Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

442px-Emblem of the Papacy SE svgBienvenido a este blog de actualidad religiosa,de filosofía, de combate de la Verdad contra la secta modernista del "Concilio Vaticano II", de honor, amor y fidelidad al Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica, y de discusión sobre la actualidad de Méjico.
   Este blog pretende también reunir las direcciones de los centros de Misa y de sacerdotes NON UNA CUM, celebrando el Santo Sacrificio en total desunión a "Benedicto XVI" en México.

   No reconocemos, pues, la legitimidad de la autoridad de los "Papas del Concilio" Vaticano II. Estamos ciertos de que solamente esta posición, también llamada sedevacantismo, es la posición teológica que responde perfectamente a la situación actual de la Autoridad en la Iglesia, en particular detallada por la Tesis de Cassiciacum.

   Le invitamos a leer nuestro blog detalladamente. Permítanos presertarle nuestra postura teológica.

   Sea a la mayor gloria de Dios: 


El equipo de México y Tradición

Archivos

26 julio 2013 5 26 /07 /julio /2013 22:53

Estimados lectores:

 

Este extracto del estudio completo del blog Integrismo del P. Héctor Lázaro Romero será nuestra respuesta a un comentario de un lector que manifiesta "que la tesis es el reconocimiento de la inefectivilidad del sedevacantismo radical..." El mismo lector ni siquiera está al corriente que Mons. Guérard des Lauriers entregó su alma a Dios desde hace ya muchos años. Buena lectura.

 

El Equipo de México y Tradición.

442px-Emblem of the Papacy SE svg

“Los frutos del sedevacantismo” según la TC: esterilidad, rencor, veneno… (págs. 48-49). Naturalmente, la FSPX es totalmente inmune a estas faltas…

Último argumento de la TC: la presunta “esterilidad” del sedevacantismo. “Por sus frutos los conoceréis”, dice el Evangelio, y “no falta quien piensa poder argumentar contra el sedevacantismo simplemente constatando su esterilidad” (TC, pág. 48). El autor del artículo arroja la piedra y esconde la mano, ya que en lo que respecta a este argumento, “nos contentamos con señalarlo sin darnos el lujo de aplicarlo nosotros mismos” (ibidem). Pero igual un poquitín lo aplica: “hay sin embargo en el sedevacantismo un factor constante de esterilidad que no depende de las buenas o malas intenciones, sino más bien de la situación objetiva en la cual se halla: sobre este peligro creemos poder expresarnos”. Y he aquí el “peligro” tal como lo ve la TC: el sedevacantista “medio” [?] “ya no tiene un verdadero interés en combatir por el triunfo de la verdad en una Iglesia que, de hecho, no puede considerar suya bajo ningún concepto”. Tranquilizaremos rápidamente a la TC: el triunfo de la verdad en la Iglesia nos interesa por encima de todo, y esto es tan verdadero para los sedevacantistas estrictos (P. Barbara, en su momento), como para los guerardianos que han contactado a los “obispos” conciliares para empujarlos a rever el Vaticano II; digamos más bien que “el triunfo de la verdad en la Iglesia” no se obtiene con tratativas que tienen como fin un compromiso completamente en perjuicio de la verdad.
Insiste la TC en explicar nuestra esterilidad: “forzoso es que a la larga el sedevacantismo derrame su propio rencor y su propio veneno no ya sobre el modernismo en cuanto tal” sino sobre la Fraternidad San Pío X: “de esto surge ciertamente una esterilidad crónica” (pág. 49). Cierto, escribimos a menudo sobre los errores de la Fraternidad, los cuales desgraciadamente no conciernen tanto directamente al reconocimiento de Juan Pablo II, como a verdades católicas (infalibilidad del magisterio, obediencia a las autoridades legítimas, imposibilidad de crear Tribunales eclesiásticos paralelos a los del Papa, o de negar la infalibilidad de las canonizaciones, etc.). Sin embargo, por hablar solo de Sodalitium, la cuestión “Fraternidad” es una entre tantas otras: hemos escrito artículos, dado conferencias y publicado libros sobre las encíclicas de Juan Pablo II, sobre Juan XXIII y la historia del Concilio, sobre las relaciones entre Iglesia y estado, sobre la cuestión judía, la Masonería, el gnosticismo, sobre la actualidad política o la filosofía tomista, y también sobre la vida espiritual, etc... Prácticamente todas las homilías dominicales versan sobre la vida cristiana a la cual consagramos las fatigas del ministerio, el Apostolado de la oración, la Cruzada eucarística, la escuela católica (junto a las religiosas de Cristo Rey), los ejercicios espirituales… El retrato que hace la TC del sacerdote y del fiel denominado “sedevacantista” no es un retrato, sino una caricatura.
“En fin, en las filas del sedevacantismo no falta quien espera ver (...) una capitulación general de la Fraternidad San Pío X, y se esfuerza entonces, desde hace décadas, en demostrar su inminencia” (pág. 49). Los esfuerzos no han sido muy difíciles, tanto más que la inminencia de la capitulación nos ha sido confirmada a menudo por sacerdotes mismos de la Fraternidad (que quizás escriben en la TC) y era incluso denunciada por un Obispo de la Fraternidad como una “traición”. En realidad, nosotros no deseamos esta “capitulación general”, como tampoco deseamos que la Fraternidad permanezca tal como es, cada vez más tendiente a convertirse (lo ha dicho el Padre Simoulin, superior del distrito italiano) en una “pequeña Iglesia”. Nosotros deseamos que la Fraternidad tome hasta el extremo la posición católica contra el modernismo. Mons. Guérard des Lauriers dijo y escribió siempre que, en ese caso, habría renunciado a ejercer su episcopado en cuanto Mons. Lefebvre hubiese finalmente cumplido plenamente con su deber. La esperanza de Mons. Guérard des Lauriers se vio defraudada: nosotros deseamos que algún día podamos combatir codo a codo con los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X, cuando profesen íntegramente la doctrina católica, y deseamos todavía más que este feliz acontecimiento se realice también para todos los demás sacerdotes católicos que erróneamente siguen el Concilio, a fin de que, abandonadas sus funestas ilusiones, retomen el camino interrumpido hace treinta años, para la gloria de Dios y la salvación de las almas. ¡Convierta el Señor también a los pueblos que, en siglos pasados, se separaron de Su Iglesia por la herejía y el cisma, y se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor!
Oremos:
“Dios omnipotente y eterno, que a todos salvas y que no quieres que ninguno perezca, dígnate guardar las almas engañadas por la astucia del demonio, a fin de que, renunciando a todas las perversidades de la herejía, sus corazones descarriados se arrepientan y retornen a la unidad de tu verdad” (Oración del Viernes Santo).
“Oh Dios, que corriges a los que están errados, reúnes a los dispersos y los conservas unidos, infunde sobre el pueblo cristiano la gracia de tu unión, a fin de que alejada toda división, sometido al verdadero pastor de tu Iglesia, pueda servirte dignamente” (Oración para extirpar el cisma).
“Te suplicamos humildemente, oh Señor, a fin de que tu inmensa piedad conceda a la Sacrosanta Iglesia Romana, un Pontífice que te sea siempre agradable por su santo celo hacia nosotros y sea siempre digno de reverencia entre tu pueblo por su saludable gobierno y para la gloria de Tu nombre” (Oración para la elección del Sumo Pontífice).
“Ut inimicos Sanctæ Ecclesiæ humiliare digneris, Te rogamus, audi nos” (Letanías de los Santos).

"RESPUESTA AL DOCUMENTO DE LA FRATERNIDAD SAN PÍO X SOBRE EL SEDEVACANTISMO", http:// integrismo.over-blog.com/ article-documentos-50950108.html

Compartir este post

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en La Tesis de Cassiciacum
Comenta este artículo

Comentarios