, estuviera en gracia de Dios, no estuviera excomulgado… Todo esto no tiene nada que ver con la validez de un sacramento.

 

La tesis B (la intención de confeccionar el sacramento)

 

En consecuencia, la doctrina de la Iglesia es la siguiente: es suficiente que el ministro quiera seriamente realizar este rito que la Iglesia (y no él necesariamente) considera sagrado. Para Mons. Liénart, bastaría que él haya querido realizar el rito de ordenación de Marcel Lefebvre. ¿Podía él retener su intención? ¿lo hizo?

La respuesta obvia es que no lo sabemos ni podemos saberlo, ya que no es posible saber lo que pasaba por su mente en 1929. La condición requerida, que ha sido establecida, o más bien definida, por el Concilio de Trento, es que el ministro debe “tener la intención de hacer lo que hace la Iglesia” (ses. 7, c. 11). ¿Es posible para un masón tener la intención de hacer lo que hace la Iglesia? La respuesta es sí. Es igualmente posible para él retener esta intención y tener una contra-intención, pero es igualmente posible para cualquier sacerdote u obispo hacer lo mismo con cualquier sacramento (cf. Abbé Egregyi, “Des fissures dans la maçonnerie”, “Cahier N.D. du T.S. Rosaire”, 162, pág. 6).

Pero quizás el lector se alarme aún más: ¿entonces podemos dudar de cada sacramento que recibimos?

La respuesta evidente es no. Podemos tener la certeza moral de la validez de un sacramento, de modo que la duda contraria no será una duda seria (“positiva”) sino una duda sin fundamento (“negativa”), un simple escrúpulo a rechazar. La Iglesia nos enseña el modo de hacerlo.

 

c) Como estar seguro acerca de un sacramento recibido

 

Acabamos de recibir un sacramento. La intención interna del sacerdote nos es desconocida. ¿Cómo podemos estar seguros de la validez del sacramento? ¿Cómo saber, por ejemplo, lo que pensaba Liénart en 1929?

La Iglesia viene en nuestra ayuda. Ella nos tranquiliza diciéndonos: “No hay problema; cuando el rito ha sido respetado exteriormente, yo presumo siempre que existía también la intención interna del ministro, mientras no se demuestre lo contrario”. En suma, si hay A (rito externo) se presume que también hay B (voluntad de realizarlo); y esto es evidente, ya que los hechos normalmente manifiestan la intención.

La Iglesia nos lo asegura por medio de León XIII y del Código de Derecho Canónico; y Santo Tomás nos lo confirma.

 

León XIII

 

El Papa León XIII trata de esta cuestión al estudiar las ordenaciones anglicanas:

De la mente o intención, puesto que de suyo es algo interior, no juzga la Iglesia; pero debe juzgar de ella, en cuanto que se manifiesta en lo exterior. Ahora bien, cuando uno pone en serio y rectamente la materia y la forma para realizar y conferir el sacramento, se supone, por ello, que tiene la intención de hacer lo que hace la Iglesia. En este principio se basa la doctrina que sostiene ser verdadero sacramento aun aquel que se confiere por un hereje o no bautizado [para la administración del bautismo], con tal de que se haga con un rito católico” (“Apostolicæ Curæ”, 13/9/1896).

Es por eso que, por ejemplo, la Iglesia no se ocupa tanto de verificar si el obispo que consagraba en tiempos de la pseudo-reforma protestante era católico, sino más bien si el rito que utilizaba era el rito católico.

  leon-xiii.jpg

Santo Tomás

 

León XIII no hace más que retomar la enseñanza de Santo Tomás:

El ministro actúa movido por la persona de la Iglesia entera, de la que es ministro, y las palabras que pronuncia manifiestan la intención de la Iglesia, y esta intención es suficiente para la realización del sacramento, mientras que el ministro o quien lo recibe no manifiesten externamente una intención en contrario” (Suma Teológica, III, 64, 8 ad 2).

Según lo que acabamos de leer, es suficiente entonces que sea observado el rito para estar seguro de la validez del sacramento, “mientras que el ministro o quien lo recibe no manifiesten externamente una intención en contrario”. En consecuencia, ya que Achille Liénart fue ordenado y ordenó y consagró a su vez a Marcel Lefebvre con el rito católico, no se puede dudar de la existencia de la intención en Liénart, a menos que éste haya manifestado exteriormente lo contrario, admitiendo –por ejemplo– que no tenía la intención de recibir o de conferir a otro la dignidad del sacerdocio o del episcopado. Ahora bien, nadie ha presentado nunca una declaración de Liénart en tal sentido, ¡y con razón!

 

d) La intención de recibir el sacramento

 

Hemos resuelto una última dificultad que nos parece honesto señalar al lector. Vimos que la intención del ministro es necesaria para la validez de cualquier sacramento. Pero para algunos sacramentos, es necesario que exista también la intención de recibirlo en el sujeto, sin la cual el sacramento es inválido.

Esto puede resumirse de la siguiente manera:

 

Podemos preguntarnos entonces si el Abbé Liénart tenía la intención de recibir el sacramento cuando fue ordenado, a la edad de 23 años en 1907, o cuando fue consagrado obispo en 1928. Según las “revelaciones” del Marqués, no hay nada que temer por el sacerdocio de Liénart: se habría inscripto en la masonería recién en 1912 (a los 28 años). ¿Pero habría que temer por su episcopado? En 1928, siempre según de la Franquerie, habría sido masón del grado 30 desde hacía 4 años. En esta hipótesis, ¿tendría la intención requerida para convertirse en obispo?

Como hemos visto, el problema no existe, por el mismo motivo por el que no existe el de la intención del ministro: “La fe y la probidad del sujeto que recibe el sacramento no son requeridas para la validez de ningún sacramento, excepto para la penitencia. Por eso, aquellos que han recibido el bautismo o la ordenación como herejes formales, no deben ser rebautizados o reordenados” (Prümmer, op. cit., vol. III, n° 87).

Esta no es solamente enseñanza de un moralista o la de todos ellos, sino la del Magisterio de la Iglesia. Aun recordando lo que el Padre Guérard llama “principio de integridad”, con dos documentos muy claros en los que el Santo Oficio intima a no dar los sacramentos a sujetos indignos (porque no creen o no conocen la finalidad de dichos sacramentos), la Iglesia ha precisado que estas disposiciones son necesarias –sí– para recibir lícitamente los sacramentos, pero no para su validez. Ella lo hizo mediante un decreto del Santo Oficio y del Código de Derecho Canónico (1917).

 

El Santo Oficio

 

Se trata de una Instrucción del Santo Oficio al Vicariato Apostólico de Tche-Kiang, del 1° de agosto de 1860 (DS. 2837). El pasaje que nos interesa dice: “La fe y la penitencia [dolor de los pecados] se requieren para que el adulto reciba lícitamente el sacramento y sus frutos propios: la intención es necesaria para la validez del sacramento, de manera que el adulto bautizado sin la fe y la penitencia es bautizado ilícita pero válidamente, por el contrario, el bautizado sin voluntad de recibir el sacramento ni lícita ni válidamente es bautizado”.

De este texto surge de manera clara que la fe y la probidad no son requeridas para recibir válidamente un sacramento. Liénart podía no creer en el episcopado (e incluso en Dios) y estar en pecado mortal y, no obstante eso, recibir verdaderamente el episcopado (y transmitirlo a su vez). Es verdad que podía también no querer recibirlo; pero, como vimos en Santo Tomás (III, 64, 8 ad 2) y en León XIII (DS. 3318), la Iglesia presume que la intención existe, ya que ésta se manifestó exteriormente, a menos que el sujeto haya manifestado lo contrario, también exteriormente.

 

El Código de Derecho Canónico

 

El Código, iniciado por San Pío X y promulgado por Benedicto XV, habla del sujeto de la sagrada ordenación (es decir, de aquel que puede ser ordenado) en el canon 968.

Allí, en el primer parágrafo, la Iglesia afirma: “El sacramento del orden sólo puede ser recibido válidamente por un bautizado de sexo masculino”. Para la validez, son requeridas en el sujeto solamente dos cosas: ser de sexo masculino y ser bautizado. Para la licitud, son requeridas muchas otras condiciones, sin las cuales no está permitido recibir las órdenes. Todos aquellos que han incurrido en sentencia de excomunión reciben válida pero ilícitamente las órdenes (can. 968§1), entre ellos hay que contar a “los apóstatas de la fe, los herejes, los cismáticos” (can. 984, 1). Incluso un apóstata, si lo quisiera, puede recibir válida, aunque ilícitamente, el sacramento del orden; un masón entonces también lo puede.

Este argumento era decisivo para Mons. Guérard des Lauriers (cf. “Consacrer des évêques”, op. cit., nota 27), a pesar del “principio de integridad” anteriormente invocado, que efectivamente prohíbe dar “las cosas santas a los perros” y que impediría a éstos últimos recibirlas válidamente, aunque sea sacrílegamente, si las cosas santas les fueran desgraciadamente confiadas.

 

3) Objeciones

 

1) En materia de sacramentos debe aplicarse el “tutiorismo”, vale decir, ir a lo más seguro. Por lo que, si hay una duda, debe reordenarse bajo condición.

 

Respuesta: Hemos visto que esto vale si hay una duda positiva (fundada, seria), y no una duda negativa (infundada, no probada). Ahora bien, hemos probado que se trata de una duda negativa, de un simple escrúpulo. ¡De otro modo, se podría dudar de todo!

 

2) Un masón está excomulgado. Ahora bien, un excomulgado no tiene poder…

 

Respuesta: Recordamos que un excomulgado no tiene poder de jurisdicción (no tiene autoridad), pero conserva (aunque de modo sacrílego) el poder de orden.

 

3) El Código de Derecho Canónico que Ud. invoca… afirma falsedades, ya que fueron masones quienes lo redactaron (es la tesis del Sr. Kellner).

 

Respuesta: “El códex tiene autoridad porque la responsabilidad del mismo ha sido asumida por la Autoridad” (R.P. Guérard des Lauriers, carta al Abbé Robin del 14 de junio de 1979, publicada en su revista). Esto es tan verdadero que la Iglesia compromete su infalibilidad en su legislación (cf. Pío VI, “Auctorem fidei”; Salaverri, “De Ecclesia”, n° 703, ed. B.A.C., Madrid; Cartechini S.J., “Dal l’opinione al domma”; “Sodalitium” n° 13, ed. it., págs. 10-11), en el sentido de que nada puede filtrarse de opuesto a la fe o a las costumbres. Lo sucedido con la publicación del Nuevo Código por Juan Pablo II, prueba justamente que, al haber errores, no es la Autoridad, sino una pseudo-autoridad, la que ha pretendido “promulgarlo”. lefebvre2.jpg

 

4) Si Mons. Lefebvre no es sacerdote, eso explica sus fallas.

 

Respuesta: No es necesario imaginar esta circunstancia para explicar las fallas de Mons. Lefebvre. La historia nos muestra una multitud de sacerdotes y obispos infieles a su misión, sin que se haya dicho nunca que no eran sacerdotes u obispos.

 

III. Conclusión

 

Hemos visto que no se puede probar, y ni siquiera dudar seriamente, de la validez de la ordenación de Mons. Lefebvre. Él era verdaderamente sacerdote y obispo, y la Iglesia siempre lo tuvo por tal.

Las ordenaciones y las consagraciones que realizó son entonces válidas, aunque ilícitas y sacrílegas, ya que las realizó en comunión con Karol Wojtyla (“una cum”). Aquellos que atacan a Mons. Lefebvre en este punto se engañan, engañan a otros y –sobre todo– desplazan la atención de los lectores y de los fieles hacia un falso problema, minimizando los verdaderos errores del lefebvrismo.

Estas personas dividen inútilmente a aquellos que se oponen al modernismo y al lefebvrismo y, por sus errores, perturban inútilmente a las almas, pues Mons. Lefebvre era –pese a todo– verdaderamente obispo.

 

Notas

 

1) Ya había escrito este artículo, cuando tomé conocimiento, a través de la prensa “tradicionalista”, de un libro escrito por un masón mexicano (Sr. Jaime Ayola Ponce), en el cual se vuelve a lanzar el mito de un Pío IX inscripto en la masonería…

Desgraciadamente, siempre hay católicos de buena fe que se dejan engañar por la propaganda enemiga, al punto de difamar a hombres de Dios como Pío IX, concediendo demasiado crédito a tales pretendidas “revelaciones” de origen masónico.

En el caso de Pío IX, no solamente nunca fue masón, sino siquiera liberal, contrariamente a lo que se cree comúnmente acerca de una “conversión” de Pío IX en 1849. Léase alrespecto cuanto escribe el Abbé Barbier en su “Histoire du catholicisme libéral et du catholicisme social en France” (vol. 1, págs. 204-213). Para no fatigar al lector, cito solamente lo que el Abbé Barbier escribe en el índice bajo el título “Pie IX”: “La falsa leyenda de un Papa Pío IX antes liberal” (tabla analítica, pág. 39). Era necesario recordarlo, por el honor de ese gran Papa.

2) Para la validez y no para la licitud. Se repite más adelante en el artículo.

3) El Abbé Liénart fue consagrado en 1947 por tres obispos: los dos co-consagrantes habrían podido suplir la ausencia de intención de Liénart. Pero si Lefebvre no hubiera sido ordenado sacerdote en 1929, sería dudosa la validez de la consagración de 1947. Ya que la ordenación “per saltum” es probablemente inválida, al menos con la forma del rito latino, que presupone que el candidato es sacerdote.

4) Véase Prümmer, op. cit., III, 67-69.

5) He aquí el texto de Santo Tomás: “Puesto que el ministro interviene en los sacramentos en calidad de instrumento, no actúa por virtud propia, sino por la de Cristo. Y de la misma manera que pertenece a la propia virtud del hombre la caridad, también pertenece la fe. Por tanto, como la caridad del ministro no es requerida para la confección del sacramento, como se ha dicho más arriba, tampoco se requiere su fe, sino que un infiel puede administrar un verdadero sacramento, con tal de que no falten los otros requisitos necesarios. (…) Pero si la falta de fe es acerca del mismo sacramento que administra, aunque crea que el rito externo que practica no tiene ninguna eficacia interior, sabe, no obstante, que la Iglesia Católica intenta con el rito externo administrar un sacramento. Por lo que, a pesar de su falta de fe, puede intentar hacer lo que hace la Iglesia, aunque piense que aquello no sirve para nada. Pues bien, solamente esa intención es suficiente para la realización del sacramento…” (III, 64, 9, corpus y ad 1).

6) Denzinger-Schönmetzer 2381 y 3333-3335.

 

Por Por amor a la Verdad - Publicado en: Masonería
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados