Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

442px-Emblem of the Papacy SE svgBienvenido a este blog de actualidad religiosa,de filosofía, de combate de la Verdad contra la secta modernista del "Concilio Vaticano II", de honor, amor y fidelidad al Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica, y de discusión sobre la actualidad de Méjico.
   Este blog pretende también reunir las direcciones de los centros de Misa y de sacerdotes NON UNA CUM, celebrando el Santo Sacrificio en total desunión a "Benedicto XVI" en México.

   No reconocemos, pues, la legitimidad de la autoridad de los "Papas del Concilio" Vaticano II. Estamos ciertos de que solamente esta posición, también llamada sedevacantismo, es la posición teológica que responde perfectamente a la situación actual de la Autoridad en la Iglesia, en particular detallada por la Tesis de Cassiciacum.

   Le invitamos a leer nuestro blog detalladamente. Permítanos presertarle nuestra postura teológica.

   Sea a la mayor gloria de Dios: 


El equipo de México y Tradición

Archivos

29 octubre 2012 1 29 /10 /octubre /2012 06:17

CristoRey.jpgCon el objetivo de que los fieles vivan estos inapreciables provechos, era necesario que se propague lo más posible el conocimiento de la dignidad del Salvador, para lo cual se instituyó la festividad propia y peculiar de Cristo Rey.

Desde fines del siglo XIX, la Iglesia realizaba los preparativos necesarios para la institución de la fiesta, la cual fue finalmente designada para el último domingo del Año Litúrgico, antes de empezar el Adviento.

Si Cristo Rey era honrado por todos los católicos del mundo, se prevería las necesidades de los tiempos presentes, poniendo remedio eficaz a los males que friccionan la sociedad humana, tales como la negación del Reino de Cristo; la negación del derecho de la Iglesia fundado en el derecho del mismo Cristo; la imposibilidad de enseñar al género humano, es decir, de dar leyes y de dirigir los pueblos para conducirlos a la eterna felicidad.

En un mundo donde prima la cultura de la muerte y la emergencia de una sociedad hedonista, la festividad anual de Cristo Rey anima una dulce esperanza en los corazones humanos, ya que impulsa a la sociedad a volverse al Salvador. Preparar y acelerar esta vuelta con la acción y con la obra sería ciertamente deber de los católicos; pero muchos de ellos parece que no tienen en la llamada convivencia social ni el puesto ni la autoridad que es indigno les falten a los que llevan delante de sí la antorcha de la verdad.

Estas desventajas quizá procedan de la apatía y timidez de los buenos, que se abstienen de luchar o resisten débilmente; con lo cual es fuerza que los adversarios de la Iglesia cobren mayor temeridad y audacia. Pero si los fieles todos comprenden que deben militar con infatigable esfuerzo bajo la bandera de Cristo Rey, entonces, inflamándose en el fuego del apostolado, se dedicarán a llevar a Dios de nuevo los rebeldes e ignorantes, y trabajarán animosos por mantener incólumes los derechos del Señor.

ENCICLICA QUAS PRIMAS DEL PAPA PIO XI SOBRE LA FIESTA DE CRISTO REY

(dar click arriba)

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Religión Católica
Comenta este artículo
29 octubre 2012 1 29 /10 /octubre /2012 05:48

Estimados lectores:

 

Debido a la relevancia de los acontecimientos suscitados en el seno de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, nos permitimos anexarles dos documentos para su conocimiento.

 

Podemos así pues constatar que dada la posición ambigua de dicha Fraternidad con relación a la iglesia conciliar, la división sea la consecuencia lógica e inmediata.

 

El Equipo de México y Tradición.


 

http://4.bp.blogspot.com/-jLBUOIWqSQk/UI10YyesmRI/AAAAAAAABJ0/L2QSGvONQU4/s1600/Mons.+Williamson3.jpg

 

Comunicado de la Casa General de la Fraternidad San Pío X

(24 de octubre 2012)

Monseñor  Richard Williamson, habiéndose distanciado de la dirección y del gobierno de la FSSPX desde hace varios años, y negándose a manifestar el respeto y la obediencia debidos a sus superiores legítimos, fue declarado excluido de la FSSPX por decisión del Superior General y del Consejo, el 4 de octubre de 2012. Un último plazo le había sido concedido para conformarse a lo dispuesto, al término del cual anunció la difusión de una “carta abierta” pidiendo al Superior General que renunciara.
Esta dolorosa decisión se hizo necesaria en atención al bien común de la Fraternidad San Pío X y de su buen gobierno, de conformidad con lo que Mons. Lefebvre denunciaba: “Es la destrucción de la autoridad. ¿Cómo puede ejercerse la autoridad si es necesario que ella pida a todos los miembros que participen en el ejercicio de la autoridad?” (Ecône, 29 de octubre de 1987)
Dado en Menzingen, a 24 del mes de octubre de 2012

 


 

 


Carta de Monseñor Williamson a Mons. Fellay


Londres, 19 octubre 2012.

Excelencia :

Gracias por su carta del 4 de octubre en donde usted me comunica de parte suya, del Consejo General y del Capítulo General, su “constatación”, “declaración” y “decisión” de que ya no soy miembro de la Fraternidad San Pio X. Las razones que usted da para su decisión de expulsar a su servidor serían las siguientes: el ha continuado la publicación de sus “Comentarios Eleison”; el ha atacado a las autoridades de la Fraternidad; ha hecho un apostolado independiente, él ha causado confusión entre los fieles; él ha apoyado a los sacerdotes rebeldes; el ha desobedecido de manera formal, obstinada y “pertinaz”; él se ha separado de la Fraternidad; él no se somete a ninguna autoridad. ¿Todas estas razones no se pueden resumir en la desobediencia? Sin duda, en el curso de los doce últimos años, su servidor ha tenido palabras y acciones que han sido, delante de Dios, inapropiadas y excesivas, pero creo que le sería suficiente que se los señalaran en particular para poder excusarse, según la verdad y la justicia. Pero sin duda nosotros estamos de acuerdo de que el problema esencial no se sitúa en los detalles, que se resumen en una palabra: la desobediencia.

Entonces, por principio notemos cuántas órdenes mas o menos desagradables del Superior General, su servidor ha obedecido sin falta.

En el 2003, él ha dejado un importante apostolado en los Estados Unidos para ir a Argentina. En el 2009, el dejó su cargo de director del seminario y dejó la Argentina para enmohecerse en una buhardilla en Londres, sin palabra ni ministerio episcopal, porque estaba prohibido. No le quedaba virtualmente mas que el ministerio de los “Comentarios Eleison” cuya negativa a suspenderlos constituye la mayoría de esta “desobediencia” que se le reprocha. Y desde 2009, a los Superiores de la Fraternidad se les ha permitido desacreditarlo e injuriarlo tanto como quisieran, y en todo el mundo han alentado a todo miembro de la Fraternidad que deseara hacerlo también.

Vuestro servidor ha reaccionado muy poco, prefiriendo el silencio a las confrontaciones escandalosas. Podríamos decir igualmente que se obstinó en no desobedecer. Pero pasemos, porque el verdadero problema no está allí.

Entonces, el verdadero problema ¿dónde se sitúa? Para responder, que se le permita al acusado de hacer un vistazo rápido a la historia de la Fraternidad de la cual quieren separarle.

En efecto, el problema central viene de lejos.

CATOLICISMO Y LIBERALISMO

A partir de la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, en muchos de los estados anteriormente cristianos, se comenzó a establecer un nuevo orden mundial, concebido por los enemigos de la Iglesia para expulsar a Dios de su creación. Se comenzó reemplazando el Antiguo Régimen, o el Trono que sostenía el Altar, por la separación de la Iglesia y el Estado. Resultó una estructura de la sociedad que es radicalmente nueva y difícil para la Iglesia, porque el Estado, a partir de entonces ateo, terminará por oponerse con todas sus fuerzas a la religión de Dios.

En efecto, los masones quieren reemplazar el verdadero culto de Dios por el culto de la libertad del cual el Estado neutro en religión no es mas que un instrumento.

Así comienza en los tiempos modernos una guerra implacable entre la religión de Dios, defendida por la Iglesia Católica, y la nueva religión del hombre, liberado de Dios y liberal. Estas dos religiones son tan irreconciliables como Dios y el demonio.

Hay que escoger entre el catolicismo y el liberalismo.

Pero el hombre no quiere tener que elegir entre el oro y el moro. Quiere tener los dos. En el rastro de la Revolución, encontramos a Felicité de Lamennais que inventó el catolicismo liberal, y a partir de ese momento, la conciliación de lo irreconciliable se convierte en moneda corriente en el interior de la Iglesia.

Durante 120 años, la misericordia de Dios dio a su Iglesia una serie de papas, de Gregorio XVI a Pio XII, quienes en su mayoría vieron claro y se mantuvieron firmes, pero un número de fieles siempre creciente se inclinaban hacia la independencia en relación a Dios y hacia los placeres materiales a los que el catolicismo liberal les facilita grandemente el acceso. Una corrupción progresiva llegó a los obispos y sacerdotes, y entonces Dios terminó por permitirles escoger el género de papas que ellos prefirieron, a saber, los que parecen ser católicos pero que en realidad son liberales, que hablan a la derecha pero actúan a la izquierda, que se caracterizan entonces por la contradicción, la ambigüedad, la dialéctica hegeliana, y en breve, la mentira.

Esta es la Neo-Iglesia del Vaticano II.

No podía ser de otra manera.

No es mas que un sueño el que se pueda reconciliar realidades que son irreconciliables.

Pero Dios –palabra de San Agustín- no abandona a las almas que no quieren abandonarlo, y entonces El viene en la ayuda del pequeño resto de almas católicas que no quieren seguir la apostasía fofa del Vaticano II. El suscita un arzobispo que resistirá a la traición de los prelados conciliares. Respetando la realidad, no buscando conciliar lo irreconciliables, negándose a soñar, este arzobispo habla con una claridad, coherencia y verdad que hace que las ovejas reconozcan la voz del divino Maestro. La Fraternidad sacerdotal que el funda para hacer verdaderos sacerdotes católicos comienza a pequeña escala, pero rechazando resueltamente los errores conciliares y su fundamento en el catolicismo liberal, atrae a los verdaderos católicos del mundo entero y ella constituye la espina dorsal de todo un movimiento en la Iglesia que le llamarán el Tradicionalismo.

Pero este movimiento es insoportable a los hombres de la neo-Iglesia que quieren reemplazar el catolicismo por el catolicismo liberal.

Ayudados por los medios de comunicación y los gobiernos, ellos hicieron todo para desacreditar, deshonrar y desterrar al valiente arzobispo. En 1976, Paulo VI lo suspendió a Divinis, en 1988, Juan Pablo II lo “excomulgó”. Este arzobispo exasperaba soberanamente a los papas conciliares, porque su voz de verdad arruinaba efectivamente su sarta de mentiras y pone en peligro su traición. Y bajo su persecución, y también de su “excomunión”, él se mantiene firme y con él muchos de los sacerdotes de su Fraternidad.

Esta fidelidad a la verdad obtiene de Dios para la Fraternidad doce años de paz interior y de prosperidad exterior. En 1991, el gran arzobispo muere, pero todavía durante nueve años, su obra continúa en la fidelidad a los principios antiliberales sobre los cuales él la construyó.

Entonces ¿qué harán los romanos conciliares para superar esta resistencia? Ellos cambiarán el palo por la zanahoria.

DESDE EL 2000, LA FRATERNIDAD HA CAMBIADO DE DIRECCION.

En el año 2000, una gran peregrinación de la Fraternidad para el Año del Jubileo, muestra en las basílicas y las calles de Roma, la piedad y el poder de la Fraternidad. Los romanos se impresionan a pesar de ellos. Un cardenal invita a los obispos a un desayuno suntuoso a su casa, invitación aceptada por tres de ellos. Inmediatamente después de este desayuno aparentemente fraternal, los contactos con Roma y la Fraternidad que se habían enfriado bastante después de doce años, se retoman y con ellos empieza la poderosa seducción por los botones escarlatas, por así decirlo, y los pisos de mármol.

Los contactos se encienden tan rápidamente que para el fin de año muchos sacerdotes y fieles de la Tradición clamaban por una conciliación entre la Tradición católica y el Concilio liberal. Esta conciliación no tiene éxito por el momente, pero el lenguaje del Cuartel General de la Fraternidad en Menzingen empieza a cambier, y en los doce años por venir se mostrará cada vez menos hostil a Roma y más acogedor hacia las autoridades de la Iglesia conciliar, hacia los medios y su mundo.

Y, a medida que la conciliación de los irreconciliables se prepara en la cabeza de la Fraternidad, en su cuerpo de sacerdotes y laicos la actitud deviene poco a poco más benigna hacia los papas y la Iglesia conciliares, hacia todo lo que es mundano y liberal. Después de todo, el mundo moderno que nos rodea, ¿es tan malo como han querido hacernos creer?

Este avance del liberalismo en el interior de la Fraternidad, percibido por una minoría de sacerdotes y de fieles pero aparentemente imperceptible para la gran mayoría, se descubrió a muchos en la primavera de este año cuando, luego del fracaso de las discusiones doctrinales en la primavera del 2011, la política católica de “no al acuerdo práctico sin acuerdo doctrinal” se convirtió, de un día para otro, en la política liberal de “No al acuerdo doctrinal, luego, acuerdo práctico”. Y a mediados de abril el Superior General le ofreció a Roma, como base de un acuerdo práctico, un texto ambiguo, abiertamente favorable a esta “hermenéutica de la continuidad” que es la receta bien amada de Benedicto XVI para conciliar, precisamente, el Concilio con la Tradición! “Es necesario un nuevo pensamiento” dirá el Superior General a mediados de mayo a los sacerdotes del distrito de Austria de la Fraternidad. Dicho de otro modo, el jefe de la Fraternidad fundada en 1970 para resistir a las novedades del Concilio, propone conciliarla con el Concilio.

Hoy en día, ella es conciliante.

Mañana deberá hacerse plenamente conciliar !

Apenas puede creerse que la fundación de Monseñor Lefebvre haya sido conducida a poner entre paréntesis los principios sobre los cuales él la fundó, pero ese es el poder de seducción de las fantasías de nuestro mundo sin Dios, modernista y liberal.

No obstante, la realidad no se deja doblar por las fantasías, y forma parte de la realidad que no se puedan deshacer los principios de un fundador sin deshacer su fundación. Un fundador tiene las gracias particulares que ninguno de sus sucesores tiene. Como escribió el Padre Pio cuando los superiores de su Congregación se pusieron a “renovarla” según el nuevo pensamiento del Concilio apenas terminado:

“¿Qué hacen ustedes del Fundador?”. El Superior General, el Consejo General y el Capítulo General de la FSSPX han querido retener como mascota a Monseñor Lefebvre, de todas maneras ellos tienen un nuevo pensamiento que pasa de lado a las razones gravísimas por las cuales él fundó la Fraternidad. Ellos la llevan a su ruina por una traición por lo menos objetiva, completamente paralela a la del Vaticano II. Pero seamos justos y no exageremos. Desde el principio de ésta lenta caída de la Fraternidad, siempre hubo sacerdotes y fieles que vieron claro y que hicieron lo que pudieron para resistir. En la primavera de este año, esta resistencia tomó una cierta consistencia y amplitud, de suerte que el Capítulo General del mes de julio puso cuando menos un obstáculo al camino del ralliement. ¿Pero éste obstáculo lo hará? Se puede temer que no. Delante de unos cuarenta sacerdotes de la Fraternidad reunidos en retiro sacerdotal en Ecône en el mes de septiembre, el Superior General, refiriéndose a la política romana confesó: “Me equivoqué” ¿De quién es la culpa? “Los romanos me engañaron”. Igualmente, de esta grave crisis de primavera, resultó “una gran desconfianza en la Fraternidad”, dijo él, que habría que “reparar con los hechos y no solamente con palabras”, pero ¿de quén es la culpa? Hasta ahora, sus acciones desde el mes de septiembre, comprendiendo esta carta del 4 de octubre, indican que la toma en contra de los sacerdotes y laicos que no han tenido confianza en él, su jefe. Después del Capítulo, como antes, parece que no soporta ninguna oposición a su política conciliadora y conciliar.

LA TRADICION CATOLICA Y EL VATICANO II SON IRRECONCILIABLES.

Y he aquí la razón por la cual el Superior General a dado varias veces la orden formal de cerrar los « Comentarios Eleison ». En efecto, este “comentario” ha criticado en repetidas ocasiones la política conciliadora hacia Roma por parte de las autoridades de la Fraternidad, y por ese comentario los ha atacado implícitamente. Pero, si en esta crítica y estos ataques ha habido faltas a la norma de respeto a su oficio o a sus personas, le pido con mucho gusto perdón a quien se lo deba, pero creo que es suficiente recorrer los números concernientes de los “Comentarios” para constatar que la crítica y los ataques han permanecido normalmente impersonales, porque va mucho más allá que solamente de personas.

En cuanto al gran problema que sobrepasa con creces las personas, consideremos la gran confusión que reina actualmente en la Iglesia y en el mundo, y que pone en peligro la salvación eterna de un sinnúmero de almas. ¿No es el deber de un obispo identificar las verdaderas raíces de esta confusión y denunciarlas en público?

¿Cuántos obispos en todo el mundo ven claro como Monseñor Lefebvre lo hacía, y dan una enseñanza que corresponde a esta claridad? ¿Cuántos de entre ellos enseñan todavía la doctrina católica tal cual?

¿No son muy pocos ? Entonces ¿Es éste el momento de buscar el reducir al silencio a un obispo que lo hace, como lo prueban el número de almas que reciben el “Comentario” como una tabla de salvación? ¿Y cómo otro obispo en particular puede querer cerrarlos, él que admitió frente a sus sacerdotes que sobre las mismas grandes cuestiones se dejó embaucar, y eso durante largos años?

Igualmente, si el obispo refractario se ha dado en efecto –por primera vez en casi cuatro años- un apostolado independiente, ¿cómo le pueden reprochar haber aceptado una invitación, independiente de la Fraternidad, para confirmar y para predicar una palabra de verdad? ¿No es la función de un obispo? Su palabra en Brasil no fueron de “confusión” sino para aquellos que siguen el error reconocido y mas arriba evocado.

Y si parece que después de años se separa de la Fraternidad, es justo, pero se separa de la Fraternidad conciliadora y no de aquella fundada por Monseñor Lefebvre. Y si parece que se muestra insumiso a todo ejercicio de autoridad de parte de los jefes de la Fraternidad, es también justo, pero solamente por las órdenes que van al encuentro de los objetivos por los cuales ella ha sido fundada. De hecho, ¿a qué otras órdenes fuera de la de cerrar los “Comentarios” puede afirmarse que ha sido culpable de una desobediencia “formal, obstinada y pertinaz”? ¿Hay alguna otra? La desobediencia de Monseñor Lefebvre, no fue sino para los actos de autoridad de los jefes de la Iglesia que eran capaces de destruir la Iglesia, su desobediencia era más aparente que real. Igualmente, la “desobediencia” de aquél que no ha querido cerrar los “Comentarios” es más aparente que real.

Porque la historia se repite, y el diablo siempre regresa a la carga. Igual que ayer cuando el Concilio conciliar la Iglesia Católica con el mundo moderno, así hoy se diría que Benedicto XVI y el Superior General quieren, los dos, conciliar a la Tradición católica con el Concilio; así mañana, si Dios no interviene de aquí a entonces, los jefes de la Resistencia católica buscarán reconciliarla con la Tradición ya conciliar.

¡ES MONSEÑOR FELLAY QUIEN DEBE RENUNCIAR !

En breve, Señor Superior General, usted puede ahora proceder a expulsarme, porque mis argumentos seguramente no lo persuadirán, pero esta expulsión será más aparente que real. Yo soy miembro de la Fraternidad de Monseñor Lefebvre por mi compromiso a perpetuidad. Yo soy uno de sus sacerdotes desde hace 36 años. Yo soy uno de sus obispos, como usted, después de casi un cuarto de siglo. Esto no se puede tachar por un trazo de bolígrafo, y por lo tanto, me quedo como miembro de la Fraternidad, en espera.

Si usted hubiera sido fiel a su herencia y yo hubiera sido notablemente infiel, yo reconocería gustosamente su derecho a expulsarme.

Siendo las cosas como son, espero no faltar al respeto hacia su oficio si le sugiero que por la gloria de Dios, por la salvación de las almas, por la paz interior de la Fraternidad, y por su propia salvación eterna, usted haría mejor renunciando como Superior General que expulsándome a mí. Que Dios le de la gracia, la luz y las fuerzas necesarias para cumplir con tal acto insigne de humildad y de devoción al bien común de todos.

Como frecuentemente he terminado las cartas que le he dirigido desde hace años,

Dominus tecum,

+ Richard WILLIAMSON.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Noticias en General
Comenta este artículo
26 octubre 2012 5 26 /10 /octubre /2012 03:47

Fundación del seminario del Instituto Mater Boni Consilii


casaverrua.jpgEn enero de 1987, el Instituto Mater Boni Consilii abre, en Orio Canavese, en la diócesis de Ivrea, un Seminario, que desde 1988 ha sido transferido a Verrua Savoia, en la diócesis de Casale Monferrato, donde desenvuelve actualmente su actividad de formación del clero en preparación al sacerdocio.

El Seminario y la Iglesia: Posición doctrinal - Situación canónica

El Seminario “San Pedro Mártir” se propone preparar a los jóvenes candidatos al sacerdocio católico, en la más estricta fidelidad a la Iglesia Católica Romana. “Corresponde exclusivamente a la Iglesia -recuerda el Reglamento de nuestro Seminario- instituir los seminarios (can. 1352) y al Obispo o a la Santa Sede aprobar sus reglamentos (can. 1357 3 e 4). Por lo tanto, en la espera de la institución canónica del Seminario y de la aprobación de su Reglamento, el Seminario San Pedro Mártir no es una realidad de derecho, sino solamente de hecho. Sin embargo, puesto que la formación del clero es de importancia vital para la continuación de la Misión confiada por Nuestro Señor Jesucristo, consideramos nuestro derecho y deber, durante el estado de privación de autoridad en la Iglesia, preparar al sacerdocio a cuantos se sientan llamados por Dios a eso. A causa de cuanto se ha dicho en los puntos precedentes, la única justificación moral de la existencia de nuestro seminario, sin aprobación canónica, es la situación actual de la Iglesia Católica que ha sido descripta por Mons. M. L. Guerard des Lauriers en la tesis de Cassiciacum [ver . A esta tesis, por consiguiente, deben adherir superiores, profesores y alumnos del seminario.

MONS. GUÉRARDMons. Guérard des Lauriers o.p.
al final de su vida, en su hábito

blanco de dominico

     

001_Stemma-domenicano.jpg

escudo dominico (la orden religiosa de
Mons. Guérard y de Mgr McKenna)

 

La vocación sacerdotal

No se puede aspirar al sacerdocio si no se ha recibido una vocación o llamada de parte de Dios: “Ni alguno se apropie de ese tal honor, sino quien está llamado por Dios, como Aarón” (Heb. 5, 4); “no me habéis elegido vos a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he constituido para que vayáis y déis fruto” (Jn. 15, 16); “no todos entienden esta palabra, mas sólo a aquellos a los cuáles se les es concedido” (Mt. 19, 11). Dios no dejará nunca de suscitar vocaciones sacerdotales, porque ellas son indispensables para la existencia misma de su Iglesia.


Rarísimamente las llamadas son extraordinarias o milagrosas (como aquella de San Pablo); normalmente, Dios manifiesta su elección a través de la causas segundas creadas. En particular, la Divina Providencia:


1. Producirá propicio (o hará superar o compensar) el ambiente familiar y formativo, no excluidos los aspectos materiales, económicos, etc.

2. Infundirá y alimentará en los jóvenes las idóneas cualidades físicas, intelectuales y morales;

3. Inspirará en su voluntad el deseo de la vida sacerdotal (particularmente con la devoción al Sacrificio de la Misa), haciendo discernir y juzgar los elementos indicados por del director espiritual;

4. Iluminará a sus superiores eclesiásticos, produciendo en ellos el juicio favorable e induciéndolos a la aceptación.


Admisión al seminario

Las personas interesadas por el seminario deben escribir al Rector del Seminario San Pedro Mártir (Localitá Carbignano 35/36, 10020 Verrua Savoia (To), Italia), precisando los motivos que los empuja a desear el sacerdocio.


En la carta se necesitará adjuntar eventualmente:


I. Un “currículum vitae” del candidato (lugar y fecha de nacimiento, familia, estudios, trabajo, eventuales seminarios ya frecuentados, etc.).

II. Los certificados de bautismo, confirmación, matrimonio religioso de los padres. I

II. Copia del diploma de la escuela media superior (madurez).

IV. Una carta de presentación del candidato suscripta por un sacerdote.


La petición de admisión será examinada por el Rector, que valorará si el candidato satisface cuanto es requerido por la Iglesia, particularmente en los cánones 1363-1364 del Código de Derecho Canónico (promulgado por Benedicto XV). El candidato –de cualquier nacionalidad- debe ser de una edad comprendida entre los 17 y 40 años. Ellos podrán requerir la admisión al Instituto Mater Boni Consilii; sin embargo, “son admitidos también candidatos que no intentando entrar a formar parte del Instituto Mater Boni Consilii, previo acuerdo con su Instituto o grupo sacerdotal o la recomendación de ellos por parte de un sacerdote confiable”, sostengan cuanto se ha dicho sobre la posición doctrinal a adoptar en el seminario.


Los estudios

El año académico comienza con la fiesta de la Dolorosa (15 de septiembre) y termina al final de junio; los exámenes están previstos para los meses de febrero y de junio. Los cursos se preveen de una duración de seis años: dos de filosofía escolástica, y cuatro de teología. Sea para la filosofía, sea para la teología, se seguirá la doctrina del Doctor Común, Santo Tomás de Aquino (can 1366).

Las clases son dadas en italiano o en francés, mientras que los manuales y textos de estudio son en latín: para quienes conozcan menos bien el latín están previstos cursos semanales de recuperación.

La liturgia y el hábito eclesiástico

La Santa Misa y el oficio divino son celebrados exclusivamente en latín y conforme a las rúbricas promulgadas por San Pío X. Desde el momento de la imposición de la sotana, los clérigos deben vestir constantemente el hábito eclesiástico (talar). 001_9Pontificale.jpgPontificale Romanum

Las Órdenes Sagradas

En el curso de los estudios, los seminaristas que lo requieran con el acuerdo del director espiritual y la aprobación del Rector, recibirán las Órdenes Sagradas previstas por el Concilio de Trento: la tonsura, las cuatro órdenes menores, el subdiaconado (que implica la obligación del celibato), el diaconado y el sacerdocio. Las Órdenes Sagradas son ordinariamente administradas por Mons. Geert Stuyver, del Instituto Mater Boni Consilii, consagrado obispo por Mons. Robert Fidelis Mc Kenna, dominico, a su vez consagrado por el teólogo dominico Mons. Michel-Louis Guérard des Lauriers. Padre Guérard des Lauriers recibió la consagración episcopal en 1981, de Mons. Pierre-Martin Ngo-dinh-Thuc, que fue Arzobispo de Hué, en Vietnam, y Asistente al Solio Pontificio. Por la legitimidad de esta consagración, que puede ser justificada en la actual situación de la Iglesia (la Sede Apostólica está formalmente vacante), se puede consultar el opúsculo del Padre Ricossa sobre la consagración episcopal en venta en el Centro Editorial Sodalitium.


001_12MgrStuyver.jpg                                   Mons. Stuyver, reza en una ceremonia de ordenación (2005)          


                                                                            001_StemmaMgr.jpgSu blasón episcopal:
“Por la caridad de la Verdad”


Conclusión

Nuestro Señor Jesucristo ha confiado al Sacerdote la celebración del Sacrificio de la Misa, renovación incruenta de aquél del Calvario, único Sacrificio del Nuevo Testamento que rinde a Dios la gloria que a Él le es debida. Al sacerdote solamente le ha confiado la administración de los sacramentos, canales de la gracia, e instrumento privilegiado para la salvación de las almas. Los jóvenes que tengan las cualidades físicas, intelectuales y morales para el sacerdocio, pregúntense si tal vez Jesucristo no les dirige t ambién a ellos las palabras: “venid y seguidme”. Los Ejercicios Espirituales según el método de San Ignacio de Loyola son un medio óptimo, recomendado por la Iglesia, para descubrir la propia vocación. En esto tiempos particularmente difíciles, sacerdotes celosos, preparados y piadosos son todavía más necesarios que en el pasado para la salvación de la almas. ¿Por qué deben ser los otros y no podría ser yo, quien responda a la llamada de Jesucristo?001_1StemmaMgr.jpg



[Las referencias escritas "can." son de los cánones de la Iglesia según el Codex Juris Canonici (Código de Derecho Canónico) de 1917].

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en La Tesis de Cassiciacum
Comenta este artículo
26 octubre 2012 5 26 /10 /octubre /2012 03:01

EL PREFACIO: INTRODUCCIÓN AL CANON


Messe01_Suscipe.jpg

Rezo del Prefacio.


I.- EL DIÁLOGO
505.- ¿Qué hace el Sacerdote terminada “la Oblación”?
Dirige de nuevo a la Asamblea el saludo acostumbrado: “dominus vobiscum”, el cual va seguido de la respuesta: “et cum spiritu tuo”. Y de esta manera empieza la segunda parte de la Misa Sacrificial.
506.- ¿Qué sigue en la segunda parte de la Misa Sacrificial, después del “Dominus vobiscum”?
Sigue un Diálogo que sirve como de preparación a la Oración Eucarística o Prefacio.
507.- ¿Cuál es el sentido del Diálogo?
Por medio de él, la Iglesia invita a los fieles para que aparten de su alma en estos solemnes momentos todos los pensamientos y sentimientos de las cosas terrenas. Y tributen a Dios profundas acciones de gracias.
508.- ¿Por qué razón invita el Sacerdote a la Asamblea a tributar a Dios acciones de gracias?
Por las tres razones siguientes:
1º.- Para agradecer el favor que se nos concede de participar en la celebración del Santo Sacrificio;
2º.- Por la proximidad a que nos encontramos del momento de la Consagración; y
3º.- Por la esperanza cierta que tenemos de recibir la Santísima Eucaristía.

II.- LA ORACIÓN EUCARÍSTICA
509.- ¿Qué sigue al Diálogo?
El “prefacio”, que es llamado también “oración eucarística”.
510.- ¿Qué es el “Prefacio”?
Es un magnífico himno de acción de gracias, que sirve de introducción al “canon”.
511.- ¿Qué partes podemos distinguir en el Prefacio?
Tres partes: la introducción, el cuerpo del prefacio y el sanctus, fin de la Oración Eucarística.
512.- ¿Qué sentido tiene la primera parte?
Las palabras de la “Introducción”, nos dan a entender que toda nuestra vida debe ser una continua Acción de Gracias.
513.- ¿Qué idea domina en la segunda parte?
La idea de la mediación de Cristo, Cabeza del cuerpo místico, formado por todos los escogidos.
514.- ¿Qué otra cosa debemos notar respecto al cuerpo del “Prefacio”?
Que es la parte variable en la que se hace mención de los diferentes misterios del Año Litúrgico, tomándolos como un motivo especial de alabanza y de acción de gracias.
515.- ¿Cómo era antiguamente el “Prefacio”?
Era improvisado por el Pontífice celebrante, por lo cual había infinidad de fórmulas distintas.
516.- ¿Cuántos Prefacios tiene actualmente el Misal Romano Universal?
Tiene quince: el Prefacio de navidad, de epifanía, de cuaresma, de pasión, de ascensión, de pentecostés, de la santísima trinidad, (que se usa en todos los domingos libres), el de Cristo Rey, del sagrado corazón, de la santísima virgen, de san José, de los apóstoles, de los difuntos y uno común.
517.- ¿Hay algún privilegio respecto al Prefacio?
Por un privilegio que les ha concedido la Santa Iglesia, algunas Diócesis y algunas Órdenes Religiosas, tienen algunos prefacios propios.


III.- EL SANCTUS - Fin del Prefacio
518.- ¿Qué es el “Sanctus”?
El “Sanctus” con que termina el “Prefacio”, es el himno del cielo, en él se alaban la grandeza y poder invencibles de Dios, y por esta razón se le ha llamado: “himno de victoria”.
519.- ¿Qué otro nombre se da al “Sanctus”?
Los griegos llaman a este himno “Trisagio”, esto es, triple alabanza.
520.- ¿Qué ceremonias acompañan al rezo del “Sanctus”?
El Sacerdote lo reza en voz media y humildemente inclinado y lo termina santiguándose.
521.- ¿Cuál es el objeto de estas ceremonias?
Con estas ceremonias, la Iglesia nos recuerda que los hombres somos indignos de entonar con nuestros labios mortales el canto que continuamente repiten en el cielo los ángeles y los santos; y nos indica también que viene el Salvador, el Vencedor, el cual fundó su reino por la Cruz.
522.- ¿Quién canta en las Misas solemnes el “Sanctus”?
En las Misas solemnes y en las cantadas, el “Sanctus” debe ser cantado por el Coro alternando con la Asamblea.
523.- ¿Por qué en todas las Misas se toca la campanilla a la hora del “Sanctus”?
Para indicar a la Asamblea que el Sacerdote entra en la parte más solemne y sagrada del Sacrificio.


PRIMERA PARTE DEL CANON
ORACIONES PRECEDENTES A LA CONSAGRACIÓN


I.- QUÉ ES EL “CANON”
524.- ¿Qué sigue inmediatamente al Prefacio?
Inmediatamente después del Prefacio, comienza el Canon.
525.- ¿Qué significa la palabra “Canon”?
Es una palabra que viene del griego y significa “Regla”.
526.- ¿Qué es el Canon de la Misa?
Es la regla fija y casi invariable que debe seguirse para ofrecer el Santo Sacrificio.
527.- ¿Qué nombre da San Agustín al Canon?
Le llama la oración por excelencia, puesto que en ella se pide el don más grande que podemos recibir del Padre Celestial, esto es, pedimos a Jesucristo.
528.- ¿Qué otro nombre se le ha dado al Canon?
Se le ha llamado también la “acción”, esto es, el Misterio de la Acción santísima.
529.- ¿Qué nos dice San Agustín respecto a las fórmulas que componen el Canon?
Nos dice que está como modelado en las palabras y gestos Evangélicos, y que por lo mismo, conviene pronunciar todas las palabras del Canon con grandísima reverencia.
530.- ¿Cuántas oraciones comprende la primera parte del Canon?
Comprende cinco oraciones que nos preparan a la “Consagración”.
531.- ¿Qué ceremonias hace el Sacerdote al comenzar la primera oración del Canon?
Levanta sus ojos y manos al cielo, e inclinándose profundamente, besa el Altar y comienza la oración.
532.- ¿Cuáles son las palabras con que comienza la primera oración?
En latín comienza así: “Te igitur clementisime Pater...” que en castellano quiere decir: “Suplicámoste, pues, oh Padre clementísimo...”
533.- Decid (o leed) esa oración completa.
“Suplicámoste, pues, humildemente y te pedimos, oh Padre clementísimo, por Jesucristo tu Hijo y Señor nuestro, que
aceptes y bendigas estos dones, estas ofrendas, estos santos sacrificios sin mancilla.
En primer lugar los ofrecemos por tu Santa Iglesia católica: a la cual dígnate darle paz, defenderla, mantenerla unida y gobernarla por toda la tierra: juntamente con tu siervo nuestro Papa N., y nuestro Prelado N., y todos los ortodoxos, que profesan la fe católica y apostólica.
534.- ¿Qué enseñanzas encierra esta oración?
Tres principales enseñanzas encierra, que son:
1º.- Que el fin primero y principal del sacrificio es la adoración;
2º.- Que la Misa es una ofrenda pura; y
3º.- Que el fruto generalísimo de la Misa se aplica a toda la Iglesia.
535.- ¿Qué sigue a esta oración?
Inmediatamente después de esta oración, siguen los “mementos”.

 
II.- LOS MEMENTOS
536.- ¿A qué llamamos “Mementos”?
A las dos oraciones que el Misal Romano llama: “memento de vivos” e “infra-acción”.
537.- Decid (o leed) el “Memento de vivos”.
Memento de vivos. (Ora el Sacerdote por quienes ha de orar en particular). “Acuérdate, Señor, de tus siervos y siervas N y N. y de todos los que están aquí presentes, cuya fe y devoción te son bien conocidas, por los cuales te ofrecemos, o ellos mismos te ofrecen este Sacrificio de alabanza, por sí y por todos los suyos, por la redención de sus almas, por la esperanza de su salvación y conservación; y encomiendan sus deseos a Ti, Dios eterno, vivo y verdadero”.
538.- Dígase la “Infra-Acción”.
“infra-acción”. Unidos en la misma comunión, y venerando la memoria, en primer lugar de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Jesucristo nuestro Dios y Señor; y también la de tus bienaventurados Apóstoles y Mártires Pedro y Pablo, Andrés, Santiago, Juan, Tomás, Santiago, Felipe, Bartolomé, Mateo, Simón y Tadeo, Lino, Cleto, Clemente, Sixto, Cornelio, Cipriano, Lorenzo, Crisógono, Juan y Pablo, Cosme y Damián, y de todos tus Santos, por sus merecimientos y ruegos te suplicamos nos concedas que en todas las cosas el auxilio de tu protección nos defienda. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.
539.- ¿Por qué llamamos Mementos a estas dos oraciones?
Porque en ellas, el Sacerdote recuerda ante el Padre celestial:
1º.- A aquéllos por quienes el Sacerdote aplica la Misa;
2º.- A todos los fieles que asisten al Sacrificio; y
3º.- Haciendo memoria de los Santos, le recuerda la unión íntima que existe entre los fieles de la tierra y los bienaventurados del cielo.


III.- LA ORACIÓN ANTES DE LA CONSAGRACIÓN
540.- ¿Qué oración viene después de los “Mementos”?
La oración: “Rogámoste, pues Señor, recibas propicio esta ofrenda...”
543.- Decid completa la oración: “Rogámoste, pues Señor...”
“Rogámoste, pues, Señor, recibas propicio esta ofrenda de nuestra servidumbre que lo es también de toda tu familia: y nos hagas pasar en tu paz los días de nuestra vida, y mandes que seamos preservados de la eterna condenación, y contados en la grey de tus escogidos. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
La cual oblación, te suplicamos, oh Dios, te dignes hacerla en todo bendita, aprobada, confirmada, razonable y agradable, a fin de que se convierta para nosotros en el Cuerpo y Sangre de tu amadísimo Hijo, Señor nuestro, Jesucristo.
542.- ¿Qué ceremonia acompaña a esta oración?
El Sacerdote extiende las manos sobre el Cáliz y la Hostia imitando el gesto del sacerdote del Antiguo Testamento, que imponía su mano sobre la víctima antes de sacrificarla, significando con esto que la inmolaba en sustitución suya y del pueblo para la expiación de los pecados de todos.
543.- ¿Qué significado tiene esta ceremonia en la Misa?
Significa que el Sacerdote celebrante va a Sacrificar a Jesucristo solo, como único culpable, en sustitución de todos los hombres pecadores, que debieran ser las verdaderas víctimas.
544.- ¿Qué se pide al final de esta oración?
Que la Oblación presentada a Dios, produzca todos los frutos y que se obre el gran milagro de la transubstanciación.
545.- ¿Qué sigue después de esta oración?
Sigue la Consagración que es el momento más solemne del Santo Sacrificio.

LA CONSAGRACIÓN “DIOS CON NOSOTROS”
I.- LA CONSAGRACIÓN DEL PAN
546.- ¿Cómo llama Santo Tomás de Aquino a la CONSAGRACIÓN?
La llama el más grande de los milagros.
547.- ¿Qué hace el Sacerdote en el acto de la CONSAGRACIÓN?
Imita cuanto le es posible la acción de Jesucristo en la Ultima Cena; y procede a la Consagración del pan, diciendo: “EL CUAL LA VÍSPERA DE SU PASIÓN, TOMÓ EL PAN EN SUS SANTAS Y VENERABLES MANOS, Y LEVANTANDO SUS OJOS AL CIELO, A TI DIOS PADRE SUYO TODOPODEROSO, DÁNDOTE GRACIAS, LO BENDIJO, LO PARTIÓ Y LO DIO A SUS DISCÍPULOS, DICIENDO: TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL: PORQUE ESTO ES MI CUERPO”.
548.- ¿Qué carácter tiene esta acción en la Misa?
Tiene un carácter presente y real no solamente conmemorativo e histórico.
549.- ¿Qué milagro se verifica por las palabras de la CONSAGRACIÓN que el Sacerdote dice?
Por las palabras de la CONSAGRACIÓN que el Sacerdote dice en persona de Cristo, toda la substancia del pan, se convierte en toda la substancia del Cuerpo de Cristo. Esto es de fe.
550.- ¿Qué queda del pan después de la CONSAGRACIÓN?
Quedan únicamente las especies o apariencias: color, forma, tamaño, sabor, olor y peso.
551.- ¿Qué es la Hostia consagrada?
Es ya “el pan vivo bajado del cielo”, es cristo vivo.
552.- ¿Qué hace el Sacerdote después de la Consagración del pan?
Se arrodilla para adorar a Cristo presente en el Altar y después, eleva la Hostia para que el pueblo la vea y adore.


II.- LA CONSAGRACIÓN DEL VINO
553.- ¿A qué procede el Sacerdote después de la Elevación de la Hostia?
Procede inmediatamente a la Consagración del vino, que está en el Cáliz.
554.- ¿Cómo son las ceremonias que acompañan a la CONSAGRACIÓN del vino?
Se parecen mucho a las de la Consagración del pan, aunque la fórmula consacratoria es algo más larga y explicativa.
555.- Decid la fórmula para la CONSAGRACIÓN del vino.
DE UN MODO SEMEJANTE, ACABADA LA CENA, TOMANDO ESTE EXCELENTE CÁLIZ EN SUS SANTAS Y VENERABLES MANOS: DÁNDOTE IGUALMENTE GRACIAS LO BENDIJO Y DIO A SUS DISCÍPULOS, DICIENDO:
“TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL; PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, DEL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO (MISTERIO DE FE) QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
556.- ¿Qué prodigio se obra por la virtud de las palabras que el Sacerdote dice?
Se obra la transubstanciación del vino, y en el Cáliz está la Sangre de Jesús, Sangre que ha sellado la nueva y eterna alianza entre Dios y los hombres.
557.- ¿Qué debemos notar en la doble CONSAGRACIÓN del pan y del vino?
Que en esta doble Consagración, está la esencia del Sacrificio de la Misa. Jesús, pues, se acaba de inmolar místicamente en el Altar.
558.- ¿Qué objeto tienen las ceremonias que acompañan a la doble CONSAGRACIÓN?
Tienen por objeto darnos a entender que los hombres acá en la tierra debemos hacer con la Santísima Eucaristía, lo que los ángeles hacen en el cielo con la Santísima Trinidad: alabarla, adorarla rendidamente y tributarle fervientes acciones de gracias.
559.- ¿Qué palabras dice el Sacerdote después de la CONSAGRACIÓN del vino y mientras se arrodilla para adorar al Santísimo Sacramento?
Las mismas palabras que Cristo pronunció en la Ultima Cena después de la Consagración: “cuantas veces hiciereis estas cosas, las haréis en memoria de mi”.
560.- ¿Qué nos enseñan estas palabras y las ceremonias que las acompañan?
Nos enseñan que con ellas instituyó Cristo el sacerdocio oficial cristiano.
561.- ¿Por qué decimos esto?
Porque con estas palabras, Jesús confirió a los Apóstoles y a sus sucesores el poder de ofrecer y celebrar el Santo Sacrificio de la Misa.
562.- ¿Qué nos enseña acerca de esto Santo Tomás de Aquino?
Santo Tomás nos enseña que quiso Cristo instituir este Sacrificio cuya celebración confió únicamente a los sacerdotes, los cuales deben alimentarse con la Víctima y darla a comer a los demás.

 
FIN DEL CANON
I.- LA ANAMNESIS - Recuerdo de la Obra de la Redención
563.- ¿Qué sigue a la doble Elevación de la Hostia y del Cáliz?
La “Anamnesis”, que es el recuerdo de la Redención.
564.- ¿Con qué palabras comienza la oración llamada “Anamnesis”?
Con estas palabras: “Por tanto, Señor, nosotros tus siervos y también tu pueblo santo, en memoria...”
565.- Recitad la primera parte de la “Anamnesis”.
Por tanto, Señor, nosotros siervos tuyos, y también tu pueblo santo, en memoria así de la bienaventurada pasión del mismo Jesucristo tu Hijo y Señor nuestro, como de su resurrección de entre los muertos, y también de su gloriosa ascensión a los cielos: ofrecemos a tu excelsa Majestad, de tus mismos dones y dádivas, esta Hostia pura, Hostia santa, Hostia inmaculada; el pan santo de la vida eterna y el Cáliz de perpetua salvación.
566.- ¿Cuál es la segunda parte de la Anamnesis?
Hacia los cuales dígnate, Señor mirar con rostro propicio y sereno, y aceptarlos, así como te dignaste aceptar los dones de tu siervo el inocente Abel, y el sacrificio de nuestro Patriarca Abraham; y el que te ofreció tu sumo sacerdote Melquisedec: sacrificio santo, hostia inmaculada.
567.- Decidme la última parte de la Anamnesis.
Rogámoste con todo rendimiento, omnipotente Dios, mandes sean llevados estos dones por las manos de tu santo Angel a tu sublime Altar (el cielo), ante la presencia de tu divina Majestad; para que todos los que participando de este Altar (de la tierra) recibiéremos el sacrosanto Cuerpo y Sangre de tu Hijo, seamos llenos (se santigua) de toda bendición celestial y gracia. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.
568.- ¿Qué fin tiene esta oración?
Cumplir con el recuerdo que Jesucristo quiere que se haga de su obra redentora.
569.- ¿De cuántas partes consta la “Anamnesis”?
De tres partes: el recuerdo, el ofrecimiento y la petición.
570.- ¿Qué recordamos en ella?
Recordamos, la Obra Redentora de Jesús, es decir, su vida entera y particularmente su Pasión, Resurrección y Ascensión al cielo.
571.- ¿Qué ofrecemos a Dios en esta oración?
Ofrecemos al Padre celestial la Víctima divina inmolada en el Altar, que integralmente está formada por Cristo, por el Sacerdote celebrante y por todos los fieles, miembros del Cuerpo Místico.
572.- ¿Qué pedimos en la “Anamnesis”?
Pedimos al Padre que acepte el Sacrificio Eucarístico como se dignó aceptar las más célebres ofrendas del Antiguo Testamento, que eran su figura; y pedimos también que el Angel que preside el Sacrificio presente ante Dios en el cielo, las oraciones del Sacerdote y del pueblo.
 

 

II.- LOS MEMENTOS - Después de la Consagración
573.- ¿Qué hace el Sacerdote después de la Anamnesis?
Recuerda ante el Padre Celestial a los difuntos, a los fieles militantes y a los santos del cielo. A estos recuerdos los llamamos “Mementos”.
574.- ¿Con qué objeto se recuerda a los difuntos?
Con objeto de pedir para ellos el cielo, lugar de refrigerio, de la luz y de la paz.
575.- ¿Qué objeto tiene el recuerdo de los fieles militantes?
Pedir al Padre celestial que por su infinita misericordia les conceda participar con los santos, de la felicidad eterna.
576.- Y a los santos del cielo, ¿para qué se les nombra?
Para insistir con Dios en que dé a los vivos y a los difuntos una felicidad igual a la que los santos gozan, apoyando nuestras súplicas en los méritos de Cristo, nuestro único Mediador. A esta parte del Canon, la llamamos también “mementos”, palabra que significa “recuerdos”.
577.- Dígase por partes los “Mementos”.
1ª Parte: - “Acuérdate, también, Señor, de tus siervos y siervas N. y N. que nos precedieron con la señal de la fe, y
duermen ya el sueño de la paz”.
2ª Parte: - “Pedímoste, Señor, que a éstos y a todos los que descansan en Cristo les concedas el lugar del refrigerio, de la luz y de la paz”.
3ª Parte: - “También a nosotros pecadores siervos tuyos, que esperamos en la abundancia de tus misericordias, dígnate darnos alguna parte y compañía con tus Santos Apóstoles y Mártires: Juan, Esteban, Matías, Bernabé, Ignacio, Alejandro, Marcelino, Pedro, Felicidad, Perpetua, Agueda, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, y de todos tus Santos: en cuya compañía te pedimos nos recibas, no como apreciador de méritos sino como perdonador que eres de nuestras culpas. Por Cristo Señor nuestro”.


III.- LA DOXOLOGÍA FINAL
578.- ¿Qué se hacía antiguamente en este momento de la Misa?
Presentaban los fieles cristianos ofrendas materiales, para que fuesen bendecidas, y por eso continúa la oración con las palabras: “Por el Cual creas siempre todos estos dones...”
579.- Decidme la continuación: “Por el Cual creas siempre...”
“Por el Cual creas siempre, Señor. todos estos bienes, los santificas, los vivificas, los bendices y nos los repartes”.
580.- ¿Qué sigue a la oración “por el cual creas siempre...”?
Después de la petición contenida en esa oración, se termina el Canon con una hermosa Doxología en que se aclama de manera más completa y solemne la gloria de Dios.
581.- Decidme esa hermosa Doxología.
“Por El mismo, y con El mismo, y en El mismo, a ti Dios Padre todopoderoso en unidad del Espíritu Santo (te sea dada) toda honra y gloria, por los siglos de los siglos. Amén”.
582.- ¿Qué ceremonias acompañan a esta Doxología?
El Sacerdote la dice después de haber hecho una genuflexión, y mientras la dice, con la Hostia entre los dedos forma tres cruces sobre el Cáliz y dos entre el Cáliz y su pecho, y por fin eleva medianamente la Hostia y el Cáliz juntamente.
583.- ¿Qué responde la Asamblea al fin de la Doxología?
La Asamblea responde: “amén”.
584.- ¿Qué significado tiene aquí el “Amén”?
Es aquí el “amén” un acto de fe, un asentimiento al misterio que se acaba de realizar y una ratificación a las preces del Sacerdote.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN
PRIMERA PARTE
I.- EL PATER NOSTER Y LA ORACIÓN "TE ROGAMOS SEÑOR, NOS LIBRES..."
585.- ¿Qué viene en la Misa después del Canon?
Comienza con la preparación para la Comunión.
586.- ¿Cuál es la mejor preparación para la "Comunión"?
La mejor preparación para la Comunión es la oración, y la fórmula escogida por la Iglesia ha sido el "Pater Noster".
587.- ¿Por qué se habrá elegido el "Pater Noster"?
Porque siendo una oración perfecta, encierra en sí todas las peticiones que podemos hacer a Dios en la Comunión.
588.- ¿Qué sigue al "Pater Noster"?
La oración: "Líbera nos..." que es el desarrollo de la última petición del Pater noster".
589.- Decid la oración "Líbera nos..."
Te rogamos, Señor, nos libres de todos los males pasados, presentes y venideros: y por la intercesión de la bienaventurada y gloriosa siempre Virgen Madre de Dios, María, con tus bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo, y Andrés, y todos los Santos danos propicio la paz en nuestros días: para que ayudados con el auxilio de tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado, y seguros de toda perturbación. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo Hijo tuyo, que como Dios vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo por todos los siglos de los siglos. Amén.
590.- ¿Qué pedimos a Dios en esta oración?
Le pedimos por la intercesión de la Santísima Virgen María y de los santos, que nos libre de los males pasados, presentes y venideros.
591.- ¿Qué entendemos por MALES PASADOS?
Nuestros pecados pasados y sus consecuencias.
592.- ¿Qué entendemos por MALES PRESENTES?
Todos los males interiores y exteriores.
593.- ¿Qué entendemos por MALES VENIDEROS?
Todos aquellos males que podrían apartarnos de Dios.


II.- LA FRACCIÓN DEL PAN
594.- ¿Qué hace el Sacerdote antes de concluir la oración "Líbera nos..."?
Divide la Hostia en tres partes, y la más pequeña la deja caer dentro del Cáliz, diciendo al hacer tres cruces: "Que la paz del Señor sea siempre con vosotros".
595.- ¿Qué responde a esto la Asamblea?
La Asamblea, por medio del ministro en las Misas rezadas y por medio del Coro en las solemnes y cantadas, responde diciendo: "Y con tu espíritu".
596.- ¿Qué oración dice el Celebrante, mientras mezcla las especies sacramentales?
La siguiente oración: "Esta mezcla y consagración del Cuerpo y Sangre de nuestro Señor Jesucristo, a nosotros cuando la recibamos, sírvanos para la vida eterna. Amén".
597.- ¿Qué significa y figura la reunión de las especies sacramentales en este acto de la Misa?
Así como el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo que se consagran separadamente, nos dan a entender la muerte de Cristo, la reunión de las especies, figura su gloriosa Resurrección.


III.- EL AGNUS DEI


598.- ¿Qué viene después de esta ceremonia?
La triple invocación: "cordero de dios que quitas los pecados del mundo...", en la que con fervorosa insistencia pedimos al Señor nos conceda la Paz que encierran todos los dones.
599.- ¿Qué se recuerda a Jesús en esta oración?
Se le recuerda su Sacrificio.
600.- En las Misas de Difuntos, ¿qué repetimos en esta plegaria?
El eterno descanso para las almas de los difuntos.

LA COMUNIÓN

Comunión de los fieles.
I.- LAS ORACIONES PREPARATORIAS A LA COMUNIÓN
601.- ¿Qué sigue después de Agnus Dei?
Las oraciones preparatorias a la Comunión que son tres.
602.- ¿Qué sentido tiene la primera oración?
La primera oración está inspirada en el discurso de Nuestro Señor después de la Cena; se pide en ella la paz, aquella paz que Cristo dejó a sus Apóstoles y que no es otra sino la paz de la conciencia.
603.- ¿Qué ceremonia sigue en las misas solemnes después de esta oración?
En las misas solemnes, terminada esta oración se da el beso de paz.
604.- ¿Qué significado tiene el beso de paz?
Tiene un doble significado:
1º.- Nuestra reconciliación con Dios y con los prójimos; y
2º.- La estrecha unión que debe existir entre todos los cristianos a quienes San Pablo llama, "...miembros de la familia de la Fe".
605.- ¿En qué misas no se dice la primera oración para antes de la Comunión?
Esta oración no se dice en las misas de difuntos, ni se da tampoco el beso de paz.
606.- ¿Qué sentido tiene la segunda oración?
En la segunda oración, se recuerda el misterio de la Encarnación y el de la Redención, y se pide que se realicen en nosotros los efectos de estos misterios por medio de la Comunión.
607.- ¿Qué se pide en la tercera oración?
Que la Comunión se convierta para nosotros en una verdadera protección para nuestro cuerpo y para nuestra alma y suplicamos también a Dios nos libre de comulgar en pecado.


II.- LA COMUNIÓN DEL SACERDOTE


608.- ¿Qué hace el Sacerdote después de las oraciones preparatorias?
Comulgar primeramente el Sacratísimo Cuerpo de Jesús, y después la Preciosa Sangre, recogiéndose para adorar interiormente a Cristo presente en su corazón.


III.- LA COMUNIÓN DE LOS FIELES Y LA ANTIFONA "COMMUNIO"
609.- ¿Qué sigue a la Comunión del Sacerdote?
La Comunión de los fieles que es parte integrante del Sacrificio.
610.- ¿Cuáles son los deseos de la Iglesia a este respecto?
La Iglesia desea que la Comunión de los fieles se administre siempre durante la Misa.
611.- ¿Cuál es el motivo de este deseo?
La Misa y la Comunión no deberían ser separadas porque no son más que la renovación y continuación de la Ultima Cena.
612.- ¿Por qué conviene Comulgar en la Misa?
Porque la Comunión es el medio por excelencia de participar en el Sacrificio.
613.- ¿Qué efectos produce en el alma la Comunión unida al Sacrificio?
Produce en el cristiano un aumento de bendiciones y de gracias Eucarísticas, puesto que nada puede prepararnos tan dignamente a recibir las gracias del Sacramento como la participación en el Santo Sacrificio.
614.- ¿Qué sigue a la Comunión del Sacerdote y de los fieles?
A la Comunión del Sacerdote y de los fieles siguen las "abluciones", palabra que quiere decir "purificacion".
615.- ¿Qué fin tienen las Abluciones?
Tiene dos fines: un fin externo y un fin interno o espiritual.
616.- ¿Cuál es el fin externo de las Abluciones?
Purificar la boca y los dedos del Sacerdote y también el Cáliz a fin de que no quede en ellos alguna partícula de la Preciosa Sangre.
617.- ¿Cuál es el fin interno o espiritual de este acto?
Pedir por medio de las oraciones que reza el Sacerdote mientras hace las "abluciones" que Dios nos conceda que la gracia del Sacramento borre de nuestra alma hasta el más leve vestigio de pecado, y permanezca en nosotros constantemente.
618.- ¿Qué hace el Sacerdote después de las Abluciones?
Cubre el cáliz con el velo y poniendo encima la bolsa de los Corporales lo coloca en medio del Altar.
619.- ¿A dónde se dirige después?
Después con las manos juntas se acerca al Misal, que el Ministro ha pasado al lado de la Epístola, y lee en él el verso "Communio" o antífona de la Comunión.
620.- ¿Qué es el verso Communio?
Era la antífona que antiguamente se cantaba alternando con un Salmo entero, mientras se repartía la Comunión a los fieles.
621.- ¿De qué forma parte ahora el verso Communio?
Forma parte de la Acción de Gracias.


ACCIÓN DE GRACIAS Y FIN DE LA MISA
I.- LA POSTCOMUNIÓN
622.- ¿Qué hace el Sacerdote después del verso Communio?
Va al medio del Altar, lo besa y vuelto a la Asamblea la saluda con el “dominus vobiscum”.
623.- ¿Qué objeto tiene este Dominus vobiscum?
Tiene por objeto invitar a los asistentes a tomar parte en la oración llamada “post comunión”, que dice inmediatamente después.
624.- ¿Qué es la Post Comunión?
Es la oración prescrita por la Iglesia como parte principal de la Acción de Gracias, y forma parte del “Propio de la Misa”.


II.- EL “ITE, MISSA EST”
625.- ¿Qué sigue después de la Post Comunión?
Después de la Post Comunión sigue la conclusión de la Misa que consta de tres partes: despedida, bendición y último evangelio.
626.- ¿En qué consiste la despedida?
El Celebrante, terminada la Post Comunión, vuelve al medio del Altar lo besa y vuelto hacia la Asamblea la saluda por última vez con el “dominus vobiscum” y una vez recibida la respuesta acostumbrada dice: “ite, missa est”
627.- ¿Qué quieren decir las palabras: “Ite, Missa est”?
Estas palabras quieren decir: “idos, se acabó la misa”.
628.- ¿Qué responde la Asamblea a estas palabras?
La Asamblea responde diciendo: “deo gratias”, es decir, “gracias sean dadas a dios”.
629.- ¿Qué importancia tiene para nosotros la despedida?
Una grandísima importancia, debemos considerarla como la “mision de los creyentes”.
630.- ¿Cuál es pues, el sentido de las palabras “Ite, Missa est”?
Su profundo sentido es este: ya terminó el sacrificio del hijo de Dios; idos ahora vosotros que ahora comienza la misa de vuestra vida, comienza vuestra misión, llevad a los demás lo que habéis recibido: luz, caridad, gracias.
631.- ¿Cómo debemos interpretar la respuesta de la Asamblea?
Esa respuesta es una cordial expresión de gratitud por los beneficios del Santo Sacrificio.
632.- ¿El “Ite, Missa est” se dice como despedida en todas las misas?
El “Ite, Missa est” se dice solamente en las misas que tienen “Gloria in excelsis”; en las que no lo tienen la despedida es:
“benedicamus domino”. (Bendigamos al Señor). La respuesta de la Asamblea es la misma.
633.- En las misas de difuntos, ¿qué se dice o canta en vez de la despedida?
En dichas Misas se dice o canta en vez de la “despedida”: “descanse en paz” y la Asamblea responde: “amén”.
634.- ¿Qué hace el Sacerdote terminada la despedida?
Reza una última oración en la cual pide a la Santísima Trinidad acepte con agrado el Sacrificio que acaba de ofrecerse y a la vez, por medio de esta oración, invita a los asistentes a que examinen su conciencia sobre la manera con que ha participado en el Sacrificio.
635.- ¿Qué hace después de esta oración?
Bendice a la Asamblea diciendo: “Os bendiga Dios Todopoderoso; Padre e Hijo y Espíritu Santo. Amén.
636.- ¿Qué debemos saber acerca de la Bendición?
Que en la Bendición de Dios se cifra la gracia del Santo Sacrificio y que esta Bendición es la despedida que el Padre Dios da a sus hijos, quienes salen ahora al mundo a trabajar y a luchar en la vida diaria.
637.- ¿Cómo debemos recibir la bendición sacerdotal?
Con muy grande espíritu de fe.

III.- LA BENDICIÓN Y EL ÚLTIMO EVANGELIO

Bendición al final de la Misa.
638.- ¿Cómo termina por fin la Misa?
Con la lectura del Ultimo Evangelio.
639.- ¿Qué se propone la Iglesia con la lectura del Ultimo Evangelio?
Quiere la Iglesia que los fieles al abandonar el santo templo de Dios, lleven la idea de la grandeza y excelsitud de Cristo.
Esta consideración les ayudará en su alma a mantener la gracia del Sacrificio.
640.- ¿Qué hace el Sacerdote terminado el Último Evangelio?
Arrodillado en la última grada del Altar, reza las “Preces” ordenadas por el Papa, pidiendo la libertad y triunfo de la Iglesia y la conversión de los pecadores. Dichas preces solamente se rezan después de las misas que no tienen ningún carácter de solemnidad.


EL PRECEPTO DE LA IGLESIA


I.- OBJETO DEL PRECEPTO
641.- ¿Qué ordena la Iglesia a los fieles con respecto a la Santa Misa?
Nos manda oír la Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar.
642.- ¿Cómo obliga este precepto de la Iglesia?
Obliga bajo la pena de pecado mortal. Así pues, peca mortalmente el que no oye Misa entera en dichos días.
643.- ¿A quiénes obliga este precepto?
A todos los fieles cristianos desde los siete años de edad en adelante, si no están legítimamente impedidos.
644.- ¿Cuántas y cuáles son las Fiestas de Precepto para la Iglesia universal?
Las Fiestas de Precepto, según el Código Canónico, son eran las 10 siguientes: la circunsición del señor (1º de enero); la epifanía o santos reyes (6 de enero); señor san José (19 de marzo); la ascensión del señor (movible); corpus Christi (movible); san Pedro y san pablo (29 de junio); la asunción de maría santísima (15 de agosto); la fiesta de todos los santos (1º de noviembre); la inmaculada concepción de maría (8 de diciembre); y la navidad o nacimiento del niño dios (25 de diciembre).
De éstas, ahora son de precepto 4: la circunsición del señor (1º de enero); corpus Christi (movible); la navidad o nacimiento del niño dios (25 de diciembre).
645.- ¿Hay para la República Mexicana algún día de precepto especial?
Sí, la FIESTA DE NUESTRA MADRE SANTÍSIMA DE GUADALUPE (12 de diciembre).

 

II.- CÓMO SE CUMPLE CON EL PRECEPTO DE OÍR MISA
646.- ¿Cuántas condiciones se requieren para cumplir con el Precepto de oír Misa?
Las cinco condiciones siguientes:
1º - intención;
2º - debida atención;
3º - oír la misa entera;
4º - presencia corporal; y
5º - lugar debido.
647.- ¿En qué consiste la “Intención”?
En asistir a la Misa con el deseo de obedecer a Dios y a la Iglesia nuestra Madre.
648.- ¿Qué se entiende por “debida atención”?
Asistir al Santo Sacrificio con el respeto debido, es decir, no estar en estado de embriaguez, ni medio dormido, ni hablando constantemente con los demás, ni distrayéndose voluntariamente.
649.- ¿Qué pretende la Iglesia al decirnos que debemos “oír la Misa entera”?
La mente de la Iglesia es que los fieles asistan a la Misa desde el “In nomine Patris...” hasta el “Ultimo Evangelio”. No obstante cumple con el Precepto quien por causa justa y razonable solamente asiste al Sacrificio desde el Evangelio en adelante.
650.- ¿Qué se entiende por “presencia corporal”?
Esto quiere decir que se debe estar en el Templo, o unido a la multitud que en él se encuentra, aun cuando por la concurrencia y la distancia no se alcance a ver al Sacerdote celebrante.
651.- ¿Qué se entiende por “lugar debido”?
Por “lugar debido” entendemos que solamente se cumple con el Precepto, oyendo la Misa en una Iglesia u Oratorio Público o Semi-público. En los Oratorios privados solamente cumplen con el precepto las personas que tengan privilegio concedido por la Santa Sede.


 III.- EN QUÉ CASOS NO OBLIGA EL PRECEPTO DE OÍR MISA
652.- ¿En qué casos no obliga el Precepto de oír Misa?
Tres son las causas que excusan de oír Misa: la imposibilidad física, la imposibilidad moral y motivos de caridad.
653.- ¿Qué entendemos por “imposibilidad física”?
La enfermedad, cuando la salida de la casa podía acarrear mayores males; la falta de libertad, -los presos no pueden asistir a la Misa-.
654.- ¿En qué consiste la “imposibilidad moral”?
Por “imposibilidad moral” podemos entender todo temor de grave perjuicio.
655.- ¿Qué “motivos de caridad” dispensan la asistencia a la Misa?
El cuidado de los enfermos y de los niños pequeñitos, cuando no hay modo de hacerse substituir en estos oficios.
656.- ¿Se puede suplir la Misa con algún otro acto de devoción?
La Misa no se suple con ningún otro acto de devoción. Yerran pues, quienes piensan que suplen perfectamente la Misa rezando el Rosario, el Viacrucis, o haciendo cualquier otro acto de devoción.

 

LA MISA: MEDIO DE SANTIFICACIÓN
I.- QUÉ COSA ES LA SANTIFICACIÓN
657.- ¿Cuál es nuestra primera obligación como cristianos?
Trabajar activamente para llegar a ser santos.
658.- ¿Quién nos impone la obligación de ser Santos?
Dios mismo nos impone esta obligación de una manera terminante y frecuentemente repetida en los Libros de la Sagrada Escritura.
659.- ¿Qué nos dice el Apóstol san Pablo sobre esto?
San Pablo nos dice: “Esta es, pues, la voluntad de Dios, vuestra santificación”.
660.- ¿En qué consiste la santificación?
La santificación consiste en poseer la gracia en nuestra alma y hacer que todas nuestras obras den gloria a Dios.
661.- ¿Qué obra en nosotros la gracia?
El Apóstol San Pedro nos enseña que “la gracia nos hace participantes de la Naturaleza Divina”.
662.- ¿Cómo debemos corresponder a este gran favor de Dios?
La gratitud debe hacernos trabajar libre y espontáneamente en la obra de nuestra santificación.

II.- CÓMO NOS SANTIFICAMOS
663.- ¿Cómo nos santificamos?
Evitando el pecado, para conservar en nuestra alma la vida de la gracia, que es Vida Divina. Y procurando aumentar en nuestra alma la gracia, mediante el amoroso cumplimiento de los Mandamientos de Dios y las obligaciones de nuestro propio estado.


III.- CÓMO NOS SANTIFICA LA MISA
664.- ¿Qué medios instituyó Jesucristo para darnos y aumentarnos la gracia?
El Santo Sacrificio de la Misa y los Siete Sacramentos.
665.- ¿Es de gran importancia la Misa para nuestras almas?
Sí es de gran importancia para nuestras almas, puesto que es para nosotros la fuente de la gracia que nos santifica.
666.- ¿Cómo podemos hacer para que la Misa sea para nosotros el medio por excelencia de santificación?
Dos cosas: participar activa y frecuentemente en el Santo Sacrificio y convertir nuestra vida en una misa continuada.
667.- ¿Qué es necesario para participar activamente en el Santo Sacrificio?
Primero y ante todo, tener un conocimiento serio y claro del Santo Sacrificio de la Misa;
2º - Entender perfectamente el significado de cada una de las partes de la Misa, para saber ofrecer la Víctima y ofrecernos víctimas con la Víctima; y
3º - Participar de la Víctima inmolada comulgando dentro de la Misa.
668.- ¿Qué quiere decir “convertir nuestra vida en una misa continuada”?
“Convertir la vida en una misa continuada”, quiere decir: “Vivir nuestra misa”, o sea, hacer actuales a toda hora y en todo lugar, las gracias recibidas en el Santo Sacrificio.
669.- ¿Cómo podemos hacer actuales estas gracias?
Venciendo nuestras pasiones, cumpliendo todos nuestros deberes por amor a Dios, y ofreciéndonos al Padre como víctima en unión de Jesucristo, bajo la acción del Espíritu Santo.
Laus Deo

A modo de anexo

Una Breve Historia de la Misa1


1 Aunque no es importante, consideramos interesante publicar éste pequeño fragmento de historia sobre la Misa para comprender brevemente de dónde viene y cómo, los elementos de la liturgia romana, nos instruye. (Fragmento del libro “Los problemas con la nueva misa” del Dr. Rama P. Coomaraswamy).
2 También llamada «la Misa de Todos los Tiempos» (porque se remonta a los Apóstoles en sus elementos esenciales —aunque es eterna en su naturaleza), la «Misa Tridentina» (sólo porque en el siglo XVI el Concilio de Trento [Tridentum en latín] ordenó «codificarla»), «la Misa de Pío V» (después del Papa que de hecho la «codificó» en 1570), y en ocasiones (pero vaga e incorrectamente) la «Misa latina» (incorrectamente, porque cualquier rito puede traducirse al latín y porque el propio Novus Ordo Missae se emitió originalmente en latín).
«Misa Romana» la llama el liturgista Mons. Klaus Gamber, Director del Instituto Litúrgico de Ratisbona, quién hace una interesante observación que nos parece importante transcribir: «Propiamente hablando una Misa Tridentina o de San Pío V no existió nunca, ya que, siguiendo las instancias del Concilio de Trento, no fue formado un Novus Ordo Missae, dado que el Missale sancti Pii V no es más que el Misal de la Curia Romana, que se fue formando en Roma muchos siglos antes, y difundido especialmente por los franciscanos en numerosas regiones de Occidente. Las modificaciones efectuadas por San Pío V son tan pequeñas, que son perceptibles tan sólo por el ojo de los especialistas.» (nota del editor Stat Veritas)

Misa del Papa San Gregorio Magno.

No hay en la Misa Tradicional2 ninguna palabra ni frase, ni un solo acto del celebrante, ni ningún adorno del altar o del sacerdote, que carezca de significado. Eso conlleva naturalmente que cada palabra y acción del sacerdote también sean significantes. La Misa recapitula la historia entera de la Redención. Por ejemplo, cuando se hacen 33 signos de la cruz, es para conmemorar el número de años que Nuestro Señor pasó en la tierra. Cuando el sacerdote extiende sus manos sobre el cáliz mientras recita el Hanc Igitur, está recapitulando la acción del Sumo Sacerdote de los judíos que ponía sus manos sobre el chivo sacrificial para transferirle los pecados del pueblo. (El «chivo expiatorio», que prefigura a Cristo, era adornado con una cinta roja —como Cristo fue cubierto con mofa con una clámide roja durante Su proceso— y después llevado al desierto donde era despeñado desde un alto precipicio como sacrificio.) Cuando el sacerdote mira al altar durante el Sacrificio (excepto cuando se vuelve para traernos las bendiciones que proceden de allí), es porque la acción está ocurriendo sobre el altar, y el sacerdote es, como Cristo al cual representa, un Intermediario entre nosotros y Dios Padre. Si el altar mira tradicionalmente al Este, es porque ésta es la dirección del Sol Naciente que, como la «la luz del mundo», es un símbolo de Nuestro Señor que es la verdadera «Luz del Mundo». En cuanto al altar (no es una «mesa»), nosotros sabemos por el rito tradicional de consagración de altares católicos que nuestro altar está vinculado al altar de Moisés y también al de Jacob (la almohada* de Jacob) —y que el altar eterno es, él mismo, el cuerpo de Cristo que está situado «en el centro del mundo» —el axis mundi— para que toda la creación sea, como era, periférica a la Misa «eterna» y capaz así de ser unificada a través de la acción divina. (Como dice Sto. Tomás en su Homilía para el Segundo domingo de Adviento, «Todas esas cosas que para nosotros son desatinadas, son atinadas para Él».) Si se usan seis velas en la Misa mayor, es porque esto representa la integración del Menorah judío, o candelabro de siete brazos, en el Sacrificio de Cristo Nuestro Señor, que es y substituye al central o Séptima Vela. Si el sacerdote se viste al modo real durante el rito, es porque representa a Cristo Rey. Ya no es un individuo (por ejemplo, «el P. Roberto», etc.), sino un alter Christus, «otro Cristo». El sacerdote no purifica sus manos en balde antes de realizar el Sacrificio, ni por vanas razones limpia el cáliz con cuidado exquisito después de consumir las Sagradas Especies. Ninguno de estos actos es invención de hombres.
Como el Abad Guéranger dice: «estas ceremonias se remontan hasta los Apóstoles». De igual modo, encontramos a la gran autoridad sobre la Misa, el Padre Nicolás Gihr, diciendo:

* La piedra que utilizó Jacob como almohada durante el sueño en que tuvo la visión de la escala.
3 Dr. Nicolás Gihr, op. cit. Debe agregarse que la Revelación cristiana cesó con la muerte del último Apóstol, y no con la muerte de Cristo.
4 Citado por Patrick H. Omlor, Interdum, Edición No. 7, Menlo Park, CA.
5 Por otra parte hay considerables evidencias de que la Misa era considerada demasiado sagrada para ser puesta por escrito.

El ejemplo de Cristo era para los Apóstoles la norma en la celebración del Sacrificio. Ellos hicieron, primero, sólo lo que antes había hecho Cristo. Según Sus instrucciones y bajo la inspiración del Espíritu Santo, observaron además otras cosas, a saber, según las circunstancias ellos agregaron varias oraciones y observancias para celebrar los Sagrados Misterios tan digna y edificantemente como fuera posible. Esas partes constitutivas del rito sacrificial que se encuentran en todas las liturgias antiguas tienen su origen indiscutiblemente en los tiempos apostólicos y la tradición: los rasgos esenciales y fundamentales del rito sacrificial, introducidos y aumentados por los Apóstoles, estaban conservados con fidelidad y reverencia en las bendiciones místicas, el uso de las luces, el incienso, las vestiduras y muchas cosas de esa naturaleza que ella [la Iglesia] emplea por la prescripción Apostólica y por tradición.
3 Mientras que a veces se agregaron ciertas oraciones a la Misa Tradicional, es bien conocido que su núcleo central o «Canon» permaneció fijo e inalterado desde los primeros días. Según Sir William Palmer, un historiador no católico:

No parece nada desatinado pensar que la Liturgia romana, como se usaba en tiempos de [el Papa San] Gregorio Magno [590-604], pudiera haber existido desde la más remota antigüedad, y quizás haya casi tan buenas razones por remitir su composición original a la Edad Apostólica.
4 En cuanto a los hechos, la investigación histórica, tanto la católica como la protestante, ha mostrado que la Misa Tradicional data de antes de, al menos, el siglo cuarto. (Antes de ese tiempo, la Iglesia estaba sometida a una persecución severa, y por consiguiente los archivos históricos son escasos.5) Desde entonces hasta 1962, cuando el Papa Juan XXIII agregó el nombre de S. José al Canon de la Misa, un total de 26 palabras se han agregado al Canon Tradicional, por los Papas S. León (440-461) y S. Gregorio Magno (590-604). De este modo, como el Concilio de Trento declara exactamente, el Canon «está compuesto por las mismas palabras del Señor, la tradición de los Apóstoles y las instituciones pías de los santos pontífices». En el curso de la historia se han hecho además algunas adiciones —aunque nunca ninguna resta. Como resultado, el Concilio de Trento ordenó que «todas esas adiciones deben ser quitadas, y que la Iglesia debe establecer firmemente el uso de la Misa como era en tiempos de S. Gregorio» (590-604).

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Religión Católica
Comenta este artículo
25 octubre 2012 4 25 /10 /octubre /2012 04:57

   Nos han quitado la identidad.


 

   Nos la roban desde la primera noción de historia de Méjico que nos es transmitida por nuestros mayores.

   Que nuestro país fue sometido por un grupo de bandidos; que nos humillaron; que somos el fruto bastardo de la mezcla de una raza bestial con otra sumisa; y varios otros “argumentos” de ese género, forman parte de nuestra única pobre cultura histórica mejicana.

  No es de extrañar que el malinchismo tenga tanta aceptación entre nuestros conciudadanos.

 

***  

   Sentados frente al escenario esperábamos impacientes el comienzo de la función. Para deleite de nuestros sensibles oídos, nos disponíamos a escuchar el desarrollo de bellas melodías que son el orgullo de la música universal.

   Una tras otra, fueron desenvolviendo sus acordes las maravillosas piezas que escuchábamos, la una más bella que la otra. Y entre ese inconmesurable caleidoscopio compuesto por los Tchaikosvky, Shostakovitch, Orff y Verdi, fueron apareciendo, tímidamente, los nombres orgullosos de Moncayo, Rosas y Castro, con su elegante bizarría y su enorme talento.

   Frente a un auditorio esencialmente novel, los patronímicos mejicanos daban paso a obras de remarcable belleza, y el talento mejicano hacía gala de su grandioso poder. Cualquiera que escuchase lo que ante él se interpretaba, no podía más que estar seguro de que Méjico es un país rico; muy rico en cultura, en tradiciones.

   Rico en lo que es capaz de ofrecer al mundo, más allá de la simplona reducción sobre la violencia y la corrupción que vivimos.

 

   Ese momento me recordó la experiencia de haber conocido Guanajuato. Cerca de esa pintoresca ciudad, se yergue un pequeño pueblo que alberga, dentro de su iglesia, varios interesantes tesoros.

   La Valenciana es una pueblo de tradición minera. Su iglesia, San Cayetano de la Valenciana, alberga un imponente retablo forrado de láminas de oro. Sin embargo, bien que el trabajo ahí realizado signifique una experiencia única para el visitante, son las pinturas que cubren los muros las que llamaron poderosamente mi atención.

   Trabajo cien por ciento mejicano, cada una de ellas tiene la particularidad de moverse; cualquiera que sea el ángulo desde el que se vea, las imágenes giran para estar en la misma posición en cualquier dirección.

   Ciertamente mis conocimientos en arte son escasos, pero impresiona el trabajo realizado por manos nuestras y, al igual que la música, me hace creer con alegría, que Méjico está lleno de tesoros que nada tienen que envidiar a lo extranjero.

***

   Nada más salir a la calle, podemos observar con tristeza la continua displicencia que el mejicano siente hacia su patria. Los mismos comentarios pueden ser escuchados en el transporte público como en la más cara escuela del país.

   Cierto, hemos tenido la desgracia de que, quienes nos precedieron, no hayan sabido dirigir nuestro país; pero la Historia está ahí para mostrarnos cuán equivocados estamos al denigrar nuestra propia identidad, al rechazar la grandeza de nuestro país, de nuestra cultura, de nuestra gente.

   Al admirar las hermosas pinturas que nuestros artistas han trazado como guiados por los mismos ángeles; al tener la oportunidad de escuchar las bellas piezas que nuestros músicos han creado; al admirar las maravillas de la arquitectura que se pueden apreciar en nuestras más variopintas ciudades y pueblos; al cruzar cada día a personas que dan todo cuanto tienen por ofrecer a su familia un futuro mejor, no podemos aceptar la teoría de la miseria mejicana.

 

   Nuestra identidad perdida es el fruto de todos aquellos que han entregado su vida a la causa antimejicana. Aquellos que han escrito la historia según su interés, llenando nuestros libros y cuadernos de la historia oficial.

   Basta ya de las reducciones innecesarias y anacrónicas. Basta ya del “nosotros” -cuando se trata de hablar de la época de la Evangelización de la América Hispánica- utilizado para oponer los amerindios a los españoles; ese “nosotros” no puede existir, puesto que somos el resultado de ambas razas reales. Antes de la llegada de España a estas tierras, no existía “nosotros”, no existía Méjico. Méjico fue creado por la mezcla de sangre, cuyo fruto somos nosotros, y por el proceso histórico que se desarrolló.


   Que la Conquista haya sido buena o mala, no es el objeto de este ensayo, bien que el autor la considere el más bello regalo de la Providencia a estas tierras.

   Nuestra idea es incitar a nuestros compatriotas a dejar por fin de lado la terrible guerra psicológica lanzada contra nuestra integridad. Buenas o malas (según el lector juzgue de acuerdo a sus principios), la Conquista y Evangelización dieron a luz a una Patria de la cual no solamente debemos estar orgullosos, sino estar seguros de que ha dado, y debe aún dar, mucho a la vida.

   No somos ese pueblo bastardo que la pretendida “cultura” yankee intenta transmitirnos; no hemos sido, ni somos un pueblo sumiso que espera todo de los demás y solo anhela lo mejor de otros lados; no podemos seguir justificando todos los males que aquejan a nuestra Nación (desde los baches hasta la corrupción, pasando por el crimen organizado) por el simple hecho de que “de todos modos, estamos en Méjico”.

   Somos una Patria con identidad propia, que desde todo momento ha luchado por ser una, libre y soberana, a pesar de cuanto digan los libros de historia que, día tras día, son utilizados en las escuelas mejicanas.

   Somos una Patria que desde siempre ha luchado contra la imposición, tanto de adentro como de afuera; los héroes muertos en batalla y su sangre lo atestiguan por millares.

 

   Desde este pequeño rincón tierra, queremos seguir creyendo en Méjico y en cada uno de sus hijos.

   Que Dios nos de la fuerza de portar siempre con orgullo el nombre de MEJICANOS.

 

   Diego OLIVAR ROBLES

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
25 octubre 2012 4 25 /10 /octubre /2012 04:26

 

EL MISAL ROMANO
 messe886.jpg
I.- QUÉ ES EL MISAL ROMANO

302.- ¿Qué es el Misal Romano?
El Misal romano es el Libro Litúrgico del Rito Latino que contiene las ceremonias, oraciones y lecturas para la
celebración de la Santa Misa.
303.- ¿Cuál es el primero y principal entre todos los libros litúrgicos?
El primero y principal de todos los libros litúrgicos y el que con más esmero ha conservado la Iglesia, es el misal.
304.- ¿Cuál es el Misal general?
El Misal Romano es el general, pero en virtud de especial privilegio, usan su Misal propio las iglesias de Milán, en
Italia; de Lyon, en Francia y de Toledo, en España.
305.- ¿Qué es el Misal desde el punto de vista religioso?
Desde el punto de vista religioso es el Misal un relicario, por esto la iglesia lo besa, lo inciensa, lo lleva en procesión
como una cosa santa.
306.- ¿Qué es el Misal para el Sacerdote?
Es el Libro Oficial del Sacerdote para celebrar la Santa Misa y por lo tanto, debe ser también el libro de Misa para los
fieles, a fin de que usándolo participen en el Sacrificio litúrgicamente.
307.- ¿En qué lengua está escrito el Misal?
El Misal y todos los otros libros litúrgicos de la Iglesia están escritos en LATIN, que es la Lengua Oficial de la Iglesia.
308.- ¿Por qué están escritos en latín los libros litúrgicos?
Porque siendo el latín una lengua muerta, es decir, que ya no se habla en ningún pueblo de la tierra, todas las
expresiones latinas se conservan inalterables resultando de esto grandes ventajas.
309.- ¿Qué ventajas resultan para la Iglesia al usar el latín como Lengua Oficial?
Las siguientes:
1º. - Contribuye poderosamente en todo el mundo a conservar la misma fe;
2º. - Facilita a los sacerdotes el desempeño de sus sagradas funciones.
3º. - Reviste a las ceremonias litúrgicas de gran verdad y misterio.
310.- ¿Hay misales en nuestra lengua?
Desde hace algunos años se ha traducido el Misal Romano para ventaja de los fieles.
311.- ¿Qué ventajas tienen los fieles con el Misal traducido?
Estas dos grandes ventajas:
1º. - Pueden practicar la oración litúrgica, que es la más eficaz, participando así de una manera más abundante en los
Frutos del Santo Sacrificio; y
2º. - Pueden seguir fácilmente el Ciclo Litúrgico.
312.- ¿Qué es el Ciclo Litúrgico?
En su aspecto exterior, es la serie de fiestas que se eslabonan en todo el transcurso del año; y en su aspecto íntimo, es la prolongación de la vida de Cristo en los fieles.


II.- IMPORTANCIA DE LA TRADUCCIÓN DEL MISAL ROMANO


313.- Según esto, ¿es muy importante el uso del Misal traducido para asistir a la Misa?
Sí; porque quien usa otro libro distinto del Misal, para asistir a Misa se aparta sistemáticamente en ves de unirse a la
Iglesia siguiendo al Celebrante; además, todas las personas que usan manuales o libros de devoción no liturgicos,
aprovechan una parte muy pequeña de los riquísimos Frutos del Santo Sacrificio, pudiendo aprovechar muchísimo más si usaran el Misal.


CUALIDADES LITÚRGICAS DE LA MISA


I.- DIFERENTES CLASES DE MISA
314.- ¿A qué llamamos ceremonias de la Misa?
Llamamos ceremonias de la Misa a todos los actos externos, oraciones y lecturas que la Iglesia prescribe para la
celebración del Santo Sacrificio.
315.- ¿Qué nombre se da al conjunto de todos estos actos?
Al conjunto de todos estos actos se le llama liturgia de la misa.
316.- ¿Cuál es el objeto de la Liturgia de la Misa?
La Iglesia estableció la Liturgia de la Misa, para realzar más la majestad del Santo Sacrificio y para enseñar mejor a los fieles la naturaleza y excelencia de este sublime acto.
317.- ¿Las oraciones, cánticos y lecciones de la Misa son siempre las mismas?
No todas son siempre las mismas, forman dos partes distintas: el ordinario de la misa, y el propio de la misa.
318.- ¿Qué es el Ordinario de la Misa?
el ordinario, es la parte fija de la Misa. Contiene: el orden de la misa, y el canon o regla para la consagración.
319.- ¿Qué es el Propio de la Misa?
el propio es la parte variable de la Misa y contiene los Textos propios de cada Misa.
320.- ¿Cuáles son las partes del Propio?
Son las siguientes: introito, oración, epístola, evangelio, ofertorio, secreta, comunión y postcomunión.


II.- CEREMONIAS PROPIAS DE LA MISA
322.- ¿Cómo puede ser la Misa atendiendo a las ceremonias?
Puede ser: pontifical, solemne, cantada y rezada.
323.- ¿Qué es Misa Pontifical?
Misa Pontifical, es la Misa solemne cantada por el Obispo, el cual es asistido por seis Ministros sagrados y varios otros Ministros inferiores. La Misa Pontifical es una abreviación de la Misa Papal, que fue la Misa primitiva.
324.- ¿Qué es Misa Solemne?
Misa Solemne, es la Misa solemnemente cantada por un simple Sacerdote, asistido por un Diácono y un Subdiácono. En esta Misa siempre hay incensaciones y se da el Beso de Paz.
Es una abreviación de la Misa Pontifical.
325.- ¿Qué es Misa Cantada?
Misa Cantada es la abreviación de la Misa solemne, solamente requiere uno o dos monaguillos y el canto.
326.- ¿Qué es la Misa Rezada?
La Misa Rezada es la abreviación de la Misa Cantada, y en ella se requiere, cuando menos, un ayudante.
327.- Atendiendo a las oraciones que en ella se cantan o rezan, ¿cómo puede ser la Misa?
Puede ser: propia del día, propia del tiempo, votiva y de difuntos.
328.- ¿A qué llamamos Misa Propia del Día?
Misa Propia del Día, es la del Misterio o del Santo de que los sacerdotes hacen memoria en el rezo del Breviario.
329.- ¿A qué se llama Misa propia del Tiempo?
A la que se celebra de conformidad con el Oficio del Tiempo, es decir, con el Oficio que se reza en las distintas épocas del Año Eclesiástico, por ejemplo, las Misas de Adviento, de Navidad, etc.
330.- ¿Qué es Misa Votiva?
Misa Votiva es la que el Sacerdote puede decir según su propio deseo o según el deseo de la persona que la manda
celebrar.
331.- ¿De cuántas clases son las Misas Votivas?
De tres clases:
1º. - las indicadas en el misal para los distintos días de la semana.
2º. - las señaladas para circunstancias especiales; y
3º. - las votivas de mártires y santos, no comprendidas en la primera clase.
332.- ¿Qué son Misas de Difunto?
Las que se celebran siempre con ornamento negro y que tienen oraciones y lecciones en sufragio de los difuntos.
333.- ¿Cómo se dividen las Misas de Difunto?
En dos clases: privilegiadas y no privilegiadas.
334.- ¿Qué son Misas de Difunto Privilegiadas?
Son las que pueden decirse en ciertos días en que las no privilegiadas no se permiten.
335.- ¿Cuáles son las Misas Privilegiadas?
Son cuatro:
1º. - la de la conmemoración de todos los fieles difuntos;
2º. - la que se celebra en el día del fallecimiento o entierro;
3º. - la que se celebra en el tercero, séptimo y trigésimo días después del fallecimiento o entierro; y
4º. - LA MISA DE ANIVERSARIO, es decir, la que se celebra cada año en la fecha del fallecimiento o entierro.
336.- ¿Cuáles son las Misas de Difunto no Privilegiadas?
Son las que solamente pueden celebrarse cuando el Rito lo permite. Se llaman también comunes o cotidianas.


III.- ASPERSIÓN DEL AGUA BENDITA ANTES DE LA MISA PARROQUIAL

Momento de la Aspersión al comienzo de la Misa cantada.
337.- ¿Qué es la Aspersión del agua bendita?
Es un rito que consiste en rociar con Agua Bendita al Altar, los Ministros y todos los asistentes, mientras que el Coro
canta la Antífona “asperges me” y en tiempo Pascual la “vidi aquam”, el principio del Salmo Miserere y el Gloria Patri.
Se termina con varios versículos y la oración al Ángel de la Guarda.
338.- ¿Qué objeto tiene este Rito?
Tiene por objeto, purificar el Altar, los Ministros y los fieles para mejor disponerlos al Santo Sacrificio.
339.- ¿La Aspersión del Agua Bendita forma parte del Santo Sacrificio?
No; pero el Rito es obligatorio en las Catedrales y Colegiatas, y es muy conveniente que se haga en las Parroquias antes de la Misa Mayor de los domingos.
340.- ¿Qué quiere enseñarnos la Iglesia con este Rito?
Nos enseña que debemos evitar cuidadosamente la rutina en el servicio de Dios.
341.- ¿En qué consiste la rutina?
La rutina consiste en hacer las buenas obras por costumbre, sin ningún fervor espiritual, quitándoles así todo el mérito que pudieran tener delante de Dios.

LAS DIFERENTES PARTES DE LA MISA


I.- LAS DOS GRANDES PARTES DE LA MISA.
342.- ¿Cuántas partes distinguimos en el Santo Sacrificio de la Misa?
En el Santo Sacrificio de la Misa distinguimos dos grandes partes: La ante-misa o Misa de Catecúmenos, y la misa de los fieles o Misa Sacrificial.
343.- ¿Por qué a la primera parte se le llama Misa de los Catecúmenos?
Porque en los primeros siglos de la Iglesia, los Catecúmenos, es decir, aquéllos que aún no habían recibido el Bautismo y se preparaban a él, solamente podían asistir a la Misa hasta antes del Ofertorio.
344.- ¿Por qué ahora la llamamos Ante-Misa?
Porque la Misa propiamente dicha comienza con el Ofertorio.
345.- ¿Cómo se llama la segunda parte del Santo Sacrificio?
“misa de los fieles” o “misa sacrificial”.
346.- ¿Por qué se le llama “Misa de los Fieles”?
Porque antiguamente sólo participaban en ella los cristianos ya bautizados, es decir, los verdaderos fieles.
347.- ¿Por qué se llama “Misa Sacrificial”?
Porque en ella se verifica el Sacrificio.


II.- PRIMERA PARTE DE LA ANTE-MISA.
348.- ¿Cómo se subdivide la Ante-Misa?
En dos partes: la preparación y la instrucción.
349.- ¿Con qué palabras podemos expresar abreviadamente las partes de la Antemisa?
Con estas dos palabras: rezo y escucho.
350.- ¿Cuál es la primera parte de la Ante-Misa?
La primera parte de la Ante-Misa es la preparación.
351.- ¿Qué comprende la preparación?
La preparación comprende:
1º.- las preces al pie del altar;
2º.- el ósculo o beso al altar;
3º.- los kyries;
4º.- el gloria; y
5º.- la oración o colecta
352.- ¿Qué fin tiene la preparación?
Un doble fin:
1º.- Hacer llegar hasta Dios la voz del hombre suplicante; y
2º.- Preparar a los asistentes a ofrecer dignamente el Santo Sacrificio.


III.- SEGUNDA PARTE DE LA ANTE-MISA.
353.- ¿Cuál es la segunda parte de la Ante-Misa?
La segunda parte de la Ante-Misa es la instrucción.
354.- ¿Qué comprende la instrucción?
Comprende las partes siguientes:
1º.- la epístola;
2º.- el gradual;
3º.- el aleluya y el canto aleluyático que a veces es reemplazado por el tracto, en algunas Misas, la secuencia;
4º.- el evangelio;
5º.- el sermón; y
6º.- el credo.
355.- ¿Qué fin tiene esta parte de la Ante-Misa?
suministrar a los asistentes el alimento sólido e indispensable de las enseñanzas de Cristo y empaparlos de su espíritu.
I.- LA OBLACIÓN
356.- ¿Qué partes comprende la Misa de los Fieles o Misa Sacrificial?
Comprende cuatro partes:
1º.- la oblación;
2º.- la consagración;
3º.- la comunión; y
4º.- la acción de gracias.
357.- ¿Cómo podemos expresar abreviadamente las partes de la Misa Sacrificial?
Con estas cuatro palabras: doy, sacrifico, recibo y agradezco.
358.- ¿Cuál es la primera parte de la Misa Sacrificial?
La primera parte de la Misa Sacrificial es la Oblación.
359.- ¿Qué significa la palabra Oblación?
Oblación quiere decir ofrecimiento de la víctima.
360.- ¿Qué debemos saber respecto a la Víctima del Sacrificio de la Misa?
Que en el Calvario, la Víctima fue solo Cristo, mientras que en la Misa, la víctima integral o completa está formada por
Cristo, por el Sacerdote su Ministro y por los fieles, miembros de su Cuerpo Místico.
361.- ¿Qué fin tiene la Oblación?
Ofrecer a Dios la “víctima integral”.
362.- ¿Quién hace a Dios la ofrenda?
Cristo, quien por medio del Sacerdote celebrante, su Ministro, se ofrece y nos ofrece con el, como una sola víctima y
una sola OBLACIÓN.
363.- Y nosotros ¿qué hacemos durante la Oblación?
Tanto el Sacerdote celebrante como cada uno de los asistentes debemos ofrecer a Cristo como Víctima ante el Padre y ofrecernos con El, participando de su Sacerdocio y de inmolación, pues que por participación, los fieles en la Misa, somos sacerdotes y víctimas.


II.- LA CONSAGRACIÓN

Momento de la CONSAGRACIÓN
364.- ¿Cuál es la segunda parte de la Misa de los fieles?
La Consagración.
365.- ¿Qué es la Consagración?
Es la renovación viva y verdadera de la “ultima cena” y del sacrificio de la cruz.
366.- ¿Qué debemos tener presente respecto a la Consagración?
Que siendo la Consagración el acto central del Sacrificio, es lo más elevado y lo más santo de la Misa.
III.- LA COMUNIÓN Y ACCIÓN DE GRACIAS
367.- ¿Cuál es la tercera parte de la Misa Sacrificial?
La tercera parte de la Misa Sacrificial es la Comunión.
368.- ¿Con qué palabra podemos expresar esta parte de la Misa?
Con la palabra: “recibo”.
369.- ¿Por qué?
Porque en ella recibimos el Don de los dones, es decir, que en ella comemos la Víctima que acabamos de inmolar.
370.- ¿Qué se deduce de esto?
La conveniencia, y aún más, la necesidad de comulgar en la Santa Misa para participar de una manera perfecta en el
Sacrificio.
371.- ¿Cuál es la cuarta parte de la Misa Sacrificial?
La Acción de Gracias.
372.- ¿Qué comprende la Acción de Gracias?
Varias antífonas y oraciones; la bendición y el último Evangelio.
373.- ¿Qué fin tiene esta parte de la Misa?
Agradecer a Dios todos los dones recibidos en el Santo Sacrificio y por esta razón, podemos expresarla con la palabra “agradezco”.


PREPARACIÓN PARA LA MISA
I.- PRECES AL PIE DEL ALTAR.
374.- ¿Qué clase de Culto damos a Dios en la primera parte de la Ante-Misa?
Culto de Latría deprecatorio.
375.- ¿Por qué llamamos a este Culto Deprecatorio?
Porque practicamos la oración en cuatro formas diferentes.
376.- ¿Qué formas de oración practicamos en la primera parte de la Ante-Misa?
1º.- La oración de contrición, con las preces al pie del Altar;
2º.- La oración de deseo, con los “kyrie”;
3º.- La oración de alabanza, con el Himno “Gloria in excelsis Deo”; y
4º.- La oración de suplica, expresada en la Colecta u Oración propia de la Misa que se celebra.
377.- ¿Cuáles son las preces al pie del Altar?
1º.- La invocación a la Santísima Trinidad al hacer la señal de la cruz;
2º.- El Salmo 42 con su verso de entrada;
3º.- La Confesión General o Confíteor con la doble absolución que le sigue; y
4º.- los versículos de la confianza.
378.- ¿Qué fin tienen las preces al pie del Altar?
Purificar las almas del Sacerdote y de los fieles y hacerlos entrar en oración. Estas preces son la preparación
propiamente dicha.
379.- ¿Cómo principian las preces al pie del Altar?
Haciendo la señal de la cruz tanto el Sacerdote como los fieles e invocando al mismo tiempo a las Tres Personas de la Santísima Trinidad.
380.- ¿Qué versículo dice el Sacerdote inmediatamente después de hecha la señal de la cruz?
“Me acercaré al Altar de Dios, al Dios que llena de alegría mi juventud”.
381.- ¿Qué significado tiene este versículo?
Este versículo, que es el más importante de todos los del Salmo 42, significa un buen pensamiento, un firme propósito: ¡Quiero celebrar el Santo Sacrificio bien y dignamente!
382.- ¿Qué sigue al versículo de entrada?
El Salmo 42 por el cual ponemos toda nuestra confianza en Dios, para que con su gracia y ayuda, nos libre de los
enemigos de nuestra alma y de todas aquellas distracciones y preocupaciones que pueden quitar nuestra atención del Santo Sacrificio que vamos a ofrecer.
II.- LA CONFESIÓN GENERAL.
383.- ¿Qué hace el Sacerdote inmediatamente después del Salmo 42?
Profunda y humildemente inclinado, delante de Dios y de toda la asamblea, confiesa que el es hombre, fragil y pecador.
384.- ¿Qué hace la asamblea inmediatamente después de esto?
Siguiendo el ejemplo del Sacerdote, todos y cada uno de los asistentes se confiesan pecadores delante de dios y de los hombres.
385.- ¿Qué sigue a la Confesión del Sacerdote y de los fieles?
Una doble absolución.
386.- ¿Cómo se llama la Fórmula por medio de la cual tanto el Sacerdote como los fieles se confiesan pecadores?
Se llama la confesión general; también se le llama confiteor y más comúnmente yo pecador.
387.- ¿Qué es el Confíteor con la doble absolución que le sigue?
Es un sacramental.
388.- ¿Qué se entiende por Sacramental?
Se entiende por Sacramentales, ciertas acciones u objetos instituidos por la iglesia que usados con fe y piedad, alcanzan gracias especiales, etc.
389.- ¿Qué virtud tiene el Confíteor?
Perdona los pecados veniales de quienes lo rezan con verdadero dolor de sus pecados.
390.- ¿Qué sigue al Confíteor?
Los tres versículos que alientan nuestra confianza en Dios, y el primer Dominus vobiscum.
391.- ¿Qué significado tiene este primer Dominus vobiscum?
es un saludo por medio del cual el Celebrante pide a la Asamblea, atención y recogimiento para todos y cada uno de los actos que vienen después.
392.- ¿Cómo contesta la Asamblea a este saludo del Sacerdote?
Diciendo: “y con tu espíritu”.
393.- ¿Qué significado tiene esta respuesta?
Con esta respuesta la asamblea recuerda al sacerdote su carácter sacerdotal, que le da el poder de ofrecer a Dios el
Sacrificio.
394.- ¿Qué pide el Sacerdote mientras sube las gradas del Altar?
Pide nuevamente, para él y para la Asamblea, la pureza del alma.


III.- EL ÓSCULO O BESO AL ALTAR.


395.- ¿Qué es lo primero que hace el Sacerdote al llegar al Altar?
Al llegar al Altar, lo primero que hace, es besarlo.
396.- ¿Qué es el beso al Altar?
es un saludo, una señal de respeto y de amor a Jesucristo representado por el Altar.
397.- ¿Qué otro objeto tiene este beso al Altar?
Venerar las reliquias de los Santos que se encuentran en él, y pedir una vez más, el perdón de los pecados en
consideración a los méritos de los santos.
398.- ¿En la Misa solemne, qué sigue al beso del Altar?
En la Misa solemne, después del beso al Altar, sigue la incensación.

LA ENTRADA A LA MISA
I.- EL INTROITO.
399.- ¿Qué sigue al beso del Altar y a la Incensación?
Les sigue el introito, con el cual comienza la Misa de los Catecúmenos propiamente dicha.
400.- ¿Qué quiere decir la palabra “Introito”?
La palabra “Intróito” quiere decir “entrada”.
401.- ¿Qué es el Introito?
es un canto procesional, que antiguamente era más largo, y se entonaba cuando el celebrante con sus ministros se
dirigían al Altar para celebrar los divinos misterios.
402.- ¿De cuántas partes consta el Introito?
De cuatro partes:
1º.- El versículo fundamental o antífona;
2º.- El versículo de en medio, que es el principio de un Salmo;
3º.- El Gloria Patri; y
4º.- La repetición de la Antífona.
403.- ¿Qué hace el Sacerdote al empezar el Introito?
Hace también la señal de la cruz sobre sí mismo; y en las misas de Difuntos, en lugar de signarse a sí mismo, da la
bendición sobre el Misal.
404.- ¿Por qué se signa el Sacerdote al empezar el Introito?
Para recordarnos que antiguamente empezaba la Misa con el Intróito.
405.- ¿Por qué en las Misas de Difuntos da el Sacerdote la bendición sobre el Misal?
Para significar que en toda la Misa va a implorar, como gracia especial, la misericordia de Dios sobre las almas de los difuntos.
406.- Según esto, ¿qué sentido tiene el Introito en la liturgia de la Misa?
El Intróito tiene un profundo sentido litúrgico, porque en él se anuncia y comenta brevemente el Misterio o la Fiesta que el Santo Sacrificio solemniza.
407.- ¿Qué debemos hacer nosotros durante el Introito?
Leerlo en nuestro Misal, unidos al Sacerdote, procurando que nuestra alma se llene de los sentimientos que el Intróito expresa.
II.- LOS KYRIES.
408.- ¿Qué sigue inmediatamente después del Introito?
Siguen los “Kyrie” que forman una plegaria en la cual practicamos la oración de deseo.
409.- ¿Qué deseo expresamos con los “Kyrie”?
Expresamos el deseo de que el Señor nos permita la entrada al Santuario, donde acercándonos a la Mesa del Padre
celestial participaremos del Pan Vivo bajado del cielo.
410.- ¿Qué significan las palabras “Kyrie eléison”?
Son dos palabras griegas que quieren decir, “señor, ten piedad”
411.- ¿De cuántas invocaciones consta el Kyrie” de la Misa?
De nueve invocaciones: las tres primeras se dirigen a Dios Padre, las tres segundas a Dios Hijo y las últimas a Dios
Espíritu Santo.
412.- ¿Cómo se reza el Kyrie?
Lo reza el Sacerdote alternando con el Ministro o acólito, que es en el Altar el representante de la Asamblea.
413.- ¿Qué nos da a entender este rezo alternado de los “Kyries”?
Que la Santa Misa es un sacrificio social, ofrecido tanto por el Sacerdote como por todos y cada uno de los asistentes.
III.- EL “GLORIA IN EXCELSIS DEO”.
414.- ¿Qué sigue inmediatamente después del Kyrie?
Al “Kyrie” sigue inmediatamente el “Gloria”.
415.- ¿Qué es el Gloria”?
Es un himno sagrado de origen griego como el “Kyrie”, que la Santa Iglesia usa desde la más remota antigüedad.
416.- ¿De cuántas partes consta el “Gloria”?
Consta de cuatro partes:
1ª- la introducción;
2ª- gloria al padre;
3ª- la paz por medio del hijo; y
4ª- gloria al espíritu santo.
417.- ¿Qué es la Introducción?
Es el canto de los ángeles en la Noche de Navidad, tal como nos lo refiere el Evangelista San Lucas en su Capítulo II,
verso 14.
418.- ¿Qué es el “Gloria al Padre”?
Es un cántico de Acción de Gracias al Padre celestial, continuación y ampliación del canto de los ángeles.
419.- ¿Por qué llamamos a la tercera parte del “Gloria” la paz por medio del hijo?
Porque en ella alabamos al Verbo hecho Hombre, y al mismo tiempo le pedimos la paz con Dios, que consiste en el
perdón de los pecados o sea, la gracia de la redención.
420.- ¿A quién se dirige la cuarta parte del “Gloria”?
A la tercera persona de la Santísima Trinidad, y por esto la llamamos “Gloria al Espíritu Santo”, a quien alabamos
juntamente con el Padre y el Hijo.
421.- ¿Qué es pues el “Gloria”?
Es una alabanza a la Santísima Trinidad.
422.- ¿Qué otro nombre se le da al “Gloria”?
Se le llama también la “gran doxología”, es decir, la gran alabanza, para distinguirlo del “Gloria Patri”, que es la
pequeña doxología.
423.- ¿Qué sentido o significado tiene el “Gloria” en la Misa?
Es en primer lugar el saludo de alabanza a la santísima trinidad, y al pedir la paz, nos referimos directamente al Santo
Sacrificio en el cual Cristo es el “cordero de dios” que se inmola para borrar los pecados del mundo y darnos la paz.


FIN DE LA PRIMERA PARTE DE LA ANTE-MISA
I.- EL “DOMINUS VOBISCUM”.
424.- ¿Qué hace el Sacerdote después del “Gloria”?
Besa el Altar, se vuelve hacia la Asamblea y dice con las manos extendidas: “dominus vobiscum”. (El Señor sea con
vosotros).
425.- ¿Qué es el “Dominus vobiscum”?
Es un saludo a la Asamblea.
426.- ¿Cómo contesta la Asamblea a este saludo?
Diciendo por medio de los cantores o del Ministro: “et cum spiritu tuo”. (Y con tu espíritu).
427.- ¿Qué significado tiene este saludo y las ceremonias que le acompañan?
La Iglesia desea que Cristo esté con nosotros y que en nosotros more. El saludo, pues, quiere decir: ¡cristianos, por el bautismo, sois hijos de dios, sois portadores de Cristo! ¡sedlo pues, cada vez más!
528.- Si el Celebrante es el Obispo, ¿cómo saluda a la Asamblea?
Con las mismas palabras, con que Cristo saludó a sus Apóstoles después de la Resurrección: “pax vobis”. (La paz sea con vosotros).


II.- LA COLECTA U ORACIÓN
429.- ¿Qué hace el Sacerdote después del “Dominus vobiscum”?
Va hacia el Misal, junta las manos y dice: “oremus”.
430.- ¿Qué dice en seguida el Sacerdote?
Dice la oración llamada “colecta”, que significa reunida, porque ella compendia y resume todos los votos y deseos de la asamblea allí presente.
431.- ¿Cuántas partes distinguimos en la Colecta?
Generalmente se distinguen cuatro partes:
1º - La invocación a Dios;
2ª - La referencia al Misterio o Santo del día;
3º - La petición con relación al misterio o santo cuya fiesta se celebra; y
4º - La conclusión, que en distintas formas, recuerda siempre la mediación poderosa de Jesucristo nuestro Redentor.
432.- ¿Cuántas colectas se rezan en la Misa?
En las fiestas más solemnes, se reza solamente una; y en las menos solemnes pueden rezarse varias.
433.- ¿Qué son “Colectas imperadas”?
Aquéllas que el Papa en toda la Iglesia o el Obispo en su Diócesis mandan que se recen en la Misa, por circunstancias especiales.


III.- EL AMÉN.
434.- ¿Qué contesta la Asamblea al final de la “Colecta”?
Al final de la Colecta, la Asamblea responde: “amén”.
435.- ¿Qué significa la palabra “Amén”?
“Amén” es una palabra hebrea que al fin de la oración significa “así sea, que así suceda”, etc. Con esta palabra
ratificamos la oración del Sacerdote y la hacemos nuestra.


SEGUNDA PARTE DE LA ANTE-MISA CULTO DIDASCÁLICO
I.- LA EPÍSTOLA
436.- ¿Qué sigue a la Colecta?
La lectura de un trozo de la Sagrada Escritura, sacado de los libros del Antiguo o del Nuevo Testamento.
437.- ¿Qué objeto tiene esta lectura?
Suministrar a la Asamblea el alimento sólido y necesario de la palabra de Dios.
438.- ¿Qué nombre se le da generalmente a esta lectura?
Se le llama “Epístola”.
439.- ¿Por qué se le da este nombre?
Porque los pasajes de la Biblia más leídos en este momento, son las Epístolas o Cartas de San Pablo.
440.- En la Misa solemne, ¿a quién corresponde el canto o la lectura de la Epístola?
Le corresponde al Subdiácono.
II.- GRADUAL, TRACTO y CANTO ALELUYATICO.
441.- ¿Qué sigue a la “Epístola”?
Le sigue el rezo y canto del gradual y el tracto.
442.- ¿Qué son el “Gradual” y el “Tracto”?
Antiguamente, tanto el Gradual como el Tracto, eran cada uno un Salmo entero. Actualmente, el Gradual consta de una Antífona y de un Versículo, y el Tracto se compone sólo de algunos versículos.
443.- ¿Qué objeto tiene el Gradual y el Tracto?
Mover a devoción a los asistentes, comentando en alguna manera con palabras de la Sagrada Escritura, la lectura de la Epístola.
444.- ¿Qué se canta generalmente después del Gradual?
Se canta el “aleluya”.
445.- ¿Qué es el “Aleluya”?
“aleluya” es una palabra hebrea que significa: “alabad a dios”. Se canta siempre después del Gradual, excepto durante la Septuagésima y la Cuaresma, en que se reemplaza el tracto.
446.- ¿A qué se llama “Canto Aleluyático”?
A un versículo que casi siempre acompaña al aleluya.
447.- ¿Qué cosa es la Secuencia?
Es una prolongación del ALELUYA, una especie de oda o himno sagrado en que se canta el misterio que se celebra.
448.- ¿Todas las misas tienen “Secuencia”?
Solamente seis Misas en el año eclesiástico tienen “Secuencia”.
449.- ¿Qué Misas tienen “Secuencia”?
La de pascua de resurrección;
La de pentecostés;
La de corpus;
La de las dos fiestas de los dolores de maría; y
La de difuntos.


III.- EVANGELIO y PROFESIÓN DE FE
450.- ¿Qué sigue después del “Tracto” o del “Aleluya”?
La lectura del “evangelio”, que es la parte más importante de la Ante-Misa.
451.- ¿Cómo se preparan el Sacerdote y el Diácono para la lectura o canto del Evangelio?
El Sacerdote, profundamente inclinado sobre el Altar, frente a la Cruz y el Diácono, arrodillado al pie del mismo, rezan
antes de leer o cantar el Evangelio, la oración: “munda cor meum”, (“Purifica, Señor, mi corazón...”)
452.- ¿Qué piden el Sacerdote y el Diácono en esta oración?
Gracias y pureza de corazón para anunciar digna y competentemente el Santo Evangelio.
453.- ¿Por qué decimos que la lectura del Evangelio es la parte más importante de toda la Ante-Misa?
Porque en el Evangelio es Cristo quien viene y nos habla.
454.- ¿Cómo sabemos esto?
Por todos los honores que nuestra Madre la Santa Iglesia tributa al Libro de los Evangelios.
455.- ¿Qué honores se le tributan al Evangelio?
En la Misa solemne lo lleva el Diácono sobre el pecho en procesión con luces encendidas. Lo inciensa al principiar su lectura, y terminada ésta, el Celebrante lo besa.
456.- ¿Qué honores tributa la Asamblea al Evangelio?
Todos los asistentes están de pie, llenos de respeto, vueltos hacia el Mensajero, y hasta el Obispo se quita la mitra.
457.- ¿Qué indican todos estos actos?
Todos estos actos indican que Cristo está en medio de nosotros y nos habla palabras de vida eterna.
458.- ¿Qué contesta la Asamblea al terminarse la lectura del Evangelio?
Contesta diciendo: “alabanza a ti, oh Cristo”.
459.- ¿Qué sigue generalmente después del Evangelio?
Sigue la predicación: “sermón” u “homilía”.
460.- ¿Qué ventajas tiene para los fieles la Predicación?
Las tres ventajas siguientes:
1º - Les da a conocer el verdadero sentido del Evangelio;
2º - Les hace conocer la Tradición, contenida en los escritos de los Padres de la Iglesia; y
3º - Les permite encontrar en el Evangelio una regla clara y precisa para todas las circunstancias de su vida.
461.- ¿Con qué termina la Ante-Misa?
Se termina con el Evangelio o con el Credo si lo hay.
462.- ¿Qué sentido o significado tiene el “Credo” en la Misa?
Tiene un doble significado:
1º - Es la respuesta a la Palabra Divina, escuchada en la Epístola, en el Evangelio y en el Sermón; y
2º - Es una plegaria pidiendo a Dios aumente nuestra fe para asistir debidamente a la “Misa Sacrificial”.
463.- ¿Cómo debemos rezar el “Credo”?
Debemos rezarlo de pie y con la mano derecha sobre el pecho, porque es una confesión pública de nuestra fe.

LA OBLACIÓN
PRIMERA PARTE DE LA MISA SACRIFICIAL
I.- EL VERSO TITULADO “OFERTORIO”.
 
464.- ¿Cómo principia la “Oblación”?
Terminado el Evangelio o el Credo si lo hay, el Celebrante se vuelve al pueblo para saludarlos con el “Dominus
vobiscum”, y después de recibir la respuesta a su saludo, vuelto al Altar añade “Oremus”.
465.- ¿Qué reza en seguida?
La Antífona llamada “ofertorio”, que en las Misas solemnes y en las cantadas debe cantar el Coro en nombre de la
Asamblea.
466.- ¿Qué es la Antífona llamada “Ofertorio”?
Es un texto tomado de los Salmos y como el Intróito, el Gradual y el Verso de la Comunión, es piadoso comentario del
misterio o fiesta que se celebra.
467.- ¿Cómo era antiguamente?
Era todo un Salmo o la mayor parte de él, cantado por un Clérigo o cantor alternando con el pueblo que repetía una
Antífona a modo de estribillo, mientras el Clero y los fieles se acercaban procesionalmente al Altar para presentar sus
ofrendas.
468.- ¿Qué ofrendas presentaban el Clero y los fieles antiguamente?
Cada uno llevaba una torta de pan y un jarro de vino; algunos además presentaban otros dones: leche, miel, aceite,
frutas, cera, etc.
469.- ¿Qué se hacía con estos dones?
Se tomaba de ellos el pan y el vino necesarios para el Sacrificio, y lo demás se guardaba para socorrer a los pobres y
para otras necesidades de la Iglesia.


II.- LA OBLACIÓN.
470.- ¿En la Misa actual quién presenta las ofrendas para el Sacrificio?
Si la Misa es rezada, el pan del Sacrificio es llevado al Altar por el mismo Sacerdote celebrante, y en las Misas solemnes le es presentado, lo mismo que el vino, por los ministros.
471.- ¿Cuáles son las ofrendas de los fieles para el Sacrificio?
El pan y el vino que el Sacerdote ofrece en nombre de todos. Esta ofrenda tiene un profundo significado.
472.- ¿Qué significado tienen estos dones?
el pan representa el trabajo y el vino el dolor de la vida humana.
473.- Según esto, ¿qué ofrendamos a Dios con ellos?
Le ofrendamos a Dios toda nuestra vida, nuestro propio ser, puesto que el trabajo y el dolor son el contenido principal
de la vida humana.
474.- ¿Cómo ofrece el Sacerdote el pan?
Levantando la Hostia en la Patena mientras reza la oración: “recibe oh padre santo...”
475.- Decid (o leed) la oración: “Recibe, oh Padre Santo...”
“Recibe, oh Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, esta Hostia inmaculada, que yo indigno siervo tuyo ofrezco a Ti,
que eres mi Dios vivo y verdadero, por mis innumerables pecados, ofensas y negligencias, y por todos los que están
presentes; y también por todos los fieles cristianos vivos y difuntos; para que a mí y a ellos sea de provecho para la
salvación y para la vida eterna. Amén”.
476.- ¿Qué sentido tiene la oración con que el Sacerdote ofrece la Hostia?
Tiene un triple sentido:
1º.- En la Misa el sacerdote celebrante es el sacrificador oficial;
2º.- Que la Misa es un sacrificio social; y
3º.- Que el sacrificio de la misa es ofrecido por la iglesia entera.
477.- ¿Qué hace el Sacerdote después de haber ofrecido la Hostia?
Pone vino en el Cáliz y mezcla con él unas gotas de agua que bendice previamente con la oración: “oh dios que
maravillosamente formaste la dignidad de la naturaleza humana...”
478.- Decid (o leed) la oración: “Oh Dios, que maravillosamente formaste...”
“Oh Dios, que maravillosamente formaste la dignidad de la naturaleza humana, y más maravillosamente la reformaste:
concédenos por el misterio de mezclar esta agua y vino, que seamos participantes de la divinidad de Aquél que se dignó
participar de nuestra humanidad, Jesucristo Hijo tuyo y Señor nuestro: Que como Dios, vive y reina contigo en unidad del
Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén”.
479.- ¿Qué nos recuerda la oración: “Oh Dios que maravillosamente formaste la dignidad de la naturaleza
humana...”?
Dicha oración nos recuerda:
1º.- La Unión Hipostática de la Naturaleza Divina con la Naturaleza Humana en la ÚNICA Persona del Verbo;
2º.- La sangre y agua que brotaron del Corazón de Cristo ya muerto, cuando el soldado le abrió el costado con una
lanza; y
3º.- La unión íntima que debe existir entre los fieles, miembros del Cuerpo Místico y Cristo su Cabeza.
480.- ¿Qué hace el Sacerdote después de esto?
Ofrece el vino en el Cáliz diciendo la oración: “te ofrecemos, señor, el cáliz de la salud...”
481.- Rezad (o leed) la oración para el ofrecimiento del Cáliz.
“Ofrecémoste, Señor, el Cáliz de la salud, implorando tu clemencia: para que suba con suave fragancia hasta la
presencia de tu divina Majestad, por nuestra salvación y por la del mundo entero. Amén”.
482.- ¿Qué nos recuerda esta oración?
el sacerdocio místico de los fieles, puesto que el sacrificio es de todos: del pueblo y del Sacerdote, todos sacrifican y
todos tienen en él su parte.
483.- ¿Qué sigue al ofrecimiento del Cáliz?
El ofrecimiento que hace el Sacerdote de sí mismo, y de los fieles, rezando inclinado sobre el Altar, la oración:
“recíbenos, señor...”
484.- Decid (o leed) la oración: “Recíbenos, Señor,...”
“Recíbenos, Señor, pues nos presentamos a Ti con espíritu humillado y corazón contrito: y el Sacrificio que hoy
nosotros te ofrecemos, oh Señor Dios, llegue a tu presencia, de manera que te sea agradable”.
485.- ¿Qué nos da a entender la oración: “Recíbenos, Señor...”?
Nos da a entender que como miembros del cuerpo místico que somos, formamos parte de la víctima integral del santo sacrificio.
486.- ¿Cómo se termina la triple Oblación del pan, del vino y de los fieles?
Con una breve invocación al Espíritu Santo, que termina el Sacerdote haciendo la señal de la cruz sobre las ofrendas, en forma de bendición.
487.- Recitad (o leed) la Invocación al Espíritu Santo.
“Ven, santificador, todopoderoso Dios eterno: y bendice este Sacrificio preparado para la gloria de tu santo nombre”
488.- ¿Qué significado tiene esta Invocación al Espíritu Santo?
Con ella se confía al poder santificador del Espíritu Santo toda la acción del Sacrificio.
489.- ¿Qué ceremonia sigue en la Misa solemne, después de la Invocación al Espíritu Santo?
En la Misa solemne siguen las intenciones: a la oblata, al altar, al celebrante y a los fieles.
490.- ¿Qué ceremonia sigue a la Invocación del Espíritu Santo y a las incensaciones, si las hay?
Después de esto, el Sacerdote va al lado de la Epístola y se lava las manos, rezando mientras lo hace, algunos versos del Salmo 25, que termina con el “Gloria Patri”.
491.- ¿Qué significado tiene esta ceremonia?
Nos recuerda que tanto el Sacerdote como los fieles deben acercarse al Altar con una gran pureza de alma.
492.- ¿Qué hace el Sacerdote después del lavabo?
Reza inclinado en medio del Altar la oración: “recibe, oh trinidad santa esta oblación...” que es una ratificación de las
oraciones anteriores del Ofertorio.
493.- Decidme (o leed) la oración “Recibe, oh Trinidad Santa...”
“Recibe, oh Trinidad Santa, esta Oblación, que te ofrecemos en memoria de la Pasión, Resurrección y Ascensión de
Jesucristo nuestro Señor; y en honor de la bienaventurada siempre Virgen María y de San Juan Bautista y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, y de estos (santos cuyas reliquias están en esta Ara) y de todos los santos: para que a ellos les sirva de honra y a nosotros nos aproveche para la salvación: y se dignen interceder por nosotros en el cielo aquéllos cuya memoria veneramos en la tierra. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén”.
494.- ¿Qué enseñanzas encierra la oración: “Recibe, oh Trinidad santa...”?
Las tres enseñanzas siguientes:
1º.- A quien se ofrece el Sacrificio;
2º.- La naturaleza del Sacrificio;
3º.- Cómo en el Sacrificio de la Misa participa también la Iglesia triunfante y los socorros que de ella puede esperar la
Iglesia Militante.
495.- ¿Qué ceremonia sigue a la oración: “Recibe, oh Trinidad Santa...”?
El Sacerdote vuelto hacia la Asamblea, invita a los asistentes a una oración más ferviente y recogida, diciendo: “orad,
hermanos”, y prosigue en voz baja diciendo: para que este Sacrificio, mío y vuestro, sea agradable a Dios Padre
todopoderoso.
496.- ¿Qué indican claramente las palabras con que el Celebrante desarrolla esta invitación?
Indican nuevamente que en el Sacrificio de la Misa, los fieles ejercen su sacerdocio místico, ofreciendo el Sacrificio con el Sacerdote y por medio de él.
497.- ¿Qué responde la Asamblea a la invitación: “Orad, hermanos”?
El Ministro responde en nombre de todos y cada uno de los asistentes: “El Señor reciba de tus manos este Sacrificio en alabanza y gloria de su nombre, y también para utilidad nuestra y de toda su Santa Iglesia. Amén”.


III.- LA SECRETA.
498.- ¿Qué oración reza el Sacerdote después del: “Orad, hermanos”?
Reza en voz baja la oración llamada “Secreta”, que al igual que la Colecta y la Postcomunión es una de las oraciones
principales del Propio de la Misa.
499.- ¿Por qué se dice esta oración en voz baja?
Porque acercándose el momento solemne del Sacrificio, la Iglesia ha entrado ya en un profundo recogimiento y su voz
no es percibida sino de Dios.
500.- ¿Cuál es el sentido de las oraciones Secretas?
Casi todas las oraciones llamadas “Secretas”, se reducen a pedir a Dios que se digne recibir favorablemente los dones que están sobre el Altar, y que por su bondad y gracia nos ponga en estado de serle nosotros mismos presentados como una hostia agradable a sus divinos ojos.
501.- ¿Cómo termina el Celebrante la “Secreta”?
Diciendo en voz alta o cantando, si la Misa es solemne, estas palabras: “por todos los siglos de los siglos”.
502.- ¿Con qué objeto rompe la Iglesia el silencio en este momento?
Para invitar por medio de esta exclamación a todos los asistentes a unirse fervorosamente a la oración del Celebrante.
503.- ¿Qué responde la Asamblea a estas palabras del Sacerdote?
La Asamblea responde: “así, sea”. y con esta palabra queda perfectamente terminada la Oblación, primera parte de la
Misa Santificial.
504.- ¿Qué sentido tiene el “Amén” de la Asamblea?
Que el pueblo cristiano aprueba lo que se ha hecho, preparado y dicho, y se dispone a la inmolación de la Víctima
divina.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Religión Católica
Comenta este artículo
25 octubre 2012 4 25 /10 /octubre /2012 03:45

Estimados lectores:

 

001_OrdinationDNS.jpg

Queremos compartir con ustedes la alegría de la Ordenación Sacerdotal del Padre Nathanaël Steenbergen (29 de septiembre de 2012) en el Instituto Mater Boni Consilii (Verrua, Italia)


a 441


Además de contar con la presencia de su Excelencia Mons. Stuyver quien ordenó al nuevo sacerdote, y los miembros del IMBC, de la misma manera, honraron con su presencia, Su Excelencia Mons. Sanborn (USA), el Padre Joseph Selway (USA), el padre Xavier Grossin (Bretaña, Francia), el Padre Joseph-Marie Mercier (Franco Condado, Francia), el Padre  Floriano Abrahamowicz (Italia).

 

a 460

Foto de familia

 

Un nuevo sacerdote para la Iglesia y para la Eternidad.

 

Para ver todo el reportaje fotográfico haga click aquí.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Noticias en General
Comenta este artículo
24 octubre 2012 3 24 /10 /octubre /2012 05:06

Estimados lectores:

 

he aquí un artículo muy bien elaborado sobre el Santo Rosario. Esperamos que les guste. Que el gran sacerdote misionero que nos lo ha enviado sea, por este medio, agradecido infinitamente.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

Entre las devociones a la santísima Virgen María, con el paso de los años, una se destaca claramente: el Santo Rosario
 v_rosario.jpgEl pueblo cristiano siempre ha sentido la necesidad de la mediación de María, Omnipotencia suplicante, canal de la gracia: se multiplican así a lo largo de los siglos las devociones marianas, tanto litúrgicas coma populares. Sin embargo, entre las devociones a María, con el paso de los años, una se destaca claramente: el Santo Rosario, el ejercicio piadoso por excelencia en honor de la Santísima Virgen María, Madre de Dios. Se compone, en su forma típica y plenaria, de quince decenas de Avemarías, intercaladas por el rezo del Padrenuestro y del Gloria y añadiéndose al final las invocaciones de las letanías lauretanas. A la oración vocal se une la meditación de los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos.

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS


En la antigüedad, los romanos y los griegos solían coronar con rosas a las estatuas que representaban a sus dioses como símbolo del ofrecimiento de sus corazones. La palabra rosario significa "corona de rosas". Siguiendo esta tradición, las mujeres cristianas que eran llevadas al martirio por los romanos, marchaban por el Coliseo vestidas con sus ropas más vistosas y con sus cabezas adornadas de coronas de rosas, como símbolo de alegría y de la entrega de sus corazones al ir al encuentro de Dios. Por la noche, los cristianos recogían sus coronas y por cada rosa, recitaban una oración o un salmo por el eterno descanso del alma de las mártires.


ORIGEN Y DESARROLLO


En la Edad Media, se saluda a la Virgen María con el título de rosa, símbolo de la alegría. El bienaventurado Hermann le dirá: «Alégrate, Tú, la misma belleza. / Yo te digo: Rosa, Rosa», y en un manuscrito francés medieval se lee: «cuando la bella rosa María comienza a florecer, el invierno de nuestras tribulaciones se desvanece y el verano de la eterna alegría comienza a brillar». Se adornan las imágenes de la Virgen con una «corona de rosas» y se canta a María como «jardín de rosas» (en latín medieval rosarium); así se explica la etimología del nombre que ha llegado a nuestros días.
En esa época, los que no sabían recitar los 150 salmos del Oficio divino los sustituían por 150 Avemarías, acompañadas de genuflexiones, sirviéndose para contarlas de granos enhebrados por decenas o de nudos hechos en una cuerda. A la vez se meditaba y se predicaba la vida de la Virgen. En el s. XIII, en Inglaterra, el abad cisterciense Étienne de Sallai escribe unas meditaciones en donde aparecen 15 gozos de Nuestra Señora, terminando cada una de ellas con un Avemaría.
Sin entrar en una discusión crítico-histórica pormenorizada sobre los detalles del origen último del Rosario en su estructura actual, podemos afirmar que es, sin duda, Santo Domingo de Guzmán el hombre que en su época más contribuyó a la formación del Rosario y a su propagación, no sin inspiración de Santa María Virgen. Motivo fue el extenderse la herejía albigense, a la que combatió, «no con la fuerza de las armas, sino con la más acendrada fe en la devoción del Santo Rosario, que fue el primero en propagar, y que personalmente y por sus hijos llevó a los cuatro ángulos del mundo...» (León XIII, Enc. Supremi apostolatus, 1 sept. 1883).
A finales del s. XV los dominicos Alain de la Rochelle en Flandes, Santiago de Sprenger y Félix Fabre en Colonia, dan al Rosario una estructura similar a la de hoy: se rezan cinco o quince misterios, cada uno compuesto por diez Avemarías. Se estructura la contemplación de los misterios, que se dividen en gozosos, dolorosos y gloriosos, repasando así en el ciclo semanal los hechos centrales de la vida de Jesús y de María, como en un compendio del año litúrgico y de todo el Evangelio. Por último se fija el rezo de las letanías, cuyo origen en la Iglesia es muy antiguo.
La devoción al Rosario adquirió un notable impulso en tiempos de León XIII añadiéndose a las letanías lauretanas la invocación «Reina del Santísimo Rosario».
En los últimos tiempos ha contribuido de manera especial a la fundamentación y propagación de esta devoción mariana los hechos milagrosos de Lourdes y Fátima: «la misma Santísima Virgen, en nuestros tiempos, quiso recomendar con insistencia esta práctica cuando se apareció en la gruta de Lourdes y enseñó a aquella joven la manera de rezar el Rosario.


ESTRUCTURA


La forma típica y plenaria del rezo del Rosario, con 150 Avemarías, se ha distribuido en tres ciclos de misterios, gozosos, dolorosos y gloriosos a lo largo de la semana, dando lugar a la forma habitual del rezo de cinco decenas de Avemarías, contemplando cinco misterios -diarios (la costumbre suele asignar al domingo, miércoles y sábado los gloriosos; los gozosos al lunes y jueves y los dolorosos al martes y viernes), rezándose al final de los cinco misterios las letanías lauretanas.
Los tres grupos de misterios nos recuerdan los tres grandes misterios de la salvación. El misterio de la Encarnación nos lo evocan los gozos de la Anunciación, de la Visitación, de la Natividad del Señor, su Presentación en el templo y la Purificación de su Madre y, por último, su encuentro entre los doctores en el Templo. El misterio de la Redención está representado por los diversos momentos de la Pasión: la oración y agonía en el huerto de Getsemaní, la flagelación, la coronación de espinas, el camino del Calvario con la Cruz a cuestas y la crucifixión. El misterio de la vida eterna nos lo evoca la Resurrección del Señor, su Ascensión, Pentecostés, la Asunción de María y su Coronación como Reina. «Todo el Credo pasa, pues, ante nuestros ojos, no de una manera abstracta, con fórmulas dogmáticas, sino de una manera concreta en la vida de Cristo, que desciende a nosotros y sube a su Padre para conducirnos a Él. Es todo el dogma cristiano, en toda su profundidad y esplendor, para que podamos de esta manera y todos los días, comprenderlo, saborearlo y alimentar nuestra alma con él» (R. Garrigou-Lagrange, La Madre del Salvador y nuestra vida interior, 3 ed. Buenos Aires 1954, 261).


INSTITUCIÓN DE LA FIESTA DEL SANTO ROSARIO


El 7 de octubre de 1571 se llevó a cabo la batalla naval de Lepanto, en la cual los cristianos vencieron a los musulmanes  turcos. Los cristianos sabían que si perdían esta batalla, su religión podía peligrar y por esta razón confiaron en la ayuda de Dios a través de la intercesión de la Santísima Virgen. El Papa San Pío V pidió a los cristianos rezar el rosario por la flota.
Días más tarde llegaron los mensajeros con la noticia oficial del triunfo cristiano. Posteriormente, instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias el 7 de octubre.
Un año más tarde, Gregorio XIII cambió el nombre de la fiesta por el de Nuestra Señora del Rosario y determinó que se celebrase el primer domingo de Octubre (día en que se había ganado la batalla). Actualmente se celebra la fiesta del Rosario el 7 de Octubre y algunos dominicos siguen celebrándola el primer domingo del mes.
 

 

Fuente: J. FERRER SERRATE , M. GARCIA MIRALLES (GER)

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
24 octubre 2012 3 24 /10 /octubre /2012 04:42

EL SACRIFICIO DE LA MISA


Messe03b_VeniSanct.jpg
I.- QUE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA ES NECESARIO.
80.- ¿Por qué es necesario el Santo Sacrificio de la Misa?
Por tres razones:
1º. - Por la perfección de la Religión Católica;
2º. - Porque la Misa realiza las figuras de los sacrificios antiguos, y es representación y continuación del de la Cruz; y
3º. - Porque en la Misa se cumplen las Profecías referentes al Sacrificio de la Nueva Ley.
81.- ¿Por qué la perfección de la Religión Católica demuestra la necesidad del Santo Sacrificio de la Misa?
Porque siendo la Religión Católica la única religión perfecta, no puede carecer del Sacrificio, que es el acto por
excelencia del culto exterior y publico.
82.- ¿Cómo realiza la Misa las figuras de los sacrificios antiguos?
Porque responde perfectísimamente a los fines de los diversos sacrificios del culto antiguo, cuyo fin principal era
anunciar y representar este Sacrificio de la Misa, que es el de la Nueva Ley.
83.- ¿Qué profecías se cumplen en el Sacrificio de la Misa?
Particularmente la de Malaquías, que anunciaba el único sacrificio que Dios aceptaría, o sea el Sacrificio Nuevo, que se
ofrecería al Señor en todo tiempo y en todo lugar.

II.- QUÉ ES LA SANTA MISA
84.- ¿Qué es la Santa Misa?
la santa misa es el sacrificio de la nueva ley, en el que Cristo se ofrece e inmola místicamente bajo las especies de pan y
vino; por medio del sacerdote, ministro legitimo de la iglesia, para reconocer el soberano dominio de dios sobre nosotros,
y para aplicarnos los meritos del sacrificio de la cruz.
85.- ¿Es la Misa un verdadero Sacrificio?
Sí, la Misa es un verdadero Sacrificio.
86.- ¿Cómo sabemos que la Misa es un verdadero Sacrificio?
Lo sabemos:
1º.- Por la Sagrada Escritura:
2º.- Por las enseñanzas de la Iglesia; y
3º.- Por el mismo Rito de la Misa.
87.- ¿Cómo lo sabemos por la Sagrada Escritura?
1º.- En el Antiguo Testamento, Malaquías anunció un Sacrificio verdadero y universal, y sus palabras no pueden
referirse ni a los sacrificios antiguos, ni a los sacrificios paganos, ni al Sacrificio de la Cruz, ni al sacrificio espiritual de
las buenas obras, sino que se realizan maravillosamente en el Sacrificio de la Misa;
2º.- En el Nuevo Testamento vemos claramente que Jesucristo instituyó en la Cena un verdadero Sacrificio, y éste, es el
de la Misa.
88.- ¿Cómo sabemos por las enseñanzas de la Iglesia que la Misa es un verdadero Sacrificio?
Porque el Concilio de Trento definió solemnemente que: la misa es un verdadero sacrificio.
89.- ¿Cómo nos prueba el mismo Rito de la misa que ésta es un verdadero Sacrificio?
Porque este Rito encierra todas las condiciones que se requieren para el sacrificio propiamente dicho.

III.- RELACIONES QUE HAY ENTRE EL SACRIFICIO DE LA MISA Y EL SACRIFICIO DE LA CRUZ.
 
90.- ¿Qué relaciones hay entre el Sacrificio de la Misa y el de la Cruz?
Las relaciones más estrechas, puesto que el Sacrificio de la Cruz y el de la Misa son el mismo sacrificio.
91.- ¿Cómo sabemos que el Sacrificio de la Misa y el de la Cruz son el mismo Sacrificio?
Porque así nos lo enseña el Concilio de Trento.
92.- ¿Qué razones da el Concilio de Trento para asegurar que el Sacrificio de la Misa y el Sacrificio de la Cruz son el
mismo Sacrificio?
Las siguientes:
1º.- En uno y en otro la Víctima es la misma;
2º.- El Sacerdote es el mismo, aunque en el Altar se valga del ministerio de los sacerdotes;
3º.- Los Frutos son los mismos, puesto que la Santa Misa no hace otra cosa que aplicarnos los Frutos del Sacrificio de la
Cruz; y
4º.- Solamente se distinguen por la diferente inmolación que fue cruenta de la Cruz y es incruento en la Misa.
93.- ¿Qué otras diferencias existen entre el Sacrificio de la Cruz y el Sacrificio de la Misa?
Estas otras diferencias:
1º.- Allá el Sacerdote que lo ofrecía era sólo Cristo; acá el sacerdocio de Cristo se extiende al Sacerdote, su ministro, y en cierta manera también a los fieles que asisten;
2º.- En la Cruz, la Víctima era sólo Cristo; en la Misa, la victima completa está formada por Cristo, por el Sacerdote y por los fieles.
94.- ¿Qué resulta de todo esto?
Que en la Santa Misa, Cristo se ofrece y nos ofrece con el como una sola víctima y una sola oblación y nosotros sacerdotes y fieles, lo ofrecemos y nos ofrecemos con el, participando de su sacerdocio y de su inmolación.

FINES Y FRUTOS DEL SACRIFICIO DE LA MISA

 

I.- FINES DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.
95.- ¿Es eficaz el Sacrificio de la Misa?
Sí, puesto que él solo llena los fines de los sacrificios: Latréutico, Eucarístico, Propiciatorio e Impetratorio, de una
manera perfectísima.
96.- ¿En qué consiste la eficacia del Santo Sacrificio de la Misa?
En producir todos los efectos y llenar todos los fines figurados en los sacrificios de la Ley Antigua.
97.- ¿Por qué razón es tan eficaz el Sacrificio de la Misa?
Por las razones siguientes:
1º.- Porque es la representación viva, real y verdadera del Sacrificio de la Cruz y su continuación y consumación;
2º.- Porque es el mismo Sacerdote, Cristo, quien ofrece el Sacrificio de la Misa, como ofreció el de la Cruz. El Sacerdote en la Misa es únicamente representante de Cristo; y
3º.- Porque toda la Iglesia se une voluntariamente a Cristo su Cabeza, para sacrificarse místicamente con El.
98.- ¿Cómo obtiene la Misa sus fines, Latréutico y Eucarístico?
La Misa obtiene sus fines Latréutico y Eucarístico de una manera inmediata e infalible, esto es, por sí misma y por su propia virtud.
99.- ¿Cómo obtiene la Misa el fin Propiciatorio del Sacrificio?
Porque aplaca la justicia de Dios, Quien en consideración del Sacrificio de su Divino Hijo concede a los pecadores la gracia del arrepentimiento.
100.- ¿Perdona la Misa la pena temporal debida por los pecados?
Sí, por si misma y por su propia virtud, a los justos de la tierra, según sus disposiciones, y a las almas del Purgatorio, en la medida que determine la divina sabiduría.
101.- ¿Cómo obtiene la Misa su fin Impetratorio?
Segurísimamente siempre que se trata de pedir bienes espirituales. Tratándose de bienes temporales los alcanza por sí misma y por su propia virtud; pero no segurísimamente, porque Dios no los concederá si dificultan o impiden la salvación de las almas.


II.- FRUTOS DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.
102.- ¿A qué llamamos frutos del Santo Sacrificio de la Misa?
A todas las gracias y bendiciones espirituales, dones y beneficios temporales que por el infinito valor del Sacrificio de la Misa, Dios nos concede.
103.- ¿De cuántas clases son estos frutos?
De cuatro clases:
1º.- fruto especialísimo;
2º.- fruto especial;
3º.- fruto generalísimo; y
4º.- fruto general.
104.- ¿En qué consiste el fruto especialísimo de la Misa?
En las gracias y bendiciones espirituales, dones y beneficios temporales que Dios concede al Sacerdote celebrante.
105.- ¿En qué consiste el fruto especial?
En los dones, gracias y bendiciones de todo género que Nuestro Señor concede a las personas por quienes se celebra el Santo Sacrificio.
106.- ¿En qué consiste el fruto generalísimo de la Santa Misa?
En las gracias y bendiciones espirituales, dones y beneficios temporales que Nuestro Señor derrama sobre todos los miembros de la Iglesia vivos y difuntos.
107.- ¿En qué consiste el fruto general de la Misa?
En los beneficios espirituales y temporales que Nuestro Señor concede a los que ayudan la Misa, a todos los que de alguna manera cooperan a la celebración de ella y a todos los que asisten al Santo Sacrificio, según las disposiciones de cada cual.

 

III.- VALOR DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.
108.- ¿Qué valor tiene el Santo Sacrificio de la Misa?
El Santo Sacrificio de la Misa es, como el de la Cruz, de valor infinito.
109.- ¿Cómo se aplica el valor infinito de la Misa a nuestras almas?
El Concilio de Trento nos enseña: “Que el Santo Sacrificio de la Misa hace que nosotros consigamos misericordia y hallemos gracia en el tiempo en que necesitamos auxilio, si, por nuestra parte, nos llegamos a Dios con corazón sincero, con recta fe, con temor y respeto, arrepentidos y contritos”.
110.- ¿Es muy provechoso para nosotros asistir a la Santa Misa o mandarla celebrar?
Entre todas nuestras buenas obras, la más agradable a Dios, es, el ofrecimiento del Santo Sacrificio de la Misa o la asistencia a ella, a causa de su infinito valor.

A QUIÉN SE OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
I.- A QUIÉN SE OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA


111.- ¿A quién se ofrece el Santo Sacrificio de la Misa?
El Santo Sacrificio de la Misa únicamente se ofrece a Dios, puesto que es un acto de adoración, aun más, es el acto de adoración por excelencia.
112.- ¿Qué significan las expresiones: Misa de la Santísima Virgen, Misa de los santos ángeles, etc.? Estas expresiones únicamente significan que la Misa se celebra en memoria o en honor de la Santísima Virgen, de los ángeles o de los santos, pero no quiere decir que la Misa se ofrezca a ellos directamente.
113.- ¿Qué nos enseña el Concilio de Trento acerca de esto?
Nos enseña que podemos mandar celebrar misas en honor de los santos, para lograr que intercedan por nosotros delante de Dios.
114.- ¿Con qué intenciones debemos mandar celebrar misas en honor de los santos?
1º. - Para dar gracias a Dios por la gracia y la felicidad que les concedió:
2º. - Para ofrecernos en sacrificio con Jesucristo como ellos mismos se ofrecieron; y
3º. - Para pedirles que unan sus súplicas a las nuestras para alcanzar el remedio de nuestras necesidades.

 

II.- QUIÉN OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
115.- ¿Quién ofrece el Santo Sacrificio de la Misa?
El Santo Sacrificio de la Misa es ofrecido:
1º.- Por el mismo Jesucristo, que es el Principal Oferente;
2º.- Por el Sacerdote que celebra, que es ministro de Jesucristo y de la Iglesia; y
3º.- Por cada uno de los asistentes, y también por la Iglesia entera.
116.- ¿Cómo ofrece Jesucristo el Santo Sacrificio de la Misa?
Jesucristo, Sacerdote Eterno, se ofrece Él mismo en sacrificio a Dios Padre, bajo las especies de pan y vino. Y por esto decimos que Él es en la misa el principal oferente.
117.- ¿Cómo ofrece la Misa el Sacerdote que celebra?
El Sacerdote que celebra, ofrece el Santo Sacrificio como ministro o representante de Jesucristo, en el Altar, pues, se ofrece Jesucristo por manos del Sacerdote, como se ofreció en la última Cena.
118.- ¿Cómo ofrecen la Misa cada uno de los asistentes?
Cada uno de los asistentes ofrece el Santo Sacrificio de la Misa, porque hay en la iglesia dos sacerdocios, o mejor dicho, dos maneras de participar del sacerdocio de Jesucristo: el sacerdocio oficial y el sacerdocio místico: el sacerdocio de la jerarquía eclesiástica y el sacerdocio de los simples fieles. Así que cuando asistimos al Santo Sacrificio practicamos una
obra sacerdotal.
119.- ¿De qué manera participan los sacerdotes del sacerdocio de Cristo?
De una manera muy perfecta por el sacramento del orden.
120.- ¿Cómo participan del sacerdocio de Cristo los simples fieles?
De una manera menos perfecta, por los sacramentos del bautismo y de la confirmación.
121.- ¿Cómo nos hacen participantes del sacerdocio de Cristo estos Sacramentos?
Los sacramentos nos comunican la vida divina y como el sacerdocio de Cristo es algo tan esencial en su vida, al comunicarnos esta vida por el bautismo y la confirmación, no puede menos que hacernos participantes en alguna manera de su sacerdocio.
122.- ¿Cómo ofrece la Misa la Iglesia entera?
La Iglesia ofrece el Sacrificio de la Misa, porque el Sacerdote que es ministro de Jesucristo, es también ministro oficial de la Iglesia, y como tal, habla, obra, alaba, da gracias, suplica y presenta a Dios Padre la Víctima de nuestra salvación, como delegado de todos los fieles.

 

III.- POR QUIÉN SE OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
123.- ¿Por quién se ofrece el Santo Sacrificio de la Misa?
La Misa se ofrece por los vivos y por los muertos.
124.- ¿Por qué vivos se ofrece la Misa?
Por todos los fieles vivos, sean buenos o malos: por los malos para que se arrepientan y por los buenos para que alcancen la santidad.
125.- ¿Por qué vivos no puede ofrecerse la Misa directamente?
Por los infieles y herejes y por los que han sido públicamente excomulgados, no es lícito ofrecer la Misa nominalmente.
126.- Según esto, ¿no puede ofrecerse en alguna manera por ellos la Santa Misa?
Indirectamente se ruega por ellos, pidiendo su conversión, cuando se ofrece el Santo Sacrificio para que se acaben las herejías y para que se extienda la Iglesia por todo el mundo.
127.- ¿Por qué difuntos se ofrece la Misa?
Por todos aquellos que murieron en gracia de Dios y tienen pecados que expiar en el Purgatorio.
128.- ¿Qué Misa tiene mayor valor para los difuntos, la de Requiem o la que se celebra conforme al Rito del día?
La Santa Misa es de valor infinito, sea que se diga de Requiem o conforme al Rito del día.
129.- ¿Por qué es más útil a los difuntos la Misa de Requiem?
La Misa de Requiem es más útil a los difuntos, a causa de las oraciones especiales que se hacen por ellos.

 

CIRCUNSTANCIAS DEL OFRECIMIENTO DE LA MISA
I.- POR QUÉ INTENCIÓN SE OFRECE LA MISA
130.- ¿Qué intenciones debemos tener al ofrecer o hacer ofrecer la Santa Misa según nuestras propias intenciones?
Ante todo debemos tener una intención espiritual, esto es: lo primero que debemos pedir, son los bienes del alma.
Cuando pedimos los bienes materiales por medio del Santo Sacrificio de la Misa, debemos consentir de todo corazón, en
que Dios nos escuche siempre que lo que pidamos no sea obstáculo para nuestra salvación.
 131.- ¿Por qué hemos de ordenar así nuestras intenciones?
Porque así nos lo enseña Jesucristo en el Evangelio diciendo: “Buscad primero el reino de Dios y su justicia y todo lo demás se os dará por añadidura”.

 

II.- POR QUÉ INTENCIONES NO SE DEBE OFRECER LA SANTA MISA
132.- ¿Por qué intenciones no se debe ofrecer la Santa Misa?
Nunca se debe ofrecer la Santa Misa con fines torcidos, por ejemplo para pedir a Dios que no se descubra un robo que se ha hecho; para pedir que sobrevengan males a los enemigos, etc.
133.- ¿Qué debemos decir de quien se atreve a ofrecer la Misa con fines torcidos?
Que hace un insulto a Dios, pretendiendo alcanzar por el valor infinito del Santo Sacrificio, cosas que son contrarias a los Atributos divinos.


III.- QUÉ ES EL ESTIPENDIO
134.- ¿Qué es el estipendio?
Estipendio es la cantidad de dinero que en justicia deben dar los fieles al Sacerdote para que ofrezca el Santo Sacrificio
de la Misa, según las intenciones particulares de los donantes.
135.- ¿Qué deben indicar los fieles al Sacerdote al darle el estipendio?
Deben indicarle la intención por la cual quieren que se aplique el Santo Sacrificio. Esta intención puede ser una o varias.
136.- ¿Es el estipendio el precio del Santo Sacrificio?
El estipendio no es el precio del Santo Sacrificio, que por sí mismo es inapreciable por ser de valor infinito.
137.- ¿Es el estipendio una limosna como la que se da a los pobres?
El estipendio no es una limosna como la que se da a los pobres; es un pago justo y racional que debe hacerse a quienes consagran su vida a dispensar los auxilios espirituales.
138.- ¿Desde cuándo está establecido el estipendio?
El estipendio está establecido por la Iglesia desde el siglo VIII.

EL TEMPLO
 
I.- EL TEMPLO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
139.- ¿Dónde puede celebrarse el Culto divino?
Como Dios está en todas partes, en todas partes puede recibir la adoración y homenajes de las criaturas. Pero El mismo se ha dignado fijar el lugar en que debe dársele este Culto.
140.- ¿Qué lugares ha señalado Dios para que se le dé Culto?
En el Antiguo Testamento, fue el Tabernáculo y más tarde el Templo de Jerusalén; en el Nuevo Testamento es la Iglesia o Templo Cristiano.
141.- ¿Qué es una Iglesia o Templo Cristiano?
La Iglesia o Templo Cristiano es un edificio público consagrado al Culto divino, donde los fieles se reúnen para ofrecer el Santo Sacrificio, recibir los Sacramentos y participar en las demás ceremonias religiosas.
142.- ¿Cuál fue el primer Templo Cristiano?
El Cenáculo donde se celebró la Primera Misa.
143.- ¿Quién celebró la Primera Misa?
El mismo Jesucristo Nuestro Señor, cuando instituyó la Sagrada Eucaristía después de la Ultima Cena.


II.- PRIMEROS LUGARES DE REUNIÓN DE LOS CRISTIANOS
144.- ¿Dónde se celebraba el Culto divino en tiempo de los Apóstoles?
Los Apóstoles y sus discípulos celebraban sus asambleas religiosas en los palacios de los cristianos ricos, en otras casas particulares y en las sinagogas judías.
145.- ¿Dónde se celebraba el Culto en los tiempos de persecución violenta?
En esos tiempos, cualquier lugar servía para el Culto divino: bosques, cavernas, casas particulares y hasta cárceles. Reuníanse también los fieles en los cementerios subterráneos llamados Catacumbas.
146.- ¿Cuándo comenzó a haber edificios públicos destinados al Culto divino?
Desde el tiempo en que el Emperador Constantino comenzó a proteger públicamente la Religión Cristiana.
147.- ¿En qué edificios comenzó a celebrarse el Culto?
En los edificios públicos llamados basílicas que Constantino dotó a la Iglesia.
148.- ¿Qué eran las Basílicas?
Eran edificios destinados en un tiempo a la administración de la justicia y de otros negocios. Conforme al modelo de estos edificios, se construyeron más tarde las primeras iglesias cristianas.
149.- ¿Y todas las iglesias cristianas se llamaron Basílicas?
No, porque muy pronto quedó reservado este nombre para las grandes iglesias de Roma, y es un título honorífico que el Papa concede a otras iglesias a causa de su dignidad.


III.- DIVERSAS CATEGORÍAS DE TEMPLOS EN LA ACTUALIDAD, Y DEDICACIÓN DE ESTOS
150.- ¿Hay distintas clases de iglesias o templos?
Atendiendo a la dignidad e importancia de las iglesias, en nuestros días se clasifican del modo siguiente:
1º.- basílicas mayores y menores;
2º.- iglesias catedrales, que pueden ser patriarcales, primadas o metropolitanas;
3º.- iglesias colegiatas;
4º.- iglesias parroquiales;
5º.- capillas u oratorios públicos;
6º.- oratorios semi-públicos; y
7º.- oratorios privados.
151.- ¿Qué iglesias se llaman Basílicas?
Las iglesias que ocupan el primer puesto a causa de su dignidad o de sus privilegios.
152.- ¿Cuáles son las Basílicas Mayores?
Las Basílicas Mayores o Patriarcales, que están en Roma, son cuatro, a saber: san Juan de Letrán, Madre y Cabeza de
todas las iglesias del mundo; san Pedro del Vaticano; san pablo extra muros y santa María la Mayor. También son
Mayores fuera de la Ciudad de Roma la Basílica de san francisco y la de santa María de los ángeles en Asís.
153.- ¿Cuáles son las Basílicas Menores?
Se llaman Menores las demás Basílicas de Roma y otras iglesias en el mundo, que han recibido de los Papas el título de
Basílicas, como son: en México la insigne y nacional basílica de santa María de Guadalupe; en España la de nuestra
señora del pilar; en Francia, la nueva Basílica de santa teresa del niño Jesús, etc.
154.- ¿Qué iglesias se llaman Catedrales?
Se llaman Catedrales las iglesias en que tienen su Sede o Cátedra los Obispos.
155.- ¿Qué títulos suelen agregarse a las Catedrales?
Si el Obispo tiene alguno de estos títulos: patriarca, primado o metropolitano, esto hace que su iglesia sea igualmente
patriarcal, primada o metropolitana.
156.- ¿Qué iglesias son Metropolitanas?
Son las Catedrales donde tienen su Sede o Cátedra los arzobispos.
157.- ¿Qué se entiende por iglesias Colegiatas?
Son las iglesias que están atendidas por una reunión de Sacerdotes que se llama cabildo.
158.- ¿Cuáles son las iglesias Parroquiales?
Las que están atendidas por los curas párrocos.
159.- ¿Qué sacerdotes tienen el título de Curas Párrocos?
Los que tienen cura de almas, esto es, que deben tener cuidado de impartir los bienes espirituales a los fieles de su Parroquia.
160.- ¿Qué iglesias se llaman simplemente Capillas u Oratorios Públicos?
Son aquellas iglesias que están atendidas por un Sacerdote llamado rector o capellán.
Este Sacerdote no tiene Cura de almas.
161.- ¿Cuáles son los Oratorios Semi-públicos?
Los templos destinados para los actos del Culto de una comunidad o establecimiento, por ejemplo: los Oratorios de los Seminarios, Colegios, Asilos, Hospitales, etc.
162.- ¿Qué son Oratorios Privados?
Son lugares destinados a los actos del Culto divino, de una sola familia o de una persona particular. Para poder tener Oratorio Privado, se necesita un privilegio especial de la Santa Sede.
163.- ¿Puede celebrarse el Santo Sacrificio en lugar distinto de la Iglesia?
El Santo Sacrificio se puede celebrar fuera de la iglesia, en lugares decentes y adecuados, con permiso del Señor Obispo.
164.- ¿Qué manda la Santa Iglesia al comenzar la fabricación de un Templo?
Manda que se bendiga el terreno, la Piedra Fundamental y los cimientos; y que, después, terminada ya la construcción, el edificio sea bendecido o consagrado con toda solemnidad.
165.- ¿Qué se entiende aquí por Consagración y Bendición?
Las oraciones y ceremonias solemnes con las cuales se dedica una iglesia u oratorio al Culto divino.
166.- ¿Qué diferencias principales hay entre la Consagración y Bendición de una Iglesia?
Las siguientes:
1º.- La consagración solemne, que también se llama dedicación de una iglesia, es la más solemne de todas las
ceremonias litúrgicas y sólo puede hacerla el Obispo.
2º.- La bendición solemne de las iglesias, la puede hacer un simple Sacerdote, Delegado por el Señor Obispo, y es una
ceremonia más sencilla que la anterior.
167.- ¿En qué se distinguen las iglesias Consagradas de las que sólo han sido Bendecidas?
En que tienen doce cruces grabadas en las paredes o en los pilares, en memoria de los doce apóstoles, Columnas de la
Santa Iglesia. Estas cruces las unge el Obispo con el Santo Crisma el día de la Consagración.
168.- ¿Cómo se conmemora la dedicación de una Iglesia?
Se conmemora cada año con una Fiesta de Primera Clase y con Misa y Oficio especiales.
169.- ¿Qué se entiende por Título o Titular de una Iglesia que se le da al poner la primera piedra o el día de su bendición?
El Misterio o Santo que sirve para nombrarla o distinguirla de otra cualquiera. Así se dice: Iglesia de la Santísima Trinidad, de la Asunción, de San Pedro, etc.
170.- ¿Qué diferencia hay entre el Titular y el Patrono de una Iglesia?
El Titular sólo sirve para nombrar una Iglesia colocada bajo su advocación, y puede ser un Misterio, mientras que el Patrono es el Protector del lugar y sus habitantes y sólo puede ser un ángel o un santo.
171.- ¿Qué respeto debemos a las iglesias?
Un respeto profundo puesto que el Espíritu Santo nos dice: “Verdaderamente esta es la Casa de Dios y Puerta del Cielo”.
172.- ¿Castiga Dios a los que profanan su santo Templo?
Dios Nuestro Señor se muestra muy celoso del respeto que se debe a su santo Templo y la Historia Sagrada lo atestigua relatando los castigos que Dios ha dado a los profanadores; además el mismo Espíritu Santo nos dice: “Si alguien violare el templo de Dios, Dios lo destruirá a él”.


EL ALTAR Y SUS ACCESORIOS
 
Altar preparado para la Santa Misa.


I.- PRIMEROS ALTARES CRISTIANOS
173.- ¿Cuál es el objeto más santo y más digno que encontramos en la Casa de Dios?
El objeto más santo y más importante que encontramos en la Casa de Dios es el ALTAR.
174.- ¿Qué es el Altar?
el altar propiamente dicho es una mesa, que ahora como siempre, es la piedra sobre la cual se ofrece a dios el sacrificio.
175.- ¿Cuál fue el primer Altar cristiano?
Fue la Mesa sobre la cual Nuestro Señor celebró su Ultima Cena en el Cenáculo.
176.- ¿De qué era esta Mesa?
Era de madera, como de madera fueron también las que, en Jerusalén, en Roma y en todos los sitios usaron los
Apóstoles y los primeros Sacerdotes para celebrar el Santo Sacrificio.
177.- ¿Quién ordenó que la Mesa del Altar fuera de Piedra?
El Papa San Silvestre en el siglo IV.
178.- ¿No se usa ya ningún Altar de madera?
El único Altar de madera ahora en uso, es el antiquísimo altar papal de la Basílica de San Juan de Letrán; se supone que
fue el que usaron los primeros Papas y quizá el mismo San Pedro.


II.- DIFERENTES CLASES DE ALTARES

Altar portátil.
179.- ¿Cuántas clases de altares hay?
Se distinguen las siguientes:
1º.- altares fijos y altares portátiles.
2º.- altares privilegiados y altares no privilegiados.
180.- ¿Qué es Altar Fijo?
Altar FIJO es una mesa de piedra, que está unida y sujeta a su base o pie, y que el Obispo consagra en el mismo sitio en que ha de servir.
181.- ¿Qué es Altar Portátil?
Altar portátil, llamado ordinariamente piedra sagrada, o ara, es una simple piedra cuadrada del tamaño suficiente para que sobre ella se puedan colocar el Cáliz y la Hostia, y que el Obispo consagra en particular para que luego encaje en la Mesa del Altar que no ha recibido consagración especial.
182.- ¿Qué deben tener en el centro tanto el Altar Fijo como el Altar Portátil?
Deben tener en el centro un hoyito, o sepulcro con reliquias de mártires y tres granos de incienso. Pueden añadirse reliquias de santos no mártires.
183.- ¿Qué clase de altares deben tener las iglesias?
En toda Iglesia consagrada es necesario que haya por lo menos un Altar Fijo. En las iglesias no consagradas, pueden ser portátiles todos los altares.
184.- ¿Qué es Altar Privilegiado?
Es aquél que tiene concedida una indulgencia plenaria aplicable a los difuntos por quienes el Sacerdote dice en él la Misa.
185.- ¿Cómo se distinguen los Altares Privilegiados?
Sólo puede haber un Altar Privilegiado en cada Iglesia, y se distingue por un rótulo que dice: “altar privilegiado”.


II.- SIMBOLISMO Y CONSAGRACIÓN DEL ALTAR

Consagración del Altar.
186.- ¿Por qué ha de ser el Altar de piedra?
1º.- Porque representa a Jesucristo, Piedra y Fundamento de la Iglesia;
2º.- Porque el Cuerpo de Jesucristo fue enterrado en un sepulcro de piedra.
187.- ¿Por qué se colocan reliquias de santos en el sepulcro del Altar?
1º.- Para glorificar a los santos y por sus méritos hacernos propicio a Dios;
2º.- Para que nos recuerden que todo cristiano debe unir el sacrificio de si mismo al sacrificio del hombre dios; pues no
nos hacemos santos sino por la virtud del Sacrificio de la Cruz renovado sobre nuestros altares.
188.- ¿En qué casos pierde el Altar su Consagración?
1º.- En los altares Fijos: si se abre el sepulcro, o si se rompe notablemente la mesa del altar o simplemente se separa de
la base en que fue consagrada;
2º.- En los altares Portátiles: si se abre el sepulcro, o si la piedra se rompe notablemente.

ACCESORIOS DEL ALTAR
I.- LIENZOS SAGRADOS Y TABERNACULO.
189.- ¿Cómo debe cubrirse el Altar para la Misa?
Debe estar cubierto con tres manteles limpios.
190.- ¿Qué cualidades deben tener los manteles?
Deben ser blancos, de cáñamo o de lino, y han de estar bendecidos por un Obispo o por un Sacerdote que tenga facultad para ello.
191.- ¿Los tres manteles deben ser del mismo tamaño?
El mantel de encima debe ser más largo y llegar por ambos lados hasta el suelo. Los otros dos, son más cortos y pueden
ser reemplazados por uno solo doblado en dos.
192.- ¿Por qué quiere la Santa Iglesia que el Altar esté cubierto con tres manteles?
Por las razones siguientes:
1º Para detener en la tela que es más fácil de purificar, la Preciosísima Sangre que pudiera derramarse;
2º Porque el Altar es la Mesa del Señor en la que se sirven los más deliciosos manjares;
3º Para recordar los lienzos en que fue envuelto el Cuerpo de Jesús;
4º Para honrar a las Tres Personas de la Santísima Trinidad; y
5º Para recordarnos los tres días que Nuestro Señor pasó en el sepulcro.
193.- ¿Cómo debe protegerse la limpieza de los manteles del Altar?
Poniendo sobre ellos una cubierta de género decente, que sólo debe quitarse cuando se celebra la Santa Misa o algún otro acto litúrgico.
194.- ¿ A qué llamamos lienzos sagrados?
A los que tocan directamente el Sacratísimo Cuerpo y Sangre de Jesús Sacramentado.
195.- ¿Cuáles son los lienzos sagrados?
Los corporales, la palia y los purificadores.
196.- ¿Qué son los Corporales?
Son los lienzos sagrados de cáñamo o de lino que el Sacerdote extiende sobre el Altar desde el Ofertorio, para colocar sobre ellos la Hostia y el Cáliz. Se llaman Corporales, porque después de la Consagración, el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y Sangre de Jesucristo.
197.- ¿Qué cosas recuerdan los Corporales?
Nos recuerdan el sudario en que fue envuelto el Cuerpo difunto de Jesús, y también la pureza del alma con que debemos acercarnos a Jesús Sacramentado.
198.- ¿Qué es la Palia?
Es una doble tela de lino o de cáñamo, de forma cuadrada, que sirve para cubrir el Cáliz y la Patena; viene a ser un corporal suplementario.
199.- ¿Qué es el Purificador?
Es un lienzo de lino o de cáñamo, que sirve para purificar el Cáliz, la Patena y el Copón y también los dedos y los labios del Sacerdote celebrante.
200.- ¿Cuáles de estos Lienzos deben ser bendecidos?
Deben ser bendecidos por el Obispo o por el Sacerdote facultado para ello conforme a Derecho, o por delegación especial, únicamente los Corporales y las Palias, el Purificador no necesita bendición.
201.- ¿Pueden los simples fieles tocar los Lienzos sagrados, cuando ya han servido para el Santo Sacrificio?
No deben tocarlos cuando aún no han sido lavados por un ministro sagrado.
202.- ¿Qué Lienzo no sagrado usa el Sacerdote en la Misa?
El manutergio que es la toallita con que se enjuga los dedos al tiempo del lavabo después del Ofertorio.
203.- ¿Qué es el Tabernáculo?
El Tabernáculo, que también se llama sagrario, es una arca o urna de madera, de mármol o de metal, que está destinada a guardar el Santísimo Sacramento.
204.- ¿Por qué se le llama Tabernáculo?
En recuerdo del Tabernáculo de Moisés, en el cual, dentro del Arca de la Alianza se guardaba un vaso con Maná que era una Figura de la Sagrada Eucaristía.
205.- ¿Cómo se cierra el Tabernáculo?
Con una puerta que se cierra con llave. Esta llave debe guardarla cuidadosamente el Párroco o el Rector de la Iglesia.
206.- ¿Cómo debe estar la parte interior del Tabernáculo?
Toda su parte interior debe estar forrada con una tela de seda blanca; debe tener un Corporal o Palia para depositar en él el Copón con las Hostias Consagradas y el relicario que guarda la Hostia Grande para la Exposición.
207.- ¿Cómo debe cubrirse la parte exterior del Tabernáculo?
Con una cortinilla que se llama conopeo; esta cortina debe ser en forma de pabellón y ha de ser blanca o del color litúrgico del día. No hay conopeo negro, en lugar de éste se pone el morado.
208.- ¿Debe bendecirse el Sagrario?
Sí, debe ser bendecido por el Obispo o por un Sacerdote delegado por él.
209.- ¿Pueden ponerse algunos objetos sobre el Sagrario?
No debe ponerse ningún objeto sobre el Sagrario. Únicamente se permite poner el Crucifijo del Altar, en caso de necesidad.
II.- CRUCIFIJO Y LUCES.
210.- ¿Qué debe haber sobre el Altar en que se dice la Misa?
Debe haber un Crucifijo en el centro y además los candeleros necesarios con las velas de cera que deben estar encendidas durante el Santo Sacrificio.
211.- ¿Por qué ha de haber un Crucifijo sobre el Altar?|
Para indicar que ese lugar se convierte en un nuevo Calvario donde Jesucristo se inmola por nosotros.
212.- ¿De qué tamaño ha de ser el Crucifijo del Altar de la Misa?
Debe ser más alto que los candeleros, no que las velas, lo suficientemente grande para que lo vean el celebrante y el pueblo.
213.- ¿Cuándo debe quitarse el Crucifijo del Altar?
Cuando está expuesto el Santísimo Sacramento, y en tiempo de Pasión se lo cubre con un velo morado.
214.- ¿Cuántas velas encendidas debe haber mientras se celebra la Santa Misa?
Si la Misa es rezada por un simple Sacerdote no pueden encenderse más de dos velas, si la Misa es rezada por un Obispo o Abad, no debe haber más de cuatro velas encendidas; en la Misa Solemne se encienden seis, y en la Misa Pontifical, es decir, en la Misa solemne celebrada por un Obispo en su propia Diócesis, se enciende una vela más y se coloca detrás del Crucifijo.
215.- ¿Qué representan las velas del Altar?
Las que están a la izquierda del Crucifijo, al lado de la Epístola, representan a los santos de la Ley Antigua; las que están a la derecha, al lado del Evangelio, representan a los santos de la Nueva Ley.
216.- ¿Qué significa la séptima vela que se enciende en la Misa Pontifical?
Representa a la vez, la plenitud del sacerdocio y los Siete Dones del Espíritu Santo que el Obispo posee.
217.- ¿Cuál es la vela que debe encenderse en todas las Misas?
La tercerilla, que debe encenderse antes de la Consagración y debe permanecer encendida sobre el Altar hasta que termina la Comunión.
218.- ¿Cuál es el objeto de la vela llamada tercerilla?
Recordar la presencia real de Jesucristo sobre el Altar, y mover a los fieles a que hagan actos de fe, de adoración y de amor a Jesús Sacramentado.
219.- ¿De qué han de ser las velas de la Misa y de la Exposición?
Han de ser de cera pura de abejas, y no de sebo ni de parafina o de cualquiera otra materia.
220.- ¿Además de las velas, qué otra luz debe haber delante del Tabernáculo?
Debe haber siempre una lampara encendida delante del Tabernáculo, la cual debe alimentarse con aceite de oliva, porque además de dar una luz más viva y más pura, es un símbolo de paz y de bondad.
221.- ¿Qué nos indica la lámpara del Tabernáculo?
Esta lámpara, como la Estrella de Belén, nos indica la humilde morada del Gran Rey.


III.- VASOS SAGRADOS
222.- ¿Qué son vasos sagrados?
Vasos sagrados son los que sirven para el Culto divino.
223.- ¿Cuáles son los vasos sagrados?
Los vasos sagrados son: el caliz, la patena, el copon, el viril y la custodia, que propiamente no es un vaso.
224.- ¿Qué es el Cáliz?
Es un vaso cuya copa sirve para contener el vino que el Sacerdote consagra.
225.- ¿Qué es la Patena?
Es un platito redondo que sirve para la ofrenda del pan, para cubrir el Cáliz y para la Comunión.
226.- ¿De qué materia deben ser el Cáliz y la Patena?
El Cáliz y la Patena deben ser de oro o de plata; pero cuando son de plata, han de estar dorados en el interior.
227.- ¿Por quién deben estar consagrados el Cáliz y la Patena?
Por el Obispo o por un simple Sacerdote delegado por el Papa.
228.- ¿Qué nos recuerdan el Cáliz y la Patena?

El Cáliz nos recuerda el sepulcro de Cristo, y la Patena la losa con que lo cubrieron.
 
229.- ¿Qué es el Copón o Ciborio?
Es un vaso en que se conservan las Hostias Consagradas. Debe tener encima una cruz. Conviene que el Copón sea por lo menos de plata y que la copa esté dorada en el interior.
230.- ¿Debe estar consagrado el Copón?
El Copón no es un vaso consagrado; basta que sea solamente bendecido por un Obispo o por un Sacerdote que tenga facultad para ello.
231.- ¿Cuándo y con qué debe estar cubierto el Copón?
Debe estar cubierto con un ornamento de seda blanca llamado capillo cuando contiene la Sagrada Eucaristía. Es conveniente que cuando no la contiene se quite el capillo del Copón.
232.- ¿Cómo se llama el vaso en que se lleva el Sagrado Viático a los enfermos?
Se llama relicario. Es propiamente un coponcito portátil.
233.- ¿Qué es el Viril?
Es una especie de cajita o marco que contiene la Sagrada Hostia que se ha de colocar en la Custodia. Debe tener interiormente dos aritos para impedir que la Sagrada Hostia toque a las dos caras de cristal, que son como la tapa y el fondo de la caja.
234.- ¿Qué es la Custodia?
Es un objeto sagrado que sirve para exponer el Santísimo Sacramento a la adoración de los fieles, y por esto se llama ostensorio.
235.- ¿Qué materia conviene para la Custodia y el Viril?
Conviene que la Custodia sea de plata, y el Viril de oro o cuando menos de plata dorada.
236.- ¿Deben consagrarse el Viril y la Custodia?
El Viril debe estar bendito como el Copón por el Obispo o el Sacerdote que tenga facultad.
237.- ¿Quiénes pueden tocar los vasos sagrados?
Cuando los vasos sagrados contienen la Sagrada Eucaristía solamente los Sacerdotes y los Diáconos pueden tocarlos. Cuando están vacíos pueden tocarlos las personas encargadas de su cuidado, pero solamente con un motivo razonable y deben hacerlo usando siempre un lienzo limpio, y tratándolos con gran reverencia.
238.- ¿Cuáles son los vasos litúrgicos que no están benditos?
Las vinajeras, el incensario y la naveta, el acetre y el hisopo, la campanilla y los vasos de ablución.
239.- ¿Qué son las vinajeras?
Son unas jarritas destinadas a contener el vino y el agua para la Misa. Deben ser de cristal o de vidrio.
240.- ¿Qué es el incensario?
Es el vaso que sirve para quemar el incienso en las ceremonias litúrgicas.
241.- ¿Qué es la naveta?
Es el vaso en que se lleva el incienso que se ha de quemar en el incensario.
242.- ¿Qué es el acetre?
Es el vaso portátil que contiene el agua bendita para la aspersión y bendiciones.
243.- ¿Qué es el hisopo?
El hisopo o aspersorio, es el objeto que sirve para la aspersión del agua bendita; consiste en una bola hueca llena de agujeritos dentro de la cual se pone ordinariamente una esponja; está fija a un mango de madera o metal.
244.- ¿Qué es la campanilla?
Una campana pequeña que el que ayuda a Misa debe tocar un poco, al Sanctus, y tres veces a cada elevacion.
245.- ¿A qué llamamos vasos de ablución?
Tanto el vaso en que el Sacerdote se purifica los dedos después de haber dado la comunión fuera de la Misa, como el vaso en que se reciben las abluciones en las dos primeras misas de Navidad y de Difuntos. También se llama vaso de ablución aquél en que se lavan los lienzos sagrados.

LAS SAGRADAS VESTIDURAS
 
Sacerdote con su vestimenta talar, la sotana.
I.- EL HÁBITO ECLESIÁSTICO Y LAS VESTIDURAS BLANCAS.
246.- ¿A qué llamamos hábito eclesiástico?
Al vestido que deben usar constantemente los Obispos, los Sacerdotes y todos aquellos que se han dedicado al servicio de Dios en el estado eclesiástico.
247.- ¿Cuál es el principal hábito eclesiástico?
Es la sotana.
248.- ¿Qué es la sotana?
Es una vestidura amplia que baja hasta los talones, cerrada por delante y con mangas bastante largas.
249.- ¿De qué color debe ser la sotana?
La sotana debe ser blanca para el Papa, a causa de su suprema dignidad; roja para los Cardenales; morada para los Obispos; pero en los días de penitencia y cuando se hallan fuera de su Diócesis deben usar sotana negra; los Sacerdotes y Clérigos inferiores, usan siempre sotana negra.
250.- ¿A qué llamamos vestiduras sagradas?
A las vestiduras blancas que los Ministros de la Iglesia deben usar debajo de los ornamentos, durante las ceremonias litúrgicas.
251.- ¿Cuáles son esas vestiduras?
El amito, el alba y el cíngulo.
252.- ¿Qué es el amito?
Es un lienzo rectangular de lino blanco, que los ministros sagrados colocan primero sobre la cabeza y luego se ciñen al cuello cubriéndose las espaldas y sujetándolo por delante con unas cintas.
253.- ¿Qué costumbre han conservado algunas Órdenes Religiosas en el uso del amito?
En algunas Órdenes Religiosas se ha conservado el uso antiguo de cubrirse el celebrante con el amito toda la cabeza al tiempo de revestirse, y no descubrirse sino al pie del Altar, al empezar el Santo Sacrificio.
254.- ¿Qué representa el amito?
Dos cosas a saber:
1º.- El casco protector de la fe contra las tentaciones del demonio;
2º.- El velo con que cubrieron el Rostro de Jesucristo en su Pasión.
255.- ¿Qué oración dicen los ministros sagrados al ponerse el amito?
«Coloca, Señor, sobre mi cabeza el casco de salvación, para que pueda rechazar todos los asaltos del demonio».
256.- ¿Qué es el alba?
El alba es una túnica blanca de lino, que cubre del todo al Sacerdote.
257.- ¿Qué representa el alba?
Dos cosas:
1º.- El vestido blanco que por burla mandó Herodes que pusieran a Jesús; y
2º.- Por su color, representa la inocencia, la santidad y la nueva vida de Jesucristo.
258.- ¿Qué oración dicen los sagrados Ministros al ponerse el alba?
«Lávame, Señor, y purifica mi alma, para que lavado en la Sangre del Cordero, merezca las alegrías de la felicidad eterna».
259.- ¿Qué es el cíngulo?
El Cíngulo es un cordón de cáñamo, lino o seda con que el Sacerdote sujeta el alba y la estola, atándoselo al rededor de la cintura.
260.- ¿Qué nos recuerda el Cíngulo?
Recuerda:
1º.- Los cordeles con que amarraron a Jesucristo en el Huerto de los Olivos, los que le sujetaban a la columna de los azotes y las cuerdas con que lo azotaron; y
2º.- Simboliza la virtud de la castidad y de la continencia.
261.- ¿Qué oración dicen los Ministros sagrados al ceñirse el Cíngulo?
«Cíñeme, Señor, con un Cíngulo de pureza, extingue en mi corazón el fuego de las pasiones, para que permanezca en mí
la virtud de la continencia y de la castidad».

II.- LOS ORNAMENTOS SACERDOTALES.
 
Sacerdotes con Dalmáticas (a los lados) y Capa pluvial (en el centro).
262.- ¿A qué llamamos ornamentos propiamente dichos?
A las vestiduras sacerdotales hechas de telas preciosas y adornadas.
263.- ¿Cuáles son los ornamentos propiamente dichos?
Son: la casulla, la estola, el manipulo, el velo del cáliz, la bolsa de corporales, la capa pluvial y los velos humerales.
264.- ¿Qué es la Casulla?
La Casulla es una vestidura de diversas formas y cortes que cuelga de los hombros del Sacerdote, por delante y por
detrás a modo de escapulario.
265.- ¿Qué simboliza o representa la Casulla?
Dos cosas:
1º.- El yugo del Señor; yugo suave y ligero, cuando lo lleva la caridad; y
2º.- Recuerda el manto de púrpura que pusieron al Salvador en el Pretorio de Pilatos.
266.- ¿Qué oración dice el Sacerdote al ponerse la Casulla?
«Señor, que has dicho, mi yugo es suave y mi carga ligera, haz que yo pueda llevarla de tal modo que merezca tu gracia».
267.- ¿Qué es la Estola?
La Estola es una banda larga y estrecha que cuelga del cuello del Sacerdote. Para la celebración del Santo Sacrificio de la cruza por delante sujetándola con el Cíngulo.
268.- ¿Qué representa la Estola?
Representa el poder que el Sacramento del Orden confiere a los Ministros sagrados, para administrar los sacramentos.
269.- ¿Qué oración deben decir los Ministros sagrados al ponerse la Estola?
«Devuélveme, Señor, la estola de la inmortalidad que perdí con la desobediencia de mi primer padre, y aun cuando me acerque, sin ser digno, a celebrar tus sagrados misterios, haz que merezca algún día gozar de la gloria eterna».
270.- ¿Qué es el Manípulo?
El Manípulo es una banda más corta que la Estola, que el Sacerdote lleva sujeta al brazo izquierdo. Tanto el Manípulo como la Estola, deben tener tres cruces: una en el centro y una en cada extremo.
271.- ¿Qué representa el Manípulo?
El Manípulo representa los cordeles con que ataron al Salvador, y también significa el fruto de las buenas obras, que no se logra sin a fuerza de sudores y lágrimas,
272.- ¿Qué oración dicen los Ministros sagrados al sujetarse el Manípulo al brazo?
«Dígnate, Señor, hacer que merezca llevar el Manípulo del llanto y del dolor para poder recibir con alegría el premio de mis trabajos».
273.- ¿Qué es el Velo del Cáliz?
El Velo del Cáliz es un lienzo cuadrado de seda y del mismo color que la Casulla; tiene una cruz en la parte delantera.
Se emplea para cubrir el Cáliz y la Patena desde el principio de la Misa hasta el Ofertorio, y después de la Comunión.
274.- ¿Cómo es la Bolsa de los Corporales?
Es cuadrada, abierta por un solo lado o por tres, debe ser también del mismo género del de la casulla; sirve para guardar en ella los Corporales, lienzos sagrados que merecen grandísimo respeto.
275.- ¿Qué es la Capa Pluvial?
Es un manto de ceremonia que se emplea en las procesiones y bendiciones con el Santísimo y en otras procesiones y bendiciones solemnes.
276.- ¿Por qué se llama Pluvial?
Porque en los principios se usó para defenderse de la lluvia en las procesiones y sobre todo para llevar el Santísimo de las Catacumbas a la casa de los enfermos. Se le añadía entonces una capucha que cubría la cabeza, y de ella tenemos un recuerdo en esa especie de esclavina que cuelga de la capa por la espalda.
277.- ¿Qué simboliza la Capa Pluvial?
Simboliza la gloriosa inmortalidad que excluye el dolor y las lágrimas, y por eso, nunca se lleva el Manípulo con ella.
278.- ¿Qué son los Velos humerales?
Son los grandes paños de seda que se emplean en las funciones sagradas.
279.- ¿Cuántos son los Velos humerales?
Son dos: el Paño de hombros, blanco y el Velo del Ofertorio.
280.- ¿Para qué sirve el Paño de hombros?
El Paño de hombros, blanco y de seda sirve al Sacerdote en las procesiones y bendiciones con el Santísimo Sacramento, y para llevar el Viático a los enfermos.
281.- ¿Para qué sirve el Velo del Ofertorio?
El Velo del Ofertorio, que puede ser blanco o de color del ornamento del día, sirve al Subdiácono para sostener la Patena y presentarla en las misas solemnes.
282.- ¿Cuáles son las vestiduras y ornamentos de los Ministros inferiores?
Las vestiduras son: amito, alba y cíngulo para el Diácono y para el Subdiácono, y la cota para los Clérigos inferiores. Los ornamentos son: manipulo, estola y dalmática para el Diácono, manipulo y túnica para el Subdiácono. Los Clérigos inferiores solamente pueden usar la Capa Pluvial en algunas funciones.
283.- ¿Qué es la Cota?
La Cota es una alba recortada, con mangas anchas y cortas. Las usan los Tonsurados y los Ordenados de Menores. Debe ser blanca y de lino. Pueden usarla también los seglares cuando sirven el Altar.
284.- ¿Son diferentes la Dalmática y la Túnica?
Antiguamente lo eran; en la actualidad son iguales.
285.- ¿Qué son la Dalmática y la Túnica?
Vestiduras cerradas por delante y abiertas por los lados, y tiene para cubrir los brazos una especie de mangas cortas,
anchas y abiertas.
286.- ¿De qué tela deben ser los Ornamentos sagrados?
La Casulla, Dalmática, Capa Pluvial, Estola, Manípulo, Velo del Cáliz y Bolsa de los Corporales, han de ser de seda o
de alguna otra tela preciosa.


III.- COLORES LITÚRGICOS DE LOS ORNAMENTOS
 
Obispo y Sacerdotes con ornamentos rojos.
287.- ¿A qué llamamos colores litúrgicos?
Llamamos colores litúrgicos a los que la Iglesia ha prescrito o determinado para los ornamentos sagrados.
288.- ¿Cuáles son los colores litúrgicos?
Son cinco: blanco, rojo, verde, morado y negro. Y posteriormente han sido admitidos el color rosa para toda la Iglesia y el azul celeste como privilegio para algunas naciones.
289.- ¿Qué simboliza el color blanco?
Simboliza la luz, la gloria, la inocencia y la alegría.
290.- ¿En qué Fiestas litúrgicas deben usarse ornamentos blancos?
En todos los Misterios Gozosos y Gloriosos de Nuestro Señor; en las Fiestas de la Santísima Virgen, Dedicación de las iglesias, San Juan Bautista y Fiestas de santos y santas no apóstoles ni mártires.
291.- ¿Qué simboliza el color rojo?
Por ser más parecido a la sangre y al fuego, el rojo simboliza el fuego de la caridad y el heroísmo del Sacrificio.
292.- ¿En qué Fiestas litúrgicas están prescritos los ornamentos rojos?
En la Fiesta de Pentecostés, en las Fiestas de la Santa Cruz y las que se refieren a los instrumentos de la Pasión y en las de los Apóstoles y Mártires.
293.- ¿Qué significa el color verde?
Significa la esperanza de nuestra resurrección y del cielo.
294.- ¿En qué tiempo se usan los ornamentos verdes?
En el Tiempo Litúrgico que se llama de Peregrinación hacia la Patria, y que comprende las semanas después de Epifanía hasta Septuagésima y después de Pentecostés hasta Adviento.
295.- ¿Qué simboliza el color morado?
Simboliza la penitencia, la humildad y la tristeza, y convida al retiro y al recogimiento.
296.- ¿En qué tiempos se usa el color morado?
En todos los tiempos y actos de expiación y penitencia, como Adviento, Témporas, Cuaresma y Vigilias fuera de Epifanía, en las procesiones de rogativas y en la administración de los Sacramentos de la Penitencia y Extremaunción y parte del Bautismo.
297.- ¿En qué otra ocasión se usa el color morado?
El día de los Santos Inocentes, si no cae en domingo. Cuando esta fiesta cae en domingo, se usa ornamento rojo por ser mártires. El morado significa el dolor que causó su muerte.
298.- ¿Qué simboliza el color negro?
El negro es símbolo de luto.
299.- ¿Cuándo se usan ornamentos negros?
El Viernes Santo por la muerte del Señor; y en las misas, funerales y demás servicios de difuntos adultos.
300.- ¿En qué ocasiones se usa el color rosa?
El rosa, símbolo de alegría, introdujo para las Domínicas: gaudete de medio Adviento, y laetare de media Cuaresma.
301.- ¿Cuándo se usa el azul celeste?
En algunas naciones se usa para las fiestas y misas Votivas de la Inmaculada Concepción.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Religión Católica
Comenta este artículo
23 octubre 2012 2 23 /10 /octubre /2012 03:59

EL SACRIFICIO DE LA MISA

Messe-de-toujours-3I.- QUE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA ES NECESARIO.
80.- ¿Por qué es necesario el Santo Sacrificio de la Misa?
Por tres razones:
1º. - Por la perfección de la Religión Católica;
2º. - Porque la Misa realiza las figuras de los sacrificios antiguos, y es representación y continuación del de la Cruz; y
3º. - Porque en la Misa se cumplen las Profecías referentes al Sacrificio de la Nueva Ley.
81.- ¿Por qué la perfección de la Religión Católica demuestra la necesidad del Santo Sacrificio de la Misa?
Porque siendo la Religión Católica la única religión perfecta, no puede carecer del Sacrificio, que es el acto por
excelencia del culto exterior y publico.
82.- ¿Cómo realiza la Misa las figuras de los sacrificios antiguos?
Porque responde perfectísimamente a los fines de los diversos sacrificios del culto antiguo, cuyo fin principal era
anunciar y representar este Sacrificio de la Misa, que es el de la Nueva Ley.
83.- ¿Qué profecías se cumplen en el Sacrificio de la Misa?
Particularmente la de Malaquías, que anunciaba el único sacrificio que Dios aceptaría, o sea el Sacrificio Nuevo, que se
ofrecería al Señor en todo tiempo y en todo lugar.



II.- QUÉ ES LA SANTA MISA
84.- ¿Qué es la Santa Misa?
la santa misa es el sacrificio de la nueva ley, en el que Cristo se ofrece e inmola místicamente bajo las especies de pan y
vino; por medio del sacerdote, ministro legitimo de la iglesia, para reconocer el soberano dominio de dios sobre nosotros,
y para aplicarnos los meritos del sacrificio de la cruz.
85.- ¿Es la Misa un verdadero Sacrificio?
Sí, la Misa es un verdadero Sacrificio.
86.- ¿Cómo sabemos que la Misa es un verdadero Sacrificio?
Lo sabemos:
1º.- Por la Sagrada Escritura:
2º.- Por las enseñanzas de la Iglesia; y
3º.- Por el mismo Rito de la Misa.
87.- ¿Cómo lo sabemos por la Sagrada Escritura?
1º.- En el Antiguo Testamento, Malaquías anunció un Sacrificio verdadero y universal, y sus palabras no pueden
referirse ni a los sacrificios antiguos, ni a los sacrificios paganos, ni al Sacrificio de la Cruz, ni al sacrificio espiritual de
las buenas obras, sino que se realizan maravillosamente en el Sacrificio de la Misa;
2º.- En el Nuevo Testamento vemos claramente que Jesucristo instituyó en la Cena un verdadero Sacrificio, y éste, es el
de la Misa.
88.- ¿Cómo sabemos por las enseñanzas de la Iglesia que la Misa es un verdadero Sacrificio?
Porque el Concilio de Trento definió solemnemente que: la misa es un verdadero sacrificio.
89.- ¿Cómo nos prueba el mismo Rito de la misa que ésta es un verdadero Sacrificio?
Porque este Rito encierra todas las condiciones que se requieren para el sacrificio propiamente dicho.

III.- RELACIONES QUE HAY ENTRE EL SACRIFICIO DE LA MISA Y EL SACRIFICIO DE LA CRUZ.

 
90.- ¿Qué relaciones hay entre el Sacrificio de la Misa y el de la Cruz?
Las relaciones más estrechas, puesto que el Sacrificio de la Cruz y el de la Misa son el mismo sacrificio.
91.- ¿Cómo sabemos que el Sacrificio de la Misa y el de la Cruz son el mismo Sacrificio?
Porque así nos lo enseña el Concilio de Trento.
92.- ¿Qué razones da el Concilio de Trento para asegurar que el Sacrificio de la Misa y el Sacrificio de la Cruz son el
mismo Sacrificio?
Las siguientes:
1º.- En uno y en otro la Víctima es la misma;
2º.- El Sacerdote es el mismo, aunque en el Altar se valga del ministerio de los sacerdotes;
3º.- Los Frutos son los mismos, puesto que la Santa Misa no hace otra cosa que aplicarnos los Frutos del Sacrificio de la
Cruz; y
4º.- Solamente se distinguen por la diferente inmolación que fue cruenta de la Cruz y es incruento en la Misa.
93.- ¿Qué otras diferencias existen entre el Sacrificio de la Cruz y el Sacrificio de la Misa?
Estas otras diferencias:
1º.- Allá el Sacerdote que lo ofrecía era sólo Cristo; acá el sacerdocio de Cristo se extiende al Sacerdote, su ministro, y
en cierta manera también a los fieles que asisten;
2º.- En la Cruz, la Víctima era sólo Cristo; en la Misa, la victima completa está formada por Cristo, por el Sacerdote y
por los fieles.
94.- ¿Qué resulta de todo esto?
Que en la Santa Misa, Cristo se ofrece y nos ofrece con el como una sola víctima y una sola oblación y nosotros
sacerdotes y fieles, lo ofrecemos y nos ofrecemos con el, participando de su sacerdocio y de su inmolación.


FINES Y FRUTOS DEL SACRIFICIO DE LA MISA
I.- FINES DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.
95.- ¿Es eficaz el Sacrificio de la Misa?
Sí, puesto que él solo llena los fines de los sacrificios: Latréutico, Eucarístico, Propiciatorio e Impetratorio, de una
manera perfectísima.
96.- ¿En qué consiste la eficacia del Santo Sacrificio de la Misa?
En producir todos los efectos y llenar todos los fines figurados en los sacrificios de la Ley Antigua.
97.- ¿Por qué razón es tan eficaz el Sacrificio de la Misa?
Por las razones siguientes:
1º.- Porque es la representación viva, real y verdadera del Sacrificio de la Cruz y su continuación y consumación;
2º.- Porque es el mismo Sacerdote, Cristo, quien ofrece el Sacrificio de la Misa, como ofreció el de la Cruz. El
Sacerdote en la Misa es únicamente representante de Cristo; y
3º.- Porque toda la Iglesia se une voluntariamente a Cristo su Cabeza, para sacrificarse místicamente con El.
98.- ¿Cómo obtiene la Misa sus fines, Latréutico y Eucarístico?
La Misa obtiene sus fines Latréutico y Eucarístico de una manera inmediata e infalible, esto es, por sí misma y por su
propia virtud.
99.- ¿Cómo obtiene la Misa el fin Propiciatorio del Sacrificio?
Porque aplaca la justicia de Dios, Quien en consideración del Sacrificio de su Divino Hijo concede a los pecadores la
gracia del arrepentimiento.
100.- ¿Perdona la Misa la pena temporal debida por los pecados?
Sí, por si misma y por su propia virtud, a los justos de la tierra, según sus disposiciones, y a las almas del Purgatorio, en
la medida que determine la divina sabiduría.
101.- ¿Cómo obtiene la Misa su fin Impetratorio?
Segurísimamente siempre que se trata de pedir bienes espirituales. Tratándose de bienes temporales los alcanza por sí
misma y por su propia virtud; pero no segurísimamente, porque Dios no los concederá si dificultan o impiden la salvación
de las almas.
II.- FRUTOS DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.
102.- ¿A qué llamamos frutos del Santo Sacrificio de la Misa?
A todas las gracias y bendiciones espirituales, dones y beneficios temporales que por el infinito valor del Sacrificio de la
Misa, Dios nos concede.
103.- ¿De cuántas clases son estos frutos?
De cuatro clases:
1º.- fruto especialísimo;
2º.- fruto especial;
3º.- fruto generalísimo; y
4º.- fruto general.
104.- ¿En qué consiste el fruto especialísimo de la Misa?
En las gracias y bendiciones espirituales, dones y beneficios temporales que Dios concede al Sacerdote celebrante.
105.- ¿En qué consiste el fruto especial?
En los dones, gracias y bendiciones de todo género que Nuestro Señor concede a las personas por quienes se celebra el
Santo Sacrificio.
106.- ¿En qué consiste el fruto generalísimo de la Santa Misa?
En las gracias y bendiciones espirituales, dones y beneficios temporales que Nuestro Señor derrama sobre todos los
miembros de la Iglesia vivos y difuntos.
107.- ¿En qué consiste el fruto general de la Misa?
En los beneficios espirituales y temporales que Nuestro Señor concede a los que ayudan la Misa, a todos los que de
alguna manera cooperan a la celebración de ella y a todos los que asisten al Santo Sacrificio, según las disposiciones de
cada cual.
III.- VALOR DEL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA.
108.- ¿Qué valor tiene el Santo Sacrificio de la Misa?
El Santo Sacrificio de la Misa es, como el de la Cruz, de valor infinito.
109.- ¿Cómo se aplica el valor infinito de la Misa a nuestras almas?
El Concilio de Trento nos enseña: “Que el Santo Sacrificio de la Misa hace que nosotros consigamos misericordia y
hallemos gracia en el tiempo en que necesitamos auxilio, si, por nuestra parte, nos llegamos a Dios con corazón sincero,
con recta fe, con temor y respeto, arrepentidos y contritos”.
110.- ¿Es muy provechoso para nosotros asistir a la Santa Misa o mandarla celebrar?
Entre todas nuestras buenas obras, la más agradable a Dios, es, el ofrecimiento del Santo Sacrificio de la Misa o la
asistencia a ella, a causa de su infinito valor.



A QUIÉN SE OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
I.- A QUIÉN SE OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
111.- ¿A quién se ofrece el Santo Sacrificio de la Misa?
El Santo Sacrificio de la Misa únicamente se ofrece a Dios, puesto que es un acto de adoración, aun más, es el acto de
adoración por excelencia.
112.- ¿Qué significan las expresiones: Misa de la Santísima Virgen, Misa de los santos ángeles, etc.?
Estas expresiones únicamente significan que la Misa se celebra en memoria o en honor de la Santísima Virgen, de los
ángeles o de los santos, pero no quiere decir que la Misa se ofrezca a ellos directamente.
113.- ¿Qué nos enseña el Concilio de Trento acerca de esto?
Nos enseña que podemos mandar celebrar misas en honor de los santos, para lograr que intercedan por nosotros delante
de Dios.
114.- ¿Con qué intenciones debemos mandar celebrar misas en honor de los santos?
1º. - Para dar gracias a Dios por la gracia y la felicidad que les concedió:
2º. - Para ofrecernos en sacrificio con Jesucristo como ellos mismos se ofrecieron; y
3º. - Para pedirles que unan sus súplicas a las nuestras para alcanzar el remedio de nuestras necesidades.
II.- QUIÉN OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
115.- ¿Quién ofrece el Santo Sacrificio de la Misa?
El Santo Sacrificio de la Misa es ofrecido:
1º.- Por el mismo Jesucristo, que es el Principal Oferente;
2º.- Por el Sacerdote que celebra, que es ministro de Jesucristo y de la Iglesia; y
3º.- Por cada uno de los asistentes, y también por la Iglesia entera.
116.- ¿Cómo ofrece Jesucristo el Santo Sacrificio de la Misa?
Jesucristo, Sacerdote Eterno, se ofrece Él mismo en sacrificio a Dios Padre, bajo las especies de pan y vino. Y por esto
decimos que Él es en la misa el principal oferente.
117.- ¿Cómo ofrece la Misa el Sacerdote que celebra?
El Sacerdote que celebra, ofrece el Santo Sacrificio como ministro o representante de Jesucristo, en el Altar, pues, se
ofrece Jesucristo por manos del Sacerdote, como se ofreció en la última Cena.
118.- ¿Cómo ofrecen la Misa cada uno de los asistentes?
Cada uno de los asistentes ofrece el Santo Sacrificio de la Misa, porque hay en la iglesia dos sacerdocios, o mejor dicho,
dos maneras de participar del sacerdocio de Jesucristo: el sacerdocio oficial y el sacerdocio místico: el sacerdocio de la
jerarquía eclesiástica y el sacerdocio de los simples fieles. Así que cuando asistimos al Santo Sacrificio practicamos una
obra sacerdotal.
119.- ¿De qué manera participan los sacerdotes del sacerdocio de Cristo?
De una manera muy perfecta por el sacramento del orden.
120.- ¿Cómo participan del sacerdocio de Cristo los simples fieles?
De una manera menos perfecta, por los sacramentos del bautismo y de la confirmación.
121.- ¿Cómo nos hacen participantes del sacerdocio de Cristo estos Sacramentos?
Los sacramentos nos comunican la vida divina y como el sacerdocio de Cristo es algo tan esencial en su vida, al
comunicarnos esta vida por el bautismo y la confirmación, no puede menos que hacernos participantes en alguna manera
de su sacerdocio.
122.- ¿Cómo ofrece la Misa la Iglesia entera?
La Iglesia ofrece el Sacrificio de la Misa, porque el Sacerdote que es ministro de Jesucristo, es también ministro oficial
de la Iglesia, y como tal, habla, obra, alaba, da gracias, suplica y presenta a Dios Padre la Víctima de nuestra salvación,
como delegado de todos los fieles.
III.- POR QUIÉN SE OFRECE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA
123.- ¿Por quién se ofrece el Santo Sacrificio de la Misa?
La Misa se ofrece por los vivos y por los muertos.
124.- ¿Por qué vivos se ofrece la Misa?
Por todos los fieles vivos, sean buenos o malos: por los malos para que se arrepientan y por los buenos para que
alcancen la santidad.
125.- ¿Por qué vivos no puede ofrecerse la Misa directamente?
Por los infieles y herejes y por los que han sido públicamente excomulgados, no es lícito ofrecer la Misa nominalmente.
126.- Según esto, ¿no puede ofrecerse en alguna manera por ellos la Santa Misa?
Indirectamente se ruega por ellos, pidiendo su conversión, cuando se ofrece el Santo Sacrificio para que se acaben las
herejías y para que se extienda la Iglesia por todo el mundo.
127.- ¿Por qué difuntos se ofrece la Misa?
Por todos aquellos que murieron en gracia de Dios y tienen pecados que expiar en el Purgatorio.
128.- ¿Qué Misa tiene mayor valor para los difuntos, la de Requiem o la que se celebra conforme al Rito del día?
La Santa Misa es de valor infinito, sea que se diga de Requiem o conforme al Rito del día.
129.- ¿Por qué es más útil a los difuntos la Misa de Requiem?
La Misa de Requiem es más útil a los difuntos, a causa de las oraciones especiales que se hacen por ellos.
CIRCUNSTANCIAS DEL OFRECIMIENTO DE LA MISA
I.- POR QUÉ INTENCIÓN SE OFRECE LA MISA
130.- ¿Qué intenciones debemos tener al ofrecer o hacer ofrecer la Santa Misa según nuestras propias intenciones?
Ante todo debemos tener una intención espiritual, esto es: lo primero que debemos pedir, son los bienes del alma.
Cuando pedimos los bienes materiales por medio del Santo Sacrificio de la Misa, debemos consentir de todo corazón, en
que Dios nos escuche siempre que lo que pidamos no sea obstáculo para nuestra salvación.


 131.- ¿Por qué hemos de ordenar así nuestras intenciones?
Porque así nos lo enseña Jesucristo en el Evangelio diciendo: “Buscad primero el reino de Dios y su justicia y todo lo
demás se os dará por añadidura”.
II.- POR QUÉ INTENCIONES NO SE DEBE OFRECER LA SANTA MISA
132.- ¿Por qué intenciones no se debe ofrecer la Santa Misa?
Nunca se debe ofrecer la Santa Misa con fines torcidos, por ejemplo para pedir a Dios que no se descubra un robo que se
ha hecho; para pedir que sobrevengan males a los enemigos, etc.
133.- ¿Qué debemos decir de quien se atreve a ofrecer la Misa con fines torcidos?
Que hace un insulto a Dios, pretendiendo alcanzar por el valor infinito del Santo Sacrificio, cosas que son contrarias a
los Atributos divinos.
III.- QUÉ ES EL ESTIPENDIO
134.- ¿Qué es el estipendio?
Estipendio es la cantidad de dinero que en justicia deben dar los fieles al Sacerdote para que ofrezca el Santo Sacrificio
de la Misa, según las intenciones particulares de los donantes.
135.- ¿Qué deben indicar los fieles al Sacerdote al darle el estipendio?
Deben indicarle la intención por la cual quieren que se aplique el Santo Sacrificio. Esta intención puede ser una o varias.
136.- ¿Es el estipendio el precio del Santo Sacrificio?
El estipendio no es el precio del Santo Sacrificio, que por sí mismo es inapreciable por ser de valor infinito.
137.- ¿Es el estipendio una limosna como la que se da a los pobres?
El estipendio no es una limosna como la que se da a los pobres; es un pago justo y racional que debe hacerse a quienes
consagran su vida a dispensar los auxilios espirituales.
138.- ¿Desde cuándo está establecido el estipendio?
El estipendio está establecido por la Iglesia desde el siglo VIII.


EL TEMPLO
 
I.- EL TEMPLO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
139.- ¿Dónde puede celebrarse el Culto divino?
Como Dios está en todas partes, en todas partes puede recibir la adoración y homenajes de las criaturas. Pero El mismo
se ha dignado fijar el lugar en que debe dársele este Culto.
140.- ¿Qué lugares ha señalado Dios para que se le dé Culto?
En el Antiguo Testamento, fue el Tabernáculo y más tarde el Templo de Jerusalén; en el Nuevo Testamento es la Iglesia
o Templo Cristiano.
141.- ¿Qué es una Iglesia o Templo Cristiano?
La Iglesia o Templo Cristiano es un edificio público consagrado al Culto divino, donde los fieles se reúnen para ofrecer
el Santo Sacrificio, recibir los Sacramentos y participar en las demás ceremonias religiosas.
142.- ¿Cuál fue el primer Templo Cristiano?
El Cenáculo donde se celebró la Primera Misa.
143.- ¿Quién celebró la Primera Misa?
El mismo Jesucristo Nuestro Señor, cuando instituyó la Sagrada Eucaristía después de la Ultima Cena.
II.- PRIMEROS LUGARES DE REUNIÓN DE LOS CRISTIANOS
144.- ¿Dónde se celebraba el Culto divino en tiempo de los Apóstoles?
Los Apóstoles y sus discípulos celebraban sus asambleas religiosas en los palacios de los cristianos ricos, en otras casas
particulares y en las sinagogas judías.
145.- ¿Dónde se celebraba el Culto en los tiempos de persecución violenta?
En esos tiempos, cualquier lugar servía para el Culto divino: bosques, cavernas, casas particulares y hasta cárceles.
Reuníanse también los fieles en los cementerios subterráneos llamados Catacumbas.


146.- ¿Cuándo comenzó a haber edificios públicos destinados al Culto divino?
Desde el tiempo en que el Emperador Constantino comenzó a proteger públicamente la Religión Cristiana.
147.- ¿En qué edificios comenzó a celebrarse el Culto?
En los edificios públicos llamados basílicas que Constantino dotó a la Iglesia.
148.- ¿Qué eran las Basílicas?
Eran edificios destinados en un tiempo a la administración de la justicia y de otros negocios. Conforme al modelo de
estos edificios, se construyeron más tarde las primeras iglesias cristianas.
149.- ¿Y todas las iglesias cristianas se llamaron Basílicas?
No, porque muy pronto quedó reservado este nombre para las grandes iglesias de Roma, y es un título honorífico que el
Papa concede a otras iglesias a causa de su dignidad.
III.- DIVERSAS CATEGORÍAS DE TEMPLOS EN LA ACTUALIDAD, Y DEDICACIÓN DE ESTOS
150.- ¿Hay distintas clases de iglesias o templos?
Atendiendo a la dignidad e importancia de las iglesias, en nuestros días se clasifican del modo siguiente:
1º.- basílicas mayores y menores;
2º.- iglesias catedrales, que pueden ser patriarcales, primadas o metropolitanas;
3º.- iglesias colegiatas;
4º.- iglesias parroquiales;
5º.- capillas u oratorios públicos;
6º.- oratorios semi-públicos; y
7º.- oratorios privados.
151.- ¿Qué iglesias se llaman Basílicas?
Las iglesias que ocupan el primer puesto a causa de su dignidad o de sus privilegios.
152.- ¿Cuáles son las Basílicas Mayores?
Las Basílicas Mayores o Patriarcales, que están en Roma, son cuatro, a saber: san Juan de Letrán, Madre y Cabeza de
todas las iglesias del mundo; san Pedro del Vaticano; san pablo extra muros y santa María la Mayor. También son
Mayores fuera de la Ciudad de Roma la Basílica de san francisco y la de santa María de los ángeles en Asís.
153.- ¿Cuáles son las Basílicas Menores?
Se llaman Menores las demás Basílicas de Roma y otras iglesias en el mundo, que han recibido de los Papas el título de
Basílicas, como son: en México la insigne y nacional basílica de santa María de Guadalupe; en España la de nuestra
señora del pilar; en Francia, la nueva Basílica de santa teresa del niño Jesús, etc.
154.- ¿Qué iglesias se llaman Catedrales?
Se llaman Catedrales las iglesias en que tienen su Sede o Cátedra los Obispos.
155.- ¿Qué títulos suelen agregarse a las Catedrales?
Si el Obispo tiene alguno de estos títulos: patriarca, primado o metropolitano, esto hace que su iglesia sea igualmente
patriarcal, primada o metropolitana.
156.- ¿Qué iglesias son Metropolitanas?
Son las Catedrales donde tienen su Sede o Cátedra los arzobispos.


157.- ¿Qué se entiende por iglesias Colegiatas?
Son las iglesias que están atendidas por una reunión de Sacerdotes que se llama cabildo.
158.- ¿Cuáles son las iglesias Parroquiales?
Las que están atendidas por los curas párrocos.
159.- ¿Qué sacerdotes tienen el título de Curas Párrocos?
Los que tienen cura de almas, esto es, que deben tener cuidado de impartir los bienes espirituales a los fieles de su
Parroquia.
160.- ¿Qué iglesias se llaman simplemente Capillas u Oratorios Públicos?
Son aquellas iglesias que están atendidas por un Sacerdote llamado rector o capellán.
Este Sacerdote no tiene Cura de almas.
161.- ¿Cuáles son los Oratorios Semi-públicos?
Los templos destinados para los actos del Culto de una comunidad o establecimiento, por ejemplo: los Oratorios de los
Seminarios, Colegios, Asilos, Hospitales, etc.
162.- ¿Qué son Oratorios Privados?
Son lugares destinados a los actos del Culto divino, de una sola familia o de una persona particular. Para poder tener
Oratorio Privado, se necesita un privilegio especial de la Santa Sede.
163.- ¿Puede celebrarse el Santo Sacrificio en lugar distinto de la Iglesia?
El Santo Sacrificio se puede celebrar fuera de la iglesia, en lugares decentes y adecuados, con permiso del Señor
Obispo.
164.- ¿Qué manda la Santa Iglesia al comenzar la fabricación de un Templo?
Manda que se bendiga el terreno, la Piedra Fundamental y los cimientos; y que, después, terminada ya la construcción,
el edificio sea bendecido o consagrado con toda solemnidad.
165.- ¿Qué se entiende aquí por Consagración y Bendición?
Las oraciones y ceremonias solemnes con las cuales se dedica una iglesia u oratorio al Culto divino.
166.- ¿Qué diferencias principales hay entre la Consagración y Bendición de una Iglesia?
Las siguientes:
1º.- La consagración solemne, que también se llama dedicación de una iglesia, es la más solemne de todas las
ceremonias litúrgicas y sólo puede hacerla el Obispo.
2º.- La bendición solemne de las iglesias, la puede hacer un simple Sacerdote, Delegado por el Señor Obispo, y es una
ceremonia más sencilla que la anterior.
167.- ¿En qué se distinguen las iglesias Consagradas de las que sólo han sido Bendecidas?
En que tienen doce cruces grabadas en las paredes o en los pilares, en memoria de los doce apóstoles, Columnas de la
Santa Iglesia. Estas cruces las unge el Obispo con el Santo Crisma el día de la Consagración.
168.- ¿Cómo se conmemora la dedicación de una Iglesia?
Se conmemora cada año con una Fiesta de Primera Clase y con Misa y Oficio especiales.
169.- ¿Qué se entiende por Título o Titular de una Iglesia que se le da al poner la primera piedra o el día de su
bendición?
El Misterio o Santo que sirve para nombrarla o distinguirla de otra cualquiera. Así se dice: Iglesia de la Santísima
Trinidad, de la Asunción, de San Pedro, etc.



\\Familia\d\Mariano\Eclessiam\IMAGENES\FSSPX\HollowayInterior01.jpg
170.- ¿Qué diferencia hay entre el Titular y el Patrono de una Iglesia?
El Titular sólo sirve para nombrar una Iglesia colocada bajo su advocación, y puede ser un Misterio, mientras que el
Patrono es el Protector del lugar y sus habitantes y sólo puede ser un ángel o un santo.
171.- ¿Qué respeto debemos a las iglesias?
Un respeto profundo puesto que el Espíritu Santo nos dice: “Verdaderamente esta es la Casa de Dios y Puerta del Cielo”.
172.- ¿Castiga Dios a los que profanan su santo Templo?
Dios Nuestro Señor se muestra muy celoso del respeto que se debe a su santo Templo y la Historia Sagrada lo atestigua relatando los castigos que Dios ha dado a los profanadores; además el mismo Espíritu Santo nos dice: “Si alguien violare el templo de Dios, Dios lo destruirá a él”.
EL ALTAR Y SUS ACCESORIOS


Altar preparado para la Santa Misa.
I.- PRIMEROS ALTARES CRISTIANOS
173.- ¿Cuál es el objeto más santo y más digno que encontramos en la Casa de Dios?
El objeto más santo y más importante que encontramos en la Casa de Dios es el ALTAR.
174.- ¿Qué es el Altar?
el altar propiamente dicho es una mesa, que ahora como siempre, es la piedra sobre la cual se ofrece a dios el sacrificio.
175.- ¿Cuál fue el primer Altar cristiano?
Fue la Mesa sobre la cual Nuestro Señor celebró su Ultima Cena en el Cenáculo.
176.- ¿De qué era esta Mesa?
Era de madera, como de madera fueron también las que, en Jerusalén, en Roma y en todos los sitios usaron los
Apóstoles y los primeros Sacerdotes para celebrar el Santo Sacrificio.
177.- ¿Quién ordenó que la Mesa del Altar fuera de Piedra?
El Papa San Silvestre en el siglo IV.
178.- ¿No se usa ya ningún Altar de madera?
El único Altar de madera ahora en uso, es el antiquísimo altar papal de la Basílica de San Juan de Letrán; se supone que
fue el que usaron los primeros Papas y quizá el mismo San Pedro.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Religión Católica
Comenta este artículo