Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

442px-Emblem of the Papacy SE svgBienvenido a este blog de actualidad religiosa,de filosofía, de combate de la Verdad contra la secta modernista del "Concilio Vaticano II", de honor, amor y fidelidad al Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica, y de discusión sobre la actualidad de Méjico.
   Este blog pretende también reunir las direcciones de los centros de Misa y de sacerdotes NON UNA CUM, celebrando el Santo Sacrificio en total desunión a "Benedicto XVI" en México.

   No reconocemos, pues, la legitimidad de la autoridad de los "Papas del Concilio" Vaticano II. Estamos ciertos de que solamente esta posición, también llamada sedevacantismo, es la posición teológica que responde perfectamente a la situación actual de la Autoridad en la Iglesia, en particular detallada por la Tesis de Cassiciacum.

   Le invitamos a leer nuestro blog detalladamente. Permítanos presertarle nuestra postura teológica.

   Sea a la mayor gloria de Dios: 


El equipo de México y Tradición

Archivos

9 diciembre 2013 1 09 /12 /diciembre /2013 22:22

Estimados lectores:

 

El día de hoy les presentamos la sinopsis y el teaser de la película BAJO UN MANTO DE ESTRELLAS en la cual podrán observar, para aquellos incautos o dudosos, el modus operandi del terror comunista. Este sistema es contradictorio con la fe católica ya las encíclicas la han condenado bastante, pero hoy en día es menester recordarnos el odio con el que persiguen a Cristo. Afortunadamente, ustedes conocen la historia, Dios no abandonó al pueblo español. Gracias a la figura del Generalísimo Franco, la Falange y a la España entera, el comunismo fue derrotado. Que la Virgen del Pilar nos proteja contra tal terrible sistema político. 

 

El Equipo de México y Tradición.

 

 

SINOPSIS

En el vetusto convento de Calatrava estaban instalados en 1936 la casa de estudios mayores, el noviciado y la escuela apostólica de humanidades para los niños que daban sus primeros pasos en la vocación dominicana. Un total de cien personas habitaba el lugar durante los meses del curso escolar. Pero la circunstancia estival de las vacaciones había reducido a la mitad los moradores de Calatrava hacia mediados de julio de 1936.
Sólo éstos participaron en las vicisitudes dolorosas o trágicas que tuvieron comienzo a raíz del levantamiento.
En el nerviosismo expectante de los primeros días, la cosa no pasó de visitas molestas e indagaciones suspicaces. Pero cuando los religiosos presenciaron el incendio de la cercana parroquia de la Madre de Dios, ya no les cupo duda de la tormenta que se cernía sobre ellos.

 


 

Del sitio oficial de la película: http://bajounmantodeestrellas.com/

Repost 0
Published by Por amor a la Verdad - en Historia
Comenta este artículo
26 julio 2013 5 26 /07 /julio /2013 23:06

Estimados lectores:

 

Éste es artículo tomado del sitio Oblatio Munda. Esperamos que les guste.Santiago Apóstol, ruega por nosotros.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

http://img.over-blog.com/231x300/4/58/51/48/CATHOLICVS-Santiago-Matamoros.jpg

A la aparición de la Virgen Nuestra Señora de Zaragoza, se refiere un documento del archivo de la Basílica del Pilar, España. Es un antiguo códice con los morales de San Gregorio Magno, que, abreviado, dice así: “Después de la Pasión y Resurrección del Salvador y de su ascensión al Cielo, la Virgen María quedó encomendada al apóstol San Juan”.

De Ella recibieron los apóstoles el impulso para salir a anunciar el evangelio en todo el mundo. Santiago, hermano de Juan e hijo de Zebedeo, movido por el Espíritu Santo se dirigió a las provincias de España. Antes de partir besó las manos de la Virgen y pidió su bendición. Ella lo despidió con estas palabras: “Ve, hijo, cumple el mandato del Maestro y por Él te ruego que en aquella ciudad de España en que mayor número de hombres conviertas a la fe, edifiques una iglesia en mi memoria como yo te lo mos­traré”. Saliendo de Jerusalén, Santiago llegó a España y pasando por Asturias llegó a la ciudad de Oviedo, donde sólo pudo bautizar a un hombre. Luego, entrando por Galicia, predicó en la ciudad de Padrón.

De allí, volviendo por Castilla se dirigió a Aragón, donde se encuentra Zaragoza, a orillas del Ebro. En esta ciudad, luego de predicar muchos días, bautizó a ocho varones. Por la noche, solo y descorazonado, se encaminaba por la ribera del río para descansar y orar en silencio.

Una de esas noches durante la oración, oyó voces de ángeles que cantaban: “Ave María, llena de gracia...” Al oírlos se postró de rodillas y vio sobre un pilar de mármol a la Virgen rodeada de ángeles que le decía: “He aquí, Santiago, el lugar donde edificarás un templo en mi memoria. Mira bien este pilar en que estoy, al que mi Hijo y Maestro tuyo trajo de lo alto por mano de los ángeles. Alrededor de él harás el altar de la capilla. En este lugar obrará la virtud del Altísimo portentos y maravillas por mi intercesión por aquellos que, en sus necesidades, imploren mi patrocinio. Este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos”.

Lleno de alegría y confortado por esta presencia de la Madre de Cristo, edificó un templo en aquel sitio y lo ayudaron en esta tarea los ocho que se habían convertido. La basílica se halla a la vera del río Ebro y tiene el referido pilar con un altar.

Es la primera iglesia del mundo dedicada a la Virgen. Con el correr de los siglos este templo ha sido reconstruido, ampliado y embellecido hasta convertirse en el actual.

Las palabras de este escrito recogen una tradición oral, y son el documento más antiguo de esta arraigada tradición española.

De vuelta en Jerusalén, según los Hechos de los Apóstoles, Herodes Agripa lo mandó ejecutar (Hech. 12, 1-2); esto ocurrió alrededor del año 42 ó 44, en las cercanías de la fiesta de Pascua. Fue el primer apóstol mártir. Después de la muerte de Santiago, según la tradición, su cuerpo fue llevado de nuevo a España; se perdió su rastro durante cierto tiempo, pero luego su tumba fue encontrada, en tiempos del obispo Teodomiro de Iría, en el año 830, gracias al fulgor de una estrella que indicaba el sitio de su sepultura. Ese lugar se llamó “campo de la estrella”, “Campus Stellæ”, es decir, “Compostela”. Desde entonces, Santiago de Compostela es una célebre meta de peregrinaciones, una de las principales del mundo junto con Jerusalén y Roma.

Batalla de Clavijo y primera aparición de Santiago Matamoros. La Batalla de Clavijo es una de las más importantes y célebres de la Reconquista y se libró en el Campo de la Matanza, en Clavijo, La Rioja, España, el 23 de Mayo del año 844. El origen de la contienda radicó en la negativa del Rey Ramiro I de Asturias a pagar a los musulmanes el Tributo de las Cien Doncellas. El Rey Ramiro I atacó los ejércitos de Abderramán II, pero cuando llegaron a Nájera y Albelda el número de árabes se acrecentó con los refuerzos enviados desde Marruecos, por lo que el Rey tuvo que refugiarse en el Castillo de Clavijo, en Monte Laturce; y esa noche se le apareció el Apóstol Santiago, quien le aseguró la victoria y su presencia en la lucha. Al día siguiente, el Rey Ramiro I se enfrentó a los musulmanes venciendo en la Batalla, en la que se dijo haber visto a Santiago montado en un caballo blanco. Para celebrar esta victoria, el día 25 de Mayo en la ciudad de Calahorra, el Rey instauró el “Voto de Santiago”, por el que comprometía a todos los cristianos de la península a peregrinar a Santiago de Compostela para rendir honores y ofrendas al Santo, y a partir de entonces surge Santiago Matamoros y su imagen será el símbolo de la Cristiandad en la lucha contra el Islam. Y de tal guisa relata aquella famosa Batalla Rodrigo Jiménez de Rada, Obispo de Osma y Arzobispo de Toledo.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
8 julio 2013 1 08 /07 /julio /2013 02:58

Estimados lectores:

 

Les presentamos este vídeo sobre la vida de Isabel la Católica. Esperamos que les guste y que les permita conocer más sobre esta santa reina, que supo llevar la Verdad más allá de las aguas españolas.


El Equipo de México y Tradición.

 

 

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
4 febrero 2013 1 04 /02 /febrero /2013 02:02

Estimados lectores:

 

Les presentamos una foto inédita de la época de la gran Epopeya Cristera: El General Luis Ibarra con algunos Cristeros levantados en armas en Tenamaxtlán, Jalisco el 11 de enero de 1927, entre otros está el Coronel Manuel Moreno Aldrete, el Coronel Jose Guadalupe Gómez, el capitán Grajeda y el Capitán Miguel Gómez.

 

Quiera Dios proteger nuestra Patria llena de mártires cristeros.

 

Viva Cristo Rey!!!

 

El Equipo de México y Tradición.


 

cristero

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
21 noviembre 2012 3 21 /11 /noviembre /2012 00:54

   En el preciso momento en que José Antonio miraba su reloj eran las tres de la madrugada del 20 de noviembre de 1936. En breves horas sería ejecutado. El sueño de ver a su amada España en lo más alto de la posición mundial se iba a desvanecer. Quizá algún día, allá desde el Cielo, podría ver resurgir a España. ¡Quién podía saberlo! Las fuerzas nacionales habían fracasado en Alicante, maldecía. ¿Por qué tenía que morir? Bueno, pensaba tras la dubitación, era muy lógico que, habiendo sido asesinados millares de falangistas y de derechistas durante el decurso de la guerra e incluso antes, cayera ahora él, que era el máximo dirigente de la fuerza nacional más importante: Falange.primoderiv.jpg

   Tomó la Biblia que había en la mesa de su celda, y abrió por una página al azar. Leyó: “Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo” Hojeó más allá, y se encontró con la sentencia: “Padre, aparta de mí este cáliz”. 

   José Antonio, que se había mostrado muy entero en la defensa que hizo de sí mismo y de su hermano, no pudo evitar que una lágrima empezara a recorrer su mejilla, y exclamó un poco en voz alta: “Señor, el fin para mí está cerca. Aparta de mí este cáliz. Por favor, no me abandones”. Se tumbó en la cama y comenzó a escribir en una arrugada hoja de papel: “Esto toca a su fin. En unas horas estaré ya junto a Dios y su Juicio. Los ángeles con espadas estarán esperando mi llegada. Me voy sin jactancia, porque nunca es alegre morir a mi edad, pero no espero que nadie incurra en dramatizaciones inútiles de mi muerte. Ahora mismo están luchando por los campos de España miles de falangistas dispuestos a dar su sangre por la España en la que creen y a la que yo les acerqué. Es normal, por lo tanto, que yo, que soy el líder de esos muchachos de corazón ardiente, dé mi sangre por esa España que yo traté de alcanzar en vida. Espero que las escuadras enteras de falangistas que añoran la España inmortal sirvan a su nuevo jefe, el general Francisco Franco, como lo hicieron conmigo. Mi muerte no debe significar el fin de nuestra lucha, pues mientras haya un solo falangista en España, nuestro ideal seguirá vivo y en pie. Tengo a mi lado un crucifijo que espero me ayude a superar el miedo que ahora me atenaza el corazón...

http://1.bp.blogspot.com/-G4Yay3uXN2o/UJ-eHjt9UCI/AAAAAAAAEdE/8rUI3pGjq0A/s200/yugoflechas.jpg

franco.jpg

En su habitación del Palacio de El Pardo, Franco mandó a construir una capillita de palo santo para albergar la reliquia de la mano incorrupta de Santa Teresa de Jesús, ante el cual se arrodillaba cada día para encomendarse a él mismo y a España. Colocó la reliquia de la Santa Carmelita de manera que la pudiese contemplar desde el lecho, de esta manera se sentía acompañado y protegido por aquella carmelita que tanta santidad sembró por España y por el Orbe Católico.

http://2.bp.blogspot.com/-q0_vY8FGd7I/UJ-hQJnTtTI/AAAAAAAAEew/0aEZ7k9p5TI/s320/manosantateresa.jpeg

Tomado del blog amigo: Como ovejas sin Pastor

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
16 noviembre 2012 5 16 /11 /noviembre /2012 03:18

Estimados lectores:

 

Les anexamos este artículo de la epopeya Cristera que les interesará sobremanera. Existe un estudio sobre la catolicidad de Gorostieta que trataremos de subirlo muy pronto.

 

Saludos en Cristo.

 

Desde el cuartel general de El Triunfo, en el Estado de Jalisco, el Jefe Supremo de la Guardia Nacional, generalísimo Enrique Gorostieta Velarde a los miembros del Comité Directivo de la L.N.D.L.R. (Liga Nacional en Defensa de la Lucha Religiosa). 16 de Mayo de 1929
gorostieta.jpg
“Desde que comenzó nuestra lucha, no ha dejado de ocuparse esporádicamente la prensa nacional y aún la extranjera, de posibles arreglos entre el llamado Gobierno y algún miembro señalado del Episcopado Mexicano, para terminar el problema religioso.

Siempre que esta noticia ha aparecido, han sentido los hombres en lucha que un escalofrío de muerte los invade, peor, mil veces peor que todas las amarguras que han debido apurar. Cada vez que la prensa nos dice de un Obispo posible parlamentario con el callismo, sentimos como una bofetada en pleno rostro, tanto más dolorosa cuanto que viene de quien podíamos esperar un consuelo, una palabra de aliento en nuestra lucha; aliento y consuelo que con una honorabilísima excepción de nadie hemos recibido.

Estas noticias que de manera tan irregular ha dado la prensa y las que nunca han sido desmentidas de manera oficial por nuestros Obispos, siempre han sido de fatales consecuencias para nosotros; los que dirigimos en el campo siempre hemos podido notar que a raíz de una de ellas se suspende el crecimiento de nuestra organización y para volver a obtenerlo hemos debido hacer grandes esfuerzos.

Siempre han sido estas noticias como duchazos de agua helada a nuestro cálido entusiasmo.

Una vez más, en los momentos en que el déspota regresa chorreando sangre, después de dominar por malas artes (oro y apoyo extranjero) a un grupo de sus mismos corifeos que le fueron infidentes; ahora ante el fracaso de los sublevados del Norte, la Nación tiembla de pavor ante la perspectiva del desenfreno del tirano; ahora que este pavor se comunica hasta  a diversos grupos nuestros; ahora que los que dirigimos en el campo necesitamos hacer un esfuerzo casi sobrehumano para evitar que ese desaliento contamine a los que luchan; en los momentos precisos en que más necesitamos de un apoyo moral por parte de las fuerzas directoras, de manera especial de las espirituales, vuelve la prensa a esparcir el rumor de las posibles pláticas entre el actual Presidente y el Sr. Arzobispo Ruiz y Flores, pláticas que tienden a solucionar el conflicto religioso y rumor que toma cuerpo con las ambiguas, hipócritas y torpes declaraciones de Portes Gil hechas en Puebla el día cinco del presente.

No sé lo que haya de cierto en el asunto, pero como la Guardia Nacional es institución interesada en él, quiero de una vez por todas y por el digno conducto de ustedes exponer la manera de sentir de los que luchamos en el campo, a fin de que llegue a conocimiento del Episcopado Mexicano y a fin también de que sean ustedes servidos en tomar las providencias que sean necesarias para que llegando hasta Roma obtengamos de nuestro Santo Vicario un remedio a nuestros males… La Guardia Nacional es el pueblo mismo; es la Institución que en el pasado y en el presente de esta lucha se ha hecho solidaria de la ofensa inferida al pueblo mexicano, en un tiempo indefenso, por mexicanos traidores; la Guardia es el contrincante natural de todo lo que en México hay de indigno y espurio. La Guardia tiene ya algunas armas y son éstas la única seguridad que tenemos de vivir en un relativo ambiente de justicia.

Si se nos objetara que la fuerza material con que contamos no es de tomarse en consideración, podemos desmentir tal dicho con sólo hacer notar que es nuestra actitud la que provoca el intento del tirano para solucionar el conflicto. Esto está en la conciencia de todos. Pero aún hay más: nuestra fuerza está constituida por un  pequeño ejército, pobre en armas, riquísimo en virtudes militares, que lucha cada día con más éxito por libertarse de una jauría rabiosa que los esclavizaba; por un pueblo entero que está decidido a conquistar todas las libertades y que tiene puestos sus ojos no en la promesa banal que puede hacerse al Episcopado, sino en la obligada transacción a que tiene que someterse el grupo que ahora nos tiraniza.

Lo que nos hace falta en fuerza material no le pedimos al Episcopado, lo obtendremos de nuestro esfuerzo; sí pedimos al Episcopado fuerza moral que nos haría omnipotentes y está en nuestras manos dársela, con sólo unificar su criterio y orientar a nuestro pueblo para que cumpla con su deber aconsejándole una actitud digna y viril, propia de cristianos y no de esclavos… Que los señores Obispos tengan paciencia, que no se desesperen, que día llegará en que podamos con orgullo llamarlos en unión de nuestros sacerdotes a que vengan entre nosotros a desarrollar su Sagrada Misión, entonces sí en un país de libres. ¡Todo un ejército de muertos nos manda obrar así!”

 

Tomado de El Integrista Mejicano.

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
5 noviembre 2012 1 05 /11 /noviembre /2012 04:05

Estimados lectores:

 

queremos mostrarles ahora un vídeo que traza la resistencia del Alcázar de Toledo contra las fuerzas comunistas republicanas españolas. Afortunadamanete, el Coronel Moscardó supo defender con valentía, patriotismo y amor a Dios el Alcázar durante 70 días hasta la llegada del Generalísimo Francisco Franco.

 

Viva España, una, grande y libre. Viva la Madre Patria.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

 


 
Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
25 octubre 2012 4 25 /10 /octubre /2012 04:57

   Nos han quitado la identidad.


 

   Nos la roban desde la primera noción de historia de Méjico que nos es transmitida por nuestros mayores.

   Que nuestro país fue sometido por un grupo de bandidos; que nos humillaron; que somos el fruto bastardo de la mezcla de una raza bestial con otra sumisa; y varios otros “argumentos” de ese género, forman parte de nuestra única pobre cultura histórica mejicana.

  No es de extrañar que el malinchismo tenga tanta aceptación entre nuestros conciudadanos.

 

***  

   Sentados frente al escenario esperábamos impacientes el comienzo de la función. Para deleite de nuestros sensibles oídos, nos disponíamos a escuchar el desarrollo de bellas melodías que son el orgullo de la música universal.

   Una tras otra, fueron desenvolviendo sus acordes las maravillosas piezas que escuchábamos, la una más bella que la otra. Y entre ese inconmesurable caleidoscopio compuesto por los Tchaikosvky, Shostakovitch, Orff y Verdi, fueron apareciendo, tímidamente, los nombres orgullosos de Moncayo, Rosas y Castro, con su elegante bizarría y su enorme talento.

   Frente a un auditorio esencialmente novel, los patronímicos mejicanos daban paso a obras de remarcable belleza, y el talento mejicano hacía gala de su grandioso poder. Cualquiera que escuchase lo que ante él se interpretaba, no podía más que estar seguro de que Méjico es un país rico; muy rico en cultura, en tradiciones.

   Rico en lo que es capaz de ofrecer al mundo, más allá de la simplona reducción sobre la violencia y la corrupción que vivimos.

 

   Ese momento me recordó la experiencia de haber conocido Guanajuato. Cerca de esa pintoresca ciudad, se yergue un pequeño pueblo que alberga, dentro de su iglesia, varios interesantes tesoros.

   La Valenciana es una pueblo de tradición minera. Su iglesia, San Cayetano de la Valenciana, alberga un imponente retablo forrado de láminas de oro. Sin embargo, bien que el trabajo ahí realizado signifique una experiencia única para el visitante, son las pinturas que cubren los muros las que llamaron poderosamente mi atención.

   Trabajo cien por ciento mejicano, cada una de ellas tiene la particularidad de moverse; cualquiera que sea el ángulo desde el que se vea, las imágenes giran para estar en la misma posición en cualquier dirección.

   Ciertamente mis conocimientos en arte son escasos, pero impresiona el trabajo realizado por manos nuestras y, al igual que la música, me hace creer con alegría, que Méjico está lleno de tesoros que nada tienen que envidiar a lo extranjero.

***

   Nada más salir a la calle, podemos observar con tristeza la continua displicencia que el mejicano siente hacia su patria. Los mismos comentarios pueden ser escuchados en el transporte público como en la más cara escuela del país.

   Cierto, hemos tenido la desgracia de que, quienes nos precedieron, no hayan sabido dirigir nuestro país; pero la Historia está ahí para mostrarnos cuán equivocados estamos al denigrar nuestra propia identidad, al rechazar la grandeza de nuestro país, de nuestra cultura, de nuestra gente.

   Al admirar las hermosas pinturas que nuestros artistas han trazado como guiados por los mismos ángeles; al tener la oportunidad de escuchar las bellas piezas que nuestros músicos han creado; al admirar las maravillas de la arquitectura que se pueden apreciar en nuestras más variopintas ciudades y pueblos; al cruzar cada día a personas que dan todo cuanto tienen por ofrecer a su familia un futuro mejor, no podemos aceptar la teoría de la miseria mejicana.

 

   Nuestra identidad perdida es el fruto de todos aquellos que han entregado su vida a la causa antimejicana. Aquellos que han escrito la historia según su interés, llenando nuestros libros y cuadernos de la historia oficial.

   Basta ya de las reducciones innecesarias y anacrónicas. Basta ya del “nosotros” -cuando se trata de hablar de la época de la Evangelización de la América Hispánica- utilizado para oponer los amerindios a los españoles; ese “nosotros” no puede existir, puesto que somos el resultado de ambas razas reales. Antes de la llegada de España a estas tierras, no existía “nosotros”, no existía Méjico. Méjico fue creado por la mezcla de sangre, cuyo fruto somos nosotros, y por el proceso histórico que se desarrolló.


   Que la Conquista haya sido buena o mala, no es el objeto de este ensayo, bien que el autor la considere el más bello regalo de la Providencia a estas tierras.

   Nuestra idea es incitar a nuestros compatriotas a dejar por fin de lado la terrible guerra psicológica lanzada contra nuestra integridad. Buenas o malas (según el lector juzgue de acuerdo a sus principios), la Conquista y Evangelización dieron a luz a una Patria de la cual no solamente debemos estar orgullosos, sino estar seguros de que ha dado, y debe aún dar, mucho a la vida.

   No somos ese pueblo bastardo que la pretendida “cultura” yankee intenta transmitirnos; no hemos sido, ni somos un pueblo sumiso que espera todo de los demás y solo anhela lo mejor de otros lados; no podemos seguir justificando todos los males que aquejan a nuestra Nación (desde los baches hasta la corrupción, pasando por el crimen organizado) por el simple hecho de que “de todos modos, estamos en Méjico”.

   Somos una Patria con identidad propia, que desde todo momento ha luchado por ser una, libre y soberana, a pesar de cuanto digan los libros de historia que, día tras día, son utilizados en las escuelas mejicanas.

   Somos una Patria que desde siempre ha luchado contra la imposición, tanto de adentro como de afuera; los héroes muertos en batalla y su sangre lo atestiguan por millares.

 

   Desde este pequeño rincón tierra, queremos seguir creyendo en Méjico y en cada uno de sus hijos.

   Que Dios nos de la fuerza de portar siempre con orgullo el nombre de MEJICANOS.

 

   Diego OLIVAR ROBLES

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo
24 octubre 2012 3 24 /10 /octubre /2012 05:06

Estimados lectores:

 

he aquí un artículo muy bien elaborado sobre el Santo Rosario. Esperamos que les guste. Que el gran sacerdote misionero que nos lo ha enviado sea, por este medio, agradecido infinitamente.

 

El Equipo de México y Tradición.

 

Entre las devociones a la santísima Virgen María, con el paso de los años, una se destaca claramente: el Santo Rosario
 v_rosario.jpgEl pueblo cristiano siempre ha sentido la necesidad de la mediación de María, Omnipotencia suplicante, canal de la gracia: se multiplican así a lo largo de los siglos las devociones marianas, tanto litúrgicas coma populares. Sin embargo, entre las devociones a María, con el paso de los años, una se destaca claramente: el Santo Rosario, el ejercicio piadoso por excelencia en honor de la Santísima Virgen María, Madre de Dios. Se compone, en su forma típica y plenaria, de quince decenas de Avemarías, intercaladas por el rezo del Padrenuestro y del Gloria y añadiéndose al final las invocaciones de las letanías lauretanas. A la oración vocal se une la meditación de los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos.

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS


En la antigüedad, los romanos y los griegos solían coronar con rosas a las estatuas que representaban a sus dioses como símbolo del ofrecimiento de sus corazones. La palabra rosario significa "corona de rosas". Siguiendo esta tradición, las mujeres cristianas que eran llevadas al martirio por los romanos, marchaban por el Coliseo vestidas con sus ropas más vistosas y con sus cabezas adornadas de coronas de rosas, como símbolo de alegría y de la entrega de sus corazones al ir al encuentro de Dios. Por la noche, los cristianos recogían sus coronas y por cada rosa, recitaban una oración o un salmo por el eterno descanso del alma de las mártires.


ORIGEN Y DESARROLLO


En la Edad Media, se saluda a la Virgen María con el título de rosa, símbolo de la alegría. El bienaventurado Hermann le dirá: «Alégrate, Tú, la misma belleza. / Yo te digo: Rosa, Rosa», y en un manuscrito francés medieval se lee: «cuando la bella rosa María comienza a florecer, el invierno de nuestras tribulaciones se desvanece y el verano de la eterna alegría comienza a brillar». Se adornan las imágenes de la Virgen con una «corona de rosas» y se canta a María como «jardín de rosas» (en latín medieval rosarium); así se explica la etimología del nombre que ha llegado a nuestros días.
En esa época, los que no sabían recitar los 150 salmos del Oficio divino los sustituían por 150 Avemarías, acompañadas de genuflexiones, sirviéndose para contarlas de granos enhebrados por decenas o de nudos hechos en una cuerda. A la vez se meditaba y se predicaba la vida de la Virgen. En el s. XIII, en Inglaterra, el abad cisterciense Étienne de Sallai escribe unas meditaciones en donde aparecen 15 gozos de Nuestra Señora, terminando cada una de ellas con un Avemaría.
Sin entrar en una discusión crítico-histórica pormenorizada sobre los detalles del origen último del Rosario en su estructura actual, podemos afirmar que es, sin duda, Santo Domingo de Guzmán el hombre que en su época más contribuyó a la formación del Rosario y a su propagación, no sin inspiración de Santa María Virgen. Motivo fue el extenderse la herejía albigense, a la que combatió, «no con la fuerza de las armas, sino con la más acendrada fe en la devoción del Santo Rosario, que fue el primero en propagar, y que personalmente y por sus hijos llevó a los cuatro ángulos del mundo...» (León XIII, Enc. Supremi apostolatus, 1 sept. 1883).
A finales del s. XV los dominicos Alain de la Rochelle en Flandes, Santiago de Sprenger y Félix Fabre en Colonia, dan al Rosario una estructura similar a la de hoy: se rezan cinco o quince misterios, cada uno compuesto por diez Avemarías. Se estructura la contemplación de los misterios, que se dividen en gozosos, dolorosos y gloriosos, repasando así en el ciclo semanal los hechos centrales de la vida de Jesús y de María, como en un compendio del año litúrgico y de todo el Evangelio. Por último se fija el rezo de las letanías, cuyo origen en la Iglesia es muy antiguo.
La devoción al Rosario adquirió un notable impulso en tiempos de León XIII añadiéndose a las letanías lauretanas la invocación «Reina del Santísimo Rosario».
En los últimos tiempos ha contribuido de manera especial a la fundamentación y propagación de esta devoción mariana los hechos milagrosos de Lourdes y Fátima: «la misma Santísima Virgen, en nuestros tiempos, quiso recomendar con insistencia esta práctica cuando se apareció en la gruta de Lourdes y enseñó a aquella joven la manera de rezar el Rosario.


ESTRUCTURA


La forma típica y plenaria del rezo del Rosario, con 150 Avemarías, se ha distribuido en tres ciclos de misterios, gozosos, dolorosos y gloriosos a lo largo de la semana, dando lugar a la forma habitual del rezo de cinco decenas de Avemarías, contemplando cinco misterios -diarios (la costumbre suele asignar al domingo, miércoles y sábado los gloriosos; los gozosos al lunes y jueves y los dolorosos al martes y viernes), rezándose al final de los cinco misterios las letanías lauretanas.
Los tres grupos de misterios nos recuerdan los tres grandes misterios de la salvación. El misterio de la Encarnación nos lo evocan los gozos de la Anunciación, de la Visitación, de la Natividad del Señor, su Presentación en el templo y la Purificación de su Madre y, por último, su encuentro entre los doctores en el Templo. El misterio de la Redención está representado por los diversos momentos de la Pasión: la oración y agonía en el huerto de Getsemaní, la flagelación, la coronación de espinas, el camino del Calvario con la Cruz a cuestas y la crucifixión. El misterio de la vida eterna nos lo evoca la Resurrección del Señor, su Ascensión, Pentecostés, la Asunción de María y su Coronación como Reina. «Todo el Credo pasa, pues, ante nuestros ojos, no de una manera abstracta, con fórmulas dogmáticas, sino de una manera concreta en la vida de Cristo, que desciende a nosotros y sube a su Padre para conducirnos a Él. Es todo el dogma cristiano, en toda su profundidad y esplendor, para que podamos de esta manera y todos los días, comprenderlo, saborearlo y alimentar nuestra alma con él» (R. Garrigou-Lagrange, La Madre del Salvador y nuestra vida interior, 3 ed. Buenos Aires 1954, 261).


INSTITUCIÓN DE LA FIESTA DEL SANTO ROSARIO


El 7 de octubre de 1571 se llevó a cabo la batalla naval de Lepanto, en la cual los cristianos vencieron a los musulmanes  turcos. Los cristianos sabían que si perdían esta batalla, su religión podía peligrar y por esta razón confiaron en la ayuda de Dios a través de la intercesión de la Santísima Virgen. El Papa San Pío V pidió a los cristianos rezar el rosario por la flota.
Días más tarde llegaron los mensajeros con la noticia oficial del triunfo cristiano. Posteriormente, instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias el 7 de octubre.
Un año más tarde, Gregorio XIII cambió el nombre de la fiesta por el de Nuestra Señora del Rosario y determinó que se celebrase el primer domingo de Octubre (día en que se había ganado la batalla). Actualmente se celebra la fiesta del Rosario el 7 de Octubre y algunos dominicos siguen celebrándola el primer domingo del mes.
 

 

Fuente: J. FERRER SERRATE , M. GARCIA MIRALLES (GER)

Repost 0
Published by Juan Manuel Olivar Robles - en Historia
Comenta este artículo