Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

442px-Emblem of the Papacy SE svgBienvenido a este blog de actualidad religiosa,de filosofía, de combate de la Verdad contra la secta modernista del "Concilio Vaticano II", de honor, amor y fidelidad al Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica, y de discusión sobre la actualidad de Méjico.
   Este blog pretende también reunir las direcciones de los centros de Misa y de sacerdotes NON UNA CUM, celebrando el Santo Sacrificio en total desunión a "Benedicto XVI" en México.

   No reconocemos, pues, la legitimidad de la autoridad de los "Papas del Concilio" Vaticano II. Estamos ciertos de que solamente esta posición, también llamada sedevacantismo, es la posición teológica que responde perfectamente a la situación actual de la Autoridad en la Iglesia, en particular detallada por la Tesis de Cassiciacum.

   Le invitamos a leer nuestro blog detalladamente. Permítanos presertarle nuestra postura teológica.

   Sea a la mayor gloria de Dios: 


El equipo de México y Tradición

Archivos

26 octubre 2012 5 26 /10 /octubre /2012 03:01

EL PREFACIO: INTRODUCCIÓN AL CANON


Messe01_Suscipe.jpg

Rezo del Prefacio.


I.- EL DIÁLOGO
505.- ¿Qué hace el Sacerdote terminada “la Oblación”?
Dirige de nuevo a la Asamblea el saludo acostumbrado: “dominus vobiscum”, el cual va seguido de la respuesta: “et cum spiritu tuo”. Y de esta manera empieza la segunda parte de la Misa Sacrificial.
506.- ¿Qué sigue en la segunda parte de la Misa Sacrificial, después del “Dominus vobiscum”?
Sigue un Diálogo que sirve como de preparación a la Oración Eucarística o Prefacio.
507.- ¿Cuál es el sentido del Diálogo?
Por medio de él, la Iglesia invita a los fieles para que aparten de su alma en estos solemnes momentos todos los pensamientos y sentimientos de las cosas terrenas. Y tributen a Dios profundas acciones de gracias.
508.- ¿Por qué razón invita el Sacerdote a la Asamblea a tributar a Dios acciones de gracias?
Por las tres razones siguientes:
1º.- Para agradecer el favor que se nos concede de participar en la celebración del Santo Sacrificio;
2º.- Por la proximidad a que nos encontramos del momento de la Consagración; y
3º.- Por la esperanza cierta que tenemos de recibir la Santísima Eucaristía.

II.- LA ORACIÓN EUCARÍSTICA
509.- ¿Qué sigue al Diálogo?
El “prefacio”, que es llamado también “oración eucarística”.
510.- ¿Qué es el “Prefacio”?
Es un magnífico himno de acción de gracias, que sirve de introducción al “canon”.
511.- ¿Qué partes podemos distinguir en el Prefacio?
Tres partes: la introducción, el cuerpo del prefacio y el sanctus, fin de la Oración Eucarística.
512.- ¿Qué sentido tiene la primera parte?
Las palabras de la “Introducción”, nos dan a entender que toda nuestra vida debe ser una continua Acción de Gracias.
513.- ¿Qué idea domina en la segunda parte?
La idea de la mediación de Cristo, Cabeza del cuerpo místico, formado por todos los escogidos.
514.- ¿Qué otra cosa debemos notar respecto al cuerpo del “Prefacio”?
Que es la parte variable en la que se hace mención de los diferentes misterios del Año Litúrgico, tomándolos como un motivo especial de alabanza y de acción de gracias.
515.- ¿Cómo era antiguamente el “Prefacio”?
Era improvisado por el Pontífice celebrante, por lo cual había infinidad de fórmulas distintas.
516.- ¿Cuántos Prefacios tiene actualmente el Misal Romano Universal?
Tiene quince: el Prefacio de navidad, de epifanía, de cuaresma, de pasión, de ascensión, de pentecostés, de la santísima trinidad, (que se usa en todos los domingos libres), el de Cristo Rey, del sagrado corazón, de la santísima virgen, de san José, de los apóstoles, de los difuntos y uno común.
517.- ¿Hay algún privilegio respecto al Prefacio?
Por un privilegio que les ha concedido la Santa Iglesia, algunas Diócesis y algunas Órdenes Religiosas, tienen algunos prefacios propios.


III.- EL SANCTUS - Fin del Prefacio
518.- ¿Qué es el “Sanctus”?
El “Sanctus” con que termina el “Prefacio”, es el himno del cielo, en él se alaban la grandeza y poder invencibles de Dios, y por esta razón se le ha llamado: “himno de victoria”.
519.- ¿Qué otro nombre se da al “Sanctus”?
Los griegos llaman a este himno “Trisagio”, esto es, triple alabanza.
520.- ¿Qué ceremonias acompañan al rezo del “Sanctus”?
El Sacerdote lo reza en voz media y humildemente inclinado y lo termina santiguándose.
521.- ¿Cuál es el objeto de estas ceremonias?
Con estas ceremonias, la Iglesia nos recuerda que los hombres somos indignos de entonar con nuestros labios mortales el canto que continuamente repiten en el cielo los ángeles y los santos; y nos indica también que viene el Salvador, el Vencedor, el cual fundó su reino por la Cruz.
522.- ¿Quién canta en las Misas solemnes el “Sanctus”?
En las Misas solemnes y en las cantadas, el “Sanctus” debe ser cantado por el Coro alternando con la Asamblea.
523.- ¿Por qué en todas las Misas se toca la campanilla a la hora del “Sanctus”?
Para indicar a la Asamblea que el Sacerdote entra en la parte más solemne y sagrada del Sacrificio.


PRIMERA PARTE DEL CANON
ORACIONES PRECEDENTES A LA CONSAGRACIÓN


I.- QUÉ ES EL “CANON”
524.- ¿Qué sigue inmediatamente al Prefacio?
Inmediatamente después del Prefacio, comienza el Canon.
525.- ¿Qué significa la palabra “Canon”?
Es una palabra que viene del griego y significa “Regla”.
526.- ¿Qué es el Canon de la Misa?
Es la regla fija y casi invariable que debe seguirse para ofrecer el Santo Sacrificio.
527.- ¿Qué nombre da San Agustín al Canon?
Le llama la oración por excelencia, puesto que en ella se pide el don más grande que podemos recibir del Padre Celestial, esto es, pedimos a Jesucristo.
528.- ¿Qué otro nombre se le ha dado al Canon?
Se le ha llamado también la “acción”, esto es, el Misterio de la Acción santísima.
529.- ¿Qué nos dice San Agustín respecto a las fórmulas que componen el Canon?
Nos dice que está como modelado en las palabras y gestos Evangélicos, y que por lo mismo, conviene pronunciar todas las palabras del Canon con grandísima reverencia.
530.- ¿Cuántas oraciones comprende la primera parte del Canon?
Comprende cinco oraciones que nos preparan a la “Consagración”.
531.- ¿Qué ceremonias hace el Sacerdote al comenzar la primera oración del Canon?
Levanta sus ojos y manos al cielo, e inclinándose profundamente, besa el Altar y comienza la oración.
532.- ¿Cuáles son las palabras con que comienza la primera oración?
En latín comienza así: “Te igitur clementisime Pater...” que en castellano quiere decir: “Suplicámoste, pues, oh Padre clementísimo...”
533.- Decid (o leed) esa oración completa.
“Suplicámoste, pues, humildemente y te pedimos, oh Padre clementísimo, por Jesucristo tu Hijo y Señor nuestro, que
aceptes y bendigas estos dones, estas ofrendas, estos santos sacrificios sin mancilla.
En primer lugar los ofrecemos por tu Santa Iglesia católica: a la cual dígnate darle paz, defenderla, mantenerla unida y gobernarla por toda la tierra: juntamente con tu siervo nuestro Papa N., y nuestro Prelado N., y todos los ortodoxos, que profesan la fe católica y apostólica.
534.- ¿Qué enseñanzas encierra esta oración?
Tres principales enseñanzas encierra, que son:
1º.- Que el fin primero y principal del sacrificio es la adoración;
2º.- Que la Misa es una ofrenda pura; y
3º.- Que el fruto generalísimo de la Misa se aplica a toda la Iglesia.
535.- ¿Qué sigue a esta oración?
Inmediatamente después de esta oración, siguen los “mementos”.

 
II.- LOS MEMENTOS
536.- ¿A qué llamamos “Mementos”?
A las dos oraciones que el Misal Romano llama: “memento de vivos” e “infra-acción”.
537.- Decid (o leed) el “Memento de vivos”.
Memento de vivos. (Ora el Sacerdote por quienes ha de orar en particular). “Acuérdate, Señor, de tus siervos y siervas N y N. y de todos los que están aquí presentes, cuya fe y devoción te son bien conocidas, por los cuales te ofrecemos, o ellos mismos te ofrecen este Sacrificio de alabanza, por sí y por todos los suyos, por la redención de sus almas, por la esperanza de su salvación y conservación; y encomiendan sus deseos a Ti, Dios eterno, vivo y verdadero”.
538.- Dígase la “Infra-Acción”.
“infra-acción”. Unidos en la misma comunión, y venerando la memoria, en primer lugar de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Jesucristo nuestro Dios y Señor; y también la de tus bienaventurados Apóstoles y Mártires Pedro y Pablo, Andrés, Santiago, Juan, Tomás, Santiago, Felipe, Bartolomé, Mateo, Simón y Tadeo, Lino, Cleto, Clemente, Sixto, Cornelio, Cipriano, Lorenzo, Crisógono, Juan y Pablo, Cosme y Damián, y de todos tus Santos, por sus merecimientos y ruegos te suplicamos nos concedas que en todas las cosas el auxilio de tu protección nos defienda. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.
539.- ¿Por qué llamamos Mementos a estas dos oraciones?
Porque en ellas, el Sacerdote recuerda ante el Padre celestial:
1º.- A aquéllos por quienes el Sacerdote aplica la Misa;
2º.- A todos los fieles que asisten al Sacrificio; y
3º.- Haciendo memoria de los Santos, le recuerda la unión íntima que existe entre los fieles de la tierra y los bienaventurados del cielo.


III.- LA ORACIÓN ANTES DE LA CONSAGRACIÓN
540.- ¿Qué oración viene después de los “Mementos”?
La oración: “Rogámoste, pues Señor, recibas propicio esta ofrenda...”
543.- Decid completa la oración: “Rogámoste, pues Señor...”
“Rogámoste, pues, Señor, recibas propicio esta ofrenda de nuestra servidumbre que lo es también de toda tu familia: y nos hagas pasar en tu paz los días de nuestra vida, y mandes que seamos preservados de la eterna condenación, y contados en la grey de tus escogidos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
La cual oblación, te suplicamos, oh Dios, te dignes hacerla en todo bendita, aprobada, confirmada, razonable y agradable, a fin de que se convierta para nosotros en el Cuerpo y Sangre de tu amadísimo Hijo, Señor nuestro, Jesucristo.
542.- ¿Qué ceremonia acompaña a esta oración?
El Sacerdote extiende las manos sobre el Cáliz y la Hostia imitando el gesto del sacerdote del Antiguo Testamento, que imponía su mano sobre la víctima antes de sacrificarla, significando con esto que la inmolaba en sustitución suya y del pueblo para la expiación de los pecados de todos.
543.- ¿Qué significado tiene esta ceremonia en la Misa?
Significa que el Sacerdote celebrante va a Sacrificar a Jesucristo solo, como único culpable, en sustitución de todos los hombres pecadores, que debieran ser las verdaderas víctimas.
544.- ¿Qué se pide al final de esta oración?
Que la Oblación presentada a Dios, produzca todos los frutos y que se obre el gran milagro de la transubstanciación.
545.- ¿Qué sigue después de esta oración?
Sigue la Consagración que es el momento más solemne del Santo Sacrificio.

LA CONSAGRACIÓN “DIOS CON NOSOTROS”
I.- LA CONSAGRACIÓN DEL PAN
546.- ¿Cómo llama Santo Tomás de Aquino a la CONSAGRACIÓN?
La llama el más grande de los milagros.
547.- ¿Qué hace el Sacerdote en el acto de la CONSAGRACIÓN?
Imita cuanto le es posible la acción de Jesucristo en la Ultima Cena; y procede a la Consagración del pan, diciendo: “EL CUAL LA VÍSPERA DE SU PASIÓN, TOMÓ EL PAN EN SUS SANTAS Y VENERABLES MANOS, Y LEVANTANDO SUS OJOS AL CIELO, A TI DIOS PADRE SUYO TODOPODEROSO, DÁNDOTE GRACIAS, LO BENDIJO, LO PARTIÓ Y LO DIO A SUS DISCÍPULOS, DICIENDO: TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL: PORQUE ESTO ES MI CUERPO”.
548.- ¿Qué carácter tiene esta acción en la Misa?
Tiene un carácter presente y real no solamente conmemorativo e histórico.
549.- ¿Qué milagro se verifica por las palabras de la CONSAGRACIÓN que el Sacerdote dice?
Por las palabras de la CONSAGRACIÓN que el Sacerdote dice en persona de Cristo, toda la substancia del pan, se convierte en toda la substancia del Cuerpo de Cristo. Esto es de fe.
550.- ¿Qué queda del pan después de la CONSAGRACIÓN?
Quedan únicamente las especies o apariencias: color, forma, tamaño, sabor, olor y peso.
551.- ¿Qué es la Hostia consagrada?
Es ya “el pan vivo bajado del cielo”, es cristo vivo.
552.- ¿Qué hace el Sacerdote después de la Consagración del pan?
Se arrodilla para adorar a Cristo presente en el Altar y después, eleva la Hostia para que el pueblo la vea y adore.


II.- LA CONSAGRACIÓN DEL VINO
553.- ¿A qué procede el Sacerdote después de la Elevación de la Hostia?
Procede inmediatamente a la Consagración del vino, que está en el Cáliz.
554.- ¿Cómo son las ceremonias que acompañan a la CONSAGRACIÓN del vino?
Se parecen mucho a las de la Consagración del pan, aunque la fórmula consacratoria es algo más larga y explicativa.
555.- Decid la fórmula para la CONSAGRACIÓN del vino.
DE UN MODO SEMEJANTE, ACABADA LA CENA, TOMANDO ESTE EXCELENTE CÁLIZ EN SUS SANTAS Y VENERABLES MANOS: DÁNDOTE IGUALMENTE GRACIAS LO BENDIJO Y DIO A SUS DISCÍPULOS, DICIENDO:
“TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL; PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, DEL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO (MISTERIO DE FE) QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
556.- ¿Qué prodigio se obra por la virtud de las palabras que el Sacerdote dice?
Se obra la transubstanciación del vino, y en el Cáliz está la Sangre de Jesús, Sangre que ha sellado la nueva y eterna alianza entre Dios y los hombres.
557.- ¿Qué debemos notar en la doble CONSAGRACIÓN del pan y del vino?
Que en esta doble Consagración, está la esencia del Sacrificio de la Misa. Jesús, pues, se acaba de inmolar místicamente en el Altar.
558.- ¿Qué objeto tienen las ceremonias que acompañan a la doble CONSAGRACIÓN?
Tienen por objeto darnos a entender que los hombres acá en la tierra debemos hacer con la Santísima Eucaristía, lo que los ángeles hacen en el cielo con la Santísima Trinidad: alabarla, adorarla rendidamente y tributarle fervientes acciones de gracias.
559.- ¿Qué palabras dice el Sacerdote después de la CONSAGRACIÓN del vino y mientras se arrodilla para adorar al Santísimo Sacramento?
Las mismas palabras que Cristo pronunció en la Ultima Cena después de la Consagración: “cuantas veces hiciereis estas cosas, las haréis en memoria de mi”.
560.- ¿Qué nos enseñan estas palabras y las ceremonias que las acompañan?
Nos enseñan que con ellas instituyó Cristo el sacerdocio oficial cristiano.
561.- ¿Por qué decimos esto?
Porque con estas palabras, Jesús confirió a los Apóstoles y a sus sucesores el poder de ofrecer y celebrar el Santo Sacrificio de la Misa.
562.- ¿Qué nos enseña acerca de esto Santo Tomás de Aquino?
Santo Tomás nos enseña que quiso Cristo instituir este Sacrificio cuya celebración confió únicamente a los sacerdotes, los cuales deben alimentarse con la Víctima y darla a comer a los demás.

 
FIN DEL CANON
I.- LA ANAMNESIS - Recuerdo de la Obra de la Redención
563.- ¿Qué sigue a la doble Elevación de la Hostia y del Cáliz?
La “Anamnesis”, que es el recuerdo de la Redención.
564.- ¿Con qué palabras comienza la oración llamada “Anamnesis”?
Con estas palabras: “Por tanto, Señor, nosotros tus siervos y también tu pueblo santo, en memoria...”
565.- Recitad la primera parte de la “Anamnesis”.
Por tanto, Señor, nosotros siervos tuyos, y también tu pueblo santo, en memoria así de la bienaventurada pasión del mismo Jesucristo tu Hijo y Señor nuestro, como de su resurrección de entre los muertos, y también de su gloriosa ascensión a los cielos: ofrecemos a tu excelsa Majestad, de tus mismos dones y dádivas, esta Hostia pura, Hostia santa, Hostia inmaculada; el pan santo de la vida eterna y el Cáliz de perpetua salvación.
566.- ¿Cuál es la segunda parte de la Anamnesis?
Hacia los cuales dígnate, Señor mirar con rostro propicio y sereno, y aceptarlos, así como te dignaste aceptar los dones de tu siervo el inocente Abel, y el sacrificio de nuestro Patriarca Abraham; y el que te ofreció tu sumo sacerdote Melquisedec: sacrificio santo, hostia inmaculada.
567.- Decidme la última parte de la Anamnesis.
Rogámoste con todo rendimiento, omnipotente Dios, mandes sean llevados estos dones por las manos de tu santo Angel a tu sublime Altar (el cielo), ante la presencia de tu divina Majestad; para que todos los que participando de este Altar (de la tierra) recibiéremos el sacrosanto Cuerpo y Sangre de tu Hijo, seamos llenos (se santigua) de toda bendición celestial y gracia. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.
568.- ¿Qué fin tiene esta oración?
Cumplir con el recuerdo que Jesucristo quiere que se haga de su obra redentora.
569.- ¿De cuántas partes consta la “Anamnesis”?
De tres partes: el recuerdo, el ofrecimiento y la petición.
570.- ¿Qué recordamos en ella?
Recordamos, la Obra Redentora de Jesús, es decir, su vida entera y particularmente su Pasión, Resurrección y Ascensión al cielo.
571.- ¿Qué ofrecemos a Dios en esta oración?
Ofrecemos al Padre celestial la Víctima divina inmolada en el Altar, que integralmente está formada por Cristo, por el Sacerdote celebrante y por todos los fieles, miembros del Cuerpo Místico.
572.- ¿Qué pedimos en la “Anamnesis”?
Pedimos al Padre que acepte el Sacrificio Eucarístico como se dignó aceptar las más célebres ofrendas del Antiguo Testamento, que eran su figura; y pedimos también que el Angel que preside el Sacrificio presente ante Dios en el cielo, las oraciones del Sacerdote y del pueblo.
 

 

II.- LOS MEMENTOS - Después de la Consagración
573.- ¿Qué hace el Sacerdote después de la Anamnesis?
Recuerda ante el Padre Celestial a los difuntos, a los fieles militantes y a los santos del cielo. A estos recuerdos los llamamos “Mementos”.
574.- ¿Con qué objeto se recuerda a los difuntos?
Con objeto de pedir para ellos el cielo, lugar de refrigerio, de la luz y de la paz.
575.- ¿Qué objeto tiene el recuerdo de los fieles militantes?
Pedir al Padre celestial que por su infinita misericordia les conceda participar con los santos, de la felicidad eterna.
576.- Y a los santos del cielo, ¿para qué se les nombra?
Para insistir con Dios en que dé a los vivos y a los difuntos una felicidad igual a la que los santos gozan, apoyando nuestras súplicas en los méritos de Cristo, nuestro único Mediador. A esta parte del Canon, la llamamos también “mementos”, palabra que significa “recuerdos”.
577.- Dígase por partes los “Mementos”.
1ª Parte: - “Acuérdate, también, Señor, de tus siervos y siervas N. y N. que nos precedieron con la señal de la fe, y
duermen ya el sueño de la paz”.
2ª Parte: - “Pedímoste, Señor, que a éstos y a todos los que descansan en Cristo les concedas el lugar del refrigerio, de la luz y de la paz”.
3ª Parte: - “También a nosotros pecadores siervos tuyos, que esperamos en la abundancia de tus misericordias, dígnate darnos alguna parte y compañía con tus Santos Apóstoles y Mártires: Juan, Esteban, Matías, Bernabé, Ignacio, Alejandro, Marcelino, Pedro, Felicidad, Perpetua, Agueda, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, y de todos tus Santos: en cuya compañía te pedimos nos recibas, no como apreciador de méritos sino como perdonador que eres de nuestras culpas. Por Cristo Señor nuestro”.


III.- LA DOXOLOGÍA FINAL
578.- ¿Qué se hacía antiguamente en este momento de la Misa?
Presentaban los fieles cristianos ofrendas materiales, para que fuesen bendecidas, y por eso continúa la oración con las palabras: “Por el Cual creas siempre todos estos dones...”
579.- Decidme la continuación: “Por el Cual creas siempre...”
“Por el Cual creas siempre, Señor. todos estos bienes, los santificas, los vivificas, los bendices y nos los repartes”.
580.- ¿Qué sigue a la oración “por el cual creas siempre...”?
Después de la petición contenida en esa oración, se termina el Canon con una hermosa Doxología en que se aclama de manera más completa y solemne la gloria de Dios.
581.- Decidme esa hermosa Doxología.
“Por El mismo, y con El mismo, y en El mismo, a ti Dios Padre todopoderoso en unidad del Espíritu Santo (te sea dada) toda honra y gloria, por los siglos de los siglos. Amén”.
582.- ¿Qué ceremonias acompañan a esta Doxología?
El Sacerdote la dice después de haber hecho una genuflexión, y mientras la dice, con la Hostia entre los dedos forma tres cruces sobre el Cáliz y dos entre el Cáliz y su pecho, y por fin eleva medianamente la Hostia y el Cáliz juntamente.
583.- ¿Qué responde la Asamblea al fin de la Doxología?
La Asamblea responde: “amén”.
584.- ¿Qué significado tiene aquí el “Amén”?
Es aquí el “amén” un acto de fe, un asentimiento al misterio que se acaba de realizar y una ratificación a las preces del Sacerdote.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN
PRIMERA PARTE
I.- EL PATER NOSTER Y LA ORACIÓN "TE ROGAMOS SEÑOR, NOS LIBRES..."
585.- ¿Qué viene en la Misa después del Canon?
Comienza con la preparación para la Comunión.
586.- ¿Cuál es la mejor preparación para la "Comunión"?
La mejor preparación para la Comunión es la oración, y la fórmula escogida por la Iglesia ha sido el "Pater Noster".
587.- ¿Por qué se habrá elegido el "Pater Noster"?
Porque siendo una oración perfecta, encierra en sí todas las peticiones que podemos hacer a Dios en la Comunión.
588.- ¿Qué sigue al "Pater Noster"?
La oración: "Líbera nos..." que es el desarrollo de la última petición del Pater noster".
589.- Decid la oración "Líbera nos..."
Te rogamos, Señor, nos libres de todos los males pasados, presentes y venideros: y por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen Madre de Dios, María, con tus bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo, y Andrés, y todos los Santos danos propicio la paz en nuestros días: para que ayudados con el auxilio de tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado, y seguros de toda perturbación. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo Hijo tuyo, que como Dios vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo por todos los siglos de los siglos. Amén.
590.- ¿Qué pedimos a Dios en esta oración?
Le pedimos por la intercesión de la Santísima Virgen María y de los santos, que nos libre de los males pasados, presentes y venideros.
591.- ¿Qué entendemos por MALES PASADOS?
Nuestros pecados pasados y sus consecuencias.
592.- ¿Qué entendemos por MALES PRESENTES?
Todos los males interiores y exteriores.
593.- ¿Qué entendemos por MALES VENIDEROS?
Todos aquellos males que podrían apartarnos de Dios.


II.- LA FRACCIÓN DEL PAN
594.- ¿Qué hace el Sacerdote antes de concluir la oración "Líbera nos..."?
Divide la Hostia en tres partes, y la más pequeña la deja caer dentro del Cáliz, diciendo al hacer tres cruces: "Que la paz del Señor sea siempre con vosotros".
595.- ¿Qué responde a esto la Asamblea?
La Asamblea, por medio del ministro en las Misas rezadas y por medio del Coro en las solemnes y cantadas, responde diciendo: "Y con tu espíritu".
596.- ¿Qué oración dice el Celebrante, mientras mezcla las especies sacramentales?
La siguiente oración: "Esta mezcla y consagración del Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, a nosotros cuando la recibamos, sírvanos para la vida eterna. Amén".
597.- ¿Qué significa y figura la reunión de las especies sacramentales en este acto de la Misa?
Así como el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo que se consagran separadamente, nos dan a entender la muerte de Cristo, la reunión de las especies, figura su gloriosa Resurrección.


III.- EL AGNUS DEI


598.- ¿Qué viene después de esta ceremonia?
La triple invocación: "cordero de dios que quitas los pecados del mundo...", en la que con fervorosa insistencia pedimos al Señor nos conceda la Paz que encierran todos los dones.
599.- ¿Qué se recuerda a Jesús en esta oración?
Se le recuerda su Sacrificio.
600.- En las Misas de Difuntos, ¿qué repetimos en esta plegaria?
El eterno descanso para las almas de los difuntos.

LA COMUNIÓN

Comunión de los fieles.
I.- LAS ORACIONES PREPARATORIAS A LA COMUNIÓN
601.- ¿Qué sigue después de Agnus Dei?
Las oraciones preparatorias a la Comunión que son tres.
602.- ¿Qué sentido tiene la primera oración?
La primera oración está inspirada en el discurso de Nuestro Señor después de la Cena; se pide en ella la paz, aquella paz que Cristo dejó a sus Apóstoles y que no es otra sino la paz de la conciencia.
603.- ¿Qué ceremonia sigue en las misas solemnes después de esta oración?
En las misas solemnes, terminada esta oración se da el beso de paz.
604.- ¿Qué significado tiene el beso de paz?
Tiene un doble significado:
1º.- Nuestra reconciliación con Dios y con los prójimos; y
2º.- La estrecha unión que debe existir entre todos los cristianos a quienes San Pablo llama, "...miembros de la familia de la Fe".
605.- ¿En qué misas no se dice la primera oración para antes de la Comunión?
Esta oración no se dice en las misas de difuntos, ni se da tampoco el beso de paz.
606.- ¿Qué sentido tiene la segunda oración?
En la segunda oración, se recuerda el misterio de la Encarnación y el de la Redención, y se pide que se realicen en nosotros los efectos de estos misterios por medio de la Comunión.
607.- ¿Qué se pide en la tercera oración?
Que la Comunión se convierta para nosotros en una verdadera protección para nuestro cuerpo y para nuestra alma y suplicamos también a Dios nos libre de comulgar en pecado.


II.- LA COMUNIÓN DEL SACERDOTE


608.- ¿Qué hace el Sacerdote después de las oraciones preparatorias?
Comulgar primeramente el Sacratísimo Cuerpo de Jesús, y después la Preciosa Sangre, recogiéndose para adorar interiormente a Cristo presente en su corazón.


III.- LA COMUNIÓN DE LOS FIELES Y LA ANTIFONA "COMMUNIO"
609.- ¿Qué sigue a la Comunión del Sacerdote?
La Comunión de los fieles que es parte integrante del Sacrificio.
610.- ¿Cuáles son los deseos de la Iglesia a este respecto?
La Iglesia desea que la Comunión de los fieles se administre siempre durante la Misa.
611.- ¿Cuál es el motivo de este deseo?
La Misa y la Comunión no deberían ser separadas porque no son más que la renovación y continuación de la Ultima Cena.
612.- ¿Por qué conviene Comulgar en la Misa?
Porque la Comunión es el medio por excelencia de participar en el Sacrificio.
613.- ¿Qué efectos produce en el alma la Comunión unida al Sacrificio?
Produce en el cristiano un aumento de bendiciones y de gracias Eucarísticas, puesto que nada puede prepararnos tan dignamente a recibir las gracias del Sacramento como la participación en el Santo Sacrificio.
614.- ¿Qué sigue a la Comunión del Sacerdote y de los fieles?
A la Comunión del Sacerdote y de los fieles siguen las "abluciones", palabra que quiere decir "purificacion".
615.- ¿Qué fin tienen las Abluciones?
Tiene dos fines: un fin externo y un fin interno o espiritual.
616.- ¿Cuál es el fin externo de las Abluciones?
Purificar la boca y los dedos del Sacerdote y también el Cáliz a fin de que no quede en ellos alguna partícula de la Preciosa Sangre.
617.- ¿Cuál es el fin interno o espiritual de este acto?
Pedir por medio de las oraciones que reza el Sacerdote mientras hace las "abluciones" que Dios nos conceda que la gracia del Sacramento borre de nuestra alma hasta el más leve vestigio de pecado, y permanezca en nosotros constantemente.
618.- ¿Qué hace el Sacerdote después de las Abluciones?
Cubre el cáliz con el velo y poniendo encima la bolsa de los Corporales lo coloca en medio del Altar.
619.- ¿A dónde se dirige después?
Después con las manos juntas se acerca al Misal, que el Ministro ha pasado al lado de la Epístola, y lee en él el verso "Communio" o antífona de la Comunión.
620.- ¿Qué es el verso Communio?
Era la antífona que antiguamente se cantaba alternando con un Salmo entero, mientras se repartía la Comunión a los fieles.
621.- ¿De qué forma parte ahora el verso Communio?
Forma parte de la Acción de Gracias.


ACCIÓN DE GRACIAS Y FIN DE LA MISA
I.- LA POSTCOMUNIÓN
622.- ¿Qué hace el Sacerdote después del verso Communio?
Va al medio del Altar, lo besa y vuelto a la Asamblea la saluda con el “dominus vobiscum”.
623.- ¿Qué objeto tiene este Dominus vobiscum?
Tiene por objeto invitar a los asistentes a tomar parte en la oración llamada “post comunión”, que dice inmediatamente después.
624.- ¿Qué es la Post Comunión?
Es la oración prescrita por la Iglesia como parte principal de la Acción de Gracias, y forma parte del “Propio de la Misa”.


II.- EL “ITE, MISSA EST”
625.- ¿Qué sigue después de la Post Comunión?
Después de la Post Comunión sigue la conclusión de la Misa que consta de tres partes: despedida, bendición y último evangelio.
626.- ¿En qué consiste la despedida?
El Celebrante, terminada la Post Comunión, vuelve al medio del Altar lo besa y vuelto hacia la Asamblea la saluda por última vez con el “dominus vobiscum” y una vez recibida la respuesta acostumbrada dice: “ite, missa est”
627.- ¿Qué quieren decir las palabras: “Ite, Missa est”?
Estas palabras quieren decir: “idos, se acabó la misa”.
628.- ¿Qué responde la Asamblea a estas palabras?
La Asamblea responde diciendo: “deo gratias”, es decir, “gracias sean dadas a dios”.
629.- ¿Qué importancia tiene para nosotros la despedida?
Una grandísima importancia, debemos considerarla como la “mision de los creyentes”.
630.- ¿Cuál es pues, el sentido de las palabras “Ite, Missa est”?
Su profundo sentido es este: ya terminó el sacrificio del hijo de Dios; idos ahora vosotros que ahora comienza la misa de vuestra vida, comienza vuestra misión, llevad a los demás lo que habéis recibido: luz, caridad, gracias.
631.- ¿Cómo debemos interpretar la respuesta de la Asamblea?
Esa respuesta es una cordial expresión de gratitud por los beneficios del Santo Sacrificio.
632.- ¿El “Ite, Missa est” se dice como despedida en todas las misas?
El “Ite, Missa est” se dice solamente en las misas que tienen “Gloria in excelsis”; en las que no lo tienen la despedida es:
“benedicamus domino”. (Bendigamos al Señor). La respuesta de la Asamblea es la misma.
633.- En las misas de difuntos, ¿qué se dice o canta en vez de la despedida?
En dichas Misas se dice o canta en vez de la “despedida”: “descanse en paz” y la Asamblea responde: “amén”.
634.- ¿Qué hace el Sacerdote terminada la despedida?
Reza una última oración en la cual pide a la Santísima Trinidad acepte con agrado el Sacrificio que acaba de ofrecerse y a la vez, por medio de esta oración, invita a los asistentes a que examinen su conciencia sobre la manera con que ha participado en el Sacrificio.
635.- ¿Qué hace después de esta oración?
Bendice a la Asamblea diciendo: “Os bendiga Dios Todopoderoso; Padre e Hijo y Espíritu Santo. Amén.
636.- ¿Qué debemos saber acerca de la Bendición?
Que en la Bendición de Dios se cifra la gracia del Santo Sacrificio y que esta Bendición es la despedida que el Padre Dios da a sus hijos, quienes salen ahora al mundo a trabajar y a luchar en la vida diaria.
637.- ¿Cómo debemos recibir la bendición sacerdotal?
Con muy grande espíritu de fe.

III.- LA BENDICIÓN Y EL ÚLTIMO EVANGELIO

Bendición al final de la Misa.
638.- ¿Cómo termina por fin la Misa?
Con la lectura del Ultimo Evangelio.
639.- ¿Qué se propone la Iglesia con la lectura del Ultimo Evangelio?
Quiere la Iglesia que los fieles al abandonar el santo templo de Dios, lleven la idea de la grandeza y excelsitud de Cristo.
Esta consideración les ayudará en su alma a mantener la gracia del Sacrificio.
640.- ¿Qué hace el Sacerdote terminado el Último Evangelio?
Arrodillado en la última grada del Altar, reza las “Preces” ordenadas por el Papa, pidiendo la libertad y triunfo de la Iglesia y la conversión de los pecadores. Dichas preces solamente se rezan después de las misas que no tienen ningún carácter de solemnidad.


EL PRECEPTO DE LA IGLESIA


I.- OBJETO DEL PRECEPTO
641.- ¿Qué ordena la Iglesia a los fieles con respecto a la Santa Misa?
Nos manda oír la Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar.
642.- ¿Cómo obliga este precepto de la Iglesia?
Obliga bajo la pena de pecado mortal. Así pues, peca mortalmente el que no oye Misa entera en dichos días.
643.- ¿A quiénes obliga este precepto?
A todos los fieles cristianos desde los siete años de edad en adelante, si no están legítimamente impedidos.
644.- ¿Cuántas y cuáles son las Fiestas de Precepto para la Iglesia universal?
Las Fiestas de Precepto, según el Código Canónico, son eran las 10 siguientes: la circunsición del señor (1º de enero); la epifanía o santos reyes (6 de enero); señor san José (19 de marzo); la ascensión del señor (movible); corpus Christi (movible); san Pedro y san pablo (29 de junio); la asunción de maría santísima (15 de agosto); la fiesta de todos los santos (1º de noviembre); la inmaculada concepción de maría (8 de diciembre); y la navidad o nacimiento del niño dios (25 de diciembre).
De éstas, ahora son de precepto 4: la circunsición del señor (1º de enero); corpus Christi (movible); la navidad o nacimiento del niño dios (25 de diciembre).
645.- ¿Hay para la República Mexicana algún día de precepto especial?
Sí, la FIESTA DE NUESTRA MADRE SANTÍSIMA DE GUADALUPE (12 de diciembre).

 

II.- CÓMO SE CUMPLE CON EL PRECEPTO DE OÍR MISA
646.- ¿Cuántas condiciones se requieren para cumplir con el Precepto de oír Misa?
Las cinco condiciones siguientes:
1º - intención;
2º - debida atención;
3º - oír la misa entera;
4º - presencia corporal; y
5º - lugar debido.
647.- ¿En qué consiste la “Intención”?
En asistir a la Misa con el deseo de obedecer a Dios y a la Iglesia nuestra Madre.
648.- ¿Qué se entiende por “debida atención”?
Asistir al Santo Sacrificio con el respeto debido, es decir, no estar en estado de embriaguez, ni medio dormido, ni hablando constantemente con los demás, ni distrayéndose voluntariamente.
649.- ¿Qué pretende la Iglesia al decirnos que debemos “oír la Misa entera”?
La mente de la Iglesia es que los fieles asistan a la Misa desde el “In nomine Patris...” hasta el “Ultimo Evangelio”. No obstante cumple con el Precepto quien por causa justa y razonable solamente asiste al Sacrificio desde el Evangelio en adelante.
650.- ¿Qué se entiende por “presencia corporal”?
Esto quiere decir que se debe estar en el Templo, o unido a la multitud que en él se encuentra, aun cuando por la concurrencia y la distancia no se alcance a ver al Sacerdote celebrante.
651.- ¿Qué se entiende por “lugar debido”?
Por “lugar debido” entendemos que solamente se cumple con el Precepto, oyendo la Misa en una Iglesia u Oratorio Público o Semi-público. En los Oratorios privados solamente cumplen con el precepto las personas que tengan privilegio concedido por la Santa Sede.


 III.- EN QUÉ CASOS NO OBLIGA EL PRECEPTO DE OÍR MISA
652.- ¿En qué casos no obliga el Precepto de oír Misa?
Tres son las causas que excusan de oír Misa: la imposibilidad física, la imposibilidad moral y motivos de caridad.
653.- ¿Qué entendemos por “imposibilidad física”?
La enfermedad, cuando la salida de la casa podía acarrear mayores males; la falta de libertad, -los presos no pueden asistir a la Misa-.
654.- ¿En qué consiste la “imposibilidad moral”?
Por “imposibilidad moral” podemos entender todo temor de grave perjuicio.
655.- ¿Qué “motivos de caridad” dispensan la asistencia a la Misa?
El cuidado de los enfermos y de los niños pequeñitos, cuando no hay modo de hacerse substituir en estos oficios.
656.- ¿Se puede suplir la Misa con algún otro acto de devoción?
La Misa no se suple con ningún otro acto de devoción. Yerran pues, quienes piensan que suplen perfectamente la Misa rezando el Rosario, el Viacrucis, o haciendo cualquier otro acto de devoción.

 

LA MISA: MEDIO DE SANTIFICACIÓN
I.- QUÉ COSA ES LA SANTIFICACIÓN
657.- ¿Cuál es nuestra primera obligación como cristianos?
Trabajar activamente para llegar a ser santos.
658.- ¿Quién nos impone la obligación de ser Santos?
Dios mismo nos impone esta obligación de una manera terminante y frecuentemente repetida en los Libros de la Sagrada Escritura.
659.- ¿Qué nos dice el Apóstol san Pablo sobre esto?
San Pablo nos dice: “Esta es, pues, la voluntad de Dios, vuestra santificación”.
660.- ¿En qué consiste la santificación?
La santificación consiste en poseer la gracia en nuestra alma y hacer que todas nuestras obras den gloria a Dios.
661.- ¿Qué obra en nosotros la gracia?
El Apóstol San Pedro nos enseña que “la gracia nos hace participantes de la Naturaleza Divina”.
662.- ¿Cómo debemos corresponder a este gran favor de Dios?
La gratitud debe hacernos trabajar libre y espontáneamente en la obra de nuestra santificación.

II.- CÓMO NOS SANTIFICAMOS
663.- ¿Cómo nos santificamos?
Evitando el pecado, para conservar en nuestra alma la vida de la gracia, que es Vida Divina. Y procurando aumentar en nuestra alma la gracia, mediante el amoroso cumplimiento de los Mandamientos de Dios y las obligaciones de nuestro propio estado.


III.- CÓMO NOS SANTIFICA LA MISA
664.- ¿Qué medios instituyó Jesucristo para darnos y aumentarnos la gracia?
El Santo Sacrificio de la Misa y los Siete Sacramentos.
665.- ¿Es de gran importancia la Misa para nuestras almas?
Sí es de gran importancia para nuestras almas, puesto que es para nosotros la fuente de la gracia que nos santifica.
666.- ¿Cómo podemos hacer para que la Misa sea para nosotros el medio por excelencia de santificación?
Dos cosas: participar activa y frecuentemente en el Santo Sacrificio y convertir nuestra vida en una misa continuada.
667.- ¿Qué es necesario para participar activamente en el Santo Sacrificio?
Primero y ante todo, tener un conocimiento serio y claro del Santo Sacrificio de la Misa;
2º - Entender perfectamente el significado de cada una de las partes de la Misa, para saber ofrecer la Víctima y ofrecernos víctimas con la Víctima; y
3º - Participar de la Víctima inmolada comulgando dentro de la Misa.
668.- ¿Qué quiere decir “convertir nuestra vida en una misa continuada”?
“Convertir la vida en una misa continuada”, quiere decir: “Vivir nuestra misa”, o sea, hacer actuales a toda hora y en todo lugar, las gracias recibidas en el Santo Sacrificio.
669.- ¿Cómo podemos hacer actuales estas gracias?
Venciendo nuestras pasiones, cumpliendo todos nuestros deberes por amor a Dios, y ofreciéndonos al Padre como víctima en unión de Jesucristo, bajo la acción del Espíritu Santo.
Laus Deo

A modo de anexo

Una Breve Historia de la Misa1


1 Aunque no es importante, consideramos interesante publicar éste pequeño fragmento de historia sobre la Misa para comprender brevemente de dónde viene y cómo, los elementos de la liturgia romana, nos instruye. (Fragmento del libro “Los problemas con la nueva misa” del Dr. Rama P. Coomaraswamy).
2 También llamada «la Misa de Todos los Tiempos» (porque se remonta a los Apóstoles en sus elementos esenciales —aunque es eterna en su naturaleza), la «Misa Tridentina» (sólo porque en el siglo XVI el Concilio de Trento [Tridentum en latín] ordenó «codificarla»), «la Misa de Pío V» (después del Papa que de hecho la «codificó» en 1570), y en ocasiones (pero vaga e incorrectamente) la «Misa latina» (incorrectamente, porque cualquier rito puede traducirse al latín y porque el propio Novus Ordo Missae se emitió originalmente en latín).
«Misa Romana» la llama el liturgista Mons. Klaus Gamber, Director del Instituto Litúrgico de Ratisbona, quién hace una interesante observación que nos parece importante transcribir: «Propiamente hablando una Misa Tridentina o de San Pío V no existió nunca, ya que, siguiendo las instancias del Concilio de Trento, no fue formado un Novus Ordo Missae, dado que el Missale sancti Pii V no es más que el Misal de la Curia Romana, que se fue formando en Roma muchos siglos antes, y difundido especialmente por los franciscanos en numerosas regiones de Occidente. Las modificaciones efectuadas por San Pío V son tan pequeñas, que son perceptibles tan sólo por el ojo de los especialistas.» (nota del editor Stat Veritas)

Misa del Papa San Gregorio Magno.

No hay en la Misa Tradicional2 ninguna palabra ni frase, ni un solo acto del celebrante, ni ningún adorno del altar o del sacerdote, que carezca de significado. Eso conlleva naturalmente que cada palabra y acción del sacerdote también sean significantes. La Misa recapitula la historia entera de la Redención. Por ejemplo, cuando se hacen 33 signos de la cruz, es para conmemorar el número de años que Nuestro Señor pasó en la tierra. Cuando el sacerdote extiende sus manos sobre el cáliz mientras recita el Hanc Igitur, está recapitulando la acción del Sumo Sacerdote de los judíos que ponía sus manos sobre el chivo sacrificial para transferirle los pecados del pueblo. (El «chivo expiatorio», que prefigura a Cristo, era adornado con una cinta roja —como Cristo fue cubierto con mofa con una clámide roja durante Su proceso— y después llevado al desierto donde era despeñado desde un alto precipicio como sacrificio.) Cuando el sacerdote mira al altar durante el Sacrificio (excepto cuando se vuelve para traernos las bendiciones que proceden de allí), es porque la acción está ocurriendo sobre el altar, y el sacerdote es, como Cristo al cual representa, un Intermediario entre nosotros y Dios Padre. Si el altar mira tradicionalmente al Este, es porque ésta es la dirección del Sol Naciente que, como la «la luz del mundo», es un símbolo de Nuestro Señor que es la verdadera «Luz del Mundo». En cuanto al altar (no es una «mesa»), nosotros sabemos por el rito tradicional de consagración de altares católicos que nuestro altar está vinculado al altar de Moisés y también al de Jacob (la almohada* de Jacob) —y que el altar eterno es, él mismo, el cuerpo de Cristo que está situado «en el centro del mundo» —el axis mundi— para que toda la creación sea, como era, periférica a la Misa «eterna» y capaz así de ser unificada a través de la acción divina. (Como dice Sto. Tomás en su Homilía para el Segundo domingo de Adviento, «Todas esas cosas que para nosotros son desatinadas, son atinadas para Él».) Si se usan seis velas en la Misa mayor, es porque esto representa la integración del Menorah judío, o candelabro de siete brazos, en el Sacrificio de Cristo Nuestro Señor, que es y substituye al central o Séptima Vela. Si el sacerdote se viste al modo real durante el rito, es porque representa a Cristo Rey. Ya no es un individuo (por ejemplo, «el P. Roberto», etc.), sino un alter Christus, «otro Cristo». El sacerdote no purifica sus manos en balde antes de realizar el Sacrificio, ni por vanas razones limpia el cáliz con cuidado exquisito después de consumir las Sagradas Especies. Ninguno de estos actos es invención de hombres.
Como el Abad Guéranger dice: «estas ceremonias se remontan hasta los Apóstoles». De igual modo, encontramos a la gran autoridad sobre la Misa, el Padre Nicolás Gihr, diciendo:

* La piedra que utilizó Jacob como almohada durante el sueño en que tuvo la visión de la escala.
3 Dr. Nicolás Gihr, op. cit. Debe agregarse que la Revelación cristiana cesó con la muerte del último Apóstol, y no con la muerte de Cristo.
4 Citado por Patrick H. Omlor, Interdum, Edición No. 7, Menlo Park, CA.
5 Por otra parte hay considerables evidencias de que la Misa era considerada demasiado sagrada para ser puesta por escrito.

El ejemplo de Cristo era para los Apóstoles la norma en la celebración del Sacrificio. Ellos hicieron, primero, sólo lo que antes había hecho Cristo. Según Sus instrucciones y bajo la inspiración del Espíritu Santo, observaron además otras cosas, a saber, según las circunstancias ellos agregaron varias oraciones y observancias para celebrar los Sagrados Misterios tan digna y edificantemente como fuera posible. Esas partes constitutivas del rito sacrificial que se encuentran en todas las liturgias antiguas tienen su origen indiscutiblemente en los tiempos apostólicos y la tradición: los rasgos esenciales y fundamentales del rito sacrificial, introducidos y aumentados por los Apóstoles, estaban conservados con fidelidad y reverencia en las bendiciones místicas, el uso de las luces, el incienso, las vestiduras y muchas cosas de esa naturaleza que ella [la Iglesia] emplea por la prescripción Apostólica y por tradición.
3 Mientras que a veces se agregaron ciertas oraciones a la Misa Tradicional, es bien conocido que su núcleo central o «Canon» permaneció fijo e inalterado desde los primeros días. Según Sir William Palmer, un historiador no católico:

No parece nada desatinado pensar que la Liturgia romana, como se usaba en tiempos de [el Papa San] Gregorio Magno [590-604], pudiera haber existido desde la más remota antigüedad, y quizás haya casi tan buenas razones por remitir su composición original a la Edad Apostólica.
4 En cuanto a los hechos, la investigación histórica, tanto la católica como la protestante, ha mostrado que la Misa Tradicional data de antes de, al menos, el siglo cuarto. (Antes de ese tiempo, la Iglesia estaba sometida a una persecución severa, y por consiguiente los archivos históricos son escasos.5) Desde entonces hasta 1962, cuando el Papa Juan XXIII agregó el nombre de S. José al Canon de la Misa, un total de 26 palabras se han agregado al Canon Tradicional, por los Papas S. León (440-461) y S. Gregorio Magno (590-604). De este modo, como el Concilio de Trento declara exactamente, el Canon «está compuesto por las mismas palabras del Señor, la tradición de los Apóstoles y las instituciones pías de los santos pontífices». En el curso de la historia se han hecho además algunas adiciones —aunque nunca ninguna resta. Como resultado, el Concilio de Trento ordenó que «todas esas adiciones deben ser quitadas, y que la Iglesia debe establecer firmemente el uso de la Misa como era en tiempos de S. Gregorio» (590-604).

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Religión Católica
Comenta este artículo

Comentarios