Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

442px-Emblem of the Papacy SE svgBienvenido a este blog de actualidad religiosa,de filosofía, de combate de la Verdad contra la secta modernista del "Concilio Vaticano II", de honor, amor y fidelidad al Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica, y de discusión sobre la actualidad de Méjico.
   Este blog pretende también reunir las direcciones de los centros de Misa y de sacerdotes NON UNA CUM, celebrando el Santo Sacrificio en total desunión a "Benedicto XVI" en México.

   No reconocemos, pues, la legitimidad de la autoridad de los "Papas del Concilio" Vaticano II. Estamos ciertos de que solamente esta posición, también llamada sedevacantismo, es la posición teológica que responde perfectamente a la situación actual de la Autoridad en la Iglesia, en particular detallada por la Tesis de Cassiciacum.

   Le invitamos a leer nuestro blog detalladamente. Permítanos presertarle nuestra postura teológica.

   Sea a la mayor gloria de Dios: 


El equipo de México y Tradición

Archivos

6 octubre 2011 4 06 /10 /octubre /2011 05:08

Queremos difundir la siguiente información del P. Dizán Vásquez L. a través de este medio para que sea una herramienta en nuestra lucha contra las sectas protestantes que están destruyendo a nuestro país. Les solicitamos su difusión masiva para salvaguardar la fe de millones de mexicanos confundidos por la herejía protestante.

El Equipo de México y Tradición.

roma.jpg

REFERENCIA
CATOLICO: ¡DEFIENDE TU FE!
Pbro. Dizán Vásquez L.
Como responder al proselitismo sectario
La Nueva Librería Parroquial de Clavería
Editorial Basilio Núñez S.A. de C. V.

Introducción

Se recopilan  en este libro una serie de temas en que poco a poco hemos ido dando respuesta a algunas de las objeciones mas frecuentes que ponen a los católicos ciertos protestantes proselitistas, especialmente a los de tipo sectario. La constante queja y petición de muchos católicos que se acercan a sus pastores en busca de ayuda nos movió a emprender esta laboriosa tarea.
     Estos temas se editaron primero en forma de fichas sueltas, que tuvieron gran aceptación en toda la República Mexicana y más allá de nuestras fronteras. Ahora las publicamos en un libro  agrupándolas por la unidad de su contenido, y, sobre todo, hemos añadido muchos temas nuevos.
     Esperamos que estos temas orienten de veras a muchos católicos que se ven asediados continuamente por propagandistas sectarios, que cuestionan con insistencia, y a veces con agresividad, nuestra fe católica.
     La invasión de sectas, venidas casi siempre del vecino país del norte, es ya un fenómeno alarmante del que muchos pastores de la Iglesia parece que no acaban de darse cuenta. A veces da la impresión que ven con indiferencia y hasta con desdén esa continua labor de destrucción de la fe, que un verdadero enjambre de sectas esta realizando entre los católicos. Nos dormimos en nuestros laureles y cuando de repente despertamos, nos damos cuenta de que un numero considerable de católicos ha abandonado ya la Iglesia, atraído por la propaganda sectaria.
     Por eso en América Latina diversas voces autorizadas se han levantado para pedir que se vuelva a utiliza en la Iglesia una sana apologética, tan favorecida en otros tiempos, tal vez con excesos, pero tan abandonada en estos últimos anos. ( Apologética es la parte de la teología que se dedica a exponer las pruebas y fundamentos de la fe católica, especialmente en confrontación con los ataques de que es  objeto).
     Somos conscientes, sin embargo, de que una labor apologética no basta, y que ni siquiera es lo principal. En el fondo, si muchos católicos se pasan a las sectas o caen en la incredulidad, es porque no han podido encontrar en su propia Iglesia la respuesta a los interrogantes más profundos que  los agobian. Urge, por tanto, que la Iglesia intensifique en su propio seno un proceso de  evangelización integral que llegue a todos los bautizados que no han descubierto el tesoro inagotable de su fe.
     Estos temas están escritos en un lenguaje sencillo, al alcance de todos. Algunos amigos, sin embargo, nos han hecho la observación de que la cantidad de citas bíblicas es excesiva. Pero nos hemos atenido al criterio de que “ más vale que sobre y no que falte “, confiando en que los lectores consultaran en la Biblia solo las citas que consideren suficientes.

     Aunque la intención y el tono es de confrontación con los que se muestran hostiles a nuestra fe, muchos de estos temas pueden servir para que los católicos, sin ningún afán  apologético, conozcan o profundicen su propia fe. En este caso es recomendable que estudien este libro en grupo bajo la guía de un coordinador, seleccionando los temas que más les interesan.
     Esperamos, pues, que Dios bendiga este trabajo y que anime a nuestros hermanos católicos, a quienes va dirigido, a estar “ siempre dispuestos para justificar la esperanza que los anima, ante cualquiera que les pida razón de ella. Pero háganlo con sencillez y respeto, como quien tiene la conciencia en paz. Asi, tendrán vergüenza de sus acusaciones todos aquellos que los calumnian por llevar la hermosa vida cristiana “ ( 1 Pe 3, 15 – 16)


Pbro. Dizán Vázquez Loya.

Primera parte

Algunas objeciones contra la fe católica


1.    ¡Alerta, católico! ¡Te quieren arrancar la fe!

     Tal vez parezca exagerada esta afirmación, pero es la verdad.
     Un gran numero de sectas, unas de origen protestante, otras que ni siquiera pueden llamarse cristianas, han desatado sobre nuestras comunidades católicas una gran ofensiva. Como un enjambre están acosando a los católicos a toda hora y por todos los medios: visitas a domicilio, en la calle, por radio y TV, con folletos y revistas, etc. Esas sectas son muy diversas y hasta enemigas unas de otras, pero con un mismo objetivo: arrancarnos la verdadera fe cristiana que tenemos, para sustituirla con sus errores y extravagancias.
     Esta no es una falsa alarma. Ahí tienes el caso de Guatemala, un país hermano de Mexico, donde hace apenas unos cuantos anos mas del 90% de la población era católica. Ahora, tras unos anos de intensa propaganda, los protestantes son ya el 50% de la población.
     También en Mexico, las sectas están llevando a cabo diversas campanas, planeadas en Estados Unidos y apoyadas con millones de dólares, para llegar a cada uno de nuestros hogares católicos.
     Si abres los ojos, veras que ya son muchos los católicos que se han pasado a alguna de esas sectas. Tal vez eso le ha sucedido a algún miembro de tu familia o a algún amigo tuyo.
     Y ¡si al menos se cambiaran a una sola iglesia protestante, mas o menos evangélica! Pero ya son mas de 200 las sectas que “trabajan” en  Mexico, sembrando la confusión doctrinal y la división en las familias, porque ni siquiera ellas mismas están de acuerdo entre sí. Muchas de ellas, además, ponen en peligro nuestra misma identidad nacional, al imponernos patrones de conducta ajenos a nuestra cultura.
     Esas sectas se valen de todos los medios para arrancarnos la fe: se aprovechan de nuestra soledad o tristeza, de nuestra pobreza, de nuestra ignorancia religiosa, y llegan a difundir las más groseras calumnias contra la Iglesia católica. Atacan a la Santísima Virgen Maria, atacan al Papa, atacan la Santa Misa. En fin, atacan todo lo que somos y creemos, sin tomarse la molestia de entablar un dialogo serio y respetuoso para saber que es lo que en realidad creemos.

¡DESPIERTA!


     La Iglesia Católica es la verdadera Iglesia que fundo Jesucristo hace 20 siglos y que existe interrumpidamente desde los Apóstoles. En todas las épocas ha habido sectas que han pretendido apartar a los católicos de su verdadera fe. Por eso la Palabra de Dios nos puso en guardia desde el principio:
     Yo sé que después de mi partida se introducirá entre ustedes lobos crueles que no perdonaran al rebaño; Y también que de entre ustedes mismos se levantaran hombres que hablaran cosas perversas, para arrastrar a los discípulos detrás de sí (Hch 20,29-30; Ver también Mt 7,15; 24,24; 2Pe 2,1-3)
     Todas las sectas pretenden defender sus errores con la Biblia, olvidando que nadie puede interpretar la Biblia a su antojo (2Pe 1,20; 3,15-16)
     Si alguien entrara en tu casa para robarte cualquier cosa ¿no te defenderías? Tu fe es el tesoro más grande que tienes ¿vas a dejar que te la arrebaten?
     Instrúyete en tu propia fe católica para que estés siempre dispuesto a dar respuesta a todo el que te pida razón de tu esperanza (1Pe 3,15) Únete a tu parroquia, entra en algún movimiento apostólico, estudia la Biblia en un grupo católico.
     Puedes estar seguro de que  cualquier cosa buena que encuentres en cualquier secta, la tienes ya, y con mayor abundancia, en tu propia Iglesia. También puedes estar seguro de que tu Iglesia tiene respuestas suficientes a todas las dificultades que te pongan los protestantes. Aclara a tiempo tus dudas.
     Como respuesta a la montana de hojas, folletos, programas, etc. Con que te están aplastando las sectas, ponemos en tus manos este libro CATOLICO: DEFIENDE TU FE. Léelo, estúdialo, difúndelo.



2.    ¿En cual Iglesia debemos seguir a Jesucristo?

     Un gran numero de sectas protestantes están sembrando confusión en nuestras comunidades católicas. Con su proselitismo nos quieren apartar de la Iglesia Católica, en la que fuimos bautizados, para que aceptemos el Evangelio mutilado y el Cristo incompleto que ellas nos presentan. Supongamos que usted ya no quisiera ser católico y tratara de “encontrar la verdad” y de seguir a Cristo en otra Iglesia. ¿Cuál escogerías? Hay actualmente mas de mil denominaciones y sectas, pero suponiendo que usted vive en donde se escribió esto, tendría una larga lista de iglesias para escoger, por ejemplo:

Asamblea de Dios                    Iglesia Evangélica Internacional
Ejercito de Salvación                    Iglesia Interdenominacional
Iglesia Adventista                    Iglesia Local
Iglesia Apostólica de la fe en Cristo Jesús        Iglesia Bautista
Iglesia Cristiana                    Iglesia Menonita
Iglesia de Cristo                    Iglesia Mormona
Iglesia de Dios Universal                Iglesia Presbiteriana
Iglesia de Jesucristo de las Américas         Iglesia reestructurada en el Espíritu   
Iglesia Evangélica                    Testigos de Jehová
Etc, etc.

     Todas esas iglesias anuncian a Jesucristo, es verdad. Pero cada una a su modo. Hay para todos los gustos. ¿Cuál escogería usted? Si se hace mormón. ¿Por qué no se hace mejor testigo de Jehová? Si prefiere a los pentecostales ¿por qué no escoge mejor a los bautistas? Acaso da lo mismo pertenecer a una iglesia que a otra, o no pertenecer a ninguna, para ser verdadero discípulo de Cristo.
     NO. Según la Biblia UNA SOLA es la verdadera Iglesia de Jesucristo. Por tanto, las demás, aunque conserven muchos elementos de la fe cristiana, no son la Iglesia de Jesucristo, porque aparecieron en la tierra cuando la Iglesia Católica ya existía, y porque no contienen toda la verdad y la vida que Cristo nos vino a traer.


Analicemos la Biblia:

     En primer lugar vemos que Cristo jamás se planteo la posibilidad de que hubiera diferentes iglesias que lo tuvieran a El como Señor y que estuvieran separadas y en desacuerdo entre si. Cristo no quiere divisiones entre sus discípulos. Quiere que todos los que creemos en El estemos unidos (Jn 17,21; 1 Cor 12, 12-13)
     Cristo fundo una sola Iglesia, no muchas. Y esa Iglesia se nos presenta con figuras que dan a entender unidad, acuerdo, armonía: la Iglesia en su Cuerpo, su Casa, su Comunidad: (Mt 16, 18;  1 Cor 10, 32; 11, 22; Ef 1, 22; Col 1, 18; 1 Tim 3, 15; Hch 2, 47)
     Ciertamente la Biblia habla de “iglesias”, en plural, pero se refiere a comunidades que están en comunión unas con otras. Son las “iglesias locales” que forman, todas juntas, la Iglesia universal, es decir católica (Hch 14,23; Rm 16,5; 2Cor 8,1; 1 1,8; Ap. 1,14)
     Cristo mismo le dio a su Iglesia pastores par que la apacentaran en su nombre. Estos son los Apóstoles (Mt 10,1-4; 28, 18-20; Hch 1, 12; 2,42; Ef 2,20). A los Apóstoles les dio el Espíritu Santo y el poder de transmitirlo (Hch 2,4; 8,18; Jn 21, 20-23)
     A uno de esos Apóstoles, a Pedro, Cristo le encomendó el ministerio especial de confirmar la fe de sus hermanos y de hacer que se conserven en la unidad que Cristo quiere para su Iglesia (Mt 16, 18-19; Jn21, 15-17; Lc 22-31-32). Los Apóstoles, incluido Pedro, fueron dejando sucesores para que apacentaran las iglesias locales que ellos iban fundando (Hch 20, 28-30; 6, 2-6; 8, 18; 1 Tim 3, 1-10; 4, 14; 5, 17-23 Tim 1,6; Tito 1, 5-9)
     A estos sucesores de los Apóstoles se les puede seguir la pista a través de la historia, y son los que llamamos ahora los obispos, que tiene como colaboradores a los presbíteros y diáconos, como en la Iglesia de los primeros tiempos. Todos los obispos del mundo están en comunión con el Obispo de Roma, que  es el sucesor del Apóstol Pedro. ¡Esa es la Iglesia católica!
     En cambio, la historia nos dice quien fundo cada una de las sectas, y sabemos que en el momento en que nacieron ya existía la Iglesia católica, porque esta fue fundada por Jesucristo hace 20 siglos.


3.    ¿Es cierto que la Iglesia Católica traiciono a Jesucristo?

     Las sectas protestantes no niegan, porque es un hecho comprobable históricamente, que la actual Iglesia católica existe desde el principio del cristianismo, hace 20 siglos.
     Entonces ¿cómo justifican las sectas, su propia existencia como iglesias diferentes y separadas de la Iglesia católica, si la Biblia dice que Cristo fundo y quiere una sola Iglesia? (Mt 16, 18; Ef 1,22; Col 1,18; Hch 2,47).
     Cada secta parece olvidar que ella es una entre mil y se presenta como la única Iglesia de Cristo, la única que ¡de veras! Obedece la Biblia y enseña toda la verdad.
     Pero de cada una de ellas sabemos quien la fundo y cuando. Por ejemplo, John Smith, H. Jacob y otros, fundaron a los bautistas en el siglo XVII; Joseph Smith fundo a los mormones a principios del siglo XIX; A fines de ese mismo siglo Charles T. Russell fundo a los testigos de Jehová, etc. Y sabemos que en cualquiera de esos anos en que se fundaba una nueva secta, la Iglesia católica ya existía.
     Naturalmente, las sectas no dicen que esos señores fueron sus fundadores, sino que, Biblia en mano, fueron los “restauradores” de la verdadera Iglesia, porque, según ellos, la Iglesia, porque, según ellos, la Iglesia católica en determinado momento y con determinados errores que a ellas se les ocurren, apostato de la verdadera fe y abandono a Cristo. Entonces vinieron ellos y ¡zas! A Iglesia apareció de nuevo, limpia y fresca como salió de las manos de Cristo. ¡Lo curioso es que eso mismo afirman, de una u otra manera, cada una de las mil sectas que hay!

     Pero ¿en realidad pudo la Iglesia católica, la única que viene sin interrupción desde los Apóstoles, haber caído en el error y dejado de ser la única Iglesia que Cristo fundo?

     No es posible. Porque si eso hubiera pasado, no seria la Iglesia la que habría fallado, sino el mismo Cristo. Veamos por que.
     De la Iglesia, como comunidad humana, se podría esperar cualquier falla. Eso ya lo sabia Cristo. Por eso, El mismo prometió a su Iglesia que la preservaría de todo error:

-    El poder del infierno no la puede vencer (Mt 16,17)
-    Jesucristo estara con su Iglesia todos los días, hasta el fin del mundo (Mt 28, 20)
-    Jesús prometió a Pedro que su fe no fallaría, para que confirmara a sus hermanos (Lc 22,31-32)
-    El Espíritu Santo estara siempre con su Iglesia (Jn 14, 16)
    
     Si Cristo y la Iglesia son como la Cabeza y el Cuerpo o como el Esposo y la Esposa (Col1, 18; Ef 5,25-27) ¿puede la Cabeza separarse de su Cuerpo o el Esposo divino divorciarse de su Esposa?
     Por eso, la Escritura llama a la Iglesia columna y fundamento de la verdad (1 Tim 3, 15)
     Por tanto, al decir las sectas que la Iglesia se aparto de Cristo en tal o cual siglo, en realidad no acusan a la Iglesia, sino acusan al mismo Cristo de mentiroso y de haber fallado a sus promesas.
     Pero, ¿qué pensar de los defectos y pecados que ha habido en los miembros de la Iglesia, desde el Papa hasta el mas sencillo de los católicos? Cristo ya sabia que, como humanos, en su Iglesia siempre habría pecadores (Mt 13, 24-30; 47-50) Lo que hace santa a la Iglesia es que Jesús esta con ella y que en ella les ofrece a todos los hombres los tesoros de la verdad, de la redención, de la gracia. Si algunos católicos, pocos o muchos, no viven la riqueza de su fe, la responsabilidad es de ellos y eso no invalida a la Iglesia en cuanto tal.
     Entre los mismos Apóstoles se le coló a Jesús un Judas, y en la Iglesia primitiva, que estaba bajo la dirección de los Apóstoles, ya se daban escándalos (1 Cor 5, 1-5; Gal. 3, 1-3, 1-4; Lc 17-1)
     En las sectas, cuando surge cualquier conflicto, o cuando a uno le parece que los demás no están bien, se separa y ¡funda otra secta! Asi pretenden conservarse puros. Pero aun asi ¿podrían tirar la primera piedra? (Jn 8,7; Mt 7,3).



4.  ¿Te ha desilusionado la Iglesia?

     Uno de los argumentos favoritos que utilizan las sectas protestantes para atraer a los católicos, consiste en repetirles  machaconamente los pecados y defectos (unos verdaderos, otros falsos) de la Iglesia católica.
     Las sectas protestantes se escandalizan de que la Iglesia católica se presente a si misma como la verdadera Iglesia de Cristo, la original, la que viene desde los Apóstoles, y que pretenda que Cristo sigue obrando su salvación en el mundo a través de ella.
     ¡Eso es imposible! Dicen. Una Iglesia tan pecadora no puede representar a Cristo. Ahí esta la historia para probarlo: los papas indignos, las cruzadas, la inquisición. . . y, ahora mismo, tantos malos sacerdotes, tantos católicos borrachos, tantas injusticias. . . (En sus hojitas de propaganda procuran, naturalmente, omitir cualquier referencia a lo bueno que también tiene la Iglesia)
     Con estos argumentos engatusan a muchos católicos que, decepcionados de su Iglesia, la abandonan para irse a esas sectas donde “todos son tan buenos. . . tan alegres. . . todos se ayudan. . . nadie se emborracha. . .”.
     Es característica de todos los sectarios el considerarse a si mismos los únicos puros, los únicos buenos y elegidos. Por eso, en un vano intento de constituir esa casta de hombres selectos que pretenden ser, cuando no están de acuerdo con algo malo que descubren en su secta, se separan de ella y fundan otra, y otra, y otra. . .Con eso les es muy fácil negar su pasado y presentarse siempre como recién caídos del cielo, como si entre ellos y la época bíblica no hubiera pasado el tiempo.
     Cristo, al fundar su Iglesia (Mt 16, 18), al enviarla a salvar a  los hombres enriquecida con la misma autoridad divina de El (Jn 20, 21-23), y al constituirla como columna y fundamento de la verdad (1 Tim 3, 15), no se hacia ilusiones: Bien sabia que estaría formada por hombres pecadores, como lo eran los mismos Apóstoles (Mt 16, 23; 26, 40-43; Mc 9, 33-34; Jn 13, 21-26 2 Cor 4, 7)
     Si la Iglesia católica se presenta como santa, según confesamos en el Credo, no es porque la raíz de esa cantidad este en sus miembros, sino en el Señor Jesucristo, que la fundo y la envió al mundo, y porque en ella el Señor ofrece a todos los hombres los frutos de su redención y los auxilios constantes de su gracia para que se santifique todo el que quiera. Por eso, la Iglesia católica, al lado de muchos pecadores, puede también ofrecer al mundo el ejemplo de millones de mártires y santos que han vivido plenamente el Evangelio.
     Es cierto que Cristo nos ha justificado (Rm 3, 24; 5,9) y nos ha llamado a ser santos (Mt 5,48; Tes 4,3; 1Pe 1,16; 2Cor 5,17), pero Dios no nos ha quitado la libertad y, mientras vivamos en esta vida, tenemos que luchar para seguir siendo fieles a Cristo, tratando continuamente de morir al pecado, a fin de que la vida de Cristo se manifieste plenamente en nosotros (Rm 6,4-8) Y aun después del Bautismo, Dios nos invita continuamente a hacer penitencia por nuestros pecados (Lc 13,1-5; Ap. 2,1-5) y progresar en la santidad (2Cor 4,16; Rm 12,1; Ef 4,20-24; Col 3,10)

     Cristo purifico a su Iglesia con su sangre (Ef 5,25-27), pero esa Iglesia ideal no será una realidad plena y perfecta sino al final de los tiempos (Ap. 21,1-5.10-11) Mientras tanto, en el camino de la Iglesia esta mezclada la azada con el trigo, hasta que solo Dios juzgue quien es digno de la vida eterna (Mt 13,27-30; 25,32-33)
     La desilusión y el escándalo que los protestantes (y con ellos muchos incrédulos y católicos alejados) sufren frente a la Iglesia, a causa de los errores y pecados de muchos de sus miembros, es de la misma naturaleza de la que sufren los ateos frente a Dios, y los judíos frente a Jesucristo.
     La Iglesia, ciertamente, tiene el mismo poder de Cristo para salvar a los hombres, pues asi como Cristo es el signo que manifestó a Dios, la Iglesia es el signo que manifiesta a Cristo. Pero un signo, al mismo tiempo que revela algo (descubre, manifiesta, da a conocer) también lo vela (opaca, oculta, no pone a la vista toda la realidad de lo que quiere dar a conocer) Si al individuo le falte la fe, el signo, en lugar de llevarlo a la cosa significada, puede apartarlo de ella. Por eso son mas los que creen en Dios; menos los que creen en Cristo, y mucho menos los que creen en la Iglesia.
Expliquemos.

1.    Dios. En el mundo son más numerosos los que creen en Dios que los creen en Cristo, pues de Dios, a quien nadie ve, se tiene la idea de los mas perfecto posible. Pero aun asi, muchos se escandalizan de Dios y pierden la fe en El, por las formas humanas imperfectas en que El se ha querido revelar, respetando la lenta evolución de la humanidad. (Dt 2,31-34; 3,2-3; 1Sam 15,2-3; Sal 137,7-9)

2.    Cristo. Aunque es Dios mismo, el numero de los que creen en el disminuye. Es cierto que se presento como hombre santísimo (Heb 7,26; Jn 8,46) y extraordinario en todos los aspectos (Mt 8,27; Jn 7,45-46) Pero, al fin y al acabo, se presento como hombre (Fil 2,6-8), y la fe tiene que atravesar al hombre Jesús para llegar hasta el Dios revelado por Él (Jn 14,9) Por eso los judíos (como muchos hombres de hoy), al faltarles la fe, se escandalizaron de Cristo (Mc 2,5-7; 6,3; Mt 13,56-57; Lc 4, 21-22; 7,23. 34; 10,33; 1Cor 1,23)

3.    La Iglesia. Todavía es más fácil creer en ella. La Iglesia no solo es humana, sino además pecadora. Por eso son todavía más numerosos los que se escandalizan de ella: las sectas protestantes que se aferran a la idea de una Iglesia ideal, invisible, formada solo por los puros y santos; los incrédulos que también, por falta de fe, no alcanzan a penetrar mas allá de la realidad humana de la Iglesia para captar el misterio divino que encierra.

      Sin embargo, la Iglesia es santa, repetimos, no porque la santidad provenga de ella misma, sino por haber sido elegida misericordiosamente por Cristo como su Esposa y su Cuerpo (Ef 5,22-33), por ser su Casa, Familia y Templo de Dios (Ef 2,19-22)
     Por eso la Iglesia, a pesar de cualquier amenaza exterior, es indestructible (Mt 16,18) A pesar de todo pecado y de toda culpa que pueda haber en ella, Dios la renueva continuamente, y no la abandona (Mt 28,20) A pesar de todos sus errores y equivocaciones, es infalible (Jn 14,17) Dios la mantiene en la verdad pues su infalibilidad significa la radical permanencia en la verdad, la cual no queda destruida por errores particulares.
     Por eso a la Iglesia también se le puede aplicar aquellas palabras que Pedro le dijo a Jesús cuando muchos se escandalizaron de Él y lo abandonaron (Jn 6,60. 66-68): ¿Para que inventar o buscar otra Iglesia, si en esta Iglesia católica, real y concreta, a la que pertenecemos, esta toda la verdad de Cristo, y todos los medios de salvación que Él nos dejo?

 

5.   Ni la Iglesia sin la Biblia, ni la Biblia sin la Iglesia.

     Con frecuencia se invita a los católicos a escuchar el mensaje de la Biblia predicado por muy diversa sectas; en la calle, en las plazas, en reuniones especiales, en visitas a domicilio, o en cursos por correo.
     Los católicos que acuden a esas enseñanzas descubren ciertamente cosas maravillosas, porque la Biblia es la Palabra de Dios. Pero, al mismo tiempo, caen en el caos y en la confusión doctrinal tan propios del protestantismo.
     ¿Se pregunta usted por que? Pues porque la Biblia no es un libro caído del cielo, que cada quien puede entender y explicar a su manera. La Biblia no puede ser comprendida correctamente si se toma desligada de la Iglesia en la que nació. La Biblia y la Iglesia están inseparablemente unidas: ni Iglesia sin Biblia, ni Biblia sin Iglesia.
     Es probable que usted nunca haya pensado en las siguientes afirmaciones:

1.    La Iglesia no nació de la Biblia, pues la Iglesia es anterior a la Biblia. Es decir, primero fue la Iglesia, y en ella nació la Biblia. Esto, vale con respecto a Israel, si nos referimos al Antiguo Testamento, como con respecto a la Iglesia cristiana, si nos referimos al Nuevo Testamento. De la Iglesia cristiana hablamos en lo que sigue.

     Cuando se escribieron los libros del Nuevo Testamento, la Iglesia ya había sido fundada por Cristo, pues recordamos que Cristo murió y resucito alrededor del ano 30,mientras que los libros del N. T. fueron escritos anos después. Por ejemplo, el Evangelio de San Marcos se escribió alrededor del ano 64. San  Lucas escribió su Evangelio entre los anos 65 y 80. de estas fechas data mas o menos el Evangelio actual de San Mateo. Los primeros libros del N. T. son las Cartas de San Pablo, escritas entre los anos 51 y 67. el ultimo libro fue el Apocalipsis, entre los anos 70 y 95.
     Es evidente que lo que estos libros dicen ya era enseñado, creído y practicado en la Iglesia, antes de que se escribieran.

2.    Cuando se escribió la Biblia (en nuestro caso el Nuevo Testamento) la Iglesia era ya una comunidad viva y organizada, alimentada por la Palabra de Dios que predicaban oralmente los Apóstoles y sus sucesores.

     Los escritos del Nuevo Testamento no son unos tratados sistemáticos y completos de la Revelación Divina, como si fueran textos de la doctrina para usarse en la enseñanza.  Estos libros responden circunstancias especiales del momento. Los mismos Apóstoles dicen que no todo lo que paso quedo escrito, ni siquiera de la vida y la predicación de Jesús (Jn 21,25; 2Tes 2,15; 2 Tim 1,13; 2,2; 2Jn 12)

3.    Ciertamente los protestantes han hecho mucho bien a la humanidad traduciendo la Biblia a muchos idiomas, y difundiéndola por todas partes, pues la Biblia es un gran tesoro que todos debemos leer. Pero ellos hacen eso principalmente porque creen que para estar en unión con Jesús, y poder salvarse, basta que cada quien lea la Biblia y crea lo que ella dice, aunque la interprete como quiera. A cusa de este error, los protestantes se han dividido (y se siguen dividiendo) en centenares de sectas, opuestas unas a otras, que defienden los más increíbles errores, y sin embargo afirma cada una que lo que ella enseña es “lo que la Biblia dice”.
 
4.    La Biblia es verdadera Palabra de Dios, y debemos creer y obedecer lo que nos enseña y manda. Pero Jesucristo no vino a escribir una Biblia. El vino a inaugurar el Reino de Dios, y para eso fundo una comunidad (su Iglesia), que en el mundo fuera ya el anuncio y el inicio del Reino. A sus Apóstoles, Jesús no los mando a repartir Biblias, sino a predicar, y a dirigir en su nombre su Iglesia (Mt 28, 19-20; Lc 10, 16; Rm 10, 17) A sus discípulos, Jesús no les mando que leyeran la Biblia, para conocer su voluntad, sino que los puso en relación con su Iglesia, y con las autoridades que dejo en ella (Hch 9, 6-17; Mt 18, 15-18) Esto mismo hizo Yahvé en el Antiguo Testamento (Dt 17, 8-13)

En la misma Biblia leemos que algunas de sus partes son difíciles de entender, y que muchos falsean su sentido, y por eso es necesario que alguien, que este plenamente insertado en la Iglesia y con misión de predicar, ayude a entenderla (2Pe 1, 20-21; 3, 15-17; Hch 8, 26-)

5.    La Iglesia cristiana del siglo I (los primeros anos de Iglesia era guiada por la Palabra   
de Dios. Pero esta no estaba solo en los pocos libros que escribieron algunos de los Apóstoles, sino que se encontraba también en las palabras y hechos de Jesús, en la predicación de los Apóstoles, y en la orientación que daban continuamente a la Iglesia, y que ella recogía, conservaba y vivía con fidelidad. A este conjunto de orientaciones vivas de Cristo y de los Apóstoles (que no quedaron escritas) es a lo que la Iglesia llama la Tradición divina, la cual quedo plasmada en la vida misma de su Iglesia, en sus instituciones, en su culto, y, sobre todo, en su manera de entender todas las cuestiones que plantea la Biblia.

6.    La Tradición no es, pues, un conjunto de verdades separadas de, o en oposición a la Biblia, sino la atmósfera o el ambiente en que esta se escribió, y la clave para interpretarla correctamente. La Tradición es la vida y la fe de la Iglesia el siglo I que, junto con la Biblia escrita, se ha conservado y trasmitido fielmente del siglo I al II, de este al III, y asi sin interrupción. Con ella se conecta la Iglesia católica de hoy.

          De   la   tradición  viene, por  ejemplo,  la celebración  del domingo, que muchas sectas admiten (¿Por qué, si en la Biblia no hay mandato expreso de ello?).También el sentido concreto que la Iglesia da a algunos pasajes de la Biblia, en los que los protestantes no se ponen de acuerdo jamás, por ejemplo la Eucaristía (Mt 26, 26-28; Mc 14, 22-25;   Lc
     22, 17-20; 1Cor 11, 23-29).
     Cualquiera que hoy (como lo hacen los protestantes) quiera entender la Biblia fuera  de la única Iglesia que existe desde los bíblicos al momento en que fueron escritos. Finalmente, es por la Tradición como la Iglesia pudo saber cuales libros son inspirados y cuales no. De ese modo ella, con autoridad, definió el canon (lista de los libros de la Biblia)
     Aun con estas pocas ideas ¿se da usted cuenta de lo absurdo que es querer leer y explicar la Biblia prescindiendo de la Tradición y de la Iglesia en que se escribió, y de los pastores que le fueron dados por Cristo para conservar la Iglesia dentro de la verdadera fe? Por eso las sectas protestantes son un hervidero de errores, de divisiones y de contradicciones.



6.    Leer la Biblia. . . ¿En clave protestante o en clave católica?

     Existe hoy entre los católicos, a Dios gracias, un renovado interés por la lectura de la Biblia. Y esto, que puede convertirse en una hermosa renovación de su vida cristiana, puede también entrañar el peligro de llevarlos a abandonar la Iglesia, y de caer en alguna secta protestante a causa de una buena o de una mala interpretación de la Biblia.
     Es importante tener en cuenta que nadie debe interpretar la Biblia a su manera, pues interpretarla es buscar lo que allí quiso decir Dios; además, bien sabido es que en la Biblia hay pasajes difíciles de entender, como enseña el mismo San Pedro (2Pe 1, 20; 3, 16) Por eso necesitamos que alguien, debidamente capacitado, nos la explique (Lc 24, 25-27; Hch 8, 29-35; Ne 8,8)
   
      Los protestantes defienden que:
-    Cada quien puede entender, por si mismo, el sentido de la Biblia.
-    La palabra de Dios es la única autoridad  a la que debemos someternos.
-    Todas las cosas que ellos creen, las creen: “porque asi dice la Biblia”.
    
     Pero estas afirmaciones son tan falsas, que ni los mismos protestantes las practican.
     De hecho, en cada secta hay una autoridad, o una tradición que les indica a los miembros de la secta el sentido que le deben dar a la Biblia. Y si algún miembro de la secta se cree inspirado y quiere interpretar la Biblia de manera diferente a como esta establecido entre ellos, lo echa de la secta, si no es que el mismo se sale para ir a fundar su propia secta. Con razón las sectas se multiplican sin cesar.
     ¡Que diferente es la posición de los católicos! Nosotros abiertamente reconocemos que entendemos la Biblia como nos enseñan el Papa y los Obispos, que son los sucesores de aquellos Apóstoles a los que Cristo les dejo la autoridad en su Iglesia (Mt 28, 19; Lc 10, 16; Jn 20, 21-23; 21, 15-17; Hch 2, 14) Y el Papa y los Obispos no nos enseñan lo que a ellos se les ocurre, según su interpretación personal, sino que ellos conservan y transmiten la interpretación que la Iglesia le dio desde un principio a la Biblia y que le ha venido dando a través de los siglos, desde el tiempo en que todavía vivían los Apóstoles. Los católicos tenemos una Tradición, que es la misma vida y la fe de la Iglesia del siglo I, cuando todavía vivían los Apóstoles. Entendemos la Biblia a la luz de esa Tradición, es decir la entendemos como los Apóstoles enseñaron a la Iglesia a entenderla.
     Las sectas protestantes niegan la autoridad de la Iglesia católica y pretenden apoyarse solo en la Biblia; pero entonces se  quedan sin la Tradición autentica, que es la única clave segura para interpretar la Biblia. Por eso se ven obligados a sustituir esa Tradición divina por las tradiciones de sus propia sectas. De esa manera tenemos una “tradición” luterana, otra calvinista, otra metodista y bautista y mormona y pentecostal y sabatista. . .
     Tan numerosas las sectas, tan diferente y muchas veces opuestas entre si (unas mas equivocadas que otras), todas se derivan de un tronco común y tienen, a pesar de esas diferencias y oposiciones una característica común, que es la clave con la que leen e interpretan la Biblia:
     Según esta clave, las sectas seleccionan ciertos textos bíblicos que destacan el papel único que le corresponde a Cristo como autor de nuestra salvación; pero, al mismo tiempo, olvidan o callan otros textos (tan bíblicos como aquellos) que hablan del poder que Cristo le dejo a su Iglesia. Las sectas hacen a un lado casi totalmente a la Iglesia. Y con esto creen defender a Cristo, pero, en realidad, lo traicionan, pues rechazan lo que el expresamente ordeno. Son “más cristianos” que el mismo Cristo.
     Por eso las sectas, cuando leen, o enseñan a leer la Biblia, se  fijan solo en textos que afirman el poder de Cristo, como estos: Jn 3, 16;  14, 6; 17, 3; Hch 4, 12; 16, 31; 1Tim 2, 5-6; 1 Cor 10, 4; 1Pe 2, 6-8; Jn 8, 12, y otros.
     En cambio, no saben que hacer con los textos que afirman claramente que Cristo esta  presente en su Iglesia, con todo su poder y su autoridad, como estos: Mt 16, 18-19; 1Tim 3, 15; Cor 5,4; Mt 18, 18; Jn 20, 23, y otros.
    La clave católica de la Biblia, en cambio, se caracteriza porque no excluye ninguna de esas dos series de afirmaciones, sino que las integra en una sola realidad, sin oposiciones ficticias, como es la voluntad de Dios, que es quien inspiro la Biblia, y como la Iglesia las ha vivido desde sus orígenes hasta hoy.1

1.    Ver mas adelante, Tercera parte: La Iglesia católica, entre el pelagianismo y el protestantismo.



7.    ¿Se puede ser discípulo de Cristo sin pertenecer a su Iglesia?

     Las sectas protestantes que tan activo proselitismo hacen entre los católicos, con la intención de apartarnos de la verdadera Iglesia, usan principalmente des argumentos:

1.    Unos dicen que su secta es la verdadera Iglesia de Cristo. Que ellos tuvieron que restaurarla, porque la antigua Iglesia, la católica, se había apartado de la verdad.

2.    Otros protestantes, en cambio, sobre todo en estos últimos anos, cansados de tanta división y tantas sectas que hay entre ellos, hacen otra división mas, y pretenden llamarse simplemente “cristianos”. Ellos no son, ni quieren ser, una iglesia mas mientras afirman que lo mismo da pertenecer a cualquier iglesia, o no pertenecer a ninguna. Eso es secundario, dicen, basta creer en Jesucristo y leer la Biblia.
     Pero, ¿tienen realmente razón? ¿Qué nos enseña la Biblia sobre esto?. Veamos.

     Cristo mismo habla de establecer su Iglesia (Mt 16,18) la cual es llamada también “la Iglesia de Dios” (1Cor 10,32; 11,22; Gal. 1,13; 1Tim 3,5.15)
     La Iglesia es la reunión o asamblea (en griego “ekklesia”), formada por los llamados por Cristo para ser santificados (1Cor 1,1-2) La Iglesia es una comunidad visible (Hch 2,42-47) que continua a través de la historia (Mt 28,20), organizada y dirigida por los mismos pastores que Cristo le dejo, para que la apacentaran en su nombre (Mt 28,18-19; Jn 20,21-22; 21,15-17)
     A la Iglesia se entra por medio del Bautismo, Sacramento de la fe (1Cor 12,13), el cual nos incorpora a Cristo, muerto y resucitado (Rm 6,3-5) Es decir, por la misma fe con que nos unimos a Cristo, nos unimos también a la Iglesia.
     La Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, formado con los judíos que reconocieron en Jesús al Mesías, y con los paganos que creyeron en el Evangelio (Hch 11,14-18; Rm 9,24-26; 1Pe 2,9-10)
     Asi como Dios escogió a Israel e hizo con el una alianza (Ex 24,38), asi también, en Cristo, Dios hizo un nuevo pueblo, el verdadero Israel (Gal. 16,15-16), del cual el antiguo era solo figura e hizo con el una Alianza nueva y definitiva, sellada con la sangre de Cristo (Mt 26,26-28)
     Dios, por tanto, no solo llama a cada hombre a una relación individual con Él, sino que nos quiere unidos en una Comunión, que es la Iglesia, formada a imagen de la Trinidad (1Jn 1,3; Hch 4,32)
     Cristo quiere identificarse de tal manera con su Iglesia, que rechazarla a ella (especialmente a los que ha puesto como pastores en su lugar) es rechazarlo a Él (Lc 10,16); perseguirla a ella, es perseguirlo a Él (Hch 9,1-6)

     Tan intima es la unión entre Cristo y la Iglesia, que se nos presenta como la comparación de la cabeza (Cristo) y el cuerpo (Iglesia) (Ef 1,22-23; 5,23; Col 1,18; 2,17-19); o con la comparación del esposo (Cristo) y la esposa (Iglesia) (Ef 5,25-27)
     ¡Que diferencia con lo que hacen las sectas, que minimizan a la Iglesia y nos presentan un Cristo solo, como cabeza arrancada de su cuerpo, o como esposo divorciado de su esposa!
     Las sectas, además, fastidiadas por tantas divisiones que tienen, han acabado por verlas como “normales” (contra la expresa voluntad de Cristo: Jn 17,21), y algunas hasta     piensan que todas las “iglesias” son iguales, aunque no tengan ninguna comunión entre si, con tal de que crean en Cristo, y aunque no se pongan de acuerdo en muchas otras verdades que tan claramente nos enseña la Biblia. Pero de todo eso no resulta sino ¡una cabeza con muchos cuerpos, o un esposo con muchas esposas! Lo cual es absurdo. Por eso los católicos creemos que solo debe haber una sola Iglesia de Cristo, y que no se puede seguir a Cristo plenamente sino formando parte de esa única Iglesia, que es la católica.
     “Esta es la única Iglesia de Cristo, que en el Credo confesamos como Una, Santa, Católica y Apostólica, y que nuestro Salvador, después de su resurrección encomendó a Pedro para que la apacentara (Ver Jn 21,17), confiándoles a el y a los demás Apóstoles su difusión y gobierno (Ver Mt 28,18ss), y la erigió perpetuamente como columna y fundamento de la verdad (1Tim 3,15)” 1

1.    Concilio Vaticano II, Constitución sobre la Iglesia, 8.



8.    ¿Quién te salva... Cristo o la Iglesia?


     “La Iglesia no te salva, ni el Papa, ni los curas. Solo Cristo te salva”. Asi nos predican muchas sectas protestantes que pululan entre nosotros, invitándonos a que dejemos la Santa Iglesia Católica y abracemos sus errores.
     La cuestión planteada por ellos, parece muy atractiva y evangélica a simple vista, pero en realidad esta en desacuerdo con lo que Cristo hizo y enseñó:
     En primer lugar, hay que repetir y dejar bien claro lo que la Iglesia Católica siempre ha creído y enseñado; que Cristo es el único salvador del hombre (Mt 1,21; Jn 3,16-18; Hch 2,21; 4,12; 16,30-31; 1Tim 2,5-6)
     Por tanto esa pretendida originalidad evangélica de la salvación solo por Jesucristo que pregonan muchas sectas, no es mas que una repetición (y además un empobrecimiento)de la verdadera y tradicional fe católica. Igualmente, las acusaciones que hacen a la Iglesia, de que ella pretende suplantar a Cristo para salvar al hombre solo con sacramentos, rezos, buenas obras, medallas, penitencias, etc., es pura calumnia de gente que obstinadamente se niega a examinar sin perjuicios la autentica fe de la Iglesia.
     Las sectas utilizan en su predicación una falsa disyuntiva entre Cristo y la Iglesia, como si hubiera que escoger entre los dos y, naturalmente, quedarse solo con Cristo.
     No es que las sectas nieguen la noción de “iglesia”, pues de ella habla claramente la Biblia, pero la vacían a tal grado de su verdadero sentido, que en la practica la reducen a nada, sustituyéndola por un subjetivismo y un individualismo ajenos al plan de Dios.

¿Qué dice la Biblia acerca de la Iglesia?

     Como Cristo es enviado (a salvar al mundo) por el Padre, asi también Cristo envía (con su misma misión y poder) a su Iglesia (Jn 20,21-23)
     Esto quiere decir que asi como Cristo, por su naturaleza humana, es el sacramento (o signo sagrado) que hace presente y visible entre los hombres al Dios invisible (Jn 14,9-10), asi también la Iglesia es el Sacramento que perpetua visiblemente, en medio de la humanidad, a Cristo resucitado, ausente físicamente de este mundo desde su ascensión al Padre (Mt 28,18-20; Lc 10,16)
     Por eso, entre Cristo y su Iglesia hay una unión tan estrecha, que nada la puede romper. La Iglesia es el Cuerpo de Cristo y Él es la Cabeza (Col 1,18) Entre ambos constituyen el “Cristo completo”. Es cierto que, hablando en absoluto, Cristo no necesita a la Iglesia, pero su plan es salvar al mundo desde ella; aunque también es cierto que cuando el quiere, obra co soberana libertad fuera de ella (Jn 10,16)
     Pero, ¿qué o quien es la Iglesia? La Iglesia somos todos los que, unidos a Cristo por la fe, hemos sido bautizados para formar un solo cuerpo (1 Cor 12, 13-14; Hch 2, 41-42), y al celebrar la Eucaristía (1 Cor 11, 23-26) entramos en comunión con el Señor ( 1 Cor 10, 16-17) y nos hacemos miembros unos de otros (Rom 12, 5)
     Somos el Pueblo de Dios (1Pe 2, 9-10), que en el Espíritu Santo mantiene unido (Ef 4, 1-6) y enriquecido con diferentes carismas y ministerios para el servicio común (Ef 4, 11-12; 1 Cor 12, 4-12)
     Entre estos servicios y ministerios esta el servicio que desempeñan en la Iglesia los Apóstoles, sus sucesores y colaboradores (Mt 10, 17; Rm 1,1; Hch 1, 21-26; 2 Tim 1, 6) y, en particular, el “servicio de Pedro” (Mt 16, 18-19; Jn 21, 15-17; Lc 22, 31-32), que en la Iglesia católica nunca ha dejado de existir en la persona del Papa.
     Las sectas, al no poder negar el deseo de Cristo de establecer una Iglesia, se escapan por la tangente explicándola como una iglesia abstracta e “invisible”, que no corresponde a ninguna estructura concreta de este mundo. Eso lo dicen solo para negar la autoridad de la Iglesia Católica (“para escapar de la esclavitud de Roma”) mientras que en el interior de cada secta imponen interpretaciones, disciplinas y estructuras mucho más rígidas que las de la Iglesia católica.
     La idea de una Iglesia “invisible” (es decir, reducida a la guía espiritual y aislada del Espíritu Santo en cada alma), es contraria a lo que nos enseña la Biblia, la cual nos habla siempre de una comunidad, al mismo tiempo visible – institucionalizada, jerárquica, bien organizada e identificable – (Hch 2, 42-42; 4, 32-35; Mt 5, 14-16; Jn 13, 34-35; 17, 20-21) y espiritual –animada por el Espíritu Santo, carismática – (Hch 2, 1-4.38; 13, 52; Jn 20, 22-23; 1 Cor 2, 9-13; 12, 4; 2 Cor 1, 21-22)
     Si la Iglesia no estuviera vivificada por el Espíritu, no estaría en ella el poder de Cristo para salvar a los que creen. Pero si no fuera visible y concreta, no tendría nada que ver con los hombres, pues no podría ser signo de Cristo para ellos.
     En el fondo, el error protestante, desde Lutero hasta nuestros días, consiste en que no han comprendido ( o no han querido admitir plenamente) el misterio de la Encarnación del Verbo: un Dios que se hace hombre de carne y hueso como nosotros (Jn 1, 14) y que nos salva desde ese hombre llamado Jesús (Mt 1, 21; Ef 1, 3-7)1*.
     La existencia y la misión de la Iglesia responde, por voluntad divina, esa misma “ley de la encarnación”. Es decir, el propósito de Dios de haber “encarnado”, de algún modo, en su Iglesia, en los sacerdotes, en todos los bautizados, a través de los signos sacramentales, instituciones, etc.
     Por eso, para los católicos, cada vez que la Iglesia bautiza, es Cristo el que bautiza (Rm 6, 3-4), cada vez que la Iglesia perdona, es Cristo quien perdona, cada vez que la Iglesia predica la Palabra, es Cristo quien la predica y produce el fruto (1 Cor 3, 5-9; 2Cor 5, 20).
     Entonces, nos volvemos a preguntar: ¿Quién salva: Cristo o la Iglesia? ¿No es verdad que esa falsa disyuntiva solo la ponen las sectas para engañar a los incautos y para arrancarlos de la Iglesia católica?

*1. Ver el desarrollo de este tema en la 2ª. Parte.



1.   El peligro jehovista


     Entre las variadas sectas que hoy corroen con sus errores y su proselitismo agresivo el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, destaca la secta de los testigos de Jehová.
     Esta secta es una verdadera Anti-Iglesia. Conscientemente se ha propuesto erradicar, con un plan minucioso y llevado a cabo con tenacidad, hasta el mas leve vestigio de lo que hemos entendido siempre por la palabra “cristianismo”.
     Su embestida mortal tiene como objetivo demoler el contenido fundamental de la fe cristiana (aun aquello que las diferentes Iglesias separadas conservan todavía en común, como el Kerygma apostólico), asi como el culto y la espiritualidad que hemos practicado durante siglos.
     Mas aun, su radicalismo los lleva a borrar del corazón y del lenguaje de las gentes aquellas formas culturales que están al mismo tiempo enraizadas en la historia y en la fe de nuestros pueblos.
     Por ejemplo, echan abajo las fiestas más entrañables con que el pueblo expresa y revive su fe y su amor a la patria, como la Navidad o las fiestas nacionales. No solo cambian el significado de la fe, sino el vocabulario mismo que la expresa: A la Iglesia la llaman “congregación”; a la cruz, “madero de tormento”; al Antiguo Testamento, “escrituras hebreas”; al Nuevo Testamento, “escrituras griegas cristianas”; a la gracia,, “bondad inmerecida”; a bautizarse, “simbolizarse”, etc.
     ¿A que viene este afán de cambiarlo todo? Quieren hacer “tabla rasa” de todo lo que ahora somos y creemos, en lo civil y en lo religioso, para hacer de nosotros algo totalmente nuevo e irreconocible: un pueblo de esclavos de la gran organización teocratica que tiene su sede en Brooklin, aunque esto parezca un relato de ciencia-ficción.
     Por su furia destructora anticristiana, los testigos de Jehová no son solamente una Anti-Iglesia, sino un verdadero Anti-Cristo. Niegan con verdadera sana el contenido más fundamental de nuestra fe cristiana acerca de Dios y de Cristo: La Trinidad, la divinidad de Jesús, su encarnación,  la redención por su muerte en la cruz, su resurrección corporal, y el significado profundo de Pentecostés.
     Niegan muchísimas otras verdades cristianas, pero para que seguir adelante. ¿Acaso negando a Cristo como verdadero Dios y verdadero hombre, tiene sentido cualquier otra afirmación cristiana? No se trata, pues, de una nueva modalidad del cristianismo, dentro de la ya de por sí desdichada división que existe, sino de una negación radical del cristianismo. Pero una negación que trata de imponer un proyecto alternativo, falaz y dañino, para sustituirlo.
     A pesar de esto, los pastores y los laicos más conscientes de la Iglesia, no parece que se den cuenta cabal de lo que pasa a su alrededor. Ven con indiferencia que a su lado van cayendo, uno tras otros, miles y miles de católicos en las garras de esa secta tenebrosa, que les arrebata lo más sagrado que poseen: Su fe en Jesucristo. Este tesoro que nos predicaron con tantas fatigas nuestros misioneros, por el que murieron tantos testigos verdaderos y que nos legaron las generaciones pasadas... Todo para que en un momento absurdo, tal vez por un descuido nuestro inexcusable, esa preciosa herencia se pierda para siempre.
     ¡No puede ser! ¡Nosotros somos responsables de nuestros hermanos, de esas ovejas indefensas asediadas por el lobo rapaz! ¡Tenemos que hacer algo!
     Tenemos que proclamar, hoy mas fuerte que nunca, a los  cuatro vientos, incluso yendo de casa en casa como lo hacen los falsos testigos, que Jesucristo es el Señor, el Hijo de Dios, consustancia al Padre, nuestro Redentor y único Mediador, verdadero Dios y verdadero hombre.
     Nuestra recomendación es que al dar testimonio de nuestra fe ante los falsos testigos, no se pierda el tiempo discutiendo con ellos las numerosas diferencias que nos separan, sino que nos concentremos siempre e invariablemente en una sola: Quien es realmente Jesucristo.
     Si se trata de discutir con los testigos, o con quienes estén cayendo en sus garras, hagámoslo con amor hacia su persona. Proclamemos alegremente y con absoluta seguridad la verdad sobre Jesucristo, como quien trata de salvar a un hermano que se ahoga. Si con la gracia de Dios lo logramos, esa será nuestra mayor recompensa.
     ¡Pongamos en rescatar a nuestros hermanos en la fe, por lo menos el mismo entusiasmo que los falsos testigos están poniendo para perderlos! 1*.



*1. Muchos buenos libros y folletos se han escrito para rebatir a los falsos testigos de Jehová, pero creemos que los mejores, los que dan el golpe definitivo, y mortal a esa secta, son estos dos de Antonio Carrera, ex-testigo:: Mentiras y Disparates de los Testigos de Jehová y Documentos que Desenmascaran a los Testigos de Jehová, publicados por Editorial Camino. Apdo. 877, Chihuahua, Chih, Mexico. Otras obras del mismo autor pueden verse al final de este libro.



2.   Quienes son los testigos de Jehová
Historia

     Los testigos de Jehová fueron fundados en Pensilvania (E.U.) alrededor del ano 1870, por Carlos Taze Russell, un joven que abandono pronto la escuela y se dedico al comercio. Comenzó a leer la Biblia con un grupo de amigos y “descubrió” que todas las iglesias cristianas estaban equivocadas en la interpretación de la Biblia,  mientras que solo él la entendía correctamente.
     Para difundir sus ideas fundo una revista y escribió muchos folletos y libros, e impuso a sus seguidores la obligación de venderlos.
     Russell estableció entonces su secta en forma de sociedad de acciones legalmente constituida, con el objeto de publicar y vender sus escritos. Es la actual Sociedad de Biblias y Tratados Torre del Vigía o Atalaya (Sociedad Watch Tower) Luego fundo otras empresas comerciales filiales.
     Russell se vio en constantes pleitos ante los tribunales. Unas veces como demandante y otras como demandado. Su misma mujer lo acuso de injurias graves y logro la separación legal.
     Russell se fanatizo con una idea, alrededor de la gira toda su doctrina: el próximo fin del mundo. Tomando literalmente los números que hay en la Biblia, predijo que el mundo se acabaría en 1914.
     Murió en 1916 y lo sucedió como Presidente de la Sociedad Joseph Franklin Rutherford, el cual organizo la secta como una teocracia gobernada por Dios a través de los dirigentes supremos de la secta. Rutherford se caracterizo por un gran odio y hostilidad contra todas las religiones y gobiernos civiles del mundo, a los que consideraba instrumentos de Satanás, especialmente a la Iglesia católica.
     La secta fundada por Russell se ha dividido en muchos grupos, especialmente debido a los cambios que Rutherford introdujo. En 1931 Rutherford impuso a sus seguidores el nombre de Testigos de Jehová, inspirándose en Isaías 43, 10-12. Rutherford también escribió muchos libros, en los que “corrigió” muchas afirmaciones de Russell; el mismo cambio con frecuencia. Predijo el fin del mundo para 1925, y construyo una gran mansión para hospedar a los antiguos patriarcas, que habrían de resucitas. El acabo ocupando esa casa en la que murió en 1942.
     Lo sucedió Nathan Homer Knorr, quien completo la organización de la secta, conservó y amplio las doctrinas de sus antecesores, pero recomendó a sus seguidores mas amabilidad y cortesía con las personas que había de convertir.
     Knorr murió en 1977 y, desde esa fecha, gobierna la secta Frederick Franz, ayudado por un cuerpo de Gobierno de 18 miembros. Las oficinas centrales de la secta están en Brooklin, N.Y. Los testigos, según sus propias estadísticas, son unos 2,000,000 en mas de 200 países. En Mexico hay actualmente unos 84,000.
     Se pasa a ser testigo de Jehová por el hecho de predicar o de vender las publicaciones de la Sociedad, de casa en casa, o de cualquier otro modo. Existen dos categorías de testigos: los pioneros que deben dedicar a la secta al menos 100 horas al mes, y los proclamadores que consagran al menos 10 o 15 horas al mes a predicar y vender libros.

Creencias


     ¿Son protestantes los testigos de Jehová? Por su origen, y por gran parte de sus doctrinas, son protestantes. Russell era de familia presbiteriana; Rutherford perteneció antes a los bautistas y Knorr a la Iglesia Reformada. Además, una gran parte de sus doctrinas y de las acusaciones que repiten contra la Iglesia católica, son típicamente protestantes: sobre  la Biblia, los Sacramentos, la Virgen Maria, los Santos, las imágenes, el Papa, etc.
     Sin embargo, los testigos se apartan radicalmente de los demás protestantes al negar verdades fundamentales que la mayoría de estos todavía conservan en común con la Iglesia católica. Aquí vamos a enumerar solo algunas de las creencias típicas de los testigos.
     Dios. Dicen que solo ellos le dan a Dios su verdadero nombre, que es Jehová. Niegan la Trinidad.. Según ellos Cristo no es Dios, y el Espíritu Santo es solo una “fuerza activa” de Dios.
     Jesucristo. Enseñan que fue creado por Jehová. Antes de venir a la tierra era el Arcángel Miguel, o sea el Verbo, el cual no se encarno, sino que dejo de existir como creatura espiritual para convertirse en un embrión humano en el seno de Maria. Vino a la tierra en primer lugar para reivindicar el nombre de Jehová, en segundo lugar para borrar con su muerte los pecados de los suyos. El Jesús humano no resucito. Su cuerpo y su alma murieron para siempre, y en su lugar Jehová saco del sepulcro una creatura espiritual.
     Destino del Hombre. Enseñan que hay tres grupos de personas:
   
      1) Los 144,000 (Ap. 7,4) Estos, al morir, son transformados en creaturas espirituales y van al cielo a reinar con Cristo. De ellos, solo una pequeña parte  vive todavía en la tierra. Todos juntos son el “siervo fiel y prudente” (Mt 24, 25) que maneja la Sociedad Watch Tower; son los representantes visibles de Jehová en la Tierra.

     2) “La gran multitud” (Ap. 7,9), o “yonadabs” (2Re 10, 15), o las “otras ovejas” (Jn 16,16): son los demás testigos de Jehová. Estos vivirán para siempre en un paraíso restaurado en la tierra. Pero antes, dentro de muy poco tiempo (ya no se atreven a señalar fechas), este mundo será destruido en la gran  batalla de Harmagedon (Ap. 16, 14 y 2Re 23, 29-30), donde los pecadores y los miembros de todas las religiones (que forman el 3er. Grupo), serán aniquilados, pues el infierno, según ellos, no existe. Entonces Cristo establecerá un reinado provisional de mil años (Ap. 20, 22-4) para la “ multitud”. Estos serán allí probados por ultima vez, y los que perseveren serán felices para siempre en el paraíso terrenal.
     Los testigos dicen que todas estas cosas están en la Biblia, y las “prueban” con multitud de textos escogidos y manipulados por  sus dirigentes, a quienes los testigos obedecen ciegamente.
     En realidad, los testigos no hacen sus estudios directamente sobre la Biblia, sino sobre los libros y revistas que les proporciona la Sociedad.



3.   Los testigos de Jehová niegan la divinidad de Cristo

     En sus visitas de casa en casa, los testigos de Jehová ocultan al principio sus verdaderos propósitos e invitan simplemente a las personas a estudiar la Biblia con ellos. Si la persona acepta, poco a poco le van transmitiendo sus errores, al mismo tiempo que le infunden un profundo desprecio por la Iglesia católica, a la que malinterpretan y calumnian con verdadera sana.
     Cuando usted hable con algún miembro de esta secta, no se eje enfrascar en discusiones interminables sobre diversos temas, tal vez poco importantes. Concéntrese mejor en una verdad fundamental que ellos niegan, echando por tierra toda la redención del hombre y la fe cristiana: la divinidad de Jesucristo, la cual esta íntimamente relacionada con el Misterio de la Santísima Trinidad. Asi, al quedar los testigos desenmascarados por este error fundamental, quedan completamente desacreditados, y por lo mismo, será inútil seguir discutiendo con ellos otros errores de la secta, como la fecha del fin del mundo, la prohibición de la sangre, etc.
     Los testigos de Jehová, sobre todo cuando se ven perdidos, son especialistas, en saltar de una tema a otro, acumulando textos y mas textos de la ¿Biblia. No se deje enredar. Insista en discutir un solo tema, el de la divinidad de Jesucristo.
     La divinidad de Cristo es una creencia tan firme, fundamental y tradicional p

ara aun cristiano que solo se puede esperar que la niegue uno que no es cristiano. Por eso, los testigos de Jehová, que quieren aparecer como cristianos, y que dicen creer en el Nuevo Testamente, no se atreven a negarla directamente, sino que esquivan la cuestión, dando un largo rodeo, que al fin los hace caer ni mas ni menos que en el politeísmo ¡Si! los testigos de Jehová, según su propia confesión, creen que solo hay un Dios, sino que hay diversos dioses, uno de los cuales ¡es Jesucristo!
     De acuerdo con sus escritos y con sus platicas, esto es lo que los testigos creen acerca de Jesucristo.
     -   Hay un Dios todopoderoso, que es Jehová.
-   Antes de crear al mundo, Jehová creo a los ángeles.
-    Al primer ángel que creo, o sea el  Arcángel San Miguel, Jehová lo llamo su  “primogénito (su Hijo), el cual se hizo hombre y ¡es Jesús!
-    Además de Jehová, hay otros “dioses” que son “poderosos” Jesús es “un Dios poderoso” ( citan a Is 9, 6-7), a diferencia de Jehová, que es “todopoderoso”. Por eso en Jn 1,1 donde todas las Biblias traducen  “el Verbo (la Palabra) era Dios” la “Biblia” de los testigos (adulterada cínicamente por ellos) dice “la Palabra era un dios”. Según los testigos, Satanás es otro “dios” (se basan en 2 Cor 4,4)

Que pensar de todas estas barbaridades

     1. - El monoteísmo (creencia en un solo Dios) es la nota mas característica de los judíos, que estaban rodeados de pueblos politeístas (creencia en varios dioses) Los judíos basaban su fe precisamente en la revelación bíblica: No hay mas que un solo Dios verdadero (2 Sam. 7, 22, 32; 1Cron 17, 20; Is 44, 6,8; 45,22) El es eterno, santo, todopoderoso (Gn 17,1) o simplemente poderoso  (Sal 89, 8-9)
     2. - Rodeado como estaba Israel de pueblos politeístas, Yahvé (o Jehová, como un Dios celoso, que no admite otros dioses delante de El, Nadie, fuera de El, es Dios, porque solo El puede salvar (Ex 20, 3-5; Is 43, 10-12; 48, 11-12)
     3.- Cuando en el Antiguo Testamento se habla de “dioses” diferentes del único Dios se refiere a los dioses falsos de los gentiles, a los ídolos, que ni son Dios, ni son nada (2Re 19, 18; Jer 2, 11; Sal. 135 15-18)
     4. - También en el Nuevo Testamento se habla constantemente de un solo Dios verdadero, y se les llama “dioses” no solo a los  ídolos de los paganos (Hch 17, 16; 1 Tes 1,9), sino a todo aquello que pretenda ocupar para el hombre el lugar que solo le corresponde al Dios verdadero ( como el diablo: 2 Cor 4, 4; los placeres: Fil 3, 19; el dinero: Col 3,5; o también los reyes, que en algunos pueblos eran considerados como dioses) Pero claramente se afirma que todos ellos son los falsos dioses (1 Cor 8, 5-6; Gal. 4, 8-9)
     5. - Como se ve, cuando la Biblia habla de “dioses” (con minúscula y diferente de Yahvé) lo hace en sentido negativo, refiriéndose a dioses falsos, en oposición a Yahvé, el único Dios verdadero. Solo en el Sal 82, 6 se les llama “dioses e hijos del Altísimo” a los jueces que representan a Yahvé en medio de su pueblo (incluso a los jueces inicuo, como en este caso). Jesús cita este pasaje (Jn 10, 34), para probar que El, con mayor razón, puede ser llamado Dios e Hijo e Dios, pues no solo participa de la naturaleza divina por la gracia como nosotros ( 2Pe 1,4) sino que posee la misma divinidad del Padre, del cual procede como Hijo desde toda la eternidad (Jn 1,1. 18; 10-30)
     6. - Por tanto es totalmente falso y blasfemo decir que Jesús es un dios, asi como minúscula. El enredo en el que se meten los testigos de Jehová se debe a su obstinación en negar otro dogma de la fe cristiana, claramente enseñado por la Biblia, es decir, la Trinidad de personas en el único Dios. No pudiendo negar que la Biblia habla del Padre como Dios, no saben dónde colocar al Hijo, al que la Biblia también presenta como Dios y lo convierten en “un dios”, lo cual equivale a negar su divinidad.

4.   Cristo y Yahvé son el mismo y único Dios

     Ya vimos como los testigos de Jehová niegan uno de los pilares fundamentales de nuestra fe cristiana: La divinidad de Jesucristo. Con esto basta para saber que esa secta es completamente falsa.
     En el Antiguo Testamento Dios se presenta, entre otros nombre, como Yahvé (Ex 3, 14-15. Esto lo admiten los testigos, aunque siguiendo un antiguo error en la lectura del hebreo, ellos lo   llaman Jehová.
     Ahora bien, Jesucristo, en el Nuevo Testamento, aparece con el mismo poder y la misma divinidad con que aparece Yahvé en el Antiguo Testamento. Los dos se identifican en su divinidad: son el mismo y único Dios. Tanto a Yahvé como a Jesús, y solo a ellos, se les aplican en la Biblia, con exclusividad, ciertos títulos que indican una tarea que solo Dios puede realizar: crear y salvar al hombre.


Compare estos textos:

     ROCA: Yahvé (2Sam 22,2; Sal 18,2.31; Is 8,14-15) Jesus (1Cor 10,4; Ef 2,20; 1Pe 2,6-8; Hch 4,11)

     PASTOR: Yahvé (Sal 23,1; 80,1; Is 40,10-11; Ez 34,2-16) Jesús (Jn 10,10-16; 1Pe 2,25)
     JUEZ: Yahvé (Ez. 34,17-22; Ecl 12,14; Jer 17,10) Jesús (Mt 25,31-33; 2 Cor 5-10, comparado con Rm 14,10;  2Tim 4,1; Ap. 2,18,23)

     UNICO SALVADOR: Yahvé (Is 43,3.11-14; 45,22; Os 13,4) Jesús (Mt 1,21; Hch 4,11-12; Tit. 2,13)

     REY: Yahvé (Sal 10,16; 24,7-9; Is 6-5) Jesús (Jn 1,49; 18,37; Mt 25,34; Ap. 17,14)

     CREADOR: Yahvé (Gn 1,1; Is 42,5: 45,12.18) Jesús (Jn 1,3-10; Col 1,16-17; Heb 1,10)

     ES ADORADO: Yahvé (Sal 95,6-7; Ap. 22,8-9) Jesús (Heb 1,6; Ap. 5,12-14; Jn 5,23)

     TODA RODILLA ANTE EL SE DOBLA: Yahvé (Is 45,23) Jesús (Rm 14,10-12; Fil 2,10-11)

     UNICONOMBRE QUE DEBEMOS INVOCAR: Yahvé (Joel 2,32; Hch 2,21) Jesús (Hch 4,11-12; 3-16)

     TIENE EL MISMO PRECURSOR: Yahvé (Is 40,3-5) Jesús (Mt 3,1-3; 11-12; Mc 1,1-3. 7-8; Lc 1,76) DIOS VERDADERO: Yahvé (Jer. 10,10) Jesús (1Jn 5,20)

     SENOR DEL SABADO: Yahvé (Ex 31,15) Jesús (Mc 12,8)

     INMUTABLE: Yahvé (Mal 3,6) Jesús (Heb 1,11-12; 13,8)

     ALFA Y OMEGA, PRINCIPIO Y FIN: Yahvé (Ap. 1,8; 21,6) Jesús (Ap. 1,11.17; 22,13)

     ENVIA A LOS PROFETAS: Yahvé (2Cron 36,15-16) Jesús (Mt 23,34)

     VIDA: Yahvé (Gn 2,7; 1Sam 2,6; Job 33,4; Sal 16,11; 21,4; 36,9; 71,20) Jesús (Jn 1,4; 3,36; 5,21.26; 35.40.47.52-54; 8,12; 10,10.28; 11,25; Col 3,4; 1Jn 1,1)

     LUZ: Yahvé (Job 29,3; Sal 27,1; 36.9; 43,3; 89,15; 90,17; 118, 27; Is 2,5; Mi 7,8; 1Jn 1,5) Jesús ( Jn 1,4-9; 8,12; 9,5; 12,46)

     RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS: Yahvé (Job 19, 25-27) Jesús (Jn 11,25-26)

     Un titulo de máxima importancia, exclusivo de Yahvé en el Antiguo Testamento y aplicado a El también es el Nuevo Testamento, solo es compartido por Jesús. Este titulo es usado con tanta frecuencia para suplir el nombre de Yahvé, que acababa por convertirse en un nombre propio del único Dios: Es el titulo de Señor.

     YAHVE ES EL SEÑOR: (En hebreo Adonai, en griego Kyrios) (Dt 10,16-17; Jos. 3,11; Miq 4,13; Sal. 140,8) JESUS ES EL SEÑOR (Rm 10,9; Mt 22,43-46; Hch 2,36; Lc 1,43; 1Cor 12,3; Col 2,6; Filp. 2.11; Ap. 17-14)

     Finalmente, el mismo nombre divino YAHVE, que significa YO SOY y que Dios se aplica a si mismo en su revelación a Moisés, Jesús también se lo aplica a si mismo:
     Dios dijo: YO SOY (= YAHVE) (Ex 3,14-15) Jesús dijo: YO SOY (= YAHVE) ( Jn 8,57-58; 18,4-5)

     Para nosotros “ yo soy” no es mas que una forma verbal, pero a los judíos que escucharon a Jesús, eso les sonó como una blasfemia porque vieron que Jesús se aplicaba a si mismo el nombre divino. (Ver la reacción de los judíos en Jn 8,59 y 18,6)

     Como se ve, las pruebas bíblicas de la identidad divina entre Jesús y Yahvé son abrumadoras. ¡Y todavía se empeñan los testigos de Jehová en decir que Jesús es solo un representante de Jehová! ¿De que representado se puede decir exactamente lo mismo que del representado?.



5.   La Biblia afirma la divinidad de Cristo.

     El mayor tesoro que tenemos los católicos y que los testigos nos quieren arrancar, es nuestra fe en Cristo. Creemos que Él es nuestro único Salvador, precisamente porque es el Mediador, y es Mediador porque solo El es en si mismo verdadero Dios y verdadero hombre.

     Profundizando en el error de los testigos, podemos preguntarnos: ¿En que afecta su negación de la divinidad de Cristo al dogma de la redención de la humanidad? Los Santos Padres (escritores cristianos posteriores a los Apóstoles) decían: “No es salvado lo que no es asumido”. Esto quiere decir que Dios(en Cristo), salvo al hombre, asumiendo (haciendo suya) su naturaleza humana y uniéndola en si mismo a su naturaleza divina en la Persona del Verbo Encarnado. Por eso entre otras cosas, la sangre del hombre Jesús, derramada en la cruz, tuvo valor infinito para salvarnos.
     Ya hemos probado con la Biblia la divinidad de Jesucristo, verdad fundamental del cristianismo que niegan los testigos de Jehová. Ahora vamos a ver otros textos de la Biblia en que se afirma claramente esa verdad.
     El Verbo era Dios (Jn 1,1) Este pasaje es uno de los más claros testimonios de la divinidad de Cristo, por eso los testigos en su “biblia” falsificada traducen “un dios”.
     Jesús reclama para sí el poder divino de perdonar  el pecado, y prueba con milagro su afirmación (Mc 2,5-12)
     Jesús no proclama la Palabra de Dios como portavoz de Yahvé (como lo hacían los profetas: Is 1,1-2.10-11; Jer 1,1-2.7-9; Ez. 2,3-4), sino en nombre propio (Mt 5,21-22.27-28.31-32)
     Jesús hace milagros en nombre propio (Mc 1,4; 2,9-11; 3, 5; 5,41) y no como los apóstoles (que los hacían en nombre de Jesucristo o por la fe que se tenia en El: Hch, 3, 6; 14, 8-10)
     Jesús exige de sus perseguidores una adhesión absoluta que solo a Dios se le puede dar (Mt 10, 37; 19, 29, comparar con Dt 6, 5 y Mt 22, 37)
     A Jesús se le da gloria igual que a Dios (2 Cor 4, 6; 2 Tim 4, 18, aquí el Señor es Jesús: v v. 1 y 8; 2 Pe 3, 18; comparar con 1 Cr. 29, 11; Sal 86, 12; 104, 31)
     Jesús es la imagen de Dios invisible. Es decir, Dios, que al hacerse hombre ( Jn 1, 14), se hizo visible (Col 1, 15; Heb 1, 3).  Tiene la plenitud de la divinidad (Col 1, 19).
     Jesús afirma tener el mismo poder y divinidad del Padre (Jn 10, 37-38; 14, 8-10; 16, 15; 17, 110. 21). Los judíos entendieron muy bien que Jesús quería hacer pasar por Yahvé-Dios (Jn 5, 18; 10, 30-33; Mt 26, 65)
     Tomas confiesa la divinidad de Jesús y Jesús no lo reprende (Jn 20, 228-29; comparar con Hch 14, 11-15). Ver también los siguientes textos:
      Rm 9,5; 1 Tim 3,16; 6, 11-16; Tito 2, 13; Heb 1, 5-24).
     NOTA IMPORTANTE: Vea estos textos en cualquier traducción de la Biblia, católica o protestante, pero NO en la de los Testigos de Jehová (“Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras”), pues ellos la han falsificado descaradamente para negar la divinidad de Cristo, como lo veremos mas adelante.
     Para echar por tierra todas estas  pruebas de la divinidad de Cristo los testigos, aparte de traducirlas de otra manera en su “biblia”, mencionan algunos textos en los que Jesús aparece como inferior al Padre (Mc 13, 32; Jn 14, 28; Mt 27, 46).
     Para entender esos textos hay que recordar que Jesucristo es verdadero Dios, igual al Padre en divinidad, sabiduría, poder, eternidad, etc., (como lo hemos demostrado ya), pero también es verdadero hombre por su Encarnación (Gal. 4,4; Jn 1, 14; Lc 2, 7; 1 Cor 15, 21; Tim 2, 5) y en cuanto hombre obviamente es inferior al Padre.
     Este es el sentido del anonadamiento del Verbo (Filp. 2, 6-8)
     Por eso Jesús compartía nuestras limitaciones humanas, menos el pecado (Heb 4, 15): crecía en sabiduría (Lc 2, 52), tuvo hambre (Mt 14, 33-34), y sobre todo murió (Jn 19, 30) Jesús también resucito como hombre, no como Dios (Hch 2, 32), y también fue constituido Señor en su humanidad, pues como Dios ya lo era (Filp. 2, 9-11; Hch 2, 36; Jn 17, 5)


6.    Jesucristo es Hijo de Dios

     De acuerdo con la revelación bíblica, la Iglesia católica (y siguiéndola a ella, la mayor parte de las Iglesias cristianas) ha confesado siempre  que Dios es Trinidad: un solo Dios verdadero en el que hay tres personas distintas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
     Esta verdad fundamental es negada hoy por dos tipos de sectas antitrinitarias.
1.    Los que confiesan la divinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, pero dicen que no son tres personas, sino tres modos de manifestarse el mismo y único Dios. Por ejemplo, la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús (pentecostal)
2.     Los que afirman (en un error mucho mas grave) la divinidad del Padre (al que llaman Jehová), pero niegan la del Hijo y la del Espíritu Santo. Tales son los testigos de Jehová.
     Es interesante notar que todas las herejías que se dan actualmente no hacen mas que repetir, a veces al pie de la letra, herejías que se dieron en la antigüedad cristiana. Asi por ejemplo, los que pusimos en el numero 1 no son sino una reproducción del sabelianismo (o monarquismo) del siglo II. Y los del número 2 reviven, casi al pie de la letra, los errores del arrianismo del siglo IV.
     Sobre la divinidad y la personalidad del Espíritu Santo hablaremos en el tema siguiente. Veamos ahora como el Padre y el Hijo son el mismo y único Dios verdadero y al mismo tiempo dos personas distintas. Los pasos de la prueba son los siguientes:
1)    La Biblia afirma claramente que no hay mas que un solo Dios verdadero (ya lo vimos)
2)    La divinidad del Padre la reconocen las sectas mencionadas, y no la vamos a probar aquí.
3)    Jesucristo es verdadero Dios y, por tanto, es el único Dios que existe, pues no hay otro (ya lo vimos también).
4)    En el Nuevo Testamento el Padre y Jesucristo se presentan cada uno con una personalidad propia y diferente ( es lo que vamos a ver ahora).


Jesucristo no solo es Dios, sino Hijo de Dios

a)    Asi lo confesaron muchos (Mt 14, 33; 16, 16; 27-54; Mc 3, 11; 5,7; Lc 1, 32; Jn 1, 34. 499; 6, 69; Hch 3, 13.26; Rm 5, 10; 8, 3; Gal 4,4).
b)    Es cierto que en la Biblia excepcionalmente, también se les llama “hijos de Dios” a los ángeles (Job 1, 62, 1) y a los hombres (Os 1, 10).
c)    Pero la manera en que Jesús se presenta como Hijo de Dios es única y especial (Mt 11, 27, 43; Lc 22, 70-71; Jn 3, 35-36; 5, 19-47; 6, 32-40; 9, 35-38; 10, 29-38; 11, 4; 19-7).
d)    El mismo Padre atestigua la relación única que hay entre El y su Hijo (Mt 3, 17 y paralelos).
     En las dos ultimas listas de textos, c) y d), se ve claramente que el Padre y el Hijo se distinguen y que hablan el uno del otro sin confundirse.
     Si además de Cristo nosotros también somos hijos de Dios, es porque en Cristo hemos sido adoptados (Rm 8, 14-17. 29; Gal. 3, 26-27; 4,4-7; Ef 1, 5; 1Jn 3, 1-2). Pero solo Jesús es el Unigénito, el único Hijo engendrado por Dios (Jn 1,18; 3,16), y su relación con el Padre es diferente a la nuestra (Jn 16,28; 20,17)
     Ciertamente la vida de Dios infinito es una realidad inabarcable para nuestra pobre inteligencia humana (Rm 11, 33-55) y las palabras que usamos para expresar ese misterio (padre, hijo, naturaleza, persona) se quedan cortas, pues están tomadas de la realidad humana. El Concilio de Nicea (ano 325) condeno a Arrio, y expreso la doctrina bíblica diciendo que Cristo, el Hijo de Dios, es consubstancial con el Padre: Es decir, no dice solo que tiene una naturaleza igual a la del Padre - como pasa en la tierra entre el papa y el hijo sino que su naturaleza ( o sustancia) es única con el Padre, aunque sean dos personas diferentes.
     El Hijo fue engendrado (no creado, como dicen los testigos) por el Padre, en el sentido que procede del Padre desde la eternidad. Dios Padre nunca fue no-Padre, porque engendro a su Hijo desde toda la eternidad (Jn 1, 18). En este mismo sentido dice la Escritura que el Hijo es la Palabra (O verbo) del Padre. Ahora bien una palabra, antes de expresarse, ya esta en la mente, como idea (Jn 1, 1.14; 1s 55, 10-11) También la Escritura dice que el hijo es el resplandor de su gloria, e imagen de su sustancia (Heb 1, 3)
     Es imposible decir mas en este reducido espacio, pero los católicos pueden tener la seguridad de que nuestra fe siempre tendrá una respuesta precisa, segura y basada en la Biblia, para desbaratar las artimañas que los testigos de Jehová siguen acumulando contra la Santísima Trinidad.



7.   El Espíritu Santo es Dios


     La Iglesia católica ha confesado siempre, de acuerdo con la Biblia, que el Espíritu Santo es verdadero y único Dios, junto con el Padre y el Hijo, y al mismo tiempo es una Persona distinta de ellos.
     Esta verdad, que junto con la Iglesia Católica es confesada por casi todos los demás cristianos, es hoy negada por dos tipos de sectas, como lo vimos con respecto a Jesucristo a saber:
1.    Los que afirman la divinidad del Espíritu Santo, pero niegan que sea una persona distinta del Padre y del Hijo.
2.    Los que niegan tanto la divinidad como la personalidad del Espíritu Santo. Tales son los testigos de Jehová.
     Los testigos de Jehová dicen que cada vez que la Biblia habla del Espíritu Santo se esta refiriendo a un soplo o viento, poder o energía o fuerza activa de Dios. Por eso en su traducción falsificada de la Biblia (Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras) siempre escriben “espíritu santo”, con minúsculas.
     En la antigüedad cristiana hubo unos herejes que afirmaban algo parecido, era los Macedonianos. Contra estos se reunió el I Concilio de Constantinopla (ano 381) que resumió  la doctrina bíblica con las palabras que todavía confesamos en el Credo de la Misa:
     “(Creemos) en el Espíritu Santo
     Señor y dador de vida;
     Que procede del Padre y el Hijo;
     Que con el Padre y el Hijo
     Recibe una misma adoración y gloria;
     Y que hablo por los profetas”.
     En la Biblia, la palabra espíritu (ruaj, en hebreo; pneuma, en griego),  significa soplo de viento, aliento vital, espíritu, y en cada caso hay que ver cual es su significado preciso, sobre todo cuando se refiere al Espíritu de Dios o Espíritu Santo. La Biblia nos enseña que el Espíritu Santo:
1)    es una persona,
2)    distinta del Padre y del Hijo,
3)    Es el mismo y único Dios que el Padre y el Hijo ( los tres son la misma sustancia divina)
     NOTA: Hemos separado los siguientes textos bíblicos en 3 grupos para mayor claridad, pero los tres prueban las mismas verdades.
     1. - El Espíritu Santo es una Persona ( es decir: un sujeto o individuo inteligente y espiritual, capaz de obrar por sí mismo con responsabilidad. Es “alguien”, no algo”).
     Obra como persona (Hch 8,29; 13,2; 15, 28; 16,6; Rm 8, 14-16.26-27; 1 Cor 3, 16;2, 10-11; Ef 4, 30; 1 Jn 5,6; Ap. 2, 7;22,17)
     Jesús mismo trata al Espíritu como una persona, pues la palabra griega pneuma (espíritu) es neutra, por tanto el pronombre que se refiere a ella debería ser también neutro, sin embargo en Juan 16, 8. 13-14 se usa el pronombre masculino ekeinos (aquel) para referirse al Espíritu Santo.
     Al Espíritu Santo se la llama Paráclito, que quiere decir auxiliador, protector, consolador, abogado (Jn 14, 26; 16, 17) Y Jesús dice que el Espíritu Santo es otro Paráclito diferente a El mismo, que también lo es (Jn 14, 16; 1Jn 2,1)
     2. - El Espíritu Santo es presentado como alguien distinto del padre Y del Hijo: Se habla al mismo tiempo de los tres sin confundirlos. (Mt 28, 19; Mc 1, 10-11; Rm 8, 14-17; 15, 15-16. 30. 1 Cor 12, 4-6; 2 Cor 1, 21-22; 13, 13; Ef 4,3-6; 1Pe 1, 2)
     3. - El Espíritu Santo tiene los mismos atributos de Dios (por tanto es Dios)
     Se identifica con Yahvé (Hch, 5, 3-4; 28, 25-27; comparar con Is 6, 8-10; Heb 3, 7-9; comparar con Ex 17, 7 y Sal 95, 7-11) Es Señor igual que YAHVE (2 Cor 3, 16-17; Is 1, 24). Es eterno (Hch 9, 14). Esta en todas partes (Sal 139, 7-12; Jn 14, 17; Icor 3, 16). Todo lo sabe (Jn 14, 26; 1 Cor 2, 10-11)
     Con su poder, fue creado, el mundo (Gn 1, 2), la Virgen concibió a Jesús (Lc 1,35; Mt 1, 18-20), Cristo resucito (Rm 8, 11). Los profetas hablaron (2Pe 1,21), y la Iglesia es extendida gobernada y santificada (Hch, 1, 8, 20,28, Jn 3,5; Rm 8,19-16)



8.   El Padre, y el Espíritu Santo son Yahvé, el único Dios verdadero


     Los testigos de Jehová destruyen  la verdad de la Biblia al negar y combatir una de sus revelaciones fundamentales. La Trinidad.
     Dicen ellos que la palabra “trinidad” no se encuentra en la Biblia, y eso es cierto, pero la realidad de la Trinidad si se encuentra tan clara y repetida en la Biblia, que para poder negarla, ellos tuvieron que hacer su propia traducción de la Biblia, en la que falsifican y tuercen todos los pasajes que se refieren a la Trinidad.
     En los temas anteriores hemos probado la divinidad de Cristo y del espíritu Santo. En el presente tema veremos, en forma conjunta, la identidad divina de las Tres Personas.
     Veamos algunos  de los títulos, perfecciones y obras que se dicen igualmente de cada una de las tres Personas d la Trinidad. La fuerza del argumento esta e que si la Biblia le reconoce a cada Persona los atributos de Dios, es evidente que esa persona es Dios. Y precisamente el único Dios que existe, pues la Biblia no reconoce mas que uno.
     Hay que tener en cuenta que muchos de los textos siguientes que se refieren a Dios Padre, se refieren también al Dios único, simplemente, sin distinción de personas, sobre todo tratándose del Antiguo Testamento.
-    La Biblia no solo atribuye el nombre de Yahvé a Dios Padre, o a Dios en el Antiguo Testamento (Neh 9, 6-7), sino que también identifica al Hijo con Yahvé (Lc 1, 76, comparado con Mal 3, 1; Lc 3, 4-6 y Jn 1, 15,  comparados con Is 4,3), y también el Espíritu Santo (Heb 3, 7-11, comparado con Sal 95, 6-11 y Ex 17, 5-7)
-    Según la Biblia el Padre es Dios (Rm 1,7; Ef, 4, 6), pero también el Hijo es Dios (Rm 9,5; Tit 2, 13; Heb 1, 8-9; Jn 20-28, y también el Espíritu Santo es Dios (Hch 5,3-4; 7,51, comparado con 2Re 17, 14; Hch 28; 25-27, comparado con Is 6, 8-10)
-    El Padre es nuestro Señor (Sal 8, 11.9) El Hijo es nuestro Señor (Hch 2,36; ICor 8,6; Fil 2,11) El Espíritu Santo es nuestro Señor (2Cor 3, 16-17) Entonces ¿cuántos Señores tenemos los creyentes? (Mt, 6,24; Ef 4,5)
-    El Padre es eterno (Sal 90,2; 93,2) El Hijo es eterno (Heb 1, 10-12; 13,8; Prov. 8, 22-23). El Espíritu Santo es eterno (Heb 9,14)
-    El Padre es omnipotente (Gn 17, 1; Ex 6,3) El Hijo es omnipotente (Mt 28, 18; Mc 2, 10-12; Ap. 1,8) El espíritu Santo es omnipotente – tiene el mismo poder de Dios- (Lc 1,35; Hch 2,4 4,31; 9,31; Rm 15, 3.9).
-    El Padre es el Salvador (Is 43, 3.11; Lc 1,47; Tit 3,4) El Hijo es el Salvador (Mt 1,21; Lc 2,11; Tit  2,13). El Espíritu Santo es el Salvador (1Cor 6,11; Heb 9,14). La salvación es atribuida a las tres Divinas Persona (2Cor 1, 21-22).
-    El Padre es el autor de la regeneración –o nuevo nacimiento- (Jn 1, 12-13) El Hijo es el autor de la regeneración 1Jn 2, 29). El Espíritu Santo es el autor de la regeneración (Jn 3, 5-6) En la obra del nuevo nacimiento interviene la Santísima Trinidad (Tit 3, 4-6)
-    Los hijos de Dios tenemos comunión con cada una de las tres Divinas Personas, y las tres habitan en cada uno de nosotros como un templo (Jn 1,3; Fil 2, 1; 2Cor 13, 14; Jn 14, 23; Ap. 3, 20; 2 Cor 6, 16; Gal. 2, 20; Ef 3, 17; 1 Cor 3, 16-17; 6, 19; 2 Tim 1, 14)



9.   Una “biblia “ adulterada para negar a Jesucristo

     Los testigos de Jehová niegan las verdades más importantes de la fe cristiana. Durante anos trataron de “probar” sus errores manejando a su antojo las traducciones de la Biblia (católicas y protestantes) que tenían a mano. Sin embargo, a cada paso se encontraban con una dificultad: todas esas Biblias afirman precisamente lo contrario de lo que ellos enseñan. Por eso no tuvieron mas remedio que hacer su propia traducción de la Biblia, para poder “probar” con ella sus inmensos errores, especialmente para negar la divinidad de Jesucristo.
     La “biblia” de los testigos de Jehová se llama Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. Es un verdadero fraude, una descarada adulteración de la Biblia. Sin el menor pudor suprimen o añaden palabras y tuercen el sentido original hebreo y griego según les conviene. Además, con el pretexto de ser una traducciones literal, su “biblia” esta escrita en un español rudo, extravagante y desagradable.
     Si usted toma una traducción católica ( y también no católica) de la Biblia, allí le dice quien o quienes la tradujeron. Podemos investigar la capacidad científica y la honestidad de esas personas, para saber si podemos confiar en la fidelidad de su traducción. En cambio, la Sociedad de los testigos se ha negado obstinadamente a revelar los nombres de los traductores de su “biblia”. Añádase que la traducción castellana esta hecha, no sobre los idiomas originales, sino del inglés.
     Veamos, con algunos ejemplos, como los testigos de Jehová han corrompido la verdad de la Sagrada Escritura. Consiga con sus amigos varias traducciones diferentes de la Biblia (católicas y protestantes), y también la “biblia” Nuevo Mundo de los testigos. Compare en todas ellas los siguientes textos y vera la sorpresa que se lleva:
-    Juan 1,1; el texto se refiere a Jesucristo. Los testigos lo rebajan a la categoría de “un dios”, asi con minúscula.
-    Romanos 9,5: añaden el verbo sea, y asi impiden que la palabra Dios se refiere a Cristo.
-    Tito 2,13; Pedro 1,1; añaden del antes de Salvador, para evitar la identificación entre Dios y el Salvador Jesucristo.
-    Mateo 2,11; 9, 38; 2998, 17; Juan 9,38: proskunesan en griego significa adorar de rodillas, y no rendir homenaje. De hecho, los testigos traducen bien en Mateo 4,9; Lucas 4,8; Juan 4,20.
      Comparar también Jn 7,29; 10,38; 14, 10-11; Mt 26, 26-28: se vera como los Testigos inventan palabras que cambian todo el sentido: “representante”, “en unión”, “significa”...
      ¡Increíble! Ha habido, y hay actualmente, grandes sabios, expertos en hebreo y griego, y grandes, instituciones de renombre mundial dedicadas al estudio de la Biblia. Pero ahora resulta que todos ellos no saben nada, y que los únicos que saben traducir correctamente la Biblia son esos “sabios” testigos de Jehová, que, “por humildad” quieren quedar en el anonimato. ¿Tiene sentido todo esto?
      Veamos otros ejemplos: en el Antiguo Testamento, el titulo Señor (Adonai) es un titulo divino; solo se aplica a Dios Yahvé o Jehová). Pero en el Nuevo Testamento ese mismo titulo Señor (Kyrios) se le aplica indistintamente a Dios y a Cristo, lo que  demuestra que ambos son iguales en su divinidad.
     Ahora bien, los testigos, abusando de su traducción, cada vez que en el Nuevo Testamento la palabra Señor (Kyrios) se refiere (según ellos) a Dios, la traducen por Jehová, pero cuando esa misma palabra se refiere a Cristo, la traducen por Señor. Solo que a veces ellos mismos caen en su propia trampa, como sucede en Rom14, 1-14, donde el titulo Señor se repite en griego 9 veces. Los testigos, creyendo que ahí Señor se refiere a Jehová, lo  traducen por Jehová, pero al llegar, al v. 14, lo vuelven a traducir por Señor, pues de lo contrario ¡hubieran tenido que traducir Jehová Jesús! Traducción perfecta que les hubiera echado por tierra todos sus errores, pues el v. 9 nos dice que el Señor ( del que habla todo el párrafo) ¡Es Jesús!



10.   ¿Testigos de Jehová o testigos de Jesucristo?


     Los testigos de Jehová, según ellos, quieren restablecer en la tierra el santo nombre de Dios, que en el Antiguo Testamento se presento a Moisés como Jehová (Ex 3, 14) (Ahora sabemos que  es erróneo leer las cuatro consonantes hebreas YHWH por Jehová. Deben leerse YAHVE  (Yahvé, Yavé), que significa El-Que-Es, o también EHYEH (Yo Soy), en primera persona.
     La secta dice que los verdaderos adoradores de Dios deben ser “Testigos de Jehová” como dice Isaías (43, 10) Pero con eso los testigos de Jehová se quedan anclados en el Antiguo Testamento y no logran entender, sino superficialmente, la plena revelación que Dios nos hizo en su Hijo  Jesucristo (Heb 1,1-2). Asi los testigos de Jehová, mas que una secta cristiana, son una secta judía.
     Los testigos, al igual que los judíos, niegan la divinidad de Jesucristo y con eso echan abajo la redención del hombre por la sangre de Jesucristo. El, por ser hombre, derramo su sangre (Heb 10, 19-20) y por ser Dios, ese derramamiento de sangre tuvo valor  infinito (merito infinito) para perdonar todos los pecados del mundo (Hch 20-28; Rom 5; 9; Ef 1,7; Col 1,20; Heb 9, 11-12; 10, 4-10; 1 Pe 1, 18-19; Ap. 1, 5)
     Según la idea de redención que tienen los testigos la voluntad  de Jehová de redimir al hombre la hubiera podido realizar cualquier hombre, o ángel encarnado. Pero eso no se puede admitir o por lo menos, eso no responde al plan de Dios de que nos habla la Escritura  (Rm 3, 9-10; Heb 1, 5-6; 10, 1-2)
     Jesucristo es el mismo Dios, hecho hombre o manifestado en carne humana (Jn 1, 1-4; 14, 9; 17, 22; Col 1, 15; Tit 3, 16) Por eso, por su humanidad unida a su divinidad,  y no por otra razón, Jesucristo es el único mediador entre Dios y los hombres (1 Tim 2, 5-6), el único camino  para llegar al Padre (Jn 14, 6)
     Para los cristianos, creer en Dios (Gn 15, 6), amar a Dios (Dt 6, 5) y obedecer a Dios (Dt 7,9; Ex 24, 7), es igual que creer en Cristo (Jn 1, 13;3, 16’ Hch 16, 31), amar a Cristo (Mt 10, 37; Jn 8, 42; 1 Cor 16-22) y obedecer a Cristo (Jn 14, 5; 15, 17; Hch 5, 9). Por eso, como adoramos a Yahvé (Mt 4, 10), adoramos a Cristo (Mt 2, 11; 28, 18; Heb 1,6; Ap. 5, 12-14)
     Al negar la divinidad de Cristo, los testigos de Jehová niegan, en consecuencia, el sublime misterio de la encarnación del Verbo (Jn 1, 14), que llega a la culminación con su muerte y resurrección. La confesión de este misterio es, precisamente, lo que nos constituye como cristianos (Rm 10,9; Hch 11, 26)
     Frente a Jesucristo, que reclamaba por si la misma divinidad de Yahvé, los testigos reaccionaron con el mismo escándalo que sufrieron los judíos (Mc 2, 6-12; Jn 10,31-33), los cuales estaban tan convencidos de la trascendencia, unidad e infinitud de Yahvé Dios (Dt 4, 12,15; 6,4; Is 6, 1-15; Sal. 8, 1), que no quisieron aceptar que ese Dios se revelara después en tres Personas y que, por un misterioso e inefable designio de su voluntad, una de esas Personas quisiera hacerse hombre y morir por nosotros  en una cruz, dándonos asi Dios una prueba mas – la definitiva-  de su poder y de su amor infinitos. De ese modo, al igual que los judíos, los testigos de Jehová pretenden defender el honor de Yahvé enmendándole la plana, es decir, no tolerándoles que se salga del molde en que ellos, lectores ávidos del Antiguo Testamento, lo han encerrado y negándose a aceptarlo como el Dios siempre sorpresivo que esta mas allá de nuestros cálculos y previsiones humanas (Is 55, 8-9)
     Los testigos de Jehová, como toda secta, insisten machaconamente en muchos elementos bíblicos, pero descuidan y francamente menosprecian el núcleo central del Evangelio, es decir, el Kerigma: Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, murió por nuestros pecados, y resucitó para nuestra salvación. Solo los que invoquen su nombre, y lo reconozcan como Señor (Kyrios, Adonay) pueden ser salvos (1 Cor 15, 1-4; Ef 1,11-18; Fil 2, 5-11; Rm 5,8-11; 1Tim 2, 5-6; Hch 4, 12; 116, 31)
     Los testigos insisten en todo menos en eso. Jesucristo ocupa para ellos un lugar secundario. Comparemos los elementos básicos de la predicación de los testigos ( el nombre de Jehová, la próxima venida de su Reino, el inminente fin del mundo, el milenio y el paraíso en la tierra, los 144,000 que irán al cielo, etc.), con el Kerigma es decir, la predicación fundamental de los Apóstoles (Hch 2,22-36; 3, 12-26; 4,8-12; 5, 28-32; 8, 30-35; 13, 26-39)
     Se comprende pues,   que los testigos no son movidos por el Espíritu de Dios (1 Cor 12, 3; 1 Jn 4, 1-3), antes bien, están cegados por el “dios” de este mundo (2 Cor 4, 3-4) y son falsos testigos de Jehová, pues si no honran y reconocen la divinidad del Hijo, tampoco honran al Padre (Jn 5, 23, 1 Jn 2, 22-23)
     El plan de Dios es que nosotros, si queremos ser verdaderos “testigos de Jehová” debemos ser, ante todo, testigos de Jesucristo (Hch 1, 8, 22; 2, 32; 3, 15, 4, 33; 5, 31-32, 10, 39; 18, 5; 22,15. 18; Mt 10, 32-33; Jn 3, 26; 15, 27; 2 Tim 1, 8), pues Jesucristo y Yahvé (Jehová) son el mismo y único Dios verdadero.



11.   ¿Qué harán los testigos de Jehová después de este nuevo engaño?

     Se trata del engaño del Fin del Mundo, que los testigos de Jehová, con una verdadera obsesión, andan profetizando para los anos que van de 1984 a 1994.
     El error de los testigos de Jehová ( y de otras sectas parecidas consiste en que, echando mano de su imaginación, afirman sobre el Fin del Mundo mas detalles de los que la Biblia nos revela, y sobre todo, se atreven a señalar con mas o menos precisión la fecha en que sucederá, contradiciendo la expresa afirmación de Cristo (Mt 24, 36. 42.44)
     En sus 100 anos de historia, los testigos de Jehová han señalado como fechas del Fin del Mundo y de la Segunda Venida de Cristo, los años de 1874, 1914, 1918, 1925 y 1975. En todas esas ocasiones han fallado, y como consecuencia de esos fracasos, muchos testigos desilusionados han abandonado la secta. Pero los dirigentes de la Watch Tower, que son los principales culpables del engaño, y a quienes el mismo reditúa grandes ventajas económicas, se las han arreglado siempre para sacudirse la vergüenza y seguir adelante como si nada hubiera pasado.
     Esos fracasos los han obligado también a contradecirse una y otra vez. Cada nuevo dirigente corrige al anterior, a pesar de que todos afirman  que hablan con la mismísima autoridad de Dios, ¡Da pena ver a tantos ingenuos testigos  de Jehová moverse como veletas, según el viento que sopla desde la central de Brooklyn!
     El último fraude que han inventado es que el Fin del Mundo tendrá lugar mientras este viva la generación de 1914. Y para “probarlo” profanan la Sagrada Escritura con las mas descabelladas interpretaciones.
     1914 es para ellos una fecha clave (aunque cada vez la explican de diferente manera). En ese ano, según ellos, Cristo  comenzó a reinar en el Cielo sentándose en su trono “ a la derecha del Padre “ (Sal 110, 1-2; Ap. 12,7-12) y Satanás “fue soltado” para que hiciera mucho daño en la tierra durante el tiempo que dure la generación que nació en 1914 o que ya vivía  en ese año (Mt 24, 34) Antes de que termine ese plazo, Cristo vendrá y  aniquilara, en la Batalla del Harmagedon (Ap. 16, 14. 16), los falsos sistemas de este mundo, que son los gobiernos y las regiones. Entonces establecerá  en la tierra un gobierno de mil anos (Ap. 20, 2-4) en un paraíso terrenal. Al final de ese milenio habrá una segunda prueba, y los que resulten fieles (“la gran muchedumbre”: Ap. 7, 9), se quedaran a vivir para siempre en ese paraíso terrenal, mientras que los malos serán aniquilados (pues según ellos el infierno no existe)
     El comienzo de todo esto será, pues, antes de que se acabe la generación de 1914. Y como según el Salmo 90 la vida del  hombre dura de 70 a 80 anos, de aquí se sigue que la generación del 14 comenzó a desaparecer en 1984 y prácticamente no existirá en 1994. Por tanto  el Fin del Mundo sucederá entre estas dos fechas, pero más cerca de la primera que de la segunda.
     Como se ve, después de tantos fracasos, los testigos de Jehová ya no se atreven a señalar un ano preciso para el Fin del Mundo, y ahora dejan la fecha un poco indefinida. Pero en todo caso su nuevo fracaso será evidente a mas tardar en 1994, ¿Qué inventaran entonces los dirigentes de la Torre?
     Para reforzar sus vaticinios, los testigos manipulan todavía mas la Biblia haciéndonos creer que en este tiempo que corre, mas que en ningún otro, se están cumpliendo las señales que Cristo profetizo como preludio del Fin del Mundo: Guerras, hambre, terremotos y peste  (Mt 24, 7; Mc 13, 8; Lc 21, 10-11). Y llegan al colmo de afirmar que solo ahora, gracias a ellos, el Evangelio se esta predicando en todo el mundo, cumpliéndose con esto otra señal dada por Cristo (Mt 24, 14).
     La razón del presente tema es la siguiente:
     QUE LES QUEDE BIEN CLARA A TODOS LOS CATÓLICOS LA FECHA QUE  PONEN LOS TESTIGOS PARA EL FIN DEL MUNDO, PUES CUANDO PASEN ESTOS ANOS SEGURAMENTE LOS TESTIGOS SE VAN A QUERER ESCABULLIR DICIENDO QUE ELLOS  NO DIJERON NADA, Y RETIRARAN DE LA CIRCULACIÓN LOS LIBROS QUE LOS COMPROMETEN, COMO LO HAN HECHO EN OTRAS OCASIONES.
     Cuando este nuevo fraude quede al descubierto ¿tendrán los testigos de Jehová la suficiente humildad para volver a visitar  nuestros hogares y reconocer su error y la falsedad de su secta?.1*



1* Todas las afirmaciones consignadas en este tema están rigurosamente tomadas de los escritos de los testigos de Jehová. Por la brevedad del espacio se han omitido muchos datos.



12.   ¿Esta cerca el Fin del Mundo?


     El Fin del Mundo, junto con la Segunda Venida de Cristo, es uno de los temas en que más insisten algunas sectas que hacen proselitismo entre los católicos. Para algunas este tema constituye una verdadera obsesión, por ejemplo, los adventistas, los testigos de Jehová, algunos grupos bautistas y pentecostales.
     El hecho de que esas sectas anuncien con tanta insistencia el Fin del Mundo, puede llevar a los católicos a pensar que todo lo que se refiere a este tema es también un error. Por eso, lo primero que hay que aclarar es que el Fin del Mundo pertenece al mensaje central de Jesucristo y desde siempre ha formado parte de  la de la Iglesia católica.
     Lo que pasa con esta verdad, como con otras que también pertenecen a la Iglesia católica, es que las sectas la desligan del conjunto de la Revelación divina, la distorsionan y la  convierten asi en una herejía.
     Las sectas se han contaminado la verdad del Fin del Mundo con detalles sacados, no de la Biblia, sino  de su propia imaginación. Entre estos, el mas importante es el que se refiere a la fecha  del Fin del Mundo, que se señalan con precisión, o aseguran que ya esta muy próxima.
     Para no dejarnos engañar, pues, por falsos predicadores (2 Pe 3, 16), veamos, en una apretada síntesis, que nos enseña la Biblia sobre esas realidades finales.
     Este mundo en que vivimos (la tierra, el universo, la humanidad) no es cierto, tendrá fin (Sal  72, 5; 105, 25-26; Mt 5, 18) El Fin del Mundo consistirá  en la destrucción final del mal: el pecado, el dolor, la muerte (Mt 13, 39-40. 49; 1 Cor 15, 24-26). La Biblia presenta esa destrucción con figuras literarias, propias del lenguaje apocalíptico, que indican la magnitud, la fuerza y la rapidez con que van a suceder (Joel 2, 10.31; Is 13, 9-10; Mt 24, 29; Ap. 6, 12-14)
     Pero el mundo en cuanto tal, lo mismo que nuestro cuerpo, no serán destruidos para siempre, sino purificados y  transformados (Hch 3, 21; Rm 8, 11. 19-23; 1 Cor 15, 35-49; Ef 1, 9- 10; 2Pe 3, 13; Ap. 21, 1015).
          Toda esa realidad perfecta y definitiva la presento Jesús con el concepto fundamental del Reino de Dios (Mt 5, 3; 6, 33; Hch 1, 3) Pero ese Reino ya comenzó a ser una realidad en la tierra desde la encarnación del Hijo de Dios. Él es un anticipo del Reino (Mt 3,2; 4,17; 10,7) También la Iglesia Cuerpo de Cristo, es ya una avanzada del Reino de Dios en medio de este mundo. En la medida que se predica el Evangelio y los hombres aceptan a Cristo, el Reino va creciendo (Mt 12,28; 13,24.31.33; Mc 12,34; Lc 17,20-21)
     El Reino de Dios llegara a su plenitud y consumación cuando Jesucristo venga por segunda vez, pero esto hay que entenderlo bien. Cristo, en realidad ha seguido estando siempre con nosotros (Mt 28,20), y su presencia se hace realidad cada vez que, individual y comunitariamente, nos entregamos a El (Gal. 2,20; Mt 18,20) Su segunda venida consistirá, mas bien, en que se manifestara visiblemente con toda su gloria y poder divinos, para juzgar a los vivos y a los muertos. (Mt 25,31-33; Tit 2,13; 2Pe 4,13)
     Un momento parcial de esta segunda venida gloriosa de Jesús se da cuando a cada uno le llega la muerte, en la que se decide, mediante el juicio particular, nuestra salvación o condenación eternas ( Fil 1,19-21; 2Tim 4,6-8; 2Or 5,1-10; Lc 16,22-23)
     Y ahora, la Gran Pregunta:
     ¿Cuándo será el Fin del Mundo y la Segunda Venida del Señor? Por lo anterior se deduce que estas son realidades que ya se están dando. Sin embargo, tendrán un momento final y conclusivo (Hch 1,11) De la fecha de este momento final no sabemos absolutamente nada. Cristo quiso dejarla en la incertidumbre total. Puede suceder ahora mismo o dentro de mil años o más (Mt 24 3,36; Hch 1,6-7; 1Tes 5,1-2)
     Lo que si sabemos que esta es la última etapa de la humanidad. La nueva y definitiva Alianza de Dios con los hombres (Heb 1,1-2; Gal. 4,4; Ef 3,8-9; Mt 26,27-29; 1Pe 1,20; 1Jn 2,18) El Fin del Mundo esta siempre “a la vuelta de la esquina”. Por eso las “señales del fin del mundo” (Mt 24,7; Mc 13,8; Lc 21,10-11; Mt 24,14; 2Tes 2,3; Rm 11,25-26) son fenómenos que se están dando a lo largo de esta ultima etapa de la humanidad en que nos encontramos.
     San Pedro nos dice que la tardanza de Cristo se debe a que para El mil años son como un dia y, porque espera pacientemente que todos los hombres se arrepientan (2 Pe 3,8-15) Al no revelarnos la hora de su venida, el Señor nos exhorta a permanecer siempre vigilantes (Mt 24,42-44; 25,1-13) Esa vigilancia consiste en vivir santamente haciendo fructificar la gracia que nos trajo el Señor en su primera venida (2Pe 3,11.14; Mt 25,14-30) De esta manera apresuramos esa venida del Señor, que debemos desear y pedir ardientemente. (2Pe,3,12; Ap. 22,17.20) 

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

nilbia luna 01/06/2016 03:35

*******

EL PRIMER DESOBEDIENTE DE CRISTO EN LA GRAN BABILONIA
(el catolicismo)

ES SU LIDER MÁXIMO (EL PAPA),

EL LIDER MÁXIMO DE ESTE IMPERIO (EL PAPA),
SE HACE LLAMAR “SUMO PONTÍFICE O SUMO SACERDOTE”, TÍTULO QUE SOLO CORRESPONDE A CRISTO (EL VERBO)

Hebreos 6:20. -donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho SUMO SACERDOTE PARA SIEMPRE según el orden de Melquisedec.

Hebreos 4:14-15. – Por tanto, teniendo un GRAN SUMO SACERDOTE que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

Salmos 110:4. -Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres SACERDOTE PARA SIEMPRE según el orden de Melquisedec.-

Hebreos 7:21. – porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres SACERDOTE PARA SIEMPRE, según el orden de Melquisedec.

Hebreos 5:10. – Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; Y FUE DECLARADO POR DIOS SUMO SACERDOTE SEGUN EL ORDEN DE MELQUISEDEC.-

Hebreos 2:17-18. – Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel SUMO SACERDOTE en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.-

Hebreos 3:1. – Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y SUMO SACERDOTE de nuestra profesión, Cristo Jesús.-

Hebreos 9:11-12. – Pero estando ya presente Cristo, SUMO SACERDOTE de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el LUGAR SANTISIMO, habiendo obtenido ETERNA REDENCION.

OTRO PUNTO

EL BAUTISMO PARA NIÑOS Y RECIEN NACIDOS NO EXISTE EN LA BÍBLIA;

AUN JUAN EL BAUTISTA PREDICÓ QUE EL BAUTISMO ES PARA PERSONAS ARREPENTIDAS, NO PARA NIÑOS PEQUEÑOS O RECIEN NACIDOS.

Mateo 3:11. -Yo a la verdad os bautizo en agua PARA ARREPENTIMIENTO; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; EL OS BAUTIZARÁ EN ESPIRITU SANTO Y FUEGO.- (ver:
Mateo 3:5-6; Lucas 3:7) (ningún niño de meses de nacido, recibe Espiritu Santo y fuego cuando lo bautízan)

JESUCRISTO NOS DEJÓ EJEMPLO (Juan 13:15).
Se bautizó siendo hombre (no niño)

Mateo 3:13-17. -Entonces Jesús vino de galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él, mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por tí, ¿y tú vienes a mí?. Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aqui los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien tengo complacencia.-

EL BAUTISMO ES PARA CREYENTES, NO ES PARA NIÑOS, NI RECIEN NACIDOS

Hechos 8:12. -Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban HOMBRES Y MUJERES.-

ORAR Y BENDECÍR A LOS NIÑOS EN CRISTO JESÚS, PERO NO PARA BAUTIZARLOS

Lucas 18:15-17. Mateo 19:13-15. Marcos 10:13-16. -Y les presentaban niños PARA QUE LOS TOCASE; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, PONIENDO LAS MANOS SOBRE ELLOS, LOS BENDECIA.-

EL ARREPENTIMIENTO Y BAUTISMO, ES PARA JÓVENES Y ADULTOS

Juan 3:3-5. -Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿como puede un hombre nacer siendo viejo? ¿puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.-

Romanos 6:3-4. -¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?. Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fín de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros ANDEMOS EN VIDA NUEVA.-

Hechos 2:38.-Pedro les dijo: ARREPENTÍOS, Y BAUTÍCESE CADA UNA DE VOSOTROS en el nombre de Jesucristo, para PERDÓN DE LOS PECADOS; y recibiréis el don del Espíritu Santo.-

Hechos 8:36-39. -Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿que impide que yo sea bautizado?. Felipe dijo: SI CREES DE TODO CORAZÓN, bien puedes. Y respondiendo dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios…Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vió más, y siguió gozoso su camino.- (Otra prueba, de que es para creyentes, está en Hechos 18:8)

Hechos 18:8. -Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, CREIAN Y ERAN BAUTIZADOS.

EL PURGATORIO

Palabra que no existe en toda la bíblia; según los que profesan esta enseñanza, las almas purgan sus pecados y luego son sacadas de pena..Esto es falso..porque bíblicamente está establecido para los hombres que mueran una vez y luego el juicio y que después de la muerte no hay recompensa por el alma.

Hebreos 9:27. -Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio-

Mateo 16:26. -Porque ¿Que aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?-

INVOCA A JESUCRISTO COMO TU SEÑOR Y SALVADOR

(porque todo aquel que invocare el nombre del señor, será salvo. (Romanos 10:13).

Apártate de la fornicación, del adulterio, la adivinación, la nicromancia (los que invocan los espíritu de los muertos), la idolatría, la hechicería o brujería, del homicidio, de televisión mundana, de las playas, los bailes, del cine, de las novelas adúlteras, música mundana, de los deportes que para nada aprovechan para la salvación, de la vanagloria y la corrupción de este mundo;
A santidad fuimos llamados; Arrepiéntete y bautízate en el nombre de Jesucristo y recibirás el Don del Espíritu Santo; adora a Dios en Espíritu y en Verdad; persevera en la doctrina de los Apóstoles guiándote por la Palabra de Dios (la bíblia); aférrate a Jesucristo con toda tu alma hasta la muerte, porque (él) es la resurrección y la vida; aunque mueras, vivirás.

Juan 11:25.“Le dijo Jesús: yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mi, aunque esté muerto vivirá”.

“Las puertas del infierno no prevalecerán contra mi iglesia” (Mateo 16:18)

OTRO PUNTO.

LOS HERMANOS DE JESÚS

Ninguno de los doce apóstoles de Cristo llevó por nombre "JOSÉ", sino, uno de los cuatro hermanos varones de Jesús, hijos de José y María. (hermanos conforme a la carne y del mismo vientre)

Marcos 6:3. Mateo 13:55-56. -¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus (hermanos) Santiago (el cual es Jacobo), “JOSÉ”, Simón y Judas? ¿No están todas sus (hermanas) con nosotros? ¿De donde, pues, tiene éste todas estas cosas?.

(Nótece que sus hermanas ya estaban casadas).

JESÚS ES EL HIJO UNIGÉNITO DEL PADRE

Juan 1:14, -Y aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del UNIGENITO DEL PADRE, lleno de gracia y de verdad.

PERO DE MARÍA ES EL PRIMOGÉNITO CONFORME A LA CARNE

Lucas 2:7. Mateo 1:25. -Pero no la conoció (conyugalmente) hasta que dió a luz a SU HIJO PRIMOGENITO; y le puso por nombre Jesús.-

LA BÍBLIA REGISTRA QUE DESPUÉS DE JESÚS, MARÍA TUVO MAS HIJOS ( PERO DE JOSÉ ).

Miqueas 5:2-4. -Pero tú Belén Efrata, Pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el prinsipio, desde los días de la eternidad. Pero los dejará hasta el tiempo que dé a luz la que ha de dar a luz (María), y el RESTO DE SUS HERMANOS se volverá con los hijos de Israel.-

Salmo 69:8. -Extraño he sido para mis hermanos, y desconocido para LOS HIJOS DE MI MADRE. (María).-

Marcos 3:31-35. Mateo 12:46-50. -Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y SUS HERMANOS estaban afuera, y le querían hablar. Y le dijo uno: He aqui tu madre y TUS HERMANOS están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos?. Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana y madre.-

Juan 2:12. -Despues de esto descendieron a capernaum, (EL), su (MADRE), sus (HERMANOS) y sus (DISCÍPULOS); y estuvieron allí no muchos días.-

Juan 7:3-5. -Y le dijeron SUS HERMANOS: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Porque ni aun SUS HERMANOS creían en él.-

Juan 7:10. -Pero después que SUS HERMANOS habían subido, entonces él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto

EL APÓSTOL PABLO DIO CONNOTACIÓN DE QUE LOS HERMANOS DE JESÚS SE CASARON

1 Corintios 9:5. -¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y LOS HERMANOS del Señor, y Cefas? (que es Pedro).-

EL APÓSTOL PABLO CONOCIÓ A SANTIAGO (Jacobo) UNO DE LOS HERMANOS DE JESÚS

Gálatas 1:19. -Pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a SANTIAGO (Jacobo) EL HERMANO del Señor.-

ESTOS HERMANOS ERAN INCRÉDULOS, PERO DESPUÉS
SE CONVIRTIERON A JESÚS;

El APÓSTOL JUAN LO RECONOCE EN SU SEGUNDA EPÍSTOLA
DIRIGIDA A MARÍA LA “SEÑORA ELEGIDA”
(fíjense que dice “Señora” no “Virgen” .

2 Juan 1:1,4. - EL ANCIANO A LA SEÑORA ELEGIDA Y A SUS HIJOS, a quienes yo amo en la verdad; y no sólo yo, sino también todos los que han conocido la verdad.- ............. (4)-Mucho me regocijé porque he hallado a ALGUNOS DE TUS HIJOS andando en la verdad, conforme al mandamiento que recibimos del Padre.-

CONVIÉRTETE TU TAMBIÉN A CRISTO Y SERÁS SALVO
DEL CASTIGO ETERNO.......

OTRO ASUNTO ES QUE:

POR LAS TRADICIONES INVALIDAN LOS MANDAMIENTOS DE DIOS

Mateo 15:6: ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis INVALIDADO el mandamiento de Dios POR VUESTRA TRADICIÓN.

Gálatas 1:14: y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las TRADICIONES de mis padres.

Colosenses 2:8: Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las TRADICIONES de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

LE CREEMOS A JESUCRISTO Y A LA BÍBLIA,
JESÚS NO MIENTE.

El Apóstol Pedro no murió crucificado en cruz invertida como enseñan los religiosos engañadores por las conjeturas del conglomerado católico en los siglos pasados. La creencia de que los restos del Apóstol Pedro están en el altar alto, un lugar en la basílica de san Pedro en el vaticano, esto es falso de toda falsedad.

Ni siquiera el mismo papa se ataruga semejante mentira; pero hacen cualquier cosa con el propósito falso, de que la humanidad crea que tienen sus huesos como testimonio de ser la iglesia establecida por Jesucristo; y que por tanto, el legado del Apóstol Pedro pasó a los Papas de la iglesia católica romana.

LA PALABRA DE DIOS REGISTRA TRES CITAS BÍBLICAS QUE DEMUESTRAN QUE EL APÓSTOL PEDRO MURIÓ DE VEJEZ.
NOSOTROS LE CREEMOS A JESUCRISTO.

Nuestro Señor Jesucristo le dijo a Pedro que en su vejez y ancianez otro le pondría sus ropas y que sería trasladado a lugares que él no querría ir (quizas por las persecuciones).

Las citas bíblicas siguientes, denotan que murió de vejez; hasta que abandonó el cuerpo como el Señor se lo profetizó.

Juan 21:18-19. -De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas CUANDO YA SEAS VIEJO, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras. Esto dijo, dando a entender CON QUE MUERTE había de glorificar a Dios. Y dicho esto, añadió: Sígueme.-

2 Pedro 1:13-15. -Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación; sabiendo que en breve debo ABANDONAR EL CUERPO, COMO NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO ME HA DECLARADO. También yo procuraré con diligencia que después DE MI PARTIDA vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.-

1 Pedro 5:1. -Ruego a los ancianos que están entre vosotros, YO ANCIANO TAMBIÉN CON ELLOS, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada.-

LE CREEMOS A JESUCRISTO. JESÚS NO MIENTE.
NOS QUEDAMOS CON LA VERDAD BÍBLICA,
TAL Y COMO ESTA ESCRITA.
DIOS NO MIENTE.

POR TANTO NO SE DEJEN ENGAÑAR POR TRADICIONES Y COSTUMBRES DE RELIGIONES Y RELIGIOSOS, QUE DICEN Y HACEN COSAS QUE NO ESTAN SUSTENTADAS EN LA PALABRA DE DIOS …

Adora solamente a Jesucristo en espíritu y en verdad, pero no te arrodilles ante las imágenes y estatuas que religiosos perdidos han fabricado supuestamente de él…

Jesucristo vino en una época donde no existía ni siquiera la fotografía, ni sus apóstoles crearon figura o escultura de su rostro. (fíjese en 1 Pedro 1:8); Precisamente para que nadie forjara idea de su forma, y la plasmara en una imágen o estatua, como sucede hoy en día. Fruto de una época que se llamó “El Renacimiento” donde líderes religiosos dieron apoyo a pintores y escultores de mucho renombre, dando lugar a que el valor sublime e incomparable de la vida, crucificción y redención de nuestro Señor Jesucristo, se haya reducido a una idolatría barata y diabólica de imágenes y estatuas ridículas y paralíticas;…

Al autor y consumador de la vida; al creador de los cielos y la tierra; al único Dios Todopoderoso y que para él no hay nada imposible; al único y soberano Dios por el cual somos y existimos; Y que de su plenitud toman todos gracia sobre gracia. Lo han deshonrado, y despreciado, cambiando su gloria, por imágenes, estatuas y muñecos, que no hablan,que no andan, que no oyen, que no ven, que no entienden y que ni tienen poder.

Por estas y muchas otras causas vienen juicios terribles sobre esta tierra impía, tribulación cual no la hubo antes, ni la habrá después. La ira de Dios y la condenación eterna para los perdidos que desecharon la salvación en Jesucristo su hijo.

¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!

*******

nilbia luna 01/06/2016 03:34

LO QUE DICE LA BIBLIA SOBRE LA IDOLATRÍA
(Biblia católica “Dios habla Hoy”)


ES UNA MALDICIÓN QUE LLEVA A CONDENACIÓN ETERNA


Deuteronomio 27:15. -Maldito sea el que haga un ídolo o una figura de metal fundido, hecha por un artesano, la ponga en un lugar oculto, pues eso le repugna al Señor. Y todo el pueblo dirá: Así sea (Amén)-

Deuteronomio 4:15-20. -Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, estatua de varón o hembra, figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos; Pero a vosotros Jehová os tomó, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis el pueblo de su heredad como en este día.-

DIOS LA PROHIBIÓ

Deuteronomio 5:8. -No hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra; no te inclinarás a ella ni le rendirás culto.

Levítico 26:1. -No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinarse a ella; por que yo soy Jehová vuestro Dios.-

Hechos 17:29. -Siendo, pues, descendientes de Dios, no debemos pensar que Dios sea como las imágenes de oro, plata o piedra que los hombres hacen según su propia imaginación-

EN LA PROCESIÓN

Isaías 45:20. “Reúnanse y vengan, acérquense todos los sobrevivientes de los pueblos. Son unos ignorantes quienes llevan en procesión sus ídolos de madera y se ponen a orar a un dios que no puede salvarlos ”.

Isaías 46:7. “Lo cargan sobre los hombros y se lo llevan; lo colocan sobre un soporte y ahí se queda, sin moverse de su sitio. Por más que gritan pidiéndole ayuda, no les responde ni puede salvarlos de sus angustias”.


LOS IDÓLATRAS NO TENDRAN PARTE EN EL REINO DE DIOS


1 Corintios 6:9-10. -¿No saben ustedes que los malvados no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que cometen inmoralidades sexuales, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los hombres que tienen trato sexual con otros hombres, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los tramposos-.


LOS IDÓLATRAS TENDRAN SU PARTE EN EL LAGO DE FUEGO ETERNO


Apocalipsis 21:8. “Pero en cuanto a los cobardes, los incrédulos, los odiosos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que adoran ídolos, y todos los mentirosos, a ellos les tocará ir al lago de azufre ardiente, que es la segunda muerte ”


NINGUN APÓSTOL MOSTRÓ IMAGEN ALGUNA DE JESÚS


Fíjese cómo lo dice el Apóstol Pedro en (1 Pedro 1:8)


“Ustedes aman a Jesucristo. aunque NO LO HAN VISTO, y ahora, creyendo en él SIN HABERLE VISTO, se alegran con una alegría tan grande y gloriosa que no pueden expresarla con palabras”.
los mismos apóstoles saben que es una herejía mostrar un rostro prohibido desde todos los tiempos.


EL ROSTRO QUE EL CATOLICISMO PRESENTA COMO DE CRISTO, SURGIÓ DE UNA PINTURA REALIZADA POR LEONARDO DAVINCI; EN LA ÉPOCA DEL RENACIMIENTO POR LOS SIGLOS 14 Y 15, CUANDO PINTÓ LA SANTA CENA CON LOS DOCE APÓSTOLES.
PERO EL ROSTRO QUE EL PINTÓ COMO DE CRISTO, FUE REALMENTE EL DE SU NOVIO, PORQUE EL ERA HOMOSEXUAL.


(buscar en la historia ¿quién fue Leonardo Davinci).


Desde entonces se han hecho copias tras copias de aquella pintura; y aquel rostro afeminado, se ha difundido en todos los lugares, por todos los líderes idólatras del imperio católico hasta el dia de hoy.


NO EXISTE EN LA BÍBLIA (en cualquier Biblia) EL MANTO DE TURIN Y EL NOMBRE DE LA VERÓNICA; LA MUJER QUE SUPUESTAMENTE SECÓ EL ROSTRO DE JESUCRISTO, CUANDO ERA DESFIGURADO A PUÑETAZOS. Y QUE (supuestamente) SE QUEDÓ IMPREGNADO EN EL LIENZO. (todo un engaño de Satanás).


La Homosexualidad; ( fruto de la Idolatría )

Romanos 1:22-28. “Dicen que son sabios, pero son tontos, porque han cambiado la gloria del Dios inmortal por imágenes del hombre mortal, y hasta por imágenes de aves, cuadrúpedos y reptiles. Por eso Dios los ha abandonado a los impuros deseos que hay en ellos y han cometido unos con otros acciones vergonzosas. En lugar de la verdad de Dios han buscado la mentira y han honrado y adorado las cosas creadas por Dios y no a Dios mismo, que las creó y que merece alabanza por siempre.”- Así sea-(Amén); Por eso, Dios los ha abandonado a pasiones vergonzosas. Hasta sus mujeres han cambiado las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza; de la misma manera, los hombres han dejado sus relaciones naturales con la mujer y arden en malos deseos los unos por los otros. Hombres con hombres cometen acciones vergonzosas, y sufren en su propio cuerpo el castigo de su perversión. Como no quieren reconocer a Dios, él los ha abandonado a sus perversos pensamientos,para que hagan lo que no deben”.

LA IDOLATRÍA SE MANIFIESTA DE MUCHAS FORMAS

Colosenses 3:5. -Hagan, pues, morir todo lo que de terrenal hay en ustedes: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos, ni sea avaro (que es una forma de idolatria)-.

PERO LA IDOLATRÍA MAS TÍPICA Y COMÚN EN LOS PUEBLOS
es la adoración a imágenes, esculturas, pinturas, ilustraciones, estatuas, muñecos, crucifijos, rosarios y toda clase de objetos.

Jeremías 10:3-5. -La religión de esos pueblos no vale nada. Cortan un tronco en el bosque, un escultor lo labra con su cincel, luego lo adornan con plata y oro, y lo aseguran con clavos y martillo para que no se caiga. Los ídolos parecen espantapájaros en un campo sembrado de melones, no pueden hablar, y hay que cargar con ellos, porque no caminan. No tengan miedo de ellos que a nadie hacen mal ni bien.-

LOS CATÓLICOS USAN COMO PRETEXTO PARA JUSTIFICAR LAS IMÁGENES Y ESTATUAS, EL PASAJE DE LA SERPIENTE DE BRONCE QUE HIZO MOISES

PERO NO HABLAN DE QUE DIOS POR MEDIO DEL REY EZEQUÍAS, HIZO PEDAZOS LA SERPIENTE DE BRONCE QUE HABIA HECHO MOISÉS, PORQUE EL PUEBLO SE HABÍA PROSTITUIDO VENERÁNDOLA Y QUEMÁNDOLE INCIENSO. (2 Reyes 18:1-4)

LO MISMO SUCEDE HASTA HOY, VENERAN Y LE RUEGAN A LAS IMÁGENES Y ESTATUAS, QUEMÁNDOLE INCIENSO Y PRENDIÉNDOLE VASOS Y VELONES DE CERAS. (algo típico de los Brujos, Santeros y Hechiceros, cayendo en la adoración de Demonios)

AUNQUE PARESCA GROTESCO

LOS TEMPLOS DEL CATOLICISMO AL IGUAL QUE LAS BOTÁNICAS COMO LAS QUE EXISTEN EN NEW YORK, SON CENTROS DE BRUJERÍAS Y SANTERÍAS, LLENOS DE ABOMINABLES E INMUNDAS ESTATUAS Y MUÑECOS DIABÓLICOS.

SI VERDADERAMENTE QUIERES LA SALVACIÓN DE TU ALMA,

SAL DE ESAS TINIEBLAS Y BUSCA LA LUZ VERDADERA QUE ES JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS. (Juan 1:8-9; 3:19-21; 8:12; 12:36 y 46) (2 Corintios 4:4)


M E N S A J E


Jesucristo está vivo en el cielo (en gloria) sentado a la diestra de Dios su Padre (Marcos 16:19) y él es el único mediador entre Dios y los hombres (1 Timoteo 2:5) y todo el poder de Dios está en él (Colosenses 2:9) (Mateo 28:18). El no es un muñeco que se carga al hombro.

Los que tienen imágenes y estatuas en sus casas, no tienen parte en el reino de Dios; millones de almas están en el infierno por causa de la idolatría, porque le creyeron a líderes religiosos engañadores . Echa a la basura las imágenes, pinturas, estatuas, muñecos y objetos, que desvían tu salvación.


Adora a Dios en espíritu y en verdad (Juan 4:23) Solo en Jesucristo hay Salvación (Hechos 4:12) (1 Corintios 3:11). El es el único en el cual Dios el Padre tiene complacencia (Mateo 3:17; 12:18; 17:5)


¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!

nilbia luna 01/06/2016 03:32

*******
SI MARÍA, QUIEN ES CONSIDERADA: "REINA DEL CIELO" Y "SIN PECADO CONCEBIDO" (o sea, que nunca pecó)

¿¿ POR QUÉ, NO APARECE EN EL CIELO PARA TOMAR DE LA MANO DE DIOS, EL LIBRO ESCRITO POR DENTRO Y POR FUERA, Y SELLADO CON SIETE SELLOS ?? (Apocalipsis 5:1-13)

Apocalipsis 5:1-13.

1. Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.
2. Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿QUIÉN ES DIGNO de abrir el libro y desatar sus sellos?
3. Y NINGUNO, NI EN EL CIELO NI EN LA TIERRA NI DEBAJO DE LA TIERRA, PODÍA ABRIR EL LIBRO, NI AUN MIRARLO.

¿¿ DÓNDE ESTÁ MARÍA LA QUE LE DICEN: “AVE MARÍA PURÍSIMA SIN PECADO CONCEBIDO” ?? ¿¿ POR QUÉ LA REINA DEL CIELO NO SE ENCONTRÓ DIGNA DE TOMAR EL LIBRO, NI DE ABRIRLO, NI DE LEERLO, NI DE MIRARLO ??

4. Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.
5. Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.
6. Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.
7. Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.
8. Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del “CORDERO” (Jesucristo); todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos;

¿¿ DÓNDE ESTÁ MARÍA EN TODO ESTO ??

9. y cantaban un nuevo cántico, diciendo: DIGNO ERES DE TOMAR EL LIBRO Y DE ABRIR SUS SELLOS; PORQUE TÚ FUISTE INMOLADO, Y CON TU SANGRE NOS HAS REDIMIDO PARA DIOS, DE TODO LINAJE Y LENGUA Y PUEBLO Y NACIÓN;
10. y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

¿¿ ¡¡ PERO QUE PASA, QUE NO APARECE MARÍA POR NINGÚN SITIO !! ??

11. Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones,
12. que decían a gran voz: El Cordero (JESUCRISTO) que fue inmolado ES DIGNO DE TOMAR EL PODER, LAS RIQUEZAS, LA SABIDURÍA, LA FORTALEZA, LA HONRA, LA GLORIA Y LA ALABANZA.

¿¿ ¡¡ PERO CÓMO ES POSIBLE !! ??
¿¿ ¡¡ DÓNDE ESTÁN LAS ALABANZAS A MARÍA LA REINA DEL CIELO !! ??

13. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: AL QUE ESTÁ SENTADO EN EL TRONO, Y AL CORDERO, (Jesucristo) SEA LA ALABANZA, LA HONRA, LA GLORIA Y EL PODER, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

¿¿ Y CÓMO ES POSIBLE, QUE TODO LO QUE EXISTE, NO GLORIFIQUE A MARÍA, SI SE SUPONE QUE ELLA ES: "LA REINA DEL CIELO" ?? ................................................................

DIOS NO COMPARTE SU GLORIA CON NADIE
Dios no comparte su gloria con nadie y mucho menos con las imágenes fundidas (Isaías 42:8)
Isaías 42:8 Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro NO DARÉ MI GLORIA, ni mi alabanza a esculturas.

NOSOTROS SABEMOS QUE NUESTRA HERMANA MARÍA ESTÁ EN EL TERCER CIELO GOZOZA Y VESTIDA DE BLANCO RESPLANDECIENTE, EN EL PARAÍSO DE DIOS, .

PERO TODOS LOS QUE LA ADORAN Y VENERAN AQUÍ EN LA TIERRA, TIENEN SU PARTE EN EL LAGO DE FUEGO Y AZUFRE, POR IDÓLATRAS Y MENTIROSOS. (Apocalipsis 21:8)

¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!

*******

gustavo vellijm uparela 07/31/2012 05:45

si cres q la religion catolica es la verdadera por que an metido las 30 apostacias mas grandes 600 años des pes que pedro el apostol murio las impuso el papa gregorio primeo quien mando a serrar la
biblia y que nadie la podia leer cuando el hombre tiene derecho de llamar santo a un hombre , o por que son idolatras donde en isaias 57,12 hablan de las estatuas y de los idolos y em los salmos
disen que tienen ojos y no hablan manos y no palpan pies y no caminan tienen ojos y no ven por que disen que maria la virgen es intesesora ante el padre si la palabra dise muy claro que solo
tenemos un mediador que es jesus y nadie llega al padre si no es por el en tonses a que releigion crerele ...........nosoy catolico evangelico mormon ni nunguna religion solo sigo la palbra de el
señor hay es donde estan las respuestas todas las doctrinas tienen errores pero digo algo vajo el temor de DIOS la doctrina mas errada es LA CATOLICA ....... ARREPIÉNTANSE CRISTO BIENE PRONTO tengo
un primo que es saserdote jejejejejejej que risa tiene mujer y tiene hija jajajaja querisa y le an inculcado ala niña que le diga TIO NO PAPA por que por que es saserdote jejejejej losiento

Marcos Arturo Huitrón Flores 07/16/2012 21:29

EXCELENTE LITERATURA PARA LOS CATÓLICOS, MIS RESPETOS PARA EL P. DIZAN =)SIGAMOS DIFUNDIENDO NUESTRAS BASES, DEFENDAMOS LA FE, YA QUE SI BIEN LA BIBLIA NO MENCIONA LA PALABRA "CATÓLICA", SÍ HABLA
DEL MISMO JESÚS INSTITUYENDO SU IGLESIA SOBRE LA FIGURA DE SAN PEDRO... Y QUIENES HAN DADO CONTINUIDAD A ESO??? BINGO!! LOS CATÓLICOS =) (POR CIERTO... LA BIBLIA TAMPOCO MENCIONA LA PALABRA
"BIBLIA" O SÍ?? AGUAS HERMANOS =) ).... POR OTRO LADO, ALGO QUE SE EXPLICA CON TANTA ELOCUENCIA (COMO LO ES LA DIFERENCIA ENTRE ADORACIÓN Y VENERACIÓN Y LOS DIFERENTES TIPOS DE ESTA)Y AÚN ASÍ, SE
SIGUE NECIO EN CONCEPTOS ERRONEAMENTE ADOPTADOS (COMO QUE A LOS SANTOS O A LA SANTISIMA VIRGEN MARIA SE LES ADORA -COSA TOTALMENTE FALSA-)SE LLAMA OBSESIÓN!!! Y ES UNA ENFERMEDAD!!!...
LOS INVITO A QUE HUMILDEMENTE NOS SIGAMOS EMPAPANDO DE LA VERDAD CON BASES, NO CON INTERPRETACIONES HECHAS AL VAPOR Y POR JUICIO PROPIO (ACUERDENSE QUE ESO LO CONDENA TERRIBLEMENTE NUESTRO
SEÑOR)...
DIOS LOS BENDIGA, Y DE NUEVO GRACIAS POR LA INFORMACIÓN =D